Ta­me Ama­zo­nía, un pro­yec­to aé­reo di­fe­ren­te

Revista Abordo - - TURISMO - REA­LI­ZA­DO POR: Ni­co­lás La­re­nas @n_­la­re­nas EN CO­LA­BO­RA­CIÓN CON: AVION RE­VUE In­ter­na­tio­nal

Nos in­ter­na­mos en la pro­fun­di­dad de la ama­zo­nia ecua­to­ria­na, pa­ra así co­no­cer es­te pro­yec­to im­pul­sa­do por el Go­bierno ecua­to­riano con el apo­yo de Ta­me EP, pa­ra be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad ama­zó­ni­ca.

¡Son ya 10 me­ses des­de que se dio ini­cio al pro­yec­to co­no­ci­do como Ta­me Ama­zo­nia, el cual tie­ne como prin­ci­pal ob­je­ti­vo ofre­cer co­nec­ti­vi­dad aé­rea a las po­bla­cio­nes más ale­ja­das de la bas­ta ama­zo­nia ecua­to­ria­na, con un ser­vi­cio de ca­li­dad y a un pre­cio ac­ce­si­ble pa­ra to­dos los re­si­den­tes de las zo­nas cu­bier­tas con es­te no­ble pro­yec­to, cui­dan­do es­te in­men­so te­rri­to­rio na­cio­nal com­pues­to de una exu­be­ran­te flo­ra y una di­ver­sa fau­na, sus cos­tum­bres an­ces­tra­les y sus ri­cas cul­tu­ras mi­le­na­rias.

El ori­gen del pro­yec­to

Es­te am­bi­cio­so pro­yec­to na­ció ofi­cial­men­te ha­ce más de un año, tras la ne­ce­si­dad ge­ne­ra­da por el go­bierno ecua­to­riano, el cual siem­pre ha te­ni­do como te­ma pen­dien­te el desa­rro­llo del trans­por­te aé­reo en las zo­nas más ais­la­das de la ama­zo­nia ecua­to­ria­na, don­de an­te­rior­men­te pa­ra lle­gar a una co­mu­ni­dad de la re­gión ama­zó­ni­ca se de­bía lle­gar a Shell ubi­ca­da a 151 ki­ló­me­tros de Qui­to y de ahí to­ma­ba de 4 a 9 días de via­je se­gún las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, dis­po­ni­bi­li­dad de trans­por­te flu­vial y la zo­na de don­de se ini­cia el via­je.

Des­de ha­ce al­gu­nos años, de igual for­ma el go­bierno jun­to a la FAE, rea­li­za vue­los a al­gu­nos ae­ro­puer­tos o pis­tas ama­zó­ni­cas con la ae­ro­na­ve Twin Ot­ter. Es­tos vue­los ba­jo la mo­da­li­dad TAE (Trans­por­tes Aé­reos Eco­nó­mi­cos) fue­ron tem­po­ral­men­te la so­lu­ción pa­ra ser­vir a las co­mu­ni­da­des, aun­que de for­ma li­mi­ta­da, por el ti­po de ae­ro­na­ve no to­das las pis­tas po­dían ser ser­vi­das y las ur­gen­cias hu­ma­ni­ta­rias de los ama­zó­ni­cos no po­dían ser sol­ven­ta­das, po­nien­do en ries­go la vida de los na­ti­vos y co­lo­nos, quie­nes veían li­mi­ta­do el ac­ce­so de for­ma ágil y se­gu­ra a los cen­tros de sa­lud, so­lo dis­po­ni­bles en ciu­da­des im­por­tan­tes como Ma­cas (a 347 ki­ló­me­tros de Qui­to). En la ac­tua­li­dad es­tos vue­los se man­tie­nen ope­ra­ti­vos, gra­cias tam­bién a la mi­sión so­cial de la FAE y a la al­ta de­man­da de mo­vi­li­dad del sec­tor ama­zó­ni­co, don­de no so­lo la FAE rea­li­za es­tos vue­los co­mu­ni­ta­rios.

Otras em­pre­sas, en es­te ca­so pri­va­das, rea­li­zan vue­los ba­jo pe­di­do o de al­gu­na for­ma tam­bién re­gu­la­res a pis­tas con ma­yor de­man­da como Tais­ha, don­de sus más de 18.000 ha­bi­tan­tes son un atrac­ti­vo pa­ra es­tas em­pre­sas, las cua­les ope­ran con avio­nes Cess­na, Pi­per e Is­lan­der, se­gún la de­man­da y la pis­ta don­de ne­ce­si­ten ate­rri­zar.

