Las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les es­tán evo­lu­cio­nan­do

¿Lo ha­cen a fa­vor o en con­tra de los con­su­mi­do­res?

Revista Ekos - - CORE BUSINESS - Tex­to: Danny Sán­chez-mo­la | Foun­der & CEO KOLAU

La so sti­ca­ción del

con­su­mi­dor ac­tual obli­ga a que las mar­cas bus­quen ma­ne­ras de cap­tar la 'po­ca' aten­ción del con­su­mi­dor a tra­vés de es­tra­te­gias de Mar­ke­ting in­no­va­do­ras.

Una de las es­ta­dís­ti­cas más re­mar­ca­bles so­bre có­mo nos re­la­cio­na­mos con las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les es que a fi­na­les de la dé­ca­da de los 90, el 40% de no­so­tros ha­cía­mos clic en los ban­ners de anun­cio que veía­mos en las pá­gi­nas web. ¿Hoy en día? Bueno, nos po­de­mos ha­cer esa pre­gun­ta a no­so­tros mis­mos. ¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que has he­cho clic en un ban­ner, en la pá­gi­na web que sea? Se­gu­ra­men­te, la ma­yo­ría de no­so­tros ni si­quie­ra lo re­cor­da­mos. Es­te da­to re­fle­ja la evo­lu­ción de có­mo los con­su­mi­do­res in­ter­ac­túan con las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les ac­tual­men­te, que se pue­de re­su­mir en dos pa­la­bras: sa­tu­ra­ción y so­fis­ti­ca­ción. Co­mo con­su­mi­do­res, la can­ti­dad de in­for­ma­ción a la que es­ta­mos ex­pues­tos nos sa­tu­ra. Es­ta in­for­ma­ción pue­de es­tar pre­sen­ta­da en for­ma de anun­cio, vi­sual o de ma­ne­ra clá­si­ca co­mo con­te­ni­do es­cri­to. La sa­tu­ra­ción es tal, que ha lle­ga­do a afec­tar de ma­ne­ra no­ta­ble nues­tra ca­pa­ci­dad de aten­ción. Se­gún re­por­tó la re­vis­ta Ti­mes en 2015, de 12 segundos que te­nía­mos de aten­ción en el año 2000, he­mos pa­sa­do a ocho segundos en 2015. Y si­gue ba­jan­do es­te por­cen­ta­je. La sa­tu­ra­ción que de­ri­va en fal­ta de aten­ción pro­vo­ca que las mar­cas ten­gan que in­ge­niár­se­las pa­ra po­der lle­gar al con­su­mi­dor, que ca­da vez es más exi­gen­te. La so­fis­ti­ca­ción del con­su­mi­dor ac­tual, que na­ve­ga de ma­ne­ra in­dis­tin­ta a tra­vés de su te­lé­fono mó­vil, ta­ble­ta y or­de­na­dor obli­ga a que las mar­cas bus­quen ma­ne­ras de cap­tar la (po­ca) aten­ción del con­su­mi­dor a tra­vés de es­tra­te­gias de mar­ke­ting in­no­va­do­ras. Es­ta so­fis­ti­ca­ción su­po­ne una ame­na­za pa­ra los de­par­ta­men­tos de mar­ke­ting que han pa­sa­do de ca­len­tar una pis­ci­na a te­ner que ca­len­tar el océano. Los ca­na­les a tra­vés de los cua­les se mue­ven sus con­su­mi­do­res, y los cam­bios en su com­por­ta­mien­to han obli­ga­do a que las em­pre­sas bus­quen ma­ne­ras de an­ti­ci­par­se y co­no­cer me­jor a sus con­su­mi­do­res. Fa­ce­book es una de las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les más uti­li­za­das por las em­pre­sas, la in­for­ma­ción que es­ta pla­ta­for­ma re­co­pi­la de los di­fe­ren­tes po­ten­cia­les clien­tes es una ma­ne­ra de an­ti­ci­par­se y co­no­cer me­jor a los con­su­mi­do­res con el fin de mos­trar­les anun­cios re­le­van­tes. Es bien co­no­ci­do el uso que Goo­gle ha­ce cuan­do se rea­li­za una bús­que­da, és­tas sir­ven pa­ra ver las pre­fe­ren­cias de los con­su­mi­do­res y así po­der des­ple­gar a su vis­ta los anun­cios más re­le­van­tes a tra­vés su pla­ta­for­ma de Goo­gle Ad­words, que apa­re­ce­rá en las pá­gi­nas que los usua­rios na­ve­gan. De igual ma­ne­ra, mu­chas em­pre­sas op­tan por en­viar cues­tio­na­rios pa­ra tra­tar de co­no­cer me­jor las mo­ti­va­cio­nes de sus clien­tes en el mo­men­to y lu­gar ade­cua­dos. Las com­pa­ñías son cons­cien­tes de que la sa­tu­ra­ción y la so­fis­ti­ca­ción no les de­ja más re­me­dio que ser muy pre­ci­sos a la ho­ra de cap­tar su aten­ción, la mis­ma que ha dis­mi­nui­do no­ta­ble­men­te en los úl­ti­mos 15 años. Es­ta com­pe­ti­ción por ob­te­ner la aten­ción del con­su­mi­dor tie­ne un be­ne­fi­cio y un per­jui­cio. El be­ne­fi­cio es que es más sen­ci­llo pa­ra el con­su­mi­dor ele­gir un pro­duc­to/ser­vi­cio por­que és­te se pre­sen­ta de ma­ne­ra per­so­na­li­za­da. El per­jui­cio es que pa­ra que se nos mues­tre de una ma­ne­ra más per­so­na­li­za­da la in­for­ma­ción, los usua­rios es­tán sien­do ca­da vez más permea­bles. Las he­rra­mien­tas que es­tán vien­do un re­pun­te son las lla­ma­das in­bound mar­ke­ting, an­tes las de out­bound mar­ke­ting eran las que te­nían una ma­yor po­pu­la­ri­dad. In­bound mar­ke­ting es cuan­do el con­su­mi­dor po­ten­cial es­tá bus­can­do al­go a tra­vés de re­des so­cia­les, o ma­yo­ri­ta­ria­men­te Goo­gle y se en­cuen­tra con re­sul­ta­dos que le ayu­dan a pro­ce­der con el pro­ce­so de com­pra. Goo­gle Ad­words es el ca­nal por ex­ce­len­cia de es­ta he­rra­mien­ta, ya que per­mi­te a las em­pre­sas ser las pri­me­ras en apa­re­cer en el bus­ca­dor cuan­do sus con­su­mi­do­res po­ten­cia­les mues­tran in­te­rés en su pro­duc­to. La sa­tu­ra­ción de in­for­ma­ción pu­bli­ci­ta­ria y la so­fis­ti­ca­ción de los con­su­mi­do­res ha­ce que sea ló­gi­co que el ca­nal a tra­vés del cual las em­pre­sas pue­den lle­gar a ellos, sea el ca­nal que los mis­mos con­su­mi­do­res es­co­gen y en el mo­men­to que ellos de­ci­dan. El con­su­mi­dor tie­ne hoy en día las lla­ves del eco­sis­te­ma di­gi­tal, las em­pre­sas vi­ven una reali­dad di­gi­tal que ha de­ja­do de ser el fu­tu­ro pa­ra pa­sar a ser el pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.