LA VEN­TA A DIS­NEY

Revista Abordo - - EX­PTEN­DEN­CIAS -

1977. Un año que cam­bió pa­ra siem­pre la his­to­ria del ci­ne. Geor­ge Lu­cas. Un nom­bre que des­de ese año, el mun­do no ol­vi­da. Star Wars. Dos pa­la­bras que al es­cu­char­las trans­por­tan a un es­tre­lla­do es­pa­cio lleno de his­to­rias y per­so­na­jes, don­de el ro­man­ce, la re­be­lión, la va­len­tía, la fuer­za tie­nen lu­gar.

La fra­se, “ha­ce mu­cho tiem­po, en una ga­la­xia muy,

muy le­ja­na” se ha vuel­to fa­mi­liar tan­to pa­ra los mi­llo­nes de fans re­ga­dos en el mun­do co­mo pa­ra quie­nes no han vis­to nin­gu­na de las pe­lí­cu­las de la sa­ga más co­men­ta­da en los úl­ti­mos 40 años. Aun­que el secreto de su éxi­to no sea des­ci­fra­do por com­ple­to, hay una cer­te­za: el ci­ne es ca­paz de crear una cul­tu­ra que apa­sio­na por ge­ne­ra­cio­nes. Abue­los, pa­dres, hi­jos, nie­tos han com­par­ti­do esos sue­ños de vo­lar en naves que, en cues­tión de mi­nu­tos, al­can­zan la ve­lo­ci­dad luz. Mu­chos, in­clu­so, han creí­do en la fuer­za y han desea­do con­ver­tir­se en je­dis y usar un sa­ble de luz pa­ra lu­char por la cau­sa re­bel­de. Y ese com­po­nen­te nos­tál­gi­co es tal vez lo que más ha cues­tio­na­do la ven­ta de Lu­cas­film a la gi­gan­te Dis­ney, di­vi­dien­do opi­nio­nes en­tre los fans. Hay quie­nes re­cuer­dan con ca­ri­ño la pri­me­ra tri­lo­gía (Epi­so­dio IV, V, VI) cues­tio­nan­do la nue­va se­rie de pe­lí­cu­las que han si­do lan­za­das des­de el 2015. Pe­ro con re­trac­to­res y de­fen­so­res, el show si­gue y Star Wars es tan vi­gen­te co­mo ha­ce cua­tro dé­ca­das. Ana­li­za­mos al­gu­nos de los com­po­nen­tes que re­sul­ta­ron en esa ma­gia que hoy si­gue lle­nan­do las sa­las de ci­ne del mun­do.

EL UNI­VER­SO QUE SE ME­TIÓ EN LO MÁS PRO­FUN­DO DE LA CUL­TU­RA POP TIE­NE SU DÍA: EL 4 DE MA­YO (POR EL JUE­GO DE PA­LA­BRAS MAY THE 4TH BE WITH YOU).