31 Es­tos ser­vi­cios o em­pre­sas tie­nen como ba­se el ae­ro­puer­to de Shell Me­ra, des­de los cua­les más de 100 vue­los dia­rios se ge­ne­ran ha­cia las más de 200 pis­tas en la re­gión ama­zó­ni­ca.

En to­dos es­tos pro­yec­tos, in­clui­do Ta­me Ama­zo­nia, el ob­je­ti­vo es el trans­por­te de per­so­nas y car­ga, es­ta úl­ti­ma como fuen­te prin­ci­pal, o mu­chos ca­sos úni­ca, de in­gre­so de los ha­bi­tan­tes ama­zó­ni­cos, quie­nes tras­la­dan a las ciu­da­des sus pro­duc­tos agrí­co­las o de pes­ca pa­ra la pos­te­rior ven­ta en los mer­ca­dos lo­ca­les. Da­da la com­ple­ji­dad del tras­la­do como se in­di­có an­te­rior­men­te de per­so­nas, emer­gen­cias mé­di­cas y de pro­duc­tos des­de y ha­cia las co­mu­ni­da­des, se ele­vó la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar un ser­vi­cio per­ma­nen­te que be­ne­fi­cie a to­da la ama­zo­nia, sin res­tric­cio­nes. Así na­ce Ta­me Ama­zo­nia, una res­pues­ta del Go­bierno a tra­vés de Ta­me EP pa­ra lle­gar a lo más pro­fun­do de la sel­va ecua­to­ria­na, vo­lan­do a pis­tas de tie­rra, pas­to o gra­vi­lla, sin im­por­tar dón­de, y siem­pre con la mi­sión de ofre­cer el me­jor ser­vi­cio a las per­so­nas que vi­ven en los rin­co­nes más le­ja­nos y po­co ac­ce­si­bles.

¿Có­mo fun­cio­na el pro­yec­to?

Pa­ra el ini­cio del pro­yec­to se con­tem­pló la in­cor­po­ra­ción de 6 nuevos avio­nes nor­te­ame­ri­ca­nos Quest Ko­diak 100, de los cua­les 3 ya se en­cuen­tran ope­ran­do en el país. Es­tos avio­nes cum­plen con to­das las cer­ti­fi­ca­cio­nes y tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria pa­ra ope­rar en el com­ple­jo es­pa­cio aé­reo ama­zó­ni­co, don­de las pis­tas cor­tas y con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas que cam­bian en cues­tión de mi­nu­tos son una cons­tan­te y po­nen a prue­ba a la al­ta tec­no­lo­gía de las ae­ro­na­ves.

Los 3 pri­me­ros Quest Ko­diak ope­ran dia­ria­men­te a al me­nos 6 pis­tas en dis­tin­tas co­mu­ni­da­des. Es­tas mis­mas co­mu­ni­da­des co­la­bo­ran en el man­te­ni­mien­to de las pis­tas. Des­de el ini­cio del pro­yec­to se han trans­por­ta­do a más de 15000 per­so­nas en­tre los di­fe­ren­tes ae­ro­puer­tos y pis­tas ser­vi­das.

Los vue­los dia­rios de­pen­den tam­bién de la dis­po­ni­bi­li­dad de los avio­nes, los cua­les pa­san por un ri­gu­ro­so pro­ce­so de man­te­ni­mien­to los fi­nes

de se­ma­na, ya que los vue­los se ofre­cen úni­ca­men­te de lu­nes a vier­nes, con el fin de dar des­can­so a las tri­pu­la­cio­nes y cum­plir con el man­te­ni­mien­to in­di­ca­do. Los vue­los ini­cian des­de muy tem­prano en la ma­ña­na y tie­nen una es­pe­ra en ca­da pis­ta de no más de 15 mi­nu­tos, pa­ra así po­der cum­plir a tiem­po con la apre­ta­da agen­da dia­ria de vue­los, don­de un má­xi­mo de 45 mi­nu­tos se­pa­ra ca­da pis­ta con los ae­ro­puer­tos prin­ci­pa­les de Ma­cas o Shell.

