LA SO­LU­CIÓN AL TRÁ­FI­CO

Revista ComputerWorld Ecuador - - Pop Up -

Por: Tra­vis Ka­la­nick Co fun­da­dor y CEO de Uber n la no­ve­la clá­si­ca de cien­cia fic­ción “Guía del via­je­ro in­ter­ga­lác­ti­co”, un ex­tra­te­rres­tre que vi­si­ta la Tie­rra se nom­bra a sí mis­mo Ford Per­fect, ba­sán­do­se en la su­po­si­ción de que los au­tos son la for­ma de vi­da do­mi­nan­te en es­te pla­ne­ta. Un error com­pren­si­ble cuan­do ves nues­tras ciu­da­des de hoy en día. Es­tos gran­des tro­zos de me­tal con­su­men enor­mes can­ti­da­des de nues­tro di­ne­ro, es­pa­cio y re­cur­sos na­tu­ra­les – y per­ma­ne­cen in­mó­vi­les 95% del tiem­po. Al prin­ci­pio del li­bro, la Tie­rra es des­trui­da pa­ra ha­cer es­pa­cio a una au­to­pis­ta in­ter­ga­lác­ti­ca. Si bien, es­ta­mos muy, muy le­jos de esa reali­dad, a

me­nos que re ima­gi­ne­mos rá­pi­da­men­te el trans­por­te ur­bano, las ciu­da­des es­tán en ries­go de im­plo­sio­nar ba­jo el pe­so de más de mil mi­llo­nes de au­tos. La bue­na no­ti­cia es que exis­te una al­ter­na­ti­va a vi­vir en un pla­ne­ta que pa­re­ce es­ta­cio­na­mien­to y se mue­ve co­mo un em­bo­te­lla­mien­to. No se tra­ta de via­jes es­pa­cia­les ni re­quie­re nue­vas for­mas de trans­por­te, sim­ple­men­te ne­ce­si­ta­mos usar las que ya te­ne­mos de ma­ne­ra mu­cho más efi­cien­te.

Los ras­ca­cie­los per­mi­ten a los ha­bi­tan­tes de las ciu­da­des apro­ve­char al má­xi­mo los te­rre­nos li­mi­ta­dos al com­par­tir el es­pa­cio de for­ma ver­ti­cal. Pe­ro aún no he­mos apren­di­do có­mo com­par­tir el es­pa­cio en nues­tras ca­rre­te­ras. 67% de los es­ta­dou­ni­den­ses via­jan so­los al tra­ba­jo y, en al­gu­nas ciu­da­des, has­ta un tercio de to­do el sue­lo es­tá de­di­ca­do a es­ta­cio­na­mien­tos. Du­ran­te las pró­xi­mas dé­ca­das, se es­pe­ra que 2.5 mil mi­llo­nes de per­so­nas al­re­de­dor del mun­do se mu­den a áreas ur­ba­nas que ya es­tán a pun­to de re­ven­tar. El lu­jo de des­per­di­ciar es­pa­cio pron­to se­rá co­sa del pa­sa­do.

El trans­por­te pú­bli­co es par­te im­por­tan­te de la so­lu­ción, pe­ro tam­po­co es la pa­na­cea. Nueva York tie­ne uno de los me­jo­res sis­te­mas de trans­por­te pú­bli­co del mun­do, aun así más de 2 mi­llo­nes de au­tos con­du­cen por la ciu­dad de Nueva York to­dos los días, por­que el me­tro nun­ca lle­ga­rá a la puer­ta prin­ci­pal de to­dos.

Es ho­ra de traer el es­pa­cio com­par­ti­do a ni­vel de ca­lle, crear el equi­va­len­te mó­vil y ho­ri­zon­tal de los ras­ca­cie­los. Po­de­mos lo­grar­lo adop­tan­do una lec­ción que nues­tros pa­dres nos en­se­ña­ron: com­par­tir nues­tros ju­gue­tes. Ne­ce­si­ta­mos usar la for­ma más po­pu­lar de trans­por­te en el mun­do ac­tual­men­te – au­tos – de ma­ne­ra más efi­cien­te. Al lle­nar to­dos esos asien­tos va­cíos, po­de­mos li­be­rar nues­tras ca­rre­te­ras y re­du­cir cos­tos pa­ra los pa­sa­je­ros. Por su­pues­to, com­par­tir el au­to no es una idea nueva. Pe­ro por fin te­ne­mos la tec­no­lo­gía – el smartp­ho­ne en tu bol­si­llo – que pue­de unir ins­tan­tá­nea­men­te a per­so­nas que se di­ri­gen en la mis­ma di­rec­ción al mis­mo tiem­po. Y cuan­do ob­te­ner un via­je es más ba­ra­to y fá­cil que bus­car tus lla­ves, las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.