STAR WARS, YO SOY TU PA­DRE

Cuan­do Darth Va­der le di­ce a Lu­ke Sky­wal­ker en el

Epi­so­dio V, El Im­pe­rio Con­traa­ta­ca: “Lu­ke, yo soy tu pa­dre”; el di­rec­tor de la sa­ga po­dría de­cir­le la mis­ma fra­se al uni­ver­so que creó. De­trás de es­te gran pro­yec­to es­tá un ge­nio: Geor­ge Wal­ton Lu­cas (1944), quien en va­rias oca­sio­nes se ha re­fe­ri­do a las pe­lí­cu­las co­mo “sus hi­jas”. An­tes de Star Wars, en la uni­ver­si­dad, reali­zó el cor­to­me­tra­je THX-1138 (La­be­rin­to elec­tró­ni­co) que aho­ra es un clá­si­co de cul­to. Pe­ro, un po­co an­tes de que su vida no sea la mis­ma con el na­ci­mien­to de Star Wars, di­ri­gió la pe­lí­cu­la Ame­ri­can Graf­fi­ti (1973) que tu­vo cin­co no­mi­na­cio­nes a los pre­mios Os­car y que con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de Ha­rri­son Ford (el inol­vi­da­ble Han So­lo). En la pri­me­ra en­tre­vis­ta que con­ce­dió en 1975 so­bre Star Wars an­te Charles Lip­pin­cot , -Vi­ce­pre­si­den­te de su com­pa­ñía, quien se en­car­gó del mar­ke­ting- que sa­lió a la luz cuan­do se pu­bli­có el li­bro Có­mo se hi­zo Star Wars -de Jo­nat­han W. Rinz­ler- el di­rec­tor ha­bla de los orí­ge­nes de su ópe­ra es­pa­cial: “Leí mu­chos li­bros, in­clui­do Flash Gordon. Me en­can­ta­ba cuan­do hi­cie­ron el se­rial ci­ne­ma­to­grá­fi­co en la te­le­vi­sión; el se­rial ori­gi­nal de la Uni­ver­sal lo emi­tían to­das las tar­des a las 18:15 y yo es­ta­ba com­ple­ta­men­te lo­co por él. Siem­pre he sen­ti­do fas­ci­na­ción por las aven­tu­ras es­pa­cia­les, las aven­tu­ras ro­mán­ti­cas. Y, tras ter­mi­nar ‘Graf­fi­ti’, me di cuen­ta de que se ha­cen muy po­cas pe­lí­cu­las pa­ra gen­te en­tre los 12 y los 20 años. Me di cuen­ta de que, des­de que se mu­rie­ron los wes­terns, no han exis­ti­do pe­lí­cu­las de mi­to­lo­gía fan­tás­ti­ca, co­mo aque­llas con las que cre­cí, dis­po­ni­bles pa­ra gen­te jo­ven”. Su des­tino cam­bió drás­ti­ca­men­te cuan­do eli­gió la fic­ción. Si su ob­je­ti­vo fue crear al­go me­mo­ra­ble, al­go con lo que las ge­ne­ra­cio­nes di­gan: “Con es­to cre­ci”, ¡Va­ya que lo lo­gró! Pe­ro no só­lo acer­tó con la elec­ción del gé­ne­ro ci­ne­ma­to­grá­fi­co, sino que el equi­po de tra­ba­jo no pudo ser más ati­na­do. Lu­cas se ro­deó de gen­te real­men­te ta­len­to­sa.

LA CREA­CIÓN DE UN UNI­VER­SO NUN­CA AN­TES VIS­TO

Una de esas per­so­nas in­ge­nio­sas, de las que Lu­cas se ro­deó, fue Ralph Mc­qua­rrie (1929-2012), di­se­ña­dor e ilus­tra­dor fu­tu­ris­ta quien en los años 60 tra­ba­jó pa­ra la NASA. Gra­cias a él, los per­so­na­jes, es­ce­na­rios, paisajes, naves, es­ta­cio­nes es­pa­cia­les, de la pri­me­ra tri­lo­gía (Epi­so­dio IV, V, VI) fue­ron con­ce­bi­das co­mo ta­les. La ma­ne­ra co­mo se ve el icó­ni­co Darth Va­der tam­bién pro­duc­to de su ima­gi­na­ción cuan­do tra­du­jo fi­gu­ra­ti­va­men­te las in­ten­cio­nes del creador de Star Wars. Fue el en­car­ga­do de crear el con­cep­to de ar­te que ayu­dó a de­fi­nir vi­sual­men­te la ga­la­xia muy, muy le­ja­na. “La con­tri­bu­ción de Ralph al mun­do de Star Wars es in­cal­cu­la­ble”, di­jo el mis­mo Lu­cas en el Do­cu­men­tal “Tributo a un

Maes­tro”. Si us­ted ana­li­za sus bo­ce­tos y pin­tu­ras en­con­tra­rá pie­zas maes­tras car­ga­das de ins­pi­ra­ción y re­mi­nis­cen­cias co­mo el bo­ce­to en el que pre­sen­ta a los droi­des, ami­gos in­se­pa­ra­bles -C3PO y R2D2- el cual sal­ta a la me­mo­ria a Mas­chi­nen­mensch, crea­do por Fritz Lang pa­ra Me­tró­po­lis (1927), un clá­si­co del ci­ne mu­do. Los per­so­na­jes trans­mi­ten emo­cio­nes, jue­gan con la pers­pec­ti­va y dan un men­sa­je de gran­de­za, mie­do, po­der, etc. Mc­qua­rrie, de la mano de Lu­cas creó una tec­no­lo­gía que só­lo exis­te en el sép­ti­mo ar­te.

