Construir El Salvador - - Ilu­mi­na­ción -

Cer­ti­fi­ca­cio­nes de ca­li­dad

A cri­te­rio del Arq. Omar errano de la Aso­cia­ción ua­te­mal­te­ca de lu­mi­na­ción A , uno de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les que in­flu­ye en que una luminaria pro­vo­que da­ños en la sa­lud de las per­so­nas es la ba­ja ca­li­dad del pro­duc­to con que se fa­bri­có. “Es­tán ela­bo­ra­das a ba­se de quí­mi­cos que reac­cio­nan a la elec­tri­ci­dad y que la­men­ta­ble­men­te no pue­den es­tar 100% rec­ti­fi­ca­dos por ma­las prác­ti­cas de fa­bri­ca­ción , afir­mó.

An­te es­to, se de­be ve­ri­fi­car -pre­vio a la uti­li­za­ción de los bom­bi­llos que cuen­ten con los res­pec­ti­vos cer­ti­fi­ca­dos que ga­ran­ti­zan es­tán­da­res de ca­li­dad in­ter­na­cio­na­les, aun­que re­pre­sen­te un cos­to ma­yor.

ada to­na­li­dad de luz se mi­de en fre­cuen­cias de lon­gi­tu­des de on­das y si son fa­bri­ca­das con ma­te­ria­les de ma­la ca­li­dad, las fre­cuen­cias va­rían y no son las co­rrec­tas, al­go que el cuer­po hu­mano per­ci­be, pro­vo­can­do prin­ci­pal­men­te efec­tos psi­co­ló­gi­cos.

En es­te sen­ti­do, exis­te una cla­si­fi­ca­ción de la ilu­mi­na­ción acep­ta­da in­ter­na­cio­nal­men­te y en don­de se es­ta­ble­cen gru­pos de ries­go, que va des­de ru­po 0, en don­de no e is­te ning n ni­vel de ries­go, as­ta ru­po 3 en don­de el ries­go es al­to, seg n la fre­cuen­cia.

os pro­duc­tos e tre­ma­da­men­te fríos (luz muy blan­ca de­ben ser evi­ta­dos en cual­quier am­bien­te, seg n re­co­men­da­ción de los ex­per­tos.

n on­du­ras, ar­los na­mo­ra­do de umiArt, co­men­tó que e is­ten nor­ma­ti­vas y re­gu­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les A O que se de­ben apli­car a la ins­ta­la­ción de tec­no­lo­gía , to­man­do en cuen­ta los re­que­ri­mien­tos de ilu­mi­na­ción de ca­da es­pa­cio pa­ra que cuen­te con la can­ti­dad, dis­tri­bu­ción y co­lor de luminaria ade­cua­da pa­ra ca­da ac­ti­vi­dad.

Co­lo­res y fre­cuen­cias en ilu­mi­na­ción

El desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía pa­ra ilu­mi­na­ción de am­bien­tes ha per­mi­ti­do que se im­ple­men­ten sis­te­mas ive Smart, por me­dio de los cua­les en un mis­mo dis­po­si­ti­vo (bom­bi­llo , se pue­den te­ner va­rias fre­cuen­cias de ilu­mi­na­ción.

l ge­ren­te ge­ne­ral de ecno ite os­ta ica, Al­ber­to ar­va­jal, ex­pli­có que en la ac­tua­li­dad se pue­den en­con­trar en el mer­ca­do dis­po­si­ti­vos que per­mi­ten tem­pe­ra­tu­ras de luz des­de los 3.000 has­ta los 6.500 lo cual per­mi­te va­riar el co­lor de la luminaria seg n la ho­ra del día pa­ra simular una fuen­te na­tu­ral, co­mo a la que se en­cuen­tra acos­tum­bra­do el ser hu­mano.

