JOHAN­NA LASNER Y SU PA­SIÓN POR LAS AR­TES

A LA CRÍ­TI­CA DE AR­TE LE SATISFACE VER CUAN­DO UNA OBRA SA­LE DEL ESTUDIO PA­RA RE­PO­SAR EN UNA CA­SA U OFI­CI­NA.

Semana (Ecuador) - - Contenido - Ma­ría Jo­se­fa Co­ro­nel ma­ria­jo­se­fa­co­ro­[email protected]­mail.com

JOHAN­NA SE DE­FI­NE como una ar­tis­ta mul­ti­dis­ci­pli­na­ria con én­fa­sis en la prác­ti­ca ar­tís­ti­ca so­cial. Su tra­ba­jo es por y pa­ra el ar­te, los ar­tis­tas y el pú­bli­co. Como cu­ra­do­ra la con­vo­ca la res­pon­sa­bi­li­dad de ser una jus­ta me­dia­do­ra y co­mu­ni­ca­do­ra de al­gu­nas vo­ces: la de los ar­tis­tas, la obra, la co­mu­ni­dad y nues­tro mun­do e in­clu­si­ve de las organizaci­ones. To­do es­te cú­mu­lo de vi­ven­cias tie­ne un ori­gen y nos cuen­ta có­mo em­pe­zó to­do. “Des­de muy pe­que­ña des­cu­brí mi ape­go por el ar­te y nun­ca aban­do­né mi pa­sión por él, muy a pe­sar de los gran­des desafíos y la ca­ren­cia de opor­tu­ni­da­des, so­bre to­do aquel aban­dono crea­ti­vo que ex­pe­ri­men­té cre­cien­do en Gua­ya­quil en un tiem­po de ne­gli­gen­cia ins­ti­tu­cio­nal y en el que tan­to uni­ver­si­da­des como otros cen­tros edu­ca­ti­vos ofre­cían so­lo ca­rre­ras tra­di­cio­na­les”.

¿A qué atri­bu­ye eso que lla­ma ‘ne­gli­gen­cia ins­ti­tu­cio­nal’?

En mi opi­nión el des­cui­do ins­ti­tu­cio­nal, es­pe­cí­fi­ca­men­te ha­cia el sec­tor del ar­te e in­clu­yo la cul­tu­ra, se de­be a re­cor­tes o ajus­tes pre­su­pues­ta­rios, casi nu­los en cier­tos paí­ses. De he­cho, el sec­tor de las ar­tes y la cul­tu­ra no es di­fe­ren­te de otros. Sin em­bar­go, to­dos los de­más sec­to­res la­bo­ra­les e in­dus­tria­les re­ci­ben in­ver­sión eco­nó­mi­ca pú­bli­ca.

¿Por qué des­ta­car el sec­tor de las ar­tes y la cul­tu­ra?

Sim­ple­men­te es un sec­tor par­ti­cu­lar­men­te pro­duc­ti­vo y efi­cien­te que con­tri­bu­ye al pro­gre­so y a la iden­ti­dad de los in­di­vi­duos de ma­ne­ra in­di­vi­dual y co­lec­ti­va. Es una pe­na te­rri­ble co­no­cer que los pro­gra­mas de ar­te en las es­cue­las, por ejem­plo, es­tán cons­tan­te­men­te en pe­li­gro de ser su­pri­mi­dos.

¿Có­mo cam­bia­mos esa si­tua­ción?

Em­pe­ce­mos con un cam­bio de men­ta­li­dad. Las ar­tes y la cul­tu­ra son un sec­tor en cre­ci­mien­to que brin­da un res­pal­do cla­ve a ni­vel in­di­vi­dual y co­mu­ni­ta­rio den­tro de otros ám­bi­tos e in­dus­trias. Es pro­ba­do que las ar­tes con­tri­bu­yen con in­no­va­ción y crea­ti­vi­dad en mu­chos sec­to­res. Pa­ra com­pe­tir en una eco­no­mía glo­bal de-

be­mos ase­gu­rar­nos de no per­der esa in­ver­sión hu­ma­na. Re­cuer­do que me ins­cri­bí en un cur­so pri­va­do de es­cul­tu­ra, pe­ro lo can­ce­la­ron por­que yo era la úni­ca par­ti­ci­pan­te. Me sen­tí de­silu­sio­na­da y sor­pren­di­da... Lue­go, cier­to sen­ti­mien­to de aban­dono me inun­dó cuan­do em­pe­cé a bus­car cla­ses de acua­re­la y ape­nas con­se­guí con­ven­cer a un ar­tis­ta que te­nía un ne­go­cio de en­mar­ca­do de cua­dros.

¿Aban­dono?

