Dé gus­to a su pa­la­dar con una pe­que­ña pro­ba­da de una de­li­cia gas­tro­nó­mi­ca, que en es­ta opor­tu­ni­dad lo lle­va a co­no­cer la tra­di­ción ita­lia­na sin te­ner que ir tan le­jos. Lo in­vi­ta­mos a dis­fru­tar de es­te pla­to jun­to a nosotros en es­ta edi­ción.

Revista Abordo - - GASTRONOMÍA -

cons­tan­te bús­que­da de nue­vos sa­bo­res y de los res­tau­ran­tes que los al­ber­gan han da­do pa­so a una ge­ne­ra­ción apa­sio­na­da por la co­mi­da. Es­tos ex­plo­ra­do­res gas­tro­nó­mi­cos no so­lo bus­can com­pla­cer su ape­ti­to -y so­bre to­do su pa­la­dar- sino que es­pe­ran en­con­trar en ca­da pla­to una nue­va ex­pe­rien­cia en don­de el con­cep­to cu­li­na­rio usa ca­da uno de los in­gre­dien­tes de ma­ne­ra ines­pe­ra­da. Pro­bar una ex­plo­sión de sa­bo­res au­tén­ti­cos y ori­gi­na­les, esa es la me­ta de to­dos aque­llos aman­tes de la bue­na co­ci­na.

Y es que pa­ra mu­chos co­mer es un real pla­cer. No por na­da el tér­mino se ha po­pu­la­ri­za­do en es­tos úl­ti­mos años, una gran des­crip­ción de aque­lla ge­ne­ra­ción que dis­fru­ta del buen co­mer y be­ber, aun­que se di­fe­ren­cia del co­no­ce­dor ya que le gus­ta en­con­trar bue­nos pla­tos no so­lo en res­tau­ran­tes sino tam­bién en pla­zas gas­tro­nó­mi­cas, fe­rias o lu­ga­res que no obli­ga­to­ria­men­te se en­cuen­tran fá­cil­men­te en el ma­pa cu­li­na­rio.

Es­ta nue­va ten­den­cia va de la mano con el au­ge de las re­des so­cia­les, en es­pe­cial aque­llas que per­mi­ten com­par­tir fo­tos de las crea­cio­nes que ani­man el pa­la­dar, con­vir­tién­do­las en rea­les obras de ar­te y ha­cien­do honor a la ex­pre­sión “el ape­ti­to en­tra por los ojos”. Es­to ha per­mi­ti­do crear una co­ne­xión es­pe­cial en­tre los clien­tes y res­tau­ran­te­ros, y que ha­ce po­si­ble via­jar a los sa­bo­res que en­cie­rra ca­da pla­to, a lu­ga­res ines­pe­ra­dos del mun­do. En es­ta edi­ción, Abor­do lo in­vi­tar a pro­bar un bo­ca­do de lu­jo, cor­te­sía del res­tau­ran­te Bo­cat­to Da Fio­ren­tino, una jo­ya cu­li­na­ria que re­co­ge la tra­di­ción ita­lia­na a tra­vés de sus in­gre­dien­tes fres­cos, con la idea de sa­tis­fa­cer a los pa­la­da­res más exi­gen­tes. Uno de sus pla­tos in­sig­nia, la Bu­rra­ta (un ti­po que que­so ela­bo­ra­do a ba­se de moz­za­re­lla y cre­ma) le per­mi­ti­rá dis­fru­tar de una sen­sa­ción sa­la­da, cre­mo­sa y sua­ve con ca­da bo­ca­do.

Es­te pro­duc­to es tí­pi­co de Mur­gia, ubi­ca­do al sur de Ita­lia, y que se pro­du­ce a par­tir de la le­che de va­ca, cua­jo y cre­ma. La pri­me­ra Bu­rra­ta se la hi­zo al­re­de­dor de 1920 sin em­bar­go se pien­sa que sus orí­ge­nes se re­mon­tan a los 1900, en es­pe­cí­fi­co en la gran­ja Bian­chi­ni que se en­con­tra­ba en la ciu­dad de An­dria, un área de la re­gión de Apu­lian. Es­ta de­li­cia ita­lia­na ha via­ja­do por mu­chos paí­ses, con­vir­tién­do­se en uno de los in­gre­dien­tes más ape­te­ci­dos en­tre co­no­ce­do­res cu­li­na­rios y gran­des chefs. Hoy la Bu­rra­ta es con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res que­sos fres­cos del mun­do.

En la tra­di­ción ita­lia­na se lo com­bi­na con to­ma­tes ti­po ce­re­za o tam­bién con un buen pros­ciut­to y al­go de rú­cu­la fres­ca, ele­men­tos fres­cos que per­mi­ten de­gus­tar de es­te que­so ple­na­men­te. La piz­za con Bu­rra­ta tam­bién es ex­ce­len­te, ase­gu­ra el due­ño de Bo­cat­to Da Fio­ren­tino Ga­briel Ca­rras­co, aun­que so­la y con un buen ba­ño de acei­te de oli­va es to­do un fes­tín. Dis­fru­te de es­te an­ti­pas­to jun­to a nosotros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.