CR7, EL HOM­BRE DE LOS RÉ­CORDS

El is­le­ño per­fec­cio­nis­ta fue el me­jor ju­ga­dor del 2017. ¿Qué lo­gra­rá en Ru­sia 2018?

Revista Abordo - - CONTENIDOS -

El is­le­ño per­fec­cio­nis­ta es el me­jor ju­ga­dor del 2017.

Cuan­do te­nía 15 años se so­me­tió a una ope­ra­ción de co­ra­zón. En la men­te de quie­nes le ro­dea­ban va­ga­ba la idea de que su ca­rre­ra ter­mi­na­ría; se­gún las con­fe­sio­nes de su ma­dre, Ma­ria Do­lo­res dos San­tos Avei­ro, al pe­rió­di­co bri­tá­ni­co The Sun en el 2009. Si los te­mo­res hu­bie­sen si­do reali­da­des, hoy us­ted no sa­bría su nom­bre, no re­co­no­ce­ría su ros­tro y se hu­bie­ra per­di­do de su pre­ci­sión, su cons­tan­cia y de to­das las ju­ga­das que ha de­ja­do so­bre el cés­ped de las can­chas más im­por­tan­tes del mun­do. Di­cen que su co­ra­zón la­tía de­ma­sia­do rá­pi­do, pe­ro eso no im­pi­dió que 17 años más tar­de se con­vier­ta en un ído­lo, que ce­rró el 2017 con cin­co ba­lo­nes de oro, el tí­tu­lo de cam­peón de la Cham­pions League, con la Co­pa Mun­dial de Clu­bes de la FIFA, con un sa­la­rio de 23,6 mi­llo­nes de eu­ros ne­tos por tem­po­ra­da y con un con­tra­to con el Real Madrid que re­gi­rá has­ta el 2021.

“Soy el me­jor de la his­to­ria”. Es­ta fra­se no cau­sa­ría tan­ta po­lé­mi­ca si no hu­bie­ra sa­li­do de los la­bios de Cris­tiano Ro­nal­do. Es­tas pa­la­bras se im­pri­mie­ron en la por­ta­da de la Re­vis­ta Fran­ce Foot­ball y re­co­rrie­ron el pla­ne­ta. En una era de re­des so­cia­les, las reac­cio­nes crí­ti­cas sur­gie­ron a bor­bo­to­nes: re­vi­vie­ron las vie­jas ri­va­li­da­des, las com­pa­ra­cio­nes… Pe­ro, de ma­ne­ra téc­ni­ca, se pu­so so­bre la pa­les­tra el ta­len­to -in­dis­cu­ti­ble- de quien se con­vir­tió en el me­jor ju­ga­dor del 2017, se­gún la pu­bli­ca­ción fran­ce­sa. Cual­quier per­so­na que ha­ya leí­do un po­co de su his­to­ria, de­jan­do de la­do sus po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes y su repu­tación de “arro­gan­te”, se ha­brá da­do cuen­ta que su fa­ma no se la ha ga­na­do de gra­tis. De­trás de to­dos los pre­mios es­tá un pe­que­ño ni­ño que na­ció le­jos de Lis­boa, la ca­pi­tal por­tu­gue­sa. Ahí, en la is­la de Ma­dei­ra, no se des­pe­ga­ba del ba­lón, sa­ca­ba a re­lu­cir su ca­rác­ter com­pe­ti­ti­vo, per­fec­cio­nis­ta, el mis­mo que ha si­do muy co­men­ta­do en­tre sus alle­ga­dos con­clu­yen­do -de al­gún mo­do- que to­do el éxi­to que gi­ra al­re­de­dor de es­te is­le­ño es un pre­mio a su cons­tan­cia. “Du­ran­te mi tiem­po en el Uni­ted, tu­ve la suer­te de te­ner una gran can­ti­dad de ju­ga­do­res que tra­ba­ja­ban mu­chí­si­mas ho­ras ex­tra pa­ra ser me­jo­res. Gary Ne­vi­lle se con­vir­tió en uno de los gran­des por su éti­ca del tra­ba­jo, co­mo Da­vid Beck­ham. Pe­ro Cris­tiano so­lía aca­bar ex­haus­to y to­da­vía lo ha­ce. Él só­lo que­ría ser el me­jor el mun­do”.

