SABIDURÍA EN LÍ­NEA

Revista Ekos - - EKOS WELLNES -

Una vez, al­guien pu­so en la in­tro­duc­ción de la en­tra­da so­bre mí en Wi­ki­pe­dia que una de mis ma­yo­res afi­cio­nes era ju­gar con mis ami­gos al aje­drez du­ran­te mi tiem­po li­bre. Era fal­so”, res­pon­de pre­gun­ta­do por el ma­yor fa­ke que han co­la­do so­bre él en el po­pu­lar le­xi­cón vir­tual. “Lo tris­te es que me gus­ta­ría mu­chí­si­mo que fue­ra así, pe­ro no sé ju­gar al aje­drez. Lo co­rre­gi­mos rá­pi­da­men­te, pe­ro coin­ci­dió que du­ran­te el tiem­po que aque­lla men­ti­ra es­tu­vo en la red, el re­dac­tor de una re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se es­ta­ba es­cri­bien­do un ar­tícu­lo so­bre mí. Sin pre­gun­tar­me ni co­rro­bo­rar la in­for­ma­ción, lo pu­bli­có”. Su per­fil en la en­ci­clo­pe­dia on­li­ne (su­po­ne­mos que aho­ra con to­dos los da­tos bio­grá­fi­cos co­rro­bo­ra­dos) nos di­ce que Jimmy Do­nal «Jim­bo» Wales, na­ció en Hun­ts­vi­lle (Ala­ba­ma) el 7 de agos­to de 1966. Que es un em­pre­sa­rio de In­ter­net es­ta­dou­ni­den­se co­fun­da­dor y pro­mo­tor, jun­to a Larry San­ger, de Wi­ki­pe­dia, una en­ci­clo­pe­dia ba­sa­da en el con­cep­to wi­ki y el mo­de­lo de

soft­wa­re li­bre. Wales tam­bién es pre­si­den­te emé­ri­to de la Fun­da­ción Wi­ki­me­dia, una fun­da­ción sin áni­mo de lu­cro con se­de en San Fran­cis­co.

“Wi­ki­pe­dia na­ció en un mo­men­to coin­ci­den­te con el mo­vi­mien­to del soft­wa­re li­bre (es­ta­ba en pleno au­ge), al­go con lo que me sen­tía to­tal­men­te iden­ti­fi­ca­do. De re­pen­te, un mon­tón de in­for­má­ti­cos, pro­gra­ma­do­res… co­la­bo­ra­ban en­tre ellos sin in­tere­ses eco­nó­mi­cos de por me­dio pa­ra crear pro­gra­mas a los que tu­vie­ran ac­ce­so to­do el mun­do. Ese es­pí­ri­tu de tra­ba­jo en equipo jun­to con la idea de que­rer ha­cer lle­gar el co­no­ci­mien­to a to­do el mun­do fue la ba­se de la que sur­gió­wi­ki­pe­dia”. Eso y su pro­pia ex­pe­rien­cia edu­ca­ti­va. De ni­ño, Jimmy­wa­les es­tu­dió en una es­cue­la fun­da­da por su abue­la y su ma­dre, un co­le­gio pri­va­do con sis­te­ma edu­ca­ti­vo muy di­fe­ren­te al ha­bi­tual. En ca­da cla­se no ha­bía más de cua­tro ni­ños y la ma­yo­ría del tiem­po se de­di­ca­ba a la lec­tu­ra y a es­tu­diar aque­llo que les re­sul­ta­ba cu­rio­so a los críos. “Cuan­do era ni­ño, en el co­le­gio, una de mis afi­cio­nes era leer la en­ci­clo­pe­dia. Esa for­ma de edu­car tan ale­ja­da a la co­mún, en la que te vas guian­do de for­ma ca­si in­tui­ti­va se­gún tus in­tere­ses, fue otra de las prin­ci­pa­les in­fluen­cias a la ho­ra de em­pe­zar con Wi­ki­pe­dia”.

EL PRI­MER IN­TEN­TO

Los ini­cios de la aven­tu­ra en­ci­clo­pé­di­ca de Jimmy Wales no fue­ron fá­ci­les. Era el año 2000 y fra­ca­sa­ba con Nu­pe­dia. An­te­ce­so­ra a Wi­ki­pe­dia, es­te era un pro­yec­to que se ba­sa­ba en los mis­mos pre­cep­tos que la aho­ra im­pres­cin­di­ble en­ci­clo­pe­dia vir­tual, pe­ro que se avan­zó a su tiem­po. “Nu­pe­dia te­nía la mis­ma vi­sión de en­ci­clo­pe­dia gra­tui­ta que Wi­ki­pe­dia, pe­ro fra­ca­sé por­que aún no sa­bía có­mo cons­truir una co­mu­ni­dad y ce­der el con­trol a las per­so­nas que for­ma­ban par­te de ella”, ad­mi­te. “El pro­ce­so pa­ra pu­bli­car era muy com­pli­ca­do y los vo­lun­ta­rios se can­sa­ban rá­pi­da­men­te. Tan pron­to em­pe­za­mos con Wi­ki­pe­dia y to­do se hi­zo mu­cho más fá­cil y ac­ce­si­ble, em­pe­zó a fun­cio­nar de in­me­dia­to”. El cam­bio de nom­bre del pro­yec­to sin­te­ti­za a la per­fec­ción es­ta evo­lu­ción: wi­ki­wi­ki es una pa­la­bra ha­waia­na que sig­ni­fi­ca ‘rá­pi­do’. Wi­ki­pe­dia se­ría la pla­ta­for­ma en la que to­do el mun­do po­dría com­par­tir y ten­dría ac­ce­so al co­no­ci­mien­to de una for­ma fá­cil y rá­pi­da.

