Pro­duc­tos que su­man sos­te­ni­bi­li­dad a una obra

Construir El Salvador - - Soesntepno­irbtialida­d - Por: Luis Fer­nan­do Aré­va­lo, luis­fer­nan­do.are­va­lo@gru­po­cer­ca.com

ife­ren­tes so­lu­cio­nes exis­ten pa­ra con­tri­buir a que un pro ec­to sea efi­cien­te sos­te­ni­ble: ilu­mi­na­ción, cli­ma­ti­za­ción, sis­te­mas de agua son al­gu­nos de ellos.

La in­dus­tria de la cons­truc­ción a ni­vel re­gio­nal se en­cuen­tra dan­do pa­sos im­por­tan­tes pa­ra con­ver­tir­se en un sec­tor que im­pac­te me­nos en el medio ambiente y apor­te más a la sos­te­ni­bi­li­dad y re­si­len­cia; pa­ra ello, se ha vuel­to in­dis­pen­sa­ble implementa­r sis­te­mas, pro­duc­tos y tec­no­lo­gías en­fo­ca­das a ser más eficientes y re­du­cir el im­pac­to en el en­torno.

Di­fe­ren­tes so­lu­cio­nes exis­ten en la ac­tua­li­dad en­fo­ca­das en con­tri­buir a que un desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio sea sos­te­ni­ble e in­clu­so ob­ten­ga cer­ti­fi­ca­cio­nes am­bien­ta­les que lo po­si­cio­nan de me­jor ma­ne­ra en el mer­ca­do. Sin em­bar­go, pa­ra ga­ran­ti­zar su efi­cien­cia se de­be se­lec­cio­nar ade­cua­da­men­te el pro­duc­to e im­ple­men­tar­lo de for­ma in­te­gral.

La sos­te­ni­bi­li­dad no es un as­pec­to que pa­se úni­ca­men­te por los sis­te­mas ins­ta­la­dos, tam­bién es al­go re­la­cio­na­do a la con­cien­cia am­bien­tal de usua­rios y desa­rro­lla­do­res.

“Es im­por­tan­te acla­rar que, in­de­pen­dien­te­men­te de los va­lo­res de con­su­mo más eficientes con el que cuen­te un pro­duc­to o de los estimados apro­xi­ma­dos de aho­rro que se ten­gan a par­tir de la se­lec­ción de una se­rie de me­di­das, es res­pon­sa­bi­li­dad de los usua­rios del edi­fi­cio ha­cer un uso ra­cio­nal de los pro­duc­tos aso­cia­dos a es­tas me­di­das”, re­sal­tó el Arq. Es­te­ban Cervantes, asesor téc­ni­co del Green Buil­ding Coun­cil Cos­ta Ri­ca (GBCCR).

Los prin­ci­pa­les sis­te­mas y pro­duc­tos que con­tri­bu­yen a que una obra cons­truc­ti­va sea sos­te­ni­ble y apor­tan a obtener cer­ti­fi­ca­cio­nes co­mo el ca­so de la Lea­ders­hip in Energy & En­vi­ron­men­tal (LEED), se en­cuen­tra di­vi­di­dos en dis­tin­tas áreas: ilu­mi­na­ción, cli­ma­ti­za­ción, sis­te­mas de agua, ma­ne­jo de desechos, y au­to­ma­ti­za­ción.

En el ca­so de ilu­mi­na­ción y cli­ma­ti­za­ción, el uso de lu­mi­na­rias LEED se ha con­ver­ti­do en una re­gla, así co­mo el apro­ve­cha­mien­to de luz y ven­ti­la­ción na­tu­ral. “ efi­ni­ti­va­men­te no hay me­di­da más efi­cien­te que di­se­ñar los es­pa­cios y aber­tu­ras de la edi­fi­ca­ción pa­ra fa­ci­li­tar una ven­ti­la­ción cru­za­da y re­du­cir la ga­nan­cia tér­mi­ca del ex­te­rior al in­te­rior a tra­vés de los te­chos, mu­ros y ven­ta­nas”, re­sal­tó el ex­per­to.

Por otro la­do, el con­su­mo de agua tam­bién es una pie­za fun­da­men­tal pa­ra ser eficientes y sos­te­ni­bles en es­te as­pec­to se uti­li­zan sis­te­mas aho­rra­do­res, reciclaje de agua y re­uti­li­za­ción lue­go de un tra­ta­mien­to ade­cua­do.

