ME­LIS­SA Y NI­CO­LE NEBOT,

Em­pre­sa­rias ta­len­to­sas y des­com­pli­ca­das

Semana (Ecuador) - - Portada - Ma­ría Jo­se­fa Coronel se­ma­[email protected]­na­sa.com.ec

NIN­GU­NA DE LAS DOS

asu­me que es la ma­yor y que tie­ne que co­rre­gir a la otra. Son las me­lli­zas Ni­co­le y Me­lis­sa Nebot, quie­nes re­co­no­cen que de to­da sus bendiciones cuen­tan con el plus de ins­pi­rar­se mu­tua­men­te por la con­fian­za y cla­ri­dad con la que se co­mu­ni­can. Her­ma­nas y so­cias, charlan con no­so­tros so­bre la ex­pe­rien­cia de ser unas em­pre­sa­rias in­no­va­do­ras.

Una de sus em­pre­sas es la Re­vis­ta Awa­ke, que ha­ce po­co ce­le­bró su cuar­to aniver­sa­rio. Us­te­des se pre­sen­tan co­mo unas mu­je­res cues­tio­na­do­ras e in­con­for­mes. ¿An­te quién y por qué?

M: An­te la for­ma en que la so­cie­dad si­gue per­ci­bien­do el rol de la mu­jer.

¿Awa­ke na­ció co­mo una re­vis­ta fe­mi­nis­ta?

M: Creo que nos fui­mos ha­cien­do fe­mi­nis­tas. Crea­mos Awa­ke pensando que no ha­bía ra­zón por la cual las re­vis­tas de mu­je­res so­lo te­nían que ha­blar de die­tas o de mo­da, cuan­do exis­ten otros te­mas más com­ple­jos e in­tere­san­tes.

“Apos­ta­mos por una edu­ca­ción tec­no­ló­gi­ca”

Lo que im­por­ta es la ca­li­dad de vi­da que le pue­des ofre­cer a la per­so­na que tra­ba­ja con­ti­go”.

N: Con­ta­mos con un al­to por­cen­ta­je de hom­bres que si­guen nues­tra re­vis­ta. No tra­ta­mos los te­mas pensando que son so­lo pa­ra ellos o ellas, sino en el ser hu­mano.

¿Con qué es­tán in­con­for­mes?

N: Con el es­ti­lo de me­dios que ve­mos ac­tual­men­te. No es­ta­mos de acuer­do con que se man­ten­ga una ra­di­cal se­pa­ra­ción de te­mas de­pen­dien­do de si eres hom­bre o mu­jer.

M: De­cir que so­mos in­con­for­mes sig­ni­fi­ca que cree­mos que no to­do es­tá he­cho, que hay mu­cho por ha­cer in­de­pen­dien­te­men­te de lo que la so­cie­dad crea.

Mu­cho por ha­cer pa­ra con­se­guir un mun­do di­fe­ren­te…

M: Un mun­do más jus­to, más equi­ta­ti­vo, en el que las mu­je­res pue­dan desen­vol­ver­se en va­rias fa­ce­tas, más allá del rol de ser ma­dres, que de­ban ca­sar­se a cier­ta edad o es­tu­diar de­ter­mi­na­das ca­rre­ras.

N: No­so­tras cree­mos que so­mos li­bres y por eso nos de­cla­ra­mos in­con­for­mes y lo de­ci­mos de una for­ma muy divertida. Tan li­bres que no apun­ta­mos a dar con­se­jos en la re­vis­ta.

N: Sí, nos can­sa un po­co que te pa­ren en un al­tar y te di­gan qué hay que ha­cer…

Pe­ro us­ted, Ni­co­le, aca­ba de pa­rar­se an­te un al­tar (se ríen y se mi­ran... y con ale­gría res­pon­den)...

N: Me pa­ré fren­te al al­tar a mi ma­ne­ra, en la for­ma que ten­go de creer en Dios y ha­cer de es­te even­to un mo­men­to es­pe­cial que reúna a mis pa­dres y mi fa­mi­lia. Nos ca­só un cu­ra ami­go de la ni­ñez. La bo­da fue al ai­re li­bre, sin flo­res ni ve­lo. En nin­gún mo­men­to mis pa­dres me cues­tio­na­ron lo que qui­se, res­pe­ta­ron mis pa­rá­me­tros… ¡Es in­creí­ble que nos ha­yan cria­do así!