Por ejem­plo, Au­re­lio Pe­rei­ra, quien des­cu­brió su ta­len­to cuan­do Cris­tiano te­nía 11 años, tie­ne mu­chas his­to­rias que con­tar. En una en­tre­vis­ta a la agencia EFE, ha­bló de có­mo su pu­pi­lo al lle­gar al Spor­ting Lis­boa -club que le ca­ta­pul­tó- se dis­tin­guió del res­to: “el ta­len­to no lo es to­do, mu­chos no te­nían la de­di­ca­ción que tie­ne Cris­tiano. Siem­pre se que­da­ba un po­co más en los en­tre­na­mien­tos o en el gim­na­sio pa­ra me­jo­rar”, re­cor­dó. A los 14 años, sus com­pa­ñe­ros de equi­po le lla­ma­ban “ex­tra­te­rres­tre”, sos­pe­cha­ban que era un ju­ga­dor de esos que no pa­re­cen de es­te mun­do. En esa mis­ma oca­sión, el ca­za­ta­len­tos con quien su dis­cí­pu­lo man­tie­ne una gran amis­tad has­ta hoy, ha­bló de los com­po­nen­tes que ya ha­cían ver su ta­len­to y que se man­tie­nen has­ta hoy: “La ve­lo­ci­dad con la que eje­cu­ta­ba, el he­cho de que re­ma­ta­ra con las dos pier­nas, la téc­ni­ca que mos­tra­ba con el ba­lón en los pies y la con­fian­za que des­per­ta­ba en­tre sus com­pa­ñe­ros pa­ra que le pa­sa­ran la pe­lo­ta”. Cuan­do Cris­tiano te­nía 16, al en­tre­na­dor hún­ga­ro Lasz­lo Bö­lö­ni le lle­gó el turno de su for­ma­ción. Du­ran­te una en­tre­vis­ta que dio a FIFA, co­men­tó que cuan­do lo vió por pri­me­ra vez “de­ci­dió que lo trae­ría cer­ca de él”. Bö­lö­ni di­jo que su es­ti­lo ri­gu­ro­so fue im­ple­men­ta­do en la for­ma­ción de Cris­tiano. “Era bas­tan­te se­ve­ro y fue así co­mo el pri­mer men­sa­je que em­pe­zó a com­pren­der fue el de no exa­ge­rar y no dar sim­ple­men­te es­pec­tácu­lo. La efi­ca­cia de­be an­te­po­ner­se, pe­se a to­das sus cua­li­da­des. A ve­ces, bas­ta con un sim­ple cam­bio de rit­mo, y no hay que ha­cer cin­co, seis o sie­te bi­ci­cle­tas. Le en­se­ñé un jue­go mu­cho más efi­caz que el re­ga­te”. Tam­bién re­me­mo­ró que en ese en­ton­ces ju­ga­ba de de­lan­te­ro cen­tro pe­ro él de­ci­dió echar­le a la ban­da, por­que “ju­gar en­tre dos de­fen­sas cen­tra­les de 90 ki­los pa­ra un ni­ño de 16 o 17 años era de­ma­sia­do du­ro”. Ade­más, po­día ex­pre­sar me­jor sus cua­li­da­des por la ban­da, sin per­der su efi­ca­cia. “Pa­ra mi gran sa­tis­fac­ción, cuan­do lle­gó al Man­ches­ter Uni­ted, Alex Ferguson hi­zo lo mis­mo. Hoy tie­ne li­ber­tad, va don­de quie­re; pe­ro en­ton­ces, creo que cam­biar su po­si­ción era lo co­rrec­to”. El tiem­po pa­só y de a po­co, se fue en­con­tran­do con gran­des ju­ga­do­res y aun­que se lle­ga­ron a ne­go­cia­cio­nes con va­rios clu­bes eu­ro­peos, fue el Man­ches­ter Uni­ted el que apos­tó por un jo­ven que aún se con­si­de­ra­ba no es­ta­ba for­ma­do en su to­ta­li­dad. El en­tre­na­dor Alex Ferguson le dio el dor­sal 7, el que ocu­pó por años Da­vid Beck­ham. Pa­ra Cris­tiano, su paso por es­te club le de­jó mu­chas en­se­ñan­zas. “Nun­ca ol­vi­da­ré a los Dia­blos Ro­jos. Apren­dí a ser ca­da vez me­jor, es­tar cer­ca de los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do, y si ha­ces que ta­len­to y tra­ba­jo va­yan jun­tos, pue­des ser un ju­ga­dor enor­me. Y aho­ra creo que es­toy en ese rol”, di­jo du­ran­te una en­tre­vis­ta el por­tu­gués. Esa ex­pe­rien­cia se alar­gó por seis tem­po­ra­das en las cua­les ga­nó tres tí­tu­los de Pre­mier League, una

Cham­pions League y un Ba­lón de Oro. Pe­ro su des­tino ya no es­ta­ba en In­gla­te­rra. En el 2009, el mun­do del fút­bol vio el que has­ta ese en­ton­ces fue el tras­pa­so más ca­ro de la his­to­ria. Con 80 mi­llo­nes de li­bras es­ter­li­nas, el Real Madrid ce­rra­ba el tra­to: Cris­tiano Ro­nal­do ju­ga­ría la tem­po­ra­da 2009-2010. Ya lle­va ocho y aca­ba de re­no­var la no­ve­na. Con el “equi­po me­ren­gue” y con sus otros equi­pos ha lo­gra­do has­ta el mo­men­to 4 Cham­pions League; 4 Co­pas Mun­dial de Clu­bes; 3 Su­per­co­pa de Eu­ro­pa; 2 Co­pas de la Li­ga; 2 Co­pas del Rey. Al pa­re­cer, el Real Madrid ten­drá CR7 pa­ra lar­go. In­clu­so su an­ti­guo en­tre­na­dor, Lasz­lo Bö­lö­ni, con­si­de­ra que Cris­tiano ter­mi­na­rá su ca­rre­ra en ese equi­po. “Se han di­cho mu­chas co­sas y no hay más pa­la­bras pa­ra de­fi­nir­lo. Lo que ha­ce ca­da día es fe­no­me­nal. Pue­de ve­nir un ju­ga­dor aquí y que­dar­se 15 o 20 años y no ha­rá nun­ca lo que ha con­se­gui­do Cris­tiano”.

SU PA­RE­JA ES GEOR­GI­NA RO­DRÍ­GUEZ. TIE­NE CUA­TRO HI­JOS, DOS DE ELLOS GEMELOS (CONCEBIDOS CON VIENTRE DE AL­QUI­LER).

ALEX FERGUSON

TEX­TO: Cris­ti­na Gue­va­ra @Cris­gue­va­ra2112 DI­SE­ÑO: FO­TO: Se­bas­tián Sie­rra Pós­ter ofi­cial www.cris­tia­no­ro­nal­do.com

ZI­NE­DI­NE ZI­DA­NE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.