ORQUESTANDO LA ÓPE­RA ES­PA­CIAL

Star Wars no se­ría lo mis­mo sin su mú­si­ca. In­dis­pen­sa­ble en su aper­tu­ra, es la cla­ve pa­ra atra­par al pú­bli­co sen­ta­do en las bu­ta­cas que en­lo­que­ce tan so­lo con es­cu­char la me­lo­día, des­pués de la fra­se: “Ha­ce mu­cho tiem­po, en una ga­la­xia muy, muy le­ja­na”. Es tam­bién la que pro­vo­ca te­mor cuan­do apa­re­ce La Es­tre­lla de la Muer­te y más, con la apa­ri­ción de Darth Va­der en la pan­ta­lla con su te­ma ‘La Mar­cha Im­pe­rial’. Con­du­ce al es­pec­ta­dor por el op­ti­mis­mo, me­lan­co­lía, au­da­cia, va­len­tía, ro­man­ce con te­mas co­mo ‘Fan­fa­rria Re­bel­de’, ‘Te­ma de Lu­ke Sky­wal­ker’, ‘Te­ma de la Prin­ce­sa Leia’, ‘El due­lo de los des­ti­nos’, ‘Te­ma de la Fuer­za’, en­tre otras. El ge­nio res­pon­sa­ble de ge­ne­rar es­tas emo­cio­nes es quien fue ca­paz de po­ner­le mú­si­ca a la fuer­za y a su la­do os­cu­ro (en otras pa­la­bras el bien y el mal). Has­ta aho­ra ha mu­si­ca­li­za­do to­das las pe­lí­cu­las de la sa­ga, ex­cep­to Ro­gue One, Una his­to­ria de Star Wars (2016). Tie­ne un lar­go cu­rri­cu­lum en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca con pe­lí­cu­las co­mo Tiburón, ET El Ex­tra­te­rres­tre, In­dia­na Jo­nes, Su­per­man, Harry Pot­ter, en­tre otras. Ha ga­na­do cin­co Os­car y des­pués de los anun­cios de la no­mi­na­dos de la edi­ción 90 de los Pre­mios de la Aca­de­mia 2018 en enero, se con­vir­tió en la per­so­na vi­va con más no­mi­na­cio­nes de la his­to­ria (51) des­pués de re­ci­bir una nue­va no­mi­na­ción por el epi­so­dio 8 Los úl­ti­mos Je­di (2017).

Aun­que el Im­pe­rio Ga­lác­ti­co -el cual es­tá to­tal­men­te vol­ca­do al la­do os­cu­ro de la fuer­za y con­tra el cual lu­chan los hé­roes de la sa­ga co­mo Lu­ke Sky­wal­ker- no do­mi­na nues­tro mun­do, hay uno que sí se ha to­ma­do el pla­ne­ta Tie­rra: el gran em­po­rio eco­nó­mi­co que creó Lu­cas. No en vano la sa­ga, jun­to a Lu­cas­film, fue com­pra­da por Dis­ney por la can­ti­dad de USD 4.050 mi­llo­nes en el 2012. En cuan­to se hi­zo es­ta transac­ción, Dis­ney anun­ció la crea­ción de la ter­ce­ra tri­lo­gía. Así, en di­ciem­bre del 2015, se es­tre­nó El Des­per­tar de la fuer­za, del di­rec­tor J.J. Abrams, en la cual se reunió par­te del elen­co ori­gi­nal. Un año más tar­de se pro­yec­tó Ro­gue One, una

his­to­ria de Star Wars, de Ga­reth Ed­wards, que cuen­ta los su­ce­sos pre­vios al Epi­so­dio IV, cuan­do la Prin­ce­sa Leia tie­ne en su po­der va­lio­sa in­for­ma­ción so­bre los pla­nos de la Es­tre­lla de la Muer­te. Fi­nal­men­te, el pa­sa­do mes de di­ciem­bre del 2017 vio la luz la se­gun­da pe­lí­cu­la de la nue­va tri­lo­gía Los úl­ti­mos Je­di, de Rian John­son, con la ac­tua­ción pós­tu­ma de Ca­rrie Fis­her quien dio vida a la prin­ce­sa Leia. Es­te film, a un mes de su es­treno lo­gró cer­ca de los USD 1.300 mi­llo­nes de re­cau­da­ción mun­dial.

EN EL LI­BRO STAR WARS ART: RALPH MC­QUA­RRIE, SE EN­CUEN­TRAN LA CO­LEC­CIÓN MÁS COM­PLE­TA DE ES­TE AR­TIS­TA, IN­CLU­YEN­DO CIEN­TOS DE ILUS­TRA­CIO­NES NUN­CA AN­TES VIS­TAS, LAS EN­TRE­VIS­TAS RA­RAS NO PU­BLI­CA­DAS, ASÍ CO­MO LOS RE­CUER­DOS DE LOS CO­LE­GAS Y AMI­GOS DE MC­QUA­RRIE. ES UN HO­ME­NA­JE IN­TE­GRAL AL AR­TIS­TA CON­CEP­TUAL MÁS QUE­RI­DO E IN­FLU­YEN­TE DEL CI­NE.

Car­los Sán­chez Mon­to­ya, Di­se­ña­dor Grá­fi­co Di­rec­ción: Ca­lle En­ri­que Gan­go­te­na N-26 198 y Ore­lla­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.