TRIUNFANDO EN LOS CIN­CO CON­TI­NEN­TES

Revista Ekos - - EKOS WELLNES -

Di­ce que por aquel en­ton­ces no se uti­li­za­ba el tér­mino, pe­ro que cuan­do era un ni­ño ya que­ría ser em­pre­sa­rio. Y no so­lo lo ha aca­ba­do sien­do, sino que es el pre­si­den­te de Gru­po Co­sen­tino, em­pre­sa lí­der mun­dial en el sec­tor de la en­ci­me­ra de co­ci­na con un vo­lu­men de ne­go­cio en 2016 de 830 mi­llo­nes de eu­ros. Pa­ra que os ha­gáis una idea de la di­men­sión de la mar­ca, ex­pli­ca­ros que es la úni­ca em­pre­sa es­pa­ño­la que se ha anun­cia­do en una Su­per Bowl. Fue el año 2005 y la es­tre­lla que pro­ta­go­ni­zó el anun­cio fue la dís­co­la pe­ro icó­ni­ca es­tre­lla de la NBA Den­nis Rod­man. “So­mos un gru­po em­pre­sa­rial que da em­pleo a más de 4.000 per­so­nas en más de 30 paí­ses”, apun­ta Fran­cis­co Mar­tí­nez-co­sen­tino. “Ten­go em­plea­dos y co­la­bo­ra­do­res de más de 65 na­cio­na­li­da­des. Te­ne­mos una ac­ti­vi­dad in­dus­trial pró­xi­ma a los cua­ren­ta años de his­to­ria. Ade­más, nues­tro sec­tor se pa­re­ce ca­da vez más a la in­dus­tria de la mo­da: dar ca­da tem­po­ra­da con las co­lec­cio­nes de pro­duc­to más ade­cua­das pa­ra las en­ci­me­ras de co­ci­na y ba­ño, las en­vol­ven­tes de las fa­cha­das o los sue­los más gran­des y exi­gen­tes. So­mos quie­nes lan­za­mos Si­les­to­ne al mun­do, un ejem­plo de mar­ca glo­bal que ha triun­fa­do en los cin­co con­ti­nen­tes”.

TRANS­PA­REN­CIA Y HA­BLAR CLA­RO

Co­sen­tino na­ció en la dé­ca­da de los 40 con la ven­ta de már­mol de Ma­cael. La se­gun­da ge­ne­ra­ción ex­pan­dió el ne­go­cio, lle­gan­do su mo­men­to de eclo­sión en los años 90, cuan­do co­men­zó a fa­bri­car las en­ci­me­ras de aglo­me­ra­do de cuar­zo Si­les­to­ne, in­dis­cu­ti­ble­men­te su pro­duc­to es­tre­lla. Fue Fran­cis­co Mar­tí­nez-co­sen­tino Jus­to quien des­cu­brió la vir­tu­des del aglo­me­ra­do de cuar­zo en un ki­butz en Is­rael du­ran­te un via­je. Sin em­bar­go, ter­cer hi­jo del fun­da­dor del gru­po, Eduardo Co­sen­tino, an­tes de lle­gar a la pre­si­den­cia de la em­pre­sa, de­di­có mu­chos años de su ju­ven­tud a ejer­cer la do­cen­cia en una es­cue­la de Bar­ce­lo­na. Tiem­po des­pués de­jó las au­las y re­gre­só a Al­me­ría pa­ra en­car­gar­se, aho­ra ya de­for­ma de­fi­ni­ti­va, al ne­go­cio fa­mi­liar. “Ser maes­tro de es­cue­la es una gran co­sa”, ex­po­ne re­cor­dan­do sus años co­mo pro­fe­sor. “Es uno de los ofi­cios más bo­ni­tos del mun­do: en­se­ñar, ayu­dar a los de­más a apren­der. A mí esa vo­ca­ción me ha ayu­da­do a lo lar­go de to­da la vi­da pa­ra ex­pli­car qué vi­sión te­nía de las co­sas e in­ten­tar que fue­se al­go com­par­ti­do”.