Adi­cio­nal­men­te, lle­va­ba una con­tien­da con mis pa­dres y con una sociedad que veía el ser ar­tis­ta como una pro­fe­sión pa­ra per­so­na­li­da­des pe­re­zo­sas y bohe­mias. El ar­te en­ton­ces se ob­ser­va­ba como una dis­ci­pli­na se­gre­ga­da de la ciencia, el co­no­ci­mien­to y la tec­no­lo­gía. En me­dio de esa lu­cha in­ter­na y externa, me de­cía: “Me­jor se­rá es­tu­diar le­yes como mi pa­dre, o es­tu­diar in­ge­nie­ría pa­ra pro­bar que sí soy in­te­li­gen­te” y así lo hi­ce por al­gu­nos se­mes­tres.

Y des­pués de esa ru­ta ini­cial que vi­vió, ¿có­mo de­fi­ni­ría a una persona in­te­li­gen­te?

Son mu­chas las teo­rías y sin du­da sien­to ali­vio cuan­do pien­so en la con­tri­bu­ción de Gard­ner y su Teo­ría de las In­te­li­gen­cias Múl­ti­ples. Con él en­ten­di­mos que la in­te­li­gen­cia aca­dé­mi­ca no es la úni­ca. Sin em­bar­go, me in­clino mu­cho más ha­cia Eins­tein: “El ver­da­de­ro signo de la in­te­li­gen­cia no es el co­no­ci­mien­to sino la ima­gi­na­ción”. Una persona in­te­li­gen­te es quien des­cu­bre có­mo es­ti­mu­lar y usar su ima­gi­na­ción como re­cur­so pa­ra atraer so­lu­cio­nes.

Su for­ma­ción ar­tís­ti­ca em­pe­zó…

No fue sino has­ta cuan­do me mu­dé a Inglaterra cuan­do em­pe­cé a pin­tar y di­bu­jar nue­va­men­te. Aquí me en­con­tré con ex­cep­cio­na­les maes­tros y des­cu­brí una ex­pe­rien­cia más abier­ta, no­ve­do­sa y glo­bal del ar­te. Gran par­te de mi ins­truc­ción ar­tís­ti­ca es au­to­di­dac­ta con for­ma­ción formal en fo­to­gra­fía. Pa­ra mí tam­bién ha si­do im­por­tan­te in­cor­po­rar la no­ción con­cep­tual, pe­ro so­bre to­do el de­seo vi­go­ro­so de ser­vir a ar­tis­tas y al pú­bli­co.

El año pa­sa­do me gra­dué de cu­ra­do­ra y crí­ti­ca del ar­te. Me des­cri­bo como una cu­ra­do­ra y ar­tis­ta mul­ti­dis­ci­pli­na­ria con én­fa­sis en lo que en el mun­do del ar­te se co­no­ce como ar­tis­ta de prác­ti­ca so­cial.

¿Y qué es un ar­tis­ta de prác­ti­ca so­cial?

Es de­cir, en lu­gar de crear ob­je­tos tan­gi­bles como una es­cul­tu­ra, un ví­deo, una ins­ta­la­ción, una pin­tu­ra, etc., ge­ne­ro in­ter­ac­ción so­cial y co­mu­ni­ta­ria como obra de ar­te. Se tra­ta de un pro­ce­der pa­ra pro­du­cir ar­te usan­do la par­ti­ci­pa­ción co­mu­ni­ta­ria, las re­la­cio­nes re­cí­pro­cas y las co­la­bo­ra­cio­nes en aras de pro­mo­ver el diá­lo­go so­cio­eco­nó­mi­co y cul­tu­ral e in­ves­ti­gar los pro­ble­mas apre­mian­tes de nues­tro tiem­po fue­ra de es­pa­cios tra­di­cio­na­les como la ga­le­ría o el museo.

Una vez que se iden­ti­fi­can esos pro­ble­mas, ¿se no­ta al­gún cam­bio? ¿Qué su­ce­de en la co­mu­ni­dad des­pués de ge­ne­rar­se es­tos es­pa­cios?

Sí se no­tan cam­bios. Al­gu­nas ve­ces es­tos cam­bios son tan­gi­bles y me­di­bles des­de nues­tras en­cues­tas, o sim­ple­men­te al­guien se acer­ca y me di­ce “gra­cias por ha­cer lo que ha­ces”. Lo que su­ce­de des­pués de dar­se es­tos es­pa­cios/diá­lo­gos es una co­ne­xión ini­cial o nue­vas amis­ta­des en­tre ar­tis­tas, ar­te y miem­bros de la co­mu­ni­dad, que lue­go se trans­for­man en un pro­ce­so co­la­bo­ra­ti­vo que re­sul­ta al fi­nal una ex­pe­rien­cia co­lec­ti­va y de ex­pre­sión pú­bli­ca.

