VIA­JE­RO EXPERT

ENTRECÔTE, STEAKHOUSE Pa­ra los aman­tes de la bue­na car­ne

Revista Abordo - - EXPERIENCIAS TRAVEL -

No ne­ce­si­ta via­jar has­ta Eu­ro­pa pa­ra pro­bar un ju­go­so Entrecôte, en Qui­to en­con­tra­rá un si­tio es­pe­cia­li­za­do en es­te y otros cor­tes. El lu­gar per­fec­to pa­ra los aman­tes de la bue­na car­ne. ¡Bon Ap­pé­tit!

Ape­nas uno en­tra a es­te Steakhouse, se sien­te en am­bien­te. Gran par­te por la de­co­ra­ción -con in­fluen­cia eu­ro­pea- y por la rum­ba ca­ta­la­na que sue­na en el lo­cal. Nos re­ci­be Se­bas­tián Viz­caíno, pro­pie­ta­rio y ad­mi­nis­tra­dor de es­te res­tau­ran­te que, jun­to a su pa­dre Alberto, abrie­ron en agos­to de es­te año y ya tie­ne clien­tes fi­de­li­za­dos.

Mi­nu­tos más tar­de nos en­con­tra­mos fren­te a un ju­go­so cor­te de car­ne re­cién pre­pa­ra­do en tér­mino me­dio: el Entrecôte, el cual ha si­do ma­du­ra­do por 21 días, es el pla­to de la ca­sa. “Es muy co­mún en Eu­ro­pa, se en­cuen­tra fá­cil­men­te en Fran­cia pe­ro en Ecua­dor muy po­cos res­tau­ran­tes lo tie­nen. Es co­mo un bi­fe de cho­ri­zo pe­ro más lim­pio, sin mu­cha gra­sa. Su mar­mo­lea­do (gra­sa in­tra­mus­cu­lar que tie­ne la res) es di­fe­ren­te, es más sa­bro­sa”, co­men­ta Se­bas­tián, quien nos ofre­ce cua­tro ti­pos de sa­les en grano pa­ra que la ex­pe­rien­cia sea aún más de­li­cio­sa: ahu­ma­da, de fi­nas hier­bas, ro­sa­da de Ma­ras del Cuz­co, y con ro­co­to mo­li­do (ti­po de ají pe­ruano). El pla­to es­tá acom­pa­ña­do con pa­pas fri­tas -co­mo se sir­ve tra­di­cio­nal­men­te-, pe­ro el co­men­sal pue­de ele­gir es­ta guar­ni­ción, pa­pa al horno o pu­ré. Apar­te, hay otros cor­tes de car­ne dis­po­ni­bles (Pi­can­ha, Bi­fe de cho­ri­zo, Lo­mo fino), así co­mo pro­teí­nas co­mo atún ro­jo, sal­món, po­llo y pul­po.

No cuen­ta con un me­nú im­pre­so, pe­ro los clien­tes ya sa­ben la di­ná­mi­ca de es­te lu­gar: por USD 20 + im­pues­tos se pue­de ac­ce­der a una en­tra­da de la ca­sa (cre­mas, so­pas, bo­ca­di­tos, pul­po), un pla­to fuer­te, pos­tre, una be­bi­da (ju­go, agua, te o ga­seo­sa) y un “Open Sa­lad Bar”. El res­tau­ran­te tam­bién cuen­ta con otros cor­tes im­por­ta­dos: “un po­co más ca­ros, pe­ro ac­ce­si­bles, por ejem­plo Ri­be­ye, New York Steak, To­mahawk, T-bo­ne, Por­ter Hou­se, en­tre otros”. Si us­ted pa­ga cin­co dó­la­res más, re­ci­be el mis­mo me­nú. Lo im­por­tan­te es que us­ted pue­da apre­ciar al má­xi­mo los ma­ti­ces de sa­bor de un buen cor­te de car­ne, de la ma­ne­ra más per­so­na­li­za­da.

Se­bas­tián Viz­caíno Ge­ren­te Ge­ne­ral “Que­re­mos que la gen­te vi­va una ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca clá­si­ca con sa­bo­res ori­gi­na­les, sin de­co­ra­cio­nes in­ne­ce­sa­rias, a un pre­cio bas­tan­te ac­ce­si­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.