lapa­la­bra tras­cen­den­te

Revista Abordo - - ACCEDE A INFORMACIÓN DE TU INTERÉS/SIGUE LOS SPOTS -

Una pa­la­bra di­cha es una fle­cha lan­za­da cer­te­ra­men­te. Su po­der es in­ne­ga­ble y mu­chos di­cen que tie­ne pro­fun­dos efec­tos psi­co­ló­gi­cos. Su fuer­za se an­cla al im­pac­to del men­sa­je, a la in­ten­ción y al per­so­na­je. Sí, su in­fluen­cia es de­ci­si­va.

En dis­tin­tos tiem­pos y paí­ses, mu­je­res úni­cas lan­za­ron sen­ten­cias que has­ta nues­tros días se re­cuer­dan. Por ejem­plo, Mag­da­le­na del Car­men Fri­da Kah­lo Cal­de­rón, más co­no­ci­da como Fri­da Kah­lo, re­fle­jó una pin­tu­ra ab­so­lu­ta­men­te per­so­nal y pro­fun­da­men­te me­ta­fó­ri­ca, de­ri­va­da de su exal­ta­da sen­si­bi­li­dad. Mar­ca­da por un te­rri­ble ac­ci­den­te de trán­si­to que im­pac­tó en su vida y le im­pi­dió en cier­tos mo­men­tos ca­mi­nar, ella su­po de­cir: “Pies, ¿pa­ra qué los quie­ro si ten­go alas pa­ra vo­lar”.

La mu­jer que du­ran­te cin­co dé­ca­das aten­dió a po­bres, en­fer­mos, huér­fa­nos y mo­ri­bun­dos, la Ma­dre Teresa de Cal­cu­ta (su nom­bre fue Ag­nes Gonx­ha Bo­jax­hiu), de­mos­tró su es­pí­ri­tu y afán por ser­vir a la hu­ma­ni­dad al de­cir: “No pue­do pa­rar de tra­ba­jar. Ten­dré to­da la eter­ni­dad pa­ra

des­can­sar”. Es­ta mu­jer fun­dó la con­gre­ga­ción de las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad en Cal­cu­ta en 1950 y cuan­do al­can­zó los 18 años, de­ci­dió ha­cer­se misionera. Su im­pac­to y lec­ción de paz ha si­do vi­tal en el mun­do. “De san­gre soy al­ba­ne­sa. De ciu­da­da­nía, in­dia. En lo re­fe­ren­te a la fe, soy una mon­ja ca­tó­li­ca. Por mi vo­ca­ción, per­te­nez­co al mun­do. En lo que se re­fie­re a mi co­ra­zón, per­te­nez­co to­tal­men­te al Co­ra­zón de Jesús”.

Y si va­mos al cam­po de la mo­da, hay un an­tes y un des­pués tras la irrup­ción de Co­co Cha­nel. Su es­té­ti­ca de­fi­nió el fu­tu­ro de las pa­sa­re­las, nun­ca se can­só de de­cir: “No es la apa­rien­cia, es la esen­cia. No es el di­ne­ro, es la educación. No es la ro­pa, es la cla­se”.

Fri­da Kah­lo ¿Por­qué di­jo “Pies, ¿pa­ra qué los quie­ro si ten­go alas pa­ra vo­lar?”?

Ma­dre Teresa de Cal­cu­ta ¿A qué edad de­ci­dió ha­cer­se misionera?”

Co­co Cha­nel ¿Qué fra­se la dis­tin­guía?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.