La ex­pre­sión, la esen­cia del ar­te...

Sí. El re­sul­ta­do es la opor­tu­ni­dad pa­ra que las co­mu­ni­da­des se ex­pre­sen, in­clui­das las mi­no­rías. Per­mi­te a los ar­tis­tas par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des crea­ti­vas con las co­mu­ni­da­des y vi­ce­ver­sa. Es de­cir, la au­dien­cia es a su vez re­cí­pro­ca con es­tos be­ne­fi­cios. Es­tas ac­ti­vi­da­des a ma­yor es­ca­la for­ta­le­cen el sen­ti­do de per­te­nen­cia de los in­di­vi­duos y son una fuente de or­gu­llo pa­ra los re­si­den­tes (par­ti­ci­pan­tes y no par­ti­ci­pan­tes).

¿Es­to arro­ja ré­di­tos eco­nó­mi­cos?

El im­pac­to eco­nó­mi­co es qui­zás el be­ne­fi­cio más am­plia­men­te re­co­no­ci­ble. A través de mi tra­ba­jo, Ca­sey Droe­ge Cul­tu­ral Pro­duc­tions (CDCP), crea­mos pro­gra­mas que pa­gan y re­co­no­cen a los ar­tis­tas y con­tri­bu­yen con ini­cia­ti­vas de mar­ke­ting que los pro­mue­ven, al igual que a las ins­ti­tu­cio­nes y otros co­la­bo­ra­do­res par­ti­ci­pan­tes.

Mi prác­ti­ca tam­bién se preo­cu­pa de im­pul­sar pro­yec­tos ar­tís­ti­cos re­le­van­tes pa­ra el co­no­ci­mien­to y el ac­ce­so le­gí­ti­mo al mun­do del ar­te en ge­ne­ral, es­pe­cial­men­te del ar­te con­tem­po­rá­neo, a través de una jus­ta me­dia­ción en­tre to­dos sus au­to­res, el pú­bli­co, los ar­tis­tas, las ins­ti­tu­cio­nes y la obra. Más allá, me ur­ge pres­tar aten­ción a las mi­no­rías por­que el ar­te des­de su cua­li­dad de ex­pre­sión ili­mi­ta­da y no con­ven­cio­nal, tie­ne la ca­pa­ci­dad de otor­gar voz y de co­nec­tar­nos sa­lu­da­ble­men­te con nues­tras emo­cio­nes y sis­te­ma in­te­lec­tual, sus­ci­tan­do en ello opor­tu­ni­da­des crea­ti­vas, in­no­va­do­ras, tras­cen­den­ta­les y prós­pe­ras pa­ra los se­res humanos.

¿Im­pul­sar? ¿Có­mo?

Mi tra­ba­jo in­vo­lu­cra seis pro­gra­mas ba­sa­dos en ar­te y co­mu­ni­dad, to­dos di­fe­ren­tes. Ca­da pro­gra­ma in­ten­ta pro­por­cio­nar una ex­pe­rien­cia úni­ca de ar­te ase­qui­ble y de calidad, y con un com­pro­mi­so so­cial, más di­ver­so y vul­ne­ra­ble. El im­pul­so ocu­rre con ac­cio­nes prác­ti­cas como el au­men­to del al­can­ce de las re­des so­cia­les in­di­vi­dua­les por las cua­les ar­tis­tas y organizaci­ones in­vo­lu­cra­das me­jo­ran sus ca­pa­ci­da­des; o es­ti­pen­dios di­ri­gi­dos ha­cia el cre­ci­mien­to de una eco­no­mía de las ar­tes; asi­mis­mo tra­duc­cio­nes al es­pa­ñol pa­ra la co­mu­ni­dad la­ti­na; charlas, tours y ta­lle­res edu­ca­ti­vos gra­tui­tos a es­tu­dian­tes; ex­po­si­cio­nes di­ri­gi­das a pro­mo­ver a los ar­tis­tas y cu­ra­do­res emer­gen­tes o no co­no­ci­dos...

De to­do lo que ha­ce, ¿qué le gus­ta más?

Tres co­sas: la in­ter­ac­ción con el pú­bli­co; la sa­tis­fac­ción de ver una obra de ar­te sa­lir de la re­clu­sión del estudio ar­tís­ti­co a la luz de una ofi­ci­na, ca­sa, ne­go­cio, etc. y con ello po­ner al­go de di­ne­ro en el bol­si­llo del ar­tis­ta; y por úl­ti­mo, ser tes­ti­go del im­pac­to po­si­ti­vo y trans­for­ma­dor que tie­ne el ar­te en la vi­da de una persona.

FOTOS | NATHAN J. SHAULIS

MÁS FOTOS en nues­tra app GRA­NA­SA. Bús­ca­nos en App Sto­re y Goo­gle Play.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.