Du­ran­te los úl­ti­mos años, los avan­ces tec­no­ló­gi­cos han per­mi­ti­do que exis­tan pro­duc­tos más eficientes e “in­te­li gen­tes”, tal es el ca­so de los ai­res acon­di­cio­na­dos que en la ac­tua­li­dad exis­te una am­plia ga­ma que re­du­cen el co­nu­ti­li­zar ener­gé­ti­co y me­jo­ran el con­fort en am­bien­tes con­tro­la­dos.

Otra de las ten­den­cias es que los edi­fi­cios ge­ne­ren su pro­pia ener­gía eléc­tri­ca por medio de pa­ne­les so­la­res, así co­mo el uso de ven­ta­ne­rias que re­du­cen el im­pac­to del Sol en in­te­rio­res, gra­des eléc­tri­cas eficientes, ele­va­do­res in­te­li­gen­tes y de ba­jo con­su­mo, en­tre otros.

To­do es in­te­gral, se co­nec­tan los unos con los otros y se con­vier­ten en un sis­te­ma que ha­cen que un pro­yec­to sea sos­te­ni­ble; los pro­ce­sos de au­to­ma­ti­za­ción vie­nen a com­ple­men­tar el en­gra­na­je y a ayu­dar a in­te­grar to­dos los as­pec­tos y man­te­ner me­jo­res con­tro­les. “Más allá de qué pro­duc­tos se uti­li­cen, es im­por­tan­te que a la ho­ra de di­se­ñar se con­si­de­re el en­torno y las ne­ce­si­da­des del usua­rio fi­nal”, fi­na­li­zó er­van­tes.

Ilu­mi­na­ción, pie­za fun­da­men­tal en la sos­te­ni­bi­li­dad

El di­se­ño de es­pa­cios abier­tos den­tro de un desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio per­mi­te el apro­ve­cha­mien­to de la fuen­te de ilu­mi­na­ción por ex­ce­len­cia: el Sol. Es­to ayu­da no so­lo a re­du­cir el con­su­mo ener­gé­ti­co, sino tam­bién a me­jo­rar el con­fort den­tro de cual­quier es­pa­cio con­tro­la­do.

Sin em­bar­go, si el di­se­ño, áreas y uso fi­nal de la edi­fi ca­ción ha­cen in­dis­pen­sa­ble la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, el ti­po de lu­mi­na­rias y la au­to­ma­ti­za­ción se po­si­cio­nan co­mo un fac­tor cla­ve pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad de la obra.

De acuer­do con el Ing. Les­ter Mo­ra­les, pro­duct ma­na­ger se Sie­mens, es fun­da­men­tal una co­rrec­ta asesoría en bus­ca de la op­ti­mi­za­ción de re­cur­sos de ma­ne­ra que se uti­li­cen las pla­ta­for­mas ade­cua­das pa­ra el pro­yec­to, no so­lo en la eta­pa de cons­truc­ción sino tam­bién en la eta­pa de ope­ra­ción.

Re­vo­lu­ción LED

Una de las tec­no­lo­gías que lle­go pa­ra que­dar­se y trans­for­mó la in­dus­tria de la ilu­mi­na­ción son la lu­mi­na­rias LED. “Con­tri­bu­yen al aho­rro ener­gé­ti­co y sus com­po­nen­tes es­tán li­bres de sus­tan­cias to­xi­cas”, ex­pli­có la Arq. Ma­ría Fernn­da Ba­rrios, Leed Green As­so­cia­te y Ligh­ting De­sig­ner en Im­pel­sa.

La ex­per­ta re­sal­tó que lo ideal pa­ra su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to es ins­ta­lar su­pre­so­res de pi­cos de vol­ta­je, siem­pre co­ne­xión a tie­rra y con­tra­tar un equi­po de su­per­vi­sión al­ta­men­te ca­li­fi­ca­do.

Es­te ti­po de lu­mi­na­rias no con­tri­bu­yen úni­ca­men­te a re­du­cir la fac­tu­ra de ener­gía eléc­tri­ca, sino tam­bién cuen­tan con un ma­yor tiem­po de vi­da, ilu­mi­nan los es­pa­cios de me­jor for­ma y no ge­ne­ran ca­lor.