Su­man­do ya más de tres dé­ca­das al fren­te de las em­pre­sas que han ido con­for­man­do Gru­po Co­sen­tino, du­ran­te to­do es­te tiem­po Fran­cis­co Mar­tí­nez-co­sen­tino Jus­to tam­bién se ha de­di­ca­do a la ac­ti­vi­dad pu­bli­ca, pri­me­ro en la Aso­cia­ción de Em­pre­sa­rios del Már­mol, lue­go co­mo Pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Al­me­ría. “Ser em­pre­sa­rio es mi gran pa­sión, mi sue­ño he­cho reali­dad. Nun­ca se de­ja de ser em­pre­sa­rio. Me gus­ta di­ver­tir­me con lo que ha­go. En la em­pre­sa se su­fre mu­cho, a la par que se dis­fru­ta. Re­cuer­do que Pe­ter Druc­ker de­cía que ‘la in­no­va­ción es la esen­cia de ser em­pre­sa­rio’. No nos gus­ta confirmarnos con lo con­se­gui­do sino que pen­sa­mos que to­do se pue­de ha­cer me­jor. Ese es­pí­ri­tu de su­pera­ción del em­pre­sa­rio que tie­nen los gran­des deportistas, es al­go ex­tra­or­di­na­rio. Por eso, al igual que su­ce­de con el de­por­te, aquí no ca­be ha­cer trampas, pues eso es en­ga­ñar­se a uno mis­mo. La em­pre­sa ne­ce­si­ta de mu­cha trans­pa­ren­cia y ha­blar cla­ro, co­mo di­ría Jack Welch”.

EL AC­TI­VO MÁS IM­POR­TAN­TE

Di­ce que los de­ta­lles los guar­da pa­ra las con­fe­ren­cias que ofre­ce, pe­ro Fran­cis­co Mar­tí­nez-co­sen­tino ad­mi­te que an­tes de que le lle­ga­ra el éxi­to se arrui­nó has­ta en tres oca­sio­nes. “Mis her­ma­nos y yo pa­sa­mos mo­men­tos muy ma­los, pe­ro siem­pre di­mos la ca­ra, siem­pre res­pon­di­mos de nues­tras obli­ga­cio­nes y eso nos ha da­do cre­di­bi­li­dad. Con­fian­za es el ac­ti­vo más im­por­tan­te que pue­de te­ner una per­so­na jun­to con la hon­ra­dez”. El pre­si­den­te de Co­sen­tino ci­ta la en­tra­da en el mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos aho­ra ha­ce 22 años, co­mo uno de los pun­tos de in­fle­xión en su his­to­ria. “De ahí vino el arran­que de la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de Co­sen­tino”. Jun­to al des­em­bar­co en Nor­te­amé­ri­ca tam­bién des­ta­ca la con­so­li­da­ción de la ca­li­dad pro­duc­ti­va de Si­les­to­ne y el ha­ber en­con­tra­do el ni­cho de mer­ca­do ga­na­dor en la en­ci­me­ra de co­ci­na. “Y por su­pues­to el ha­ber de­fen­di­do siem­pre los ac­ti­vos in­tan­gi­bles que su­po­nen la mar­ca y el di­se­ño”.

Dos dé­ca­das des­pués de su lle­ga­da, Nor­te­amé­ri­ca es aho­ra el prin­ci­pal mer­ca­do de Co­sen­tino. “Te­ne­mos una gran ca­pi­la­ri­dad co­mer­cial en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­da, de don­de pro­ce­de ca­si el 55% de las ven­tas de la em­pre­sa”. La Unión Eu­ro­pea es la se­gun­da gran pla­za de la em­pre­sa de Ma­cael, con el Reino Uni­do y