M: Cuan­do pen­sa­mos en la pa­la­bra ‘Awa­ke’, que sig­ni­fi­ca des­per­tar, pen­sa­mos en un des­per­tar de con­cien­cia, ale­ja­das de la tí­pi­ca re­vis­ta que te da con­se­jos es­pi­ri­tua­les y fi­lo­só­fi­cos; pe­ro que sí abor­de te­mas pro­fun­dos, pre­sen­tán­do­los con ale­gría.

N: Creí­mos que ne­ce­si­tá­ba­mos una pau­sa, dar­nos cuen­ta exac­ta­men­te de que es­te mun­do nos obli­ga a se­guir un pa­trón... Nues­tras so­cias son com­pa­ñe- ras des­de el kín­der, pe­ro sien­ten exac­ta­men­te igual que no­so­tras.

M: To­das no­so­tras com­par­ti­mos una fe cie­ga en la hu­ma­ni­dad.

En­tre sus em­pre­sas tie­nen una de mar­ke­ting.

N: La voz de tu mar­ca en el mun­do di­gi­tal es lo que sig­ni­fi­ca el nom­bre y la ra­zón de crear­la. Nos mo­ti­vó la pa­sión que sen­ti­mos por el mar­ke­ting, en el que nos he­mos es­pe­cia­li­za­do, a ex­cep­ción del mar­ke­ting po­lí­ti­co por­que no nos atrae mu­cho. La otra pa­sión que nos mue­ve es ayu­dar a la ma­yor can­ti­dad de mu­je­res a ser in­de­pen­dien­tes.

Si años atrás fun­dar una em­pre­sa te­nía co­mo ob­je­ti­vo mul­ti­pli­car ca­pi­tal, dar es­ta­bi­li­dad la­bo­ral y ca­pa­ci­ta­ción, ¿qué se per­si­gue en las em­pre­sas mi­llen­nials?

N: Por mi ex­pe­rien­cia y al es­tar ro­dea­da de tan­tos em­pren­de­do­res pue­do de­cir que la vi­sión de las per­so­nas de nues­tra ge­ne­ra­ción es que les en­tu­sias­ma sa­ber que es­tán tra­ba­jan­do en al­go que les gus­ta. An­tes era nor­mal que una per­so­na ten­ga 30 años en la em­pre­sa. Hoy to­do es un po­co más a lo nó­ma­da.

M: Se di­ce tam­bién que los mi­llen­nials tie­nen que cam­biar por lo me­nos 11 ve­ces de tra­ba­jo en su vi­da. Hoy, a di­fe­ren­cia de años atrás, más que la re­mu­ne­ra­ción buscan el re­co­no­ci­mien­to. El am­bien­te la­bo­ral es per­ci­bi­do co­mo un es­pa­cio en el que creas, no pa­ra obe­de­cer, sino pa­ra ser par­te de esa em­pre­sa co­mo si fue­ra tu­ya. Otro te­ma va­lio­so es el tiem­po. Que­dó atrás esa es­truc­tu­ra de las ocho ho­ras que de­bes mar­car. La gen­te quie­re pa­sar más tiem­po con su fa­mi­lia.

Ni la tec­no­lo­gía des­hu­ma­ni­za­rá a la gen­te ni fal­ta­rá em­pleo, pe­ro di­cen que la di­ná­mi­ca la­bo­ral es otra, así co­mo la fi­gu­ra de ser je­fe.

N: Me gus­ta tra­ba­jar con mi equi­po y siem­pre quie­ro con­ta­giar­les mi en­tu­sias­mo. No soy la je­fa man­do­na. Cuan­do via­jo o me ca­pa­ci­to en al­gún te­ma, en­se­gui­da com­par­to lo apren­di­do con ellos pa­ra cre­cer jun­tos y de­seo que ha­gan lo mis­mo. Pue­do de­cir que en nues­tras em­pre­sas so­mos ob­se­si­vas con la edu­ca­ción tec­no­ló­gi­ca.

M: Soy muy ami­gue­ra, pe­ro con los años apren­des que la fir­me­za no es­tro­pea esa con­fian­za de ami­gos, sino que for­ta­le­ce al equi­po. Lo me­jor de un je­fe es sa­ber es­cu­char, que ha­ya ‘feed­back’ (re­tro­ali­men­ta­ción). No me can­so de pe­dir­lo y es­pe­ro lo mis­mo.

Les agra­dez­co a las her­ma­nas Nebot por ha­cer de es­te diá­lo­go un ra­to no so­lo in­tere­san­te sino muy ameno. Gra­cias por su ca­li­dez y con­ta­gian­te ale­gría.

MÁS FO­TOS en nues­tra app GRA­NA­SA. Bús­ca­nos en App Sto­re y Goo­gle Play.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.