John Tra­vol­ta

Es un ca­po de la ma­fia en ‘Got­ti’

Semana (Ecuador) - - Ci­ne - Fa­bián Wan­tail se­ma­[email protected]­na­sa.com.ec

UN MA­FIO­SO CRIA­DO EN LAS CA­LLES DE NUE­VA YORK, que gra­cias a su as­tu­cia y des­pia­da­da de­ter­mi­na­ción se pro­cla­ma el lí­der de los ‘Gam­bi­nos’.

TRAS CA­SI 25 AÑOS de la en­tre­ga de la Pal­ma de Oro a la pe­lí­cu­la ‘Pulp Fic­tion’, John Tra­vol­ta vol­vió al Fes­ti­val de Can­nes pa­ra es­tre­nar la nue­va cin­ta so­bre el ver­da­de­ro ma­fio­so John ‘Got­ti’ (en la fo­to del círcu­lo), al mis­mo tiem­po que re­ci­bía el Pre­mio Ícono del Ci­ne (con sa­lu­dos es­pe­cial­men­te gra­ba­dos por Bar­bra Strei­sand, Tony Ben­nett y Oprah Win­frey), unos días des­pués de ha­ber­se pre­sen­ta­do en la pla­ya del mis­mo fes­ti­val ce­le­bran­do el 40º aniver­sa­rio de ‘Grea­se’ con la pro­yec­ción gra­tui­ta de la pe­lí­cu­la. Lo en­tre­vis­ta­mos en ex­clu­si­va en el mis­mo Ho­tel Carl­ton don­de Gra­ce Kelly co­no­ció al prín­ci­pe Rai­nie­ro de Mó­na­co.

¿Qué se sien­te ver que un fil­me su­yo co­mo ‘Grea­se’ se si­gue vien­do co­mo ayer, 40 años des­pués?

Sig­ni­fi­ca que hay una pro­duc­ción de ci­ne que desafía al tiem­po y el pú­bli­co la si­gue que­rien­do co­mo el pri­mer día. Es al­go que me da mu­cho orgullo. Es co­mo si no hu­bie­ra en­ve­je­ci­do nun­ca. No creo que ha­ya otra pe­lí­cu­la más allá de ‘Pulp Fic­tion’ que cuen­te con ese fac­tor in­fi­ni­to de apre­cio en el ci­ne.

¿Es pu­ra coin­ci­den­cia que tan­tas de sus pe­lí­cu­las sean hoy en día clá­si­cos del ci­ne?

No es al­go que bus­qué a pro­pó­si­to, pe­ro es un orgullo que sea así. Tam­bién tu­ve cier­tos tra­ba­jos con los que a ve­ces sen­tí que no se vie­ron lo su­fi­cien­te, co­mo ‘A Lo­ve Song For Bobby Long’.

Pe­ro en Can­nes le en­tre­ga­ron el Pre­mio del Ícono del Ci­ne que nun­ca an­tes se en­tre­gó a na­die. ¿Se ve us­ted co­mo un ícono o una vi­va le­yen­da del ci­ne?

Cuan­do ha­bla­mos de íco­nos nos re­fe­ri­mos a gen­te co­mo Ma­rilyn Mon­roe, Ja­mes Dean y Eli­za­beth Tay­lor, pe­ro yo to­da­vía es­toy en es­te mun­do. Y en ese sen­ti­do re­sul­ta muy ex­tra­ño sen­tir­se un ícono. Pe­ro yo tam­bién en­tien­do cuan­do la gen­te se di­vier­te con la po­se de ‘Fie­bre de sá­ba­do por la no­che’ o mue­ven los de­dos co­mo en ‘Pulp Fic­tion’ o se vis­ten co­mo en ‘Grea­se’, por­que es al­go fa­mi­liar pa­ra la gen­te. Por ese la­do sí se sien­te lo de ícono.

Es­tu­vo no­mi­na­do dos ve­ces al Ós­car, pe­ro nun­ca ga­nó. ¿Lle­ga­rá esa opor­tu­ni­dad con el rol del ma­fio­so ‘Got­ti’?

Yo me con­for­mo con que es­ta pe­lí­cu­la lle­gó al Fes­ti­val de Can­nes, por­que nos to­mó sie­te años lle­var­la al ci­ne y lu­cha­mos bas­tan­te en con­se­guir la dis­tri­bu­ción. Pa­se lo que pa­se des­pués, se­rá la ce­re­za del pos­tre.

¿Qué sig­ni­fi­ca­ría ga­nar un Ós­car?

No pre­ten­do ser mo­des­to ni hu­mil­de, pe­ro cual­quier re­co­no­ci­mien­to, ya sea una no­mi­na­ción al Ós­car o un Glo­bo de Oro, lo apre­cio. Pe­ro no es al­go que bus­co. Yo me preo­cu­po por ha­cer un buen tra­ba­jo y si al­guien lo re­co­no­ce o no, es al­go que es­tá fue­ra de mí con­trol.