“Otro be­ne­fi­cio es la vi­ta til del LED, que es mu­cho ma­yor a otras tec­no­lo­gías por lo que se evi­ta el gas­to por re­po­si­ción y man­te­ni­mien­to. El pro­ce­so de desecho tam­bién es más sen­ci­llo por­que no con­tie­ne mer­cu­rio”, re­sal­tó el Ing. De pro­duc­to de Fei­lo Syl­va­nia, Miguel Her­nán­dez.

Es­te ti­po de tec­no­lo­gía se ha ca­rac­te­ri­za­do por in­cluir cer­ti­fi­ca­cio­nes de fa­bri­ca­ción que tam­bién apor­tan a las sos­te­ni­bi­li­dad y es­to su­ma po­si­ti­va­men­te en cual­quier edi­fi­ca­ción, ya que es im­por­tan­te que a ni­vel am­bien­tal los pro­duc­tos cuen­ten con un pro­to­co­lo de desecho de sus em­pa­ques y otros ma­te­ria­les, pre­vio a su ins­ta­la­ción, así co­mo in­for­ma­ción de la can­ti­dad de ma­te­ria­les re­ci­cla­bles al fi­nal de su vi­da til, pun­tua­li­zó Bti­cino Le­grand.

Co­ne­xión con la au­to­ma­ti­za­ción

La in­te­gra­ción de sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción con­tri­bu­ye a me orar la efi­cien­cia de la ilu­mi­na­ción en cual­quier ambiente con­tro­la­do y a pe­sar que es­to re­pre­sen­ta una in­ver­sión prin­ci­pal ma­yor, el re­torno de la mis­ma se ob­tie­ne más rá­pi­do y en ma­yor pro­por­ción. Se­gún Bti­cino Le­grand, se co­no­cen ca­sos de em­pre­sas que han lo­gra­do re­duc­cio­nes en cos­tos en­tre 35% a 40% en un pe­río­do de cin­co años o me­nos.

Mo­ra­les ex­pli­có que Sie­mens cuen­ta con la so­lu­ción To­tal Buil­ding So­lu­tions, que tie­ne re­cur­sos pa­ra con­trol de ilu­mi­na­ción que pue­den in­ter­ac­tuar con sensores de pre­sen­cia y ni­vel de lu­mi­no­si­dad pa­ra de­tec­tar la ne­ce­si­dad y el ni­vel de ilu­mi­na­ción ne­ce­sa­ria, ade­más pue­de in­te­grar per­sia­nas y cor­ti­nas au­to­má­ti­cas pa­ra un uso efi­cien­te.

Por otro la­do, la línea Syls­mart de Syl­va­nia cen­tra­li­za la au­to­ma­ti­za­ción de ilu­mi­na­ción e in­te­gra un sen­sor in­fra­rro­jo que de­tec­ta una com­bi­na­ción de mo­vi­mien­to y cam­bio de tem­pe­ra­tu­ra pa­ra en­cen­der­se cuan­do per­ci­be la pre­sen­cia de una per­so­na en el lu­gar.

Los an­te­rio­res son so­lo dos ejem­plos del tra­ba­jo in­te­gral en­tre au­to­ma­ti­za­ción y sis­te­su­mo

“Es­to im­pli­ca la in­te­gra­ción de sensores, pan­ta­llas de vi­sua­li­za­ción con me­na­jes sen­ci­llos, crea­cio­nes au­to­má­ti­ca

de es­ta­dís­ti­cas de con­su­mo fá­cil­men­te

en­ten­di­bles, uti­li­za­ción de equi­pos eléc­tri­cos de al­ta efi­cien­cia , ar a Jo­sé Ba­zo, di­rec­tor de ven­tas de pro­yec­tos de Sch­nei­der Elec­tric

Cen­troa­mé­ri­ca.

mas de ilu­mi­na­ción pa­ra re­du­cir el im­pac­to de un desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio en el con­su­mo de ener­gía, la se­lec­ción del pro­duc­to ade­cua­do de­pen­de­rá de la co­rrec­ta asesoría, di­se­ño y uso de la obra.

