ELCEO MÁS IN­NO­VA­DOR

DE LA T IERRA

Revista Ekos - - CORE BUSINESS - Por: So­fía Chá­vez y Va­len­ti­na ro­drí­guez

Musk a sus 46 años es

vis­to co­mo el CEO más in­no­va­dor del pla­ne­ta. Ra­zo­nes no fal­tan.

El hom­bre que odia las reunio­nes (las de­fi­ne co­mo una pla­ga), que ca­da día sal­ta su desa­yuno y di­vi­de su tra­ba­jo en blo­ques de 5 mi­nu­tos (no se dis­trae en lla­ma­das, hay jor­na­das que no re­ci­be ni una en 24 ho­ras) o que re­co­no­ce que hay días que no tie­ne tiem­po ni pa­ra to­mar una du­cha, es el hom­bre que pu­so al al­can­ce de la hu­ma­ni­dad los viajes es­pa­cia­les o que trans­for­ma­rá el sub­sue­lo con su pro­yec­to Hy­per­loop, una so­lu­ción sub­te­rrá­nea al trá­fi­co. Tam­bién tie­ne pla­nes pa­ra los que ha­bi­ta­mos la Tie­rra: pro­mo­ver una exis­ten­cia ba­sa­da en la ener­gía so­lar y eléc­tri­ca. El nom­bre Elon musk es si­nó­ni­mo de ci­fras es­tra­tos­fé­ri­cas. ¿No me cree? 2017 fue el año que su for­tu­na se quin­tu­pli­có; en los tres pri­me­ros me­ses del año pa­sa­do, su pa­tri­mo­nio ne­to cre­ció USD 1.700 mi­llo­nes y se­gún el ran­king de mul­ti­mi­llo­na­rios de For­bes ( Real

ti­me­ran­king), su for­tu­na su­ma al­go más de USD 21,5 mil mi­llo­nes. Cuan­do Musk ha­bla, crea y pro­yec­ta sus ne­go­cios, que­da cla­ro que pre­sen­cia­mos a uno de los hom­bres más in­no­va­do­res del mun­do. Tam­bién es ob­vio que es un al­to eje­cu­ti­vo ra­di­cal, don­de no hay ca­bi­da pa­ra las “me­dias tin­tas”. Musk bus­ca ¡to­do! en un co­la­bo­ra­dor: ca­pa­ci­dad y dis­po­ni­bi­li­dad, in­clui­da su vi­da per­so­nal. En li­bros co­mo Elon Musk:tes­la,spa­cexy­la­bús­que­da­de un­fu­tu­ro­fan­tás­ti­co

-de Ash­lee Van­cea­pa­re­cen fra­ses co­mo: “No veo a mu­chos de us­te­des tra­ba­jan­do los sá­ba­dos” o se re­la­tan re­ga­ños al em­plea­do que pre­fi­rió asis­tir al na­ci­mien­to de su hi­jo que a un even­to de la com­pa­ñía, so­lo por ci­tar un par de ejem­plos. El “ti­rano in­ven­tor” se las arre­gla pa­ra te­ner los ojos del mun­do pues­tos so­bre él. Des­de que creó en 1998 Pay­pal (sis­te­ma de pa­gos en lí­nea) y lue­go fue ad­qui­ri­da por ebay por USD 1.500 mi­llo­nes, su nom­bre es es­cu­cha­do con cu­rio­si­dad y un fuer­te sen­ti­mien­to de em­pa­tía. Pe­ro Musk la­bró su ca­mino des­de pe­que­ño, cuan­do se re­cuer­da co­mo un ni­ño cu­rio­so y cons­tan­te, ca­paz de de­vo­rar li­bros de có­mics, no­ve­las de cien­cia fic­ción y en­ci­clo­pe­dias. A los 20 años, el pre­to­riano y su her­mano Kim­bal ha­bían desa­rro­lla­do y ven­di­do un vi­deo­jue­go lla­ma­do Blas­ter. Pe­ro Musk in­tuía que su vi­da des­pe­ga­ría en Amé­ri­ca. Así lle­gó a Ca­na­dá y lue­go a Es­ta­dos Uni­dos sin per­der de vis­ta una in­te­rro­gan­te que mar­ti­lla­ba su ce­re­bro: “¿cuá­les son las tres co­sas que ten­drán un ma­yor im­pac­to en el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad?”. Mu­chas de las res­pues­tas las ha en­con­tra­do en la In­ter­net. Musk lo con­ci­be co­mo un sis­te­ma ner­vio­so hu­mano; co­mo una pla­ta­for­ma don­de la tec­no­lo­gía se co­nec­ta con la vi­da co­ti­dia­na pa­ra ha­cer­nos la vi­da más sen­ci­lla. Por eso creo Zip2, una de las pri­me­ras em­pre­sas en ofre­cer con­te­ni­do vía

on­li­ne y que en po­co tiem­po lo­gró que uno de sus clien­tes fue­se el mismísimo The New York Ti­mes. En For­bes se in­di­ca que “le ven­dió ma­pas y con­te­ni­dos. Las puer­tas se le abrie­ron de par en par. Cua­tro años más tar­de, en 1999, Al­ta­vis­ta, di­vi­sión on­li­ne de la em­pre­sa Com­pact, com­pró Zip2 por más de USD 300 mi­llo­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.