“NO NOS GUS­TA CONFIRMARNOS CON LO CON­SE­GUI­DO SINO QUE PEN­SA­MOS QUE TO­DO SE PUE­DE HA­CER ME­JOR. ESE ES­PÍ­RI­TU DE SU­PERA­CIÓN DEL EM­PRE­SA­RIO QUE TIE­NEN LOS GRAN­DES DEPORTISTAS, ES EX­TRA­OR­DI­NA­RIO. POR ESO, AL IGUAL QUE EN EL DE­POR­TE, AQUÍ NO CA­BE HA­CER TRAMPAS”

Es­pa­ña co­mo los pun­ta­les de es­te mer­ca­do. “Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da, Bra­sil y Su­dá­fri­ca tam­bién son im­por­tan­tes. Afor­tu­na­da­men­te, ven­de­mos en más de 90 paí­ses en los cin­co con­ti­nen­tes”.

Aun así, to­da­vía les res­tan zo­nas en las que asen­tar­se. “To­do apun­ta a que Asia Pa­cí­fi­co va a ser la re­gión del mun­do con más cre­ci­mien­to en las pró­xi­mas dé­ca­das, pe­ro no­so­tros te­ne­mos aún un gran re­co­rri­do por ha­cer en Nor­te­amé­ri­ca y Eu­ro­pa, así co­mo en cual­quier país don­de he­mos es­ta­ble­ci­do una fi­lial. Por es­tu­dios que he­mos rea­li­za­do sa­be­mos que es­tas son las pla­zas que me­jor res­pon­den a nues­tros ob­je­ti­vos”.

FUE­RA COM­PLE­JOS

Pe­se a la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la em­pre­sa y la glo­ba­li­za­ción del mer­ca­do, Co­sen­tino si­gue sien­do una fa­mi­lia to­tal­men­te arrai­ga­da a su tie­rra, con­cen­tran­do la ma­yor par­te de su pro­duc­ción en Al­me­ría. “Y es al­go de lo que no me arre­pien­to”, res­pon­de con sa­tis­fac­ción Fran­cis­co Mar­tí­ne­zCo­sen­tino Jus­to. “No cam­bio por na­da el apos­tar por mi tie­rra, Al­me­ría, y mi gen­te. Con ellos he­mos cre­ci­do y esa es una de las co­sas de las que más or­gu­llo­so me sien­to de mi tra­yec­to­ria em­pre­sa­rial. La Co­mar­ca del Már­mol de Ma­cael tie­ne una tra­di­ción in­dus­trial, un sa­ber ha­cer en la ela­bo­ra­ción de la pie­dra que nos ha ser­vi­do pa­ra con­se­guir la ex­ce­len­cia con nues­tros pro­duc­tos es­tre­lla, el Siels­to­ne y aho­ra el Dek­ton”.

Pa­ra el pre­si­den­te de Co­sen­tino ca­si to­do son ven­ta­jas en la apues­ta por pro­du­cir en Es­pa­ña pa­ra to­do el mun­do. “Nues­tro te­rri­to­rio, la luz, el cli­ma… So­mos uno de los pue­blos más tra­ba­ja­do­res del mun­do. ¡Fue­ra com­ple­jos!”. Si tu­vie­ra que ci­tar al­gún in­co­ve­nien­te de la fi­de­li­dad a su tie­rra, apun­ta­ría he­chos co­mo la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad ener­gé­ti­ca, le­ja­nía de los puer­tos o la len­ti­tud de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas pa­ra to­mar de­ci­sio­nes que in­ci­den en in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas. “Pe­ro a fin de cuen­tas, que no se nos ol­vi­de: ser par­te de la Unión Eu­ro­pea es una ga­ran­tía de es­ta­bi­li­dad, de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y de per­te­nen­cia a un gran mer­ca­do, pro­ba­ble­men­te con el ni­vel de bie­nes­tar so­cial más im­por­tan­te del mun­do, pues aquí se creó el es­ta­do so­cial de bie­nes­tar. El re­to es có­mo man­te­ner­lo en es­te si­glo XXI”.

Fran­cis­co Mar­tí­nez-co­sen­tino Jus­to, pre­si­den­te de Gru­po Co­sen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.