La nue­va era de la cli­ma­ti­za­ción

La co­rrec­ta cli­ma­ti­za­ción de un re­cin­to in­mo­bi­lia­rio siem­pre ha si­do uno de los prin­ci­pa­les re­tos pa­ra los desa­rro­lla­do­res y uno de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les a to­mar en cuen­ta cuan­do se quie­re ser sos­te­ni­ble, ya que es uno de los ele­men­tos que más con­su­mo de ener­gía re­gis­tran.

Al igual que en el ca­so de la ilu­mi­na­ción, se im­pul­san di­se­ños ar­qui­tec­tó­ni­cos y es­truc­tu­ra­les que per­mi­tan apro­ve­char la luz na­tu­ral y una ven­ti­la­ción cru­za­da, así pres­cin­dir o re­du­cir el uso de ai­re acon­di­cio­na­do.

“Re­sul­ta que el ai­re acon­di­cio­na­do con­su­me el 60% y has­ta el 70% en al­gu­nas apli­ca­cio­nes, de to­da la elec­tri­ci­dad del pro­yec­to, por eso la in­for­ma­ción y consultorí­a co­rrec­ta cuan­do se es­tá en la fa­se de an­te­pro­yec­to es cla­ve”, re­sal­tó el di­rec­tor ge­ne­ral de Mul­ti­frio, Sa­lo Ponch­ner Ge­ller.

El desa­rro­llo cons­tan­te de nue­vas tec­no­lo­gías ha im­pac­ta­do de for­ma po­si­ti­va en el seg­men­to de ai­res acon­di­cio­na­dos y aho­ra exis­te una am­plia va­rie­dad de pro­duc­tos con efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, con­tro­les au­to­ma­ti­za­dos, sensores de tem­pe­ra­tu­ra y mo­vi­mien­to, etc.

“Co­mo in­dus­tria hay más de 1.600 mi­llo­nes de sis­te­mas de ai­re acon­di­cio­na­do ins­ta­la­dos en edi­fi­cios y se es­pe­ra que pa­ra el 2050 se lle­gue a 5.600 mi­llo­nes de sis­te­mas ins­ta­la­dos. En es­te mo­men­to el 10% del con­su­mo mun­dial de ener­gía es­tá aso­cia­do a ai­res acon­di­cio­na­dos”, ex­pli­có Ma­teo Car­do­na, ge­ren­te de cuen­tas es­tra­té­gi­cas de Dai­kin Ap­plie La­tin Ame­ri­ca.

Es­ta si­tua­ción ha pro­vo­ca­do que el seg­men­to de ai­res de un gi­ro ha­cia la efi­cien­cia y sos­te­ni­bi­li­dad, tal es el ca­so de los equi­pos que uti­li­zan un sis­te­ma de Vo­lu­men de Re­fri­ge­ran­te Va­ria­ble (VRF), “los más eficientes en la ac­tua­li­dad”, co­men­tó Ra­fael Me­nén­dez, di­rec­tor ge­ne­ral de Re­friP­ro.

Con es­te ti­po de tec­no­lo­gía, se­gún Me­nén­dez, el re­torno de la in­ver­sión se re­gis­tra en en­tre dos a cin­co años. Re­sal­tó ade­más, que otro pun­to im­por­tan­te es que es­tos sis­te­mas cuen­ten con cer­ti­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les co­mo AHRI o EUROVENT.

“El ma­ne­jo de desechos es un ru­bro que de­be ser con­si­de­ra­do des­de la fa­se de cons­truc­ción del pro­yec­to, ga­ran­ti­zan­do un má­xi­mo apro­ve­cha­mien­to de los ma­te­ria­les de cons­truc­ción y un ma­ne­jo ade­cua­do de los re­si­duos ge­ne­ra­dos en la obra”, Arq. Es­te­ban Cervantes, asesor téc­ni­co del Green Buil­ding Coun­cil

Cos­ta Ri­ca.

Di­se­ño in­te­gral

Un ade­cua­do di­se­ño e ins­ta­la­ción de los sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción tam­bién es im­por­tan­te pa­ra ga­ran­ti­zar re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. De es­ta cuen­ta sis­te­mas de pi­sos ele­va­dos que han in­cur­sio­na­do en la re­gión han to­ma­do ma­yor re­le­van­cia pa­ra ser más eficientes.

