SÍN­DRO­ME FRAUDE, DEL

más co­mún de lo que se cree

Semana (Ecuador) - - Portada - Re­dac­ción Se­ma­na se­ma­[email protected]­na­sa.com.ec

“Mu­chas ve­ces lo que ob­ten­go de la vi­da se me ha­ce de­ma­sia­do. Creo que no me lo me­rez­co por­que es mi obli­ga­ción ca­da día sa­lir a ha­cer co­sas bue­nas, o ser in­te­li­gen­te y ser ca­paz de...” An­na­bell Mi­te, es­tu­dian­te de Con­ta­du­ría “Es­cri­bí el guión de un lar­go­me­tra­je pa­ra con­cur­sar en Iber­me­dia y ga­nó el pre­mio a la pro­duc­ción. Sen­tí que to­dos eran es­tú­pi­dos por ha­ber pre­mia­do eso. La sen­sa­ción me du­ró años...”. Ken­neth Ca­rre­ra, fo­tó­gra­fo

Sie­te de CA­DA DIEZ PER­SO­NAS han sen­ti­do que sus lo­gros res­pon­den a cual­quier or­den, me­nos al es­fuer­zo y ha­bi­li­da­des pro­pias.

¿Quién te dio per­mi­so pa­ra ha­cer­lo? Aca­so tie­nes un tí­tu­lo que ava­le tu epí­te­to de ar­tis­ta. ¿Sí? Pe­ro ¿y el ta­len­to? ¿Lo tie­nes? Qui­zá us­ted no sea un ar­tis­ta, pe­ro el ejem­plo ha pun­za­do su pe­cho por­que en va­rias oca­sio­nes, cuan­do ha pro­ba­do co­sas nue­vas o ha he­cho al­go den­tro de su zo­na de con­fort, ha ter­mi­na­do cues­tio­nán­do­se: ¿soy un fraude?

El pri­mer pa­so pa­ra li­diar con ese mie­do es sa­ber có­mo lla­mar­lo. Dos psi­có­lo­gas es­ta­dou­ni­den­ses, Pau­li­ne Clan­ce y Su­zan­ne Imes, le die­ron nom­bre en un en­sa­yo pu­bli­ca­do en 1978: el sín­dro­me del im­pos­tor, una con­di­ción que con­sis­te en des­me­re­cer el pro­pio éxi­to, atri­bu­yén­do­lo tan so­lo a un gol­pe de suer­te.La per­so­na se sien­te fra­ca­sa­da y vi­ve con un te­mor cons­tan­te a ser ‘des­cu­bier­ta’.

Ro­cío Ál­va­rez, mé­di­ca psi­quia­tra del gru­po hos­pi­ta­la­rio Ken­nedy Sam­bo­ron­dón, afir­ma que “es­te sín­dro­me se da en am­bos se­xos, pe­ro es­pe­cial­men­te en mu­je­res cria­das sin re­co­no­ci­mien­to, con re­glas y es­tán­da­res muy al­tos y fal­sos va­lo­res de hu­mil­dad”.

Ha­blar de los lo­gros in­di­vi­dua­les, pro­si­gue, in­cre­men­ta el fun­cio­na­mien­to de las per­so­nas por­que “con lo po­si­ti­vo uno cons­tru­ye y con lo ne­ga­ti­vo se me­jo­ra, pe­ro es­tas per­so­nas se en­fo­can so­lo en lo ne­ga­ti­vo por de­pre­sión, cos­tum­bre o can­san­cio”.

Un ejem­plo cer­te­ro es Ma­ya An­ge­lou, poe­ta y com­po­si­to­ra nor­te­ame­ri­ca­na ga­na­do­ra de tres pre­mios Grammy, no­mi­na­da a un pre­mio Pu­llit­zer y a un Tony. An­ge­lou com­par­tió, pe­se a sus lo­gros: “He es­cri­to 11 li­bros y al ini­ciar, ca­da vez, pien­so: ‘van a des­cu­brir­lo aho­ra, me he bur­la­do de to­dos y me van a des­cu­brir’”.

Va­le­rie Young, mé­di­ca es­pe­cia­lis­ta en el sín­dro­me y au­to­ra del li­bro ‘Pen­sa­mien­tos se­cre­tos de una mu­jer exi­to­sa’, afir­ma que sie­te de ca­da diez per­so­nas han sen­ti­do sus es­tra­gos al me­nos una vez en la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.