Las bru­jas de la TV

Las ma­las más ma­las. Su pe­cu­liar cruel­dad se ro­ba la pan­ta­lla y se ga­na el odio de to­dos los te­le­vi­den­tes.

Revista Abordo - - NEWS -

No hay te­le­no­ve­la sin vi­lla­na, sin ellas los pro­ta­go­nis­tas no ten­drían pro­ble­mas y no sa­ca­rían tan­tas lá­gri­mas y sus­pi­ros du­ran­te las es­ce­nas ro­mán­ti­cas de re­con­ci­lia­ción. El se­cre­to es crear un per­so­na­je an­ta­gó­ni­co cu­ya mal­dad se ro­be la pan­ta­lla y se ga­ne el odio de to­dos los te­le­vi­den­tes. Es im­po­si­ble con­te­ner la ira al ver que “la ma­la” se acer­ca pa­ra arrui­nar un mo­men­to amo­ro­so. Es que sus mal­da­des so­bre­pa­san la reali­dad, se tra­ta de ase­si­na­tos im­pu­nes y to­tal­men­te in­cohe­ren­tes, men­ti­ras e in­fi­de­li­da­des, hi­jos in­ven­ta­dos o de otro pa­dre, en fin, su ob­se­sión por el gua­po pro­ta­go­nis­ta es tal que ha­cen lo que sea por se­pa­rar­lo de su amor. A con­ti­nua­ción al­gu­nas de las vi­lla­nas más re­cor­da­das que se han ga­na­do un es­pa­cio en los me­mes de In­ter­net. La po­bre enamo­ra­da del ri­co es to­do un clá­si­co en las te­le­no­ve­las, Ma­ría la del Ba­rrio y Fer­nan­do de la Ve­ga fue­ron las víc­ti­mas de es­te amor im­po­si­ble que se ha­ce reali­dad con unos dra­má­ti­cos gi­ros de la his­to­ria, que con­vier­ten a Ma­ría de una “pe­pe­nea­do­ra” (per­so­na que re­co­ge ba­su­ra) a una da­ma de al­ta sociedad. Pe­ro su prin­ci­pal di­le­ma era la vi­lla­na So­ra­ya Mon­te­ne­gro, al gri­to de “mar­gi­na­les”, “mal­di­ta li­sia­da” y más fra­ses, ma­tó a, prác­ti­ca­men­te, la mi­tad del elen­co, a pun­ta de in­far­tos, dis­pa­ros y gol­pes.

Pa­ra mu­chos la fra­se vi­lla­na de te­le­no­ve­la se aso­cia au­to­má­ti­ca­men­te con ese per­so­na­je ma­yor, con un par­che en el ojo (que com­bi­na­ba con sus atuen­dos) y que ma­tó

a su pro­pio es­po­so y ma­ni­pu­ló a su hi­jo du­ran­te to­da la tra­ma. Se tra­ta de Ca­ta­li­na Creel de Cu­na de Lo­bos, quien es sin du­da la que se lle­vó el pro­ta­gó­ni­co de es­ta te­le­no­ve­la por so­bre cual­quier per­so­na­je “bueno”. Se­gu­ro más de uno tu­vo pe­sa­di­llas con ella y sus mal­da­des cuan­do era ni­ño.

Las te­le­no­ve­las bra­si­le­ñas no se que­dan atrás, la prue­ba es la mal­va­da Na­za­ré Te­des­co de Se­ño­ra del

Des­tino, que es una de las vi­lla­nas más te­mi­das y re­cor­da­das por los te­le­vi­den­tes. Es­te per­so­na­je se ro­bó la aten­ción de to­dos por sus in­ve­ro­sí­mi­les y lo­cos ac­tos, co­mo ro­bar a un be­bé y la es­ce­na más re­cor­da­da: cuan­do ma­tó a su es­po­so lan­zán­do­lo por las es­ca­le­ras.

¿En qué te­le­no­ve­la se hi­zo fa­mo­so el per­so­na­je Ca­ta­li­na Creel?

¿Cuál es el nom­bre de la vi­lla­na de la te­le­no­ve­la Ma­ría la del Ba­rrio?

¿Cuál es la es­ce­na más re­cor­da­da de Na­za­ré Te­des­co en Se­ño­ra del Des­tino?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.