“Las em­pre­sas de cons­truc­ción pue­den per­der una gran can­ti­dad de ener­gía y di­ne­ro sino ajus­tan de for­ma fle­xi­ble los sis­te­mas de ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra sa­tis­fa­cer a sus clien­tes”, en­fa­ti­zó el ge­ren­te de pro­duc­to de sis­te­mas de ai­res de Sam­sung La­ti­noa­mé­ri­ca, Freddy Ál­va­rez.

Agre­gó que los sis­te­mas

VRF brin­dan con­fort en edi­fi­cios con de­man­das de al­ta efi­cien­cia, fa­ci­li­dad de ins­ta­la­ción y con­trol in­di­vi­dua­li­za­do; idea­les pa­ra cons­truc­ción de gran ta­ma­ño”.

Se­gún las pro­yec­cio­nes de Sam­sung, las ten­den­cias pa­ra 2019 se­rán la me­jo­ra de la tec­no­lo­gía In­ver­ter y pro­duc­tos Smart con­tro­la­dos de for­ma remota e in­ter­co­nec­ta­da al IoT (In­ter­net de las Co­sas).

Las más re­cien­te in­no­va­cio­nes per­mi­ten con­su­mos de has­ta un 70% me­nos. “Los cam­bios son de gran pro­ve­cho, pe­ro uno de los más lla­ma­ti­vos es el acer­ca­mien­to a la ca­sa in­te­li­gen­te y la tec­no­lo­gía Thi­nQ, que per­mi­ti­rá una co­nec­ti­vi­dad to­tal”, in­di­có LG Elec­tro­nics.

La cli­ma­ti­za­ción tam­bién se re­la­cio­na es­tre­cha­men­te con la au­to­ma­ti­za­ción y ha­cía ahí se di­ri­ge el mer­ca­do con pro­duc­tos eficientes, sos­te­ni­bles, au­to­ma­ti­za­dos y con­tro­la­dos de for­ma remota.

El re­to en el ma­ne­jo de desechos y agua

Las plan­tas tra­ta­mien­to de desechos y los sis­te­mas de agua tam­bién con­tri­bu­yen de for­ma directa a que un pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio sea sos­te­ni­ble y ob­ten­ga pun­tos po­si­ti­vos con mi­ras a obtener una cer­ti­fi­ca­ción am­bien­tal.

En el te­ma de los desechos, exis­ten di­fe­ren­tes nor­ma­ti­vas en ca­da país que los desa­rro­lla­do­res de­ben cum­plir, ta­les co­mo ins­ta­lar una plan­ta de tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les y un ma­ne­jo ade­cua­do de desechos só­li­dos.

Es­tos sis­te­mas tam­bién han evo­lu­cio­na­do y se en­fo­can en ser más eficientes en su con­su­mo de ener­gía, así co­mo ele­var los ni­ve­les de tra­ta­mien­to de los desechos.

Pa­ra el Arq. Es­te­ban Cervantes, asesor téc­ni­co del Green Buil­ding Coun­cil Cos­ta Ri­ca, el ma­ne­jo de desechos es un ru­bro que de­be ser con­si­de­ra­do des­de la fa­se de cons­truc­ción del pro­yec­to, ga­ran­ti­zan­do un má­xi­mo apro­ve­cha­mien­to de los ma­te­ria­les de cons­truc­ción y un ma­ne­jo ade­cua­do de los re­si­duos ge­ne­ra­dos en la obra.

Por otro la­do, lue­go de la fa­se cons­truc­ti­va, se de­be implementa­r una es­tra­te­gia de re­duc­ción de re­cur­sos a to­do ni­vel, pa­ra lue­go implementa­r sis­te­mas que per­mi­tan una ade­cua­da cla­si­fi­ca­ción de los desechos y pa­ra que es­tos sean re­ci­cla­bles.

Las aguas re­si­dua­les tam­bién pue­den ser re­ci­cla­das. Exis­ten dos gran­des di­vi­sio­nes: aguas ne­gras, en don­de es­tán in­clui­das las aguas más con­ta­mi­na­das del pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio y las aguas gri­ses, por lo re­gu­lar pro­ve­nien­tes de la­va manos, ca­da una de­be ser tra­ta­da en plan­tas es­pe­cia­les pa­ra re­du­cir los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción en el medio ambiente.