Lo cu­rio­so es que la nue­va cin­ta so­bre el ma­fio­so John Got­ti ten­ga un pre­su­pues­to to­tal de $ 10 mi­llo­nes. In­clu­so John apa­re­ce con su es­po­sa Kelly Pres­ton.

¿Qué es lo que le gus­tó de una pe­lí­cu­la con una his­to­ria real co­mo ‘Got­ti’?

Su­pon­go por­que es la pri­me­ra vez que so­mos real­men­te ho­nes­tos so­bre la fra­gi­li­dad del mun­do cri­mi­nal. Ve­mos a un hom­bre que se muere de cán­cer y se es­tá ca­yen­do a pe­da­zos, pe­ro si­gue fiel a su có­di­go mo­ral y tra­ta de con­ven­cer a su hi­jo de man­te­ner­se den­tro del mis­mo sis­te­ma. Al mis­mo tiem­po mos­tra­mos la ley (RI­CO) que des­tru­yó la Co­sa Nos­tra...

¿Qué tan cer­ca lle­gó a es­tar en la vi­da real con los ver­da­de­ros miem­bros de la ma­fia?

Tu­vi­mos a la ver­da­de­ra fa­mi­lia Got­ti de­trás de la his­to­ria y fue lo más va­lien­te que pu­die­ron ha­ber he­cho al de­cir: “Nos po­de­mos ver así, pe­ro es­ta es la ver­dad en nues­tra fa­mi­lia y lo que vi­vi­mos real­men­te”. Es la his­to­ria del hi­jo de John Got­ti. Me per­mi­tió en­tre­vis­tar­lo con sus ami­gos y su fa­mi­lia, ex­pe­ri­men­tan­do los ne­go­cios que ha­cían. Me co­deé con to­dos ellos y así pu­de desa­rro­llar me­jor al per­so­na­je.

¿El acoso se­xual de Holly­wood so­lo tu­vo que ver con las mu­je­res? ¿Y los hom­bres? ¿En su ca­so nun­ca su­frió nin­gún acoso se­xual?

Su­pon­go que es al­go que pue­de su­ce­der, pe­ro to­do de­pen­de de la de­fi­ni­ción del acoso. Si al­guien te di­ce que eres her­mo­so o bien pa­re­ci­do, ¿có­mo lo to­mas? A mí me gus­ta cuan­do el hom­bre y la mu­jer se apre­cian en­tre ellos. No quie­ro qui­tar­le a na­die la ha­bi­li­dad de ad­mi­rar­se... Me pa­re­ce que hoy es­tán to­dos con mie­do a ni­vel per­so­nal en los ne­go­cios. Van a te­ner que ce­rrar los ba­res de sol­te­ros, por­que hay mu­cho mie­do de in­ter­ac­ción. Si di­go al­go in­co­rrec­to me van a ata­car o pue­den de­man­dar­me. A lo me­jor al­gún día se re­pa­re to­do...

¿Se sin­tió más có­mo­do al fil­mar una mis­ma pe­lí­cu­la jun­to a su es­po­sa, Kelly Pres­ton? ¿De qué ha­bla­ban cuan­do vol­vían a ca­sa del tra­ba­jo?

Ha­bla­mos de con­cep­ción y es­ce­nas dra­má­ti­cas, plan­teos di­fe­ren­tes. “¿Qué pa­sa si in­ten­ta­mos es­to?”, o “me pa­re­ce que si ca­mino de es­ta for­ma se ve­ría me­jor”. To­do el tiem­po nos pa­sa­mos plan­tean­do ideas en ca­sa.

¿Y qué tan di­fí­cil fue fil­mar la es­ce­na en la que muere el hi­jo de Got­ti, cuan­do us­ted vi­vió una si­tua­ción si­mi­lar con su hi­jo Jett? ¿Ha­bló del te­ma con su es­po­sa?

Yo tra­té siem­pre de no cru­zar las emo­cio­nes co­la­te­ra­les. La pérdida de mi hi­jo es muy per­so­nal pa­ra mí. Y la pérdida del hi­jo pa­ra Got­ti, lo fue tam­bién pa­ra él. Por eso tra­té de ver­lo co­mo él. Un hom­bre co­mo yo pue­de llo­rar con un ami­go y en pri­va­do.

¿Se ani­ma a pre­de­cir que ‘Got­ti’ se­rá un ícono del ci­ne co­mo re­sul­ta­ron ser­lo ‘Fie­bre de sá­ba­do por la no­che’ o ‘Grea­se’ y ‘Pulp Fic­tion’?

¡Cla­ro! Me en­can­ta por­que es unir en un mis­mo pla­to a dos íco­nos co­mo Got­ti y Tra­vol­ta (ri­sas). La mez­cla es bas­tan­te bue­na.

“Cuan­do ha­bla­mos de íco­nos nos re­fe­ri­mos a gen­te co­mo Ma­rilyn Mon­roe, Ja­mes Dean y Eli­za­beth Tay­lor, pe­ro yo to­da­vía es­toy en es­te mun­do...”.

El ac­tor de 64 años y su cón­yu­ge, Kelly Pres­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.