Cuan­do un vue­lo se sus­pen­de, sea por con­di­cio­nes cli­má­ti­cas o por man­te­ni­mien­to, las co­mu­ni­da­des son aler­ta­das a tiem­po gra­cias al sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción AF (Al­ta Fre­cuen­cia) que po­seen am­bas par­tes, des­de el cual se trans­mi­te in­for­ma­ción pre­ci­sa al co­man­dan­te del vue­lo so­bre el es­ta­do del cli­ma y pis­ta. Por lo com­ple­jo de la ope­ra­ción es que se re­quie­re en ca­da co­mu­ni­dad a un “En­car­ga­do de vue­lo” quien es el res­pon­sa­ble de trans­mi­tir y pro­ce­sar la lis­ta de 9 pa­sa­je­ros como má­xi­mo por vue­lo al co­man­dan­te y de no­ti­fi­car so­bre cual­quier no­ve­dad o ne­ce­si­dad adi­cio­nal. Los vue­los -al te­ner un fin so­cial- sin im­por­tar su du­ra­ción y des­tino, pa­ra las per­so­nas de las co­mu­ni­da­des y per­so­nal mé­di­co tie­ne un va­lor de USD 15, quie­nes pue­den lle­var has­ta 2 ni­ños en bra­zo o me­no­res de 2 años por vue­lo y 30 li­bras de car­ga ca­da uno, lo que be­ne­fi­cia su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Pa­ra otros pa­sa­je­ros ecua­to­ria­nos o ex­tran­je­ros es­te cos­to se in­cre­men­ta has­ta los USD 60.

Vi­vi­mos la ex­pe­rien­cia

Gra­cias a la in­vi­ta­ción del Ca­pi­tán Ed­win Ríos y con la co­la­bo­ra­ción del Ca­pi­tán Jo­nat­han Silva -na­ci­do en Shell Me­ra-, quien tam­bién se­ría nues­tro pi­lo­to ese día, nos tras­la­da­mos des­de Qui­to ha­cia Shell Me­ra. Tras un via­je en au­to de 5 ho­ras re­co­rrien­do al­go más de 150 km lle­ga­mos al ae­ro­puer­to in­sig­nia de la ama­zo­nia, des­de el cual dia­ria­men­te se rea­li­zan más de 100 vue­los en­tre ci­vi­les y mi­li­ta­res, lo que lo po­si­cio­na como uno de los ae­ro­puer­tos más im­por­tan­tes del país, a pe­sar de su ta­ma­ño y li­mi­ta­da in­fra­es­truc­tu­ra. A las 9 de la ma­ña­na la aven­tu­ra co­men­zó con el re­ci­bi­mien­to por par­te del ca­pi­tán Silva, quien muy

ama­ble­men­te nos dio el brie­fing del día y en­se­ñó las ins­ta­la­cio­nes y cen­tro de ope­ra­cio­nes de Ta­me Ama­zo­nia. La mi­sión pa­ra el día era vo­lar a 3 nue­vas pis­tas ama­zó­ni­cas, pa­ra lo cual se de­bía pre­via­men­te rea­li­zar los co­no­ci­dos vue­los de ins­pec­ción, en los cua­les se de­ter­mi­na la ca­li­dad de la pis­ta, se rea­li­zan prue­bas y fi­nal­men­te se in­for­ma a la co­mu­ni­dad so­bre los nuevos vue­los.

Las nue­vas pis­tas asig­na­das pa­ra el re­co­no­ci­mien­to fue­ron Ipiak, Ju­yu­ka­men­t­sa y Ka­pir­na, las tres ubi­ca­das en la zo­na su­ro­rien­tal de Ecua­dor, a po­cos ki­ló­me­tros de la fron­te­ra li­mí­tro­fe con Pe­rú, pro­vin­cia de Pas­ta­za y Mo­ro­na San­tia­go. El avión asig­na­do pa­ra el día fue el HC-CPG “co­li­brí”, el más nue­vo de los 3 pri­me­ros Ko­diak.

Una vez dis­pues­tos con la mi­sión del día y de­ta­lles de se­gu­ri­dad, abor­da­mos el avión, su co­mo­di­dad y tec­no­lo­gía fue­ron no­ta­das de in­me­dia­to. Pa­ra es­te vue­lo tam­bién nos acom­pa­ñó el ca­pi­tán Be­li­sa­rio Ca­rras­co y un me­cá­ni­co que nun­ca pue­de fal­tar en to­dos los vue­los que se rea­li­zan, en ca­so de cual­quier con­tin­gen­cia en las re­mo­tas pis­tas.