Ade­más, exis­te la op­ción de po­der pu­ri­fi­car el agua usan­do tec­no­lo­gías mo­der­nas y que sea re­uti­li­za­da pa­ra al­gu­nas áreas, co­mo su­ce­de en el

“Re­sul­ta que el ai­re acon­di­cio­na­do

con­su­me el 60% y has­ta el 70% en al­gu­nas apli­ca­cio­nes, de to­da la elec­tri­ci­dad

del pro­yec­to, di­rec­tor ge­ne­ral de Mul­ti­frio, Sa­lo Ponch­ner Ge­ller.

ca­so de los re­co­lec­to­res de agua de llu­via pa­ra sis­te­mas de rie­go o sa­ni­ta­rios.

Un re­cur­so li­mi­ta­do

Di­fe­ren­tes paí­ses a ni­vel mun­dial en­fren­tan en la ac­tua­li­dad cri­sis im­por­tan­te por la es­ca­sez de agua, un re­cur­so li­mi­ta­do que se tra­ta de pro­te­ger con es­tra­te­gias de sos­te­ni­bi­li­dad en las cons­truc­cio­nes mo­der­nas.

El uso de dis­po­si­ti­vos aho­rra­do­res en sa­ni­ta­rios, la­va­ma­nos, du­chas y jar­di­nes, ca­da días más co­mún, es­to de la mano de sis­te­mas de re­uti­li­za­ción de agua y pro­ce­sos au­to­ma­ti­za­dos.

Las in­no­va­cio­nes en los sis­te­mas de agua tam­bién han evo­lu­cio­na­do los equi­pos de bom­beo pa­ra ser eficientes. Se­gún Aqua­corp, en­tre las prin­ci­pa­les in­no­va­cio­nes en equi­pos de bom­beo se en­cuen­tran sis­te­mas con­tra in­cen­dio, ins­ta­la­ción y di­se­ño de las in­fra­es­truc­tu­ras, sis­te­mas de bom­beo de pre­sión cons­tan­te con va­ria­do­res de frecuencia y el equi­po So­la­rPak im­pul­sa­do al 100% por ener­gía so­lar.

El Ing. En­ri­que Ba­tres, es­pe­cia­lis­ta en sis­te­mas de agua, ex­pli­có que exis­ten dos ti­pos de plan­tas de tra­ta­mien­to pa­ra guas re­si­dua­les: Ae­ró­bi­cas y Anae­ró­bi­cas. Ade­más, ase­gu­ró que una de las ten­den­cias cons­tan­te con va­ria­do­res de frecuencia y el equi­po So­la­rPak im­pul­sa­do al 100% por ener­gía so­lar.

Au­to­ma­ti­za­ción a to­do ni­vel

La au­to­ma­ti­za­ción de ser­vi­cios y pro­ce­sos en edi­fi­cios cor­po­ra­ti­vos, de vi­vien­da o com­ple­jos co­mer­cia­les se ha con­ver­ti­do en una ten­den­cia en la cual in­cur­sio­nan en la ac­tua­li­dad la ma­yo­ría de gran­des desa­rro­lla­do­ras a ni­vel re­gio­nal.

Los be­ne­fi­cios son m lti­ples: aho­rro de re­cur­sos, con­trol so­bre la ac­ti­vi­dad del pro­yec­to, se­gu­ri­dad, con­fort y co­mo­di­dad, y a adap­ta­ción a las nue­vas tec­no­lo­gías y trans­for­ma­ción di­gi­tal.

A cri­te­rio de la di­rec­to­ra de­ven­tas de pro­yec­tos de Sch­nei­der Elec­tric Cen­troa­mé­ri­ca, Ma­ría Jo­sé

Ba­zo, la au­to­ma­ti­za­ción se de­be ver co­mo par­te de un to­do en don­de con­ver­gen di­fe­ren­tes tec­no­lo­gías y su­mi­nis­tros en un desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio.

“Co­mo in­dus­tria hay más de 1.600 mi­llo­nes de sis­te­mas de ai­re acon­di­cio­na­do ins­ta­la­dos en edi­fi­cios y se es­pe­ra que pa­ra el 2050 se lle­gue a 5.600 mi­llo­nes de sis­te­mas ins­ta­la­dos.