El pro­pio Jimmy Wales fue el pri­me­ro en pu­bli­car en 2001 un post en Wi­ki­pe­dia. Hoy en día, ca­si 20 años des­pués Wales si­gue re­dac­tan­do en­tra­das en su en­ci­clo­pe­dia on­li­ne siem­pre que su agen­da se lo per­mi­te. “No ha­ce mu­cho es­cri­bí un post so­bre un hos­pi­tal lon­di­nen­se pa­ra mu­je­res y ni­ños que ha­bía si­do de­mo­li­do. In­ves­ti­gué su his­to­ria y cuan­do tu­ve su­fi­cien­tes da­tos lo pu­bli­qué. Me en­can­ta la his­to­ria de In­gla­te­rra, más aho­ra que vi­vo en Lon­dres. Aun así, más que a re­dac­tar me cen­tro en tra­ba­jar con los miem­bros de la co­mu­ni­dad en as­pec­tos de la edi­ción de los con­te­ni­dos”.

EL PRIN­CI­PIO DE NEU­TRA­LI­DAD

Pa­ra Jimmy Wales son cin­co los prin­ci­pios irre­nun­cia­bles que guían Wi­ki­pe­dia. El pri­me­ro de ellos es que, aun­que pa­rez­ca al­go su­ma­men­te ob­vio, hay que te­ner siem­pre pre­sen­te que Wi­ki­pe­dia es una en­ci­clo­pe­dia: los ar­tícu­los se editan en co­mu­ni­dad, las ma­te­rias y de­fi­ni­cio­nes que so­bre ellas se ha­cen es­tán en cons­tan­te es­ta­do de evo­lu­ción y la di­ver­si­dad de te­mas so­bre los que se es­cri­be es in­fi­ni­ta. El se­gun­do, que el con­te­ni­do es li­bre pe­ro siem­pre res­pe­tan­do los de­re­chos de au­tor. El ter­ce­ro es que pa­ra na­da es­tán per­mi­ti­dos los ata­ques per­so­na­les. El cuar­to, que, más allá del sen­ti­do co­mún, no hay nor­mas prees­ta­ble­ci­das. Y el quin­to, y pa­ra Jimmy Wales el más im­por­tan­te, es el prin­ci­pio de neu­tra­li­dad. “No to­ma­mos par­ti­do, me­nos aún cuan­do se tra­ta de te­mas de ca­rác­ter po­lí­ti­co. No­so­tros nos li­mi­ta­mos a des­cri­bir los he­chos, los per­so­na­jes, los ob­je­tos, las his­to­rias… so­bre los que es­cri­bi­mos. Eso es lo que quie­re una per­so­na cuan­do bus­ca in­for­ma­ción en una en­ci­clo­pe­dia. Pe­ro tam­bién es la ma­ne­ra en la que po­der tra­ba­jar en co­mu­ni­dad co­mo edi­to­res o crea­do­res de con­te­ni­dos sean cua­les sean nues­tras ideas per­so­na­les”.

Pe­ro si por un mo­ti­vo ha si­do cri­ti­ca­da Wi­ki­pe­dia, no ha si­do por sal­tar­se nin­guno de es­tos cin­co prin­ci­pios sino por la su­pues­ta fal­ta de ri­gor en mu­chas de sus en­tra­das (la anéc­do­ta del prin­ci­pio de es­te ar­tícu­lo po­dría ser un buen ejem­plo de ello). “Eso es al­go que he­mos ido me­jo­ran­do con el tiem­po. Es una de nues­tras prin­ci­pa­les de­di­ca­cio­nes, ase­gu­rar­nos que to­do lo que sa­le pu­bli­ca­do es cier­to. No so­lo eso sino que tam­bién es­té es­cri­to con unos mí­ni­mos de ca­li­dad. Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te he­mos me­jo­ra­do mu­chí­si­mo en es­te as­pec­to res­pec­to a nues­tros ini­cios. Y más que me­jo­ra­re­mos en el fu­tu­ro”.