Ca­da co­mu­ni­dad es úni­ca y sus ha­bi­tan­tes es­pe­cial­men­te ama­bles. En las 3 vi­si­tas pla­ni­fi­ca­das se pu­do ver el ar­duo tra­ba­jo rea­li­za­do por ca­da una ellas, pa­ra te­ner en el me­jor es­ta­do po­si­ble ca­da una de las pis­tas. Ca­da co­mu­ni­dad es úni­ca y sus ha­bi­tan­tes es­pe­cial­men­te ama­bles. En las 3 vi­si­tas pla­ni­fi­ca­das se pu­do ver el ar­duo tra­ba­jo rea­li­za­do por ca­da una ellas pa­ra te­ner en el me­jor es­ta­do po­si­ble ca­da una de las pis­tas.

El cui­da­do por los de­ta­lles mar­can lo no­ble del pro­yec­to, don­de ca­da cen­tí­me­tro de pis­ta es re­vi­sa­do dia­ria­men­te por lo ha­bi­tan­tes, pa­ra así ase­gu­rar la con­ti­nui­dad de los vue­los que tan­ta im­por­tan­cia tie­nen pa­ra es­tas co­mu­ni­da­des.

La pri­me­ra pa­ra­da fue en Ipiak, su pis­ta de tie­rra con par­tes mix­tas de pas­to nos die­ron la bien­ve­ni­da jun­to a la co­mu­ni­dad que muy ama­ble­men­te nos brin­dó un exó­ti­co al­muer­zo y ofren­das en agra­de­ci­mien­to por el ini­cio de vue­los ha­cia es­ta co­mu­ni­dad.

Nues­tra si­guien­te pa­ra­da, y la más bre­ve de to­das, fue en Ju­yu­ka­men­t­sa, ubi­ca­da a tan so­lo 3 mi­nu­tos de vue­lo al sur de Ipiak. Tras un rá­pi­do vue­lo, don­de siem­pre an­tes de ca­da ate­rri­za­je la tri­pu­la­ción rea­li­za un so­bre­vue­lo pa­ra cons­ta­tar el es­ta­do de la pis­ta en bús­que­da de char­cos de agua, ani­ma­les o per­so­nas que pu­die­ran po­ner en ries­go la ope­ra­ción e igual­men­te aler­tar a la co­mu­ni­dad de la lle­ga­da del avión, pa­ra que así tam­bién ellos des­de tie­rra ayu­dan a ins­pec­cio­nar que to­do es­té en or­den pa­ra el ate­rri­za­je. Su pis­ta, la me­jor de las 3 vi­si­ta­das, de tie­rra muy bien com­pac­ta­da ase­gu­ró el pron­to ini­cio de un vue­lo.

La úl­ti­ma co­mu­ni­dad en ser vi­si­ta­da fue Ka­pir­na, a po­cos mi­nu­tos de la fron­te­ra con Pe­rú, don­de fui­mos muy bien re­ci­bi­dos con un es­pec­ta­cu­lar al­muer­zo 100% ama­zó­ni­co, que in­clu­yó al fa­mo­so pes­ca­do ba­gre, guan­ta, ma­du­ro, yu­ca, papa china y más. Su pis­ta de tie­rra en bue­nas con­di­cio­nes ase­gu­ró tam­bién el ini­cio de vue­los.

El pro­yec­to en to­do sen­ti­do mues­tra lo más no­ble de la avia­ción, el cual es ser­vir a la co­mu­ni­dad, de­jan­do atrás una ren­ta­bi­li­dad que en es­te ca­so es le­ja­na, pe­ro que cum­ple el ob­je­ti­vo so­cial pa­ra lo cual fue crea­do. Se des­ta­ca la pa­sión de los pi­lo­tos en ca­da vue­lo, a quie­nes agra­de­ce­mos su in­vi­ta­ción y co­la­bo­ra­ción, en­se­ñan­do a las co­mu­ni­da­des los be­ne­fi­cios pa­ra to­dos de los vue­los, com­par­tien­do con ellos y sien­do par­te como uno so­lo, bus­can­do el pro­gre­so de to­dos. El tra­ba­jo de las co­mu­ni­da­des, ca­da día más adap­ta­das a la tec­no­lo­gía ac­tual, gra­cias a su co­la­bo­ra­ción y ne­ce­si­dad ha­cen po­si­ble que es­te pro­yec­to se des­ta­que so­bre nin­gún otro en Su­da­mé­ri­ca, como el pro­yec­to más no­ble que he­mos po­di­do co­no­cer has­ta el día de hoy, don­de la ca­li­dez de las per­so­nas que lo con­for­man lo ha­cen úni­co y digno de di­fun­dir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.