Ma­teo Car­do­na, ge­ren­te de cuen­tas es­tra­té­gi­cas de Dai­kin Ap­plie La­tin Ame­ri­ca.

“Cuan­do se con­cep­tua­li­za y di­se­ña una obra sos­te­ni­ble, es im­por­tan­te con­si­de­rar el uso de tec­no­lo­gía que, ade­más de ser fun­cio­nal, to­me en cuen­ta que to­dos los ele­men­tos de­be­rán ser ca­pa­ces de ser in­te­gra­dos en­tre sí, de tal ma­ne­ra que fun­cio­nen co­mo un eco­sis­te­ma”, re­sal­tó la ex­per­ta.

Los sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción tie­nen co­mo ba­se las re­des de co­mu­ni­ca­ción y sensores que con­tri­bu­yen a su buen desem­pe­ño. Se en­cuen­tran a to­do ni­vel: ilu­mi­na­ción, cor­ti­nas, ac­ce­so, cá­ma­ras, au­dio y so­ni­do, ele­va­do­res, etc.

“Los sis­te­mas de con­trol o au­to­ma­ti­za­ción de al­gu­na ma­ne­ra se han seg­men­ta­do pa­ra en­fo­car­se en las ne­ce­si­da­des de ca­da sec­tor, exis­ten so­lu­cio­nes des­ti­na­das a es­pa­cios de ofi­cias, co­mer­cios, in­dus­trias y re­si­den­cia­les”, co­men­tó Miguel Her­nán­dez, in­ge­nie­ro de pro­duc­to de Fei­lo Syl­va­nia.

Los sis­te­mas de ilu­mi­na­ción y cli­ma­ti­za­ción son los más co­mu­nes en ser par­te de un eco­sis­te­ma au­to­ma­ti­za­do. Bti­cino Le­grand afir­mó que exis­te una am­plia va­rie­dad de ele­men­tos que con­tri­bu­yen a ser más eficientes en un re cin­to in­mo­bi­lia­rio, ta­les co­mo “in­te­rrup­to­res au­to­má­ti­cos, sis­te­mas de ali­men­ta­ción inin­te­rrum­pi­da, ca­jas mo­du­la­res, sensores de ocu­pa­ción, con­tro­les de ilu­mi­na­ción, sis­te­mas pa­ra cli­ma­ti­za­ción, etc”.

Los me­di­do­res in­te­li­gen­tes de ener­gía tam­bién re­sul­tan ser pri­mor­dia­les en cual­quier sis­te­ma au­to­ma­ti­za­do, ya que es­tos pro­por­cio­nan in­for­ma­ción e in­ter­pre­ta­ción de da­ta pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes.

“Es­to im­pli­ca la in­te­gra­ción de sensores, pan­ta­llas de vi­sua­li­za­ción con me­na­jes sen­ci­llos, crea­cio­nes au­to­má­ti­ca de es­ta­dís­ti­cas de con­su­mo fá­cil­men­te en­ten­di­bles, uti­li­za­ción de equi­pos eléc­tri­cos de al­ta efi­cien­cia”, pun­tua­li­zó Ba­zo.

Se­gún es­tu­dios rea­li­za­dos por Sch­nei­der Elec­tric, un edi­fi­cio con cer­ti­fi­ca­ción LEE o BREEAM pue­de dis­mi­nuir su con­su­mo ener­gé­ti­co has­ta en un 50%, así co­mo mi­ni­mi­zar el con­su­mo de agua en un 40% y ade­más au­men­tar su va­lor in­mo­bi­lia­rio en un 7,5%, lo que re­sul­ta en una di­ná­mi­ca de cos­to be­ne­fi­cio in­tere­san­te y atrac­ti­va pa­ra los desa­rro­lla­do­res.

“Las em­pre­sas de cons­truc­ción pue­den per­der una gran can­ti­dad de ener­gía y di­ne­ro sino ajus­tan de for­ma

fle­xi­ble los sis­te­mas de ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra sa­tis­fa­cer a sus clien­tes”, ge­ren­te de pro­duc­to de sis­te­mas de ai­res

de Sam­sung La­ti­noa­mé­ri­ca, Freddy Ál­va­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.