UN MO­DE­LO DI­FE­REN­TE

“Mu­cha gen­te cree que soy mul­ti­mi­llo­na­rio por ha­ber fun­da­do al­go tan po­pu­lar co­mo Wi­ki­pe­dia, pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad”. Jimmy Wales ex­pli­ca que la su­ya es una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro que se sos­tie­ne eco­nó­mi­ca­men­te gra­cias a las do­na­cio­nes de mu­chos usua­rios de la pla­ta­for­ma. “La gran ma­yo­ría son pe­que­ñas do­na­cio­nes que no su­pe­ran los 20 eu­ros, pe­ro eso es lo que nos man­tien vi­vos. Por suer­te, des­de ha­ce mu­cho tiem­po las do­na­cio­nes que re­ci­bi­mos ca­da año siem­pre aca­ban su­peran­do a las del an­te­rior. Es un mo­de­lo de fi­nan­cia­ción muy di­fie­ren­te al de la ma­yo­ría. Pe­ro no so­lo fun­cio­na sino que nos gus­ta ser el ejem­plo de que las co­sas pue­den fun­cio­nar tra­ba­jan­do con sis­te­mas eco­nó­mi­cos al­ter­na­ti­vos”.

Pre­gun­ta­do por el fu­tu­ro de Wi­ki­pe­dia, Jimmy Wales afir­ma que es­te pa­sa por otor­gar pro­ta­go­nis­mo a len­guas mi­no­ri­ta­rias. Ac­tual­men­te la en­ci­clo­pe­dia

on­li­ne de re­fe­ren­cia en to­do el mun­do tie­ne edi­cio­nes en más de 280 idio­mas di­fe­ren­tes con mi­llo­nes de co­la­bo­ra­do­res y mu­chos más usua­rios. Si eres an­glo­par­lan­te o cas­te­lla­no­par­lan­te no vas a te­ner nin­gún pro­ble­ma por­que vas a en­con­trar to­do lo que ne­ce­si­tes sa­ber en tu idio­ma. Pe­ro no ocu­rre lo mis­mo con al­gu­nos idio­mas con po­cos ha­blan­tes de los con­ti­nen­tes asiá­ti­cos y afri­ca­nos. “A ellos, a que ten­gan una ma­yor pre­sen­cia en Wi­ki­pe­dia, va­mos a de­di­car­les mu­chos de nues­tros re­cur­sos”. A Wales le gus­ta­ría que to­dos es­tos idio­mas tu­vie­ran una ac­ti­vi­dad co­mo la de las edi­cio­nes de los paí­ses del nor­te de Eu­ro­pa. “Lin­güís­ti­ca­men­te son co­mu­ni­da­des pe­que­ñas pe­ro su ac­ti­vi­dad en Wi­ki­pe­dia es ca­si tan im­por­tan­te co­mo la de los idio­mas más ha­bla­dos”.

El de­ve­nir de Wi­ki­pe­dia tam­bién pa­sa por la Wi­ki­pe­dia Foun­da­tion, de la que Jimmy Wales es el pre­si­den­te, y el Wi­ki­tri­bu­ne. “Ba­jo la idea de que el co­no­ci­mien­to lle­ga­ra a to­do el mun­do, crea­mos nues­tra fun­da­ción en 2003 co­mo apo­yo y ci­mien­tos de Wi­ki­pe­dia. Hoy en día Wi­ki­pie­dia si­gue sien­do la prin­ci­pal re­fe­ren­cia de la fun­da­ción, pe­ro jun­to a ella han cre­ci­do otros pro­yec­tos co­mo Wi­ki­no­ti­cias, Wik­cio­na­rio, Wi­ki­li­bros, Wi­ki­me­dia Com­mons… Y Wi­ki­tri­bu­ne es mi nue­vo pro­yec­to, una aven­tu­ra to­tal­men­te in­de­pen­dien­te de Wi­ki­pe­dia. La idea es crear una co­mu­ni­dad, tan gran­de, fe­liz y efi­caz co­mo sea po­si­ble, de gen­te que es­té in­tere­sa­da en el pe­rio­dis­mo ri­gu­ro­so y de ca­li­dad. Es­ta­mos en un pro­ce­so muy em­brio­na­rio. De he­cho es­ta­mos en pleno pe­rio­do de mi­cro­fi­na­cia­ción pa­ra po­der lan­zar la ver­sión en es­pa­ñol. Si to­do sa­le co­mo es­tá pre­vis­to, es­pe­ra­mos que la pá­gi­na en cas­te­llano es­té lis­ta pa­ra fi­na­les de es­te año. El pe­rio­dis­mo ha su­fri­do una gran cri­sis eco­nó­mi­ca y de iden­ti­dad en los úl­ti­mos años y me gus­ta­ría ayu­dar a en­con­trar una so­lu­ción al pro­ble­ma”.

HAY QUE TE­NER SIEM­PRE PRE­SEN­TE QUE WI­KI­PE­DIA ES UNA EN­CI­CLO­PE­DIA DON­DE LOS DI­FE­REN­TES AR­TÍCU­LOS SE EDITAN EN CO­MU­NI­DAD

Jimmy Wales, fun­da­dor de Wi­ki­pe­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.