Bruno mars

¡Ate­rri­za en Ecua­dor!

Revista Abordo - - PORTADA - TEXTO: Cris­ti­na Gue­va­ra Cris­gue­va­ra2112 DI­SE­ÑO: Xa­vier Tu­gu­mi­na­go

Los hoo­li­gans (sus fans) de Ecua­dor cuen­tan los días pa­ra que lle­gue el 2 de di­ciem­bre. Ese día, Bruno Mars ofre­ce­rá su pri­mer show en el país. De se­gu­ro da­rá lec­cio­nes de có­mo di­ver­tir­se en el es­ce­na­rio.

Re­cuer­do la pri­me­ra vez que me en­gan­ché con Bruno. Es­ta­ba ha­cien­do al­go -no re­cuer­do qué- y la te­le­vi­sión en­cen­di­da a unos cuan­tos me­tros trans­mi­tía el anual­men­te es­pe­ra­do Vic­to­ria’s

Se­cret Show, el des­fi­le de len­ce­ría más po­pu­lar que se rea­li­za unas cuan­tas se­ma­nas an­tes de Na­vi­dad. Mi cons­cien­te es­ta­ba en otro la­do, pe­ro mi in­cons­cien­te se enamo­ró de una ac­tua­ción que fi­nal­men­te cap­tó to­da mi aten­ción. Esa no­che, Bruno can­tó

‘Loc­ked out of Hea­ven' mien­tras al­gu­nas “án­ge­les” co­mo Adriana Lima, Can­di­ce Swa­ne­poel, Kar­lie Kloss, Mi­ran­da Kerr, en­tre

“Al­guien me di­jo al­go que se me que­dó gra­ba­do: tie­nes que ima­gi­nar tu vi­da y lue­go ir ha­cia atrás. He vi­vi­do con ese le­ma du­ran­te un tiem­po”. Bruno Mars

otras, des­fi­la­ban. Era el 2012. Pa­ra ese en­ton­ces él ya co­se­cha­ba los fru­tos de su éxi­to, pe­ro yo nun­ca an­tes pres­té aten­ción a los detalles: su ener­gía en el es­ce­na­rio, su in­con­fun­di­ble voz de te­nor li­ge­ro con to­ques ron­cos, su ma­ne­ra tan “co­ol” de ves­tir. Aun­que la can­ción me re­cor­dó a al­gún te­ma de la ban­da ochen­te­ra Po­li­ce, lue­go com­pren­dí que a Sting -lí­der del gru­po- no le des­agra­dó, más bien la can­tó un año más tar­de con el mis­mo Mars y la fu­sio­nó con su can­ción ‘Wal­king to the moon' en un es­pec­ta­cu­lar show en los Grammy Awards, que des­en­ca­de­nó en un tri­bu­to a Bob Mar­ley con la pre­sen­cia de Rihan­na, Ziggy y Damian Mar­ley.

Des­pués de es­cu­char sus otros te­mas, leer un po­co so­bre su vi­da y se­guir­lo en re­des so­cia­les, en­ten­dí que lo que me lla­mó la aten­ción esa no­che fue la ma­ne­ra có­mo lo ha­ce, có­mo go­za de su mú­si­ca: es una cons­tan­te lec­ción, de esas que nos ha­ce en­ten­der que nun­ca de­be­mos de­jar de ju­gar co­mo ni­ños. La ma­ne­ra có­mo se di­vier­te con sus mú­si­cos nos de­mues­tra que es due­ño de un ta­len­to na­to, sí de esos que pa­san a la his­to­ria. Sus shows nos ha­cen pen­sar que de­be­mos po­ner­le “to­da la bue­na on­da” a lo que ha­ce­mos, no

Na­ció en Ho­no­lu­lu-ha­waii, el 8 de oc­tu­bre de 1985. Se mu­dó más tar­de a Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, don­de desa­rro­lló su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

im­por­ta si sa­be o no leer una par­ti­tu­ra; se tra­ta más o me­nos de es­to: des­cu­brir pa­ra qué so­mos bue­nos y lle­var­lo al má­xi­mo ni­vel, co­mo si la vi­da fue­ra ese es­ce­na­rio. Y cuan­do ha­blo de que de­be­mos dis­fru­tar co­mo cuan­do lo ha­cía­mos en la in­fan­cia, a mi men­te vie­nen los vi­deos e imá­ge­nes de Bruno en sus pri­me­ros años en Ha­wai, cuan­do aún era Pe­ter Gene Hernández. Con sus vi­va­ra­chos y gran­des ojos ne­gros, su ca­be­llo ri­za­do y sus pri­me­ras ac­tua­cio­nes jun­to a su pa­dre Pe­ter Hernández -de ori­gen puer­to­rri­que­ño, quien ac­tuó con él y le in­tro­du­jo en el mun­do de la mú­si­ca-, o cuan­do se vis­tió de El­vis Pres­ley y ac­tuó en la pe­lí­cu­la Ho­ney­moon in The Ve­gas, o cuan­do se lo pue­de ver en vi­deos ca­se­ros ha­cien­do el ‘moon­walk', el po­pu­lar pa­so de Mi­chael Jack­son. Esos dos per­so­na­jes se me­tie­ron en el co­ra­zón del ar­tis­ta y en su es­ti­lo mu­si­cal. Los vi­deos in­fan­ti­les pro­du­cen ter­nu­ra. El Bruno de 4, 5, 6 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.