Es­to pue­de con­tri­buir a que en es­pa­cios en los que se de­pen­da úni­ca­men­te de luz ar­ti­fi­cial, las per­so­nas ten­gan un ma­yor con­fort en su es­ta­día; sea es­ta pa­ra la­bo­rar, es­tu­diar u otras ac­ti­vi­da­des.

ste ti­po de tec­no­lo­gía tam­bi n per­mi­te in­te­grar a las lu­mi­na­rias otro ti­po de fun­cio­nes co­mo mú­si­ca y es­tar vin­cu­la­das a un Smartp­ho­ne pa­ra con­tro­lar los co­lo­res de for­ma re­mo­ta. To­man­do en cuen­ta que las fre­cuen­cias o tem­pe­ra­tu­ras de la ilu­mi­na­ción del am­bien­te a ilu­mi­nar in­flu­yen en el es­ta­do de áni­mo de las per­so­nas, es im­por­tan­te de­fi­nir el co­lor ade­cua­do seg n la ne­ce­si­dad.

or­ge . Ale­man, ge­ren­te de Pro­duc­tos pa­ra In­te­rior de Phi­lips ig ting arib­bean, de­ta­lló que el cuer­po hu­mano es­tá pre­dis­pues­to pa­ra em­pe­zar el día con tem­pe­ra­tu­ras frías e ir pa­san­do a tem­pe­ra­tu­ras más cá­li­das as­ta lle­gar la noc e, por lo que re­co­men­dó las si­guien­tes fre­cuen­cias pa­ra di­fe­ren­tes am­bien­tes: 4.000 ofi­ci­nas , 5.000 in­dus­tria , en­tre 4.000 y 5.000 (área de cocina y la­van­de­ría en el ogar y 2.700 – 4.000 vi­vien­das .

Ade­más, con­si­de­ró que no se de­ben uti­li­zar fre­cuen­cias de 6.500 en am­bien­tes de des­can­so, ofi­ci­nas y lu­ga­res don­de las per­so­nas per­ma­nez­can por pe­rio­dos lar­gos, es­to pa­ra evi­tar po­si­bles efec­tos se­cun­da­rios por el bri­llo.

a co­rrec­ta uti­li­za­ción de las en am­bien­tes con­tro­la­dos pa­ra evi­tar efec­tos da­ñi­nos va de la mano de una co­rrec­ta dis­tri­bu­ción de las lu­mi­na­rias, la can­ti­dad ade­cua­da, el co­lor seg n el am­bien­te y so­bre to­do la ca­li­dad, as­pec-

Uno de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les que in­flu­ye en que una luminaria LED pro­vo­que da­ños en la sa­lud de las per­so­nas es la ba­ja ca­li­dad del pro­duc­to con que se fa­bri­có. Arq. Ju­lio Arrio­la Im­pel­sa Gua­te­ma­la

tos que so­lo los ex­per­tos en la te­má­ti­ca pue­den ase­so­rar ade­cua­da­men­te.

ugo el­gar, ig ting esig­ner de Syl­va­nia os­ta ica, re­fi­rió que se de­ben uti­li­zar tem­pe­ra­tu­ras neu­tras (4.000 , y un ni­vel omog neo y uni­for­me de la ilu­mi­na­ción pa­ra me­jo­rar el con­fort.

So­bre lo men­cio­na­do por el­gar y Ale­man, el ng. il­fre­do Alvarado de Al­fa ig t l Sal­va­dor fue crí­ti­co al afir­mar que fa­bri­can­tes de pres­ti­gio an op­ta­do por li­mi­tar su pro­duc­ción a es­tas tem­pe­ra­tu­ras, pe­ro que los fa­bri­can­tes de ba­ja ca­li­dad y pro­duc­tos más ba­ra­tos que ope­ran sin con­trol y no cum­plen con cer­ti­fi­ca­cio­nes, acen ca­so omi­so a las re­co­men­da­cio­nes y a la pre­ven­ción.

a uti­li­za­ción de los pro­duc­tos tam­bi n pue­de traer be­ne­fi­cios, el prin­ci­pal de ellos es ha­cer que los es­pa­cios la­bo­ra­les sean más ac­ti­vos, au­men­tan­do la pro­duc­ti­vi­dad al uti­li­zar lu­mi­na­rias me­nos cá­li­das y más frías.

ien­tras tan­to, e is­ten tam­bién los de­no­mi­na­dos “ba­ños de luz” pa­ra tra­ta­mien­tos mé­di­cos, en los cua­les se uti­li­zan to­nos es­pe­cí­fi­cos de pa­ra es­ti­mu­lar cé­lu­las del cuer­po umano y con­tra­rres­tar alg n pa­de­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.