Ener­gía: un re­cur­so vi­tal pa­ra los hos­pi­ta­les

Construir El Salvador - - Pinturas - Por: Fer­nan­do Escalante, Di­rec­tor de la Uni­dad de ITD pa­ra Sch­nei­der

Pa­ra su co­rrec­ta ope­ra­ción, los cen­tros de sa­lud re­quie­ren el uso de ener­gía en to­das sus fun­cio­nes.

Los cen­tros mé­di­cos es­tán en fun­cio­na­mien­to los 365 días del año, 24 ho­ras al día, sin in­te­rrup­ción, pa­ra aten­der a las per­so­nas que re­quie­ren ser­vi­cios mé­di­cos y ga­ran­ti­zar la sa­lud de la po­bla­ción. Ade­más, son el se ener­gía con­su­me, por lo que la ges­tión con­ti­nua y sin fa­llas de es­te re­cur­so es una ta­rea com­ple­ja.

Pa­ra su co­rrec­ta ope­ra­ción, los hos­pi­ta­les re­quie­ren el uso de ener­gía en to­das sus fun­cio­nes: des­de ac­ce­der al ex­pe­dien­te en línea del pa­cien­te y co­no­cer su his­to­rial mé­di­co has­ta man­te­ner las ha­bi­ta­cio­nes con el ai­re acon­di­cio­na­do idó­neo y el ni­vel de hu­me­dad ade­cua­do, pa­ra ga­ran­ti­zar el con­fort de las per­so­nas que re­po­san en ellas. Asi­mis­mo, ofre­cer la ilu­mi­na­ción ne­ce­sa­ria en las sa­las de ope­ra­ción y te­ner en­cen­di­dos mo­ni­to­res em­plea­dos en sa­las de cui­da­do in­ten­si­vo. Sin elec­tri­ci­dad, un hos­pi­tal co­lap­sa y la vi­da de mu­chas per­so­nas en­tra­ría en ries­go o se per­de­ría. Pa­ra ga­ran­ti­zar un co­rrec­to fun­cio­na­mien­to, los cen­tros de sa­lud de­ben con­tar con un sis­te­ma de res­pal­do de ener­gía que ga­ran­ti­ce que la elec­tri­ci­dad no se ve­rá afec­ta­da o

Pa­ra lo­grar es­ta

in­te­rrum­pi­da pe­se a fa­llas que pue­dan pre­sen­tar­se.

Se­gún el Na­tio­nal Elec­tric Code (NEC), for­mu­la­do por la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Pro­tec­ción con­tra el Fue­go (NFPA, por sus si­glas en in­glés), que sir­ve co­mo re­fe­ren­cia pa­ra mu­chos paí­ses, jun­to con los có­di­gos eléc­tri­cos lo­ca­les– un hos­pi­tal de­be te­ner un sis­te­ma de ener­gía de res­pal­do que ga­ran­ti­ce el fun­cio­na­mien­to ha­bi­tual y un sis­te­ma de ener­gía pa­ra ope­ra­cio­nes crí­ti­cas.

En­ten­de­mos co­mo ope­ra­cio­nes o car­gas crí­ti­cas to­do lo que im­pli­que la con­ti­nui­dad de la vi­da de los pa­cien­tes co­mo: sa­las de ope­ra­ción o cui­da­dos in­ten­si­vos, emer­gen­cias, la­bo­ra­to­rios, es­ta­cio­nes de en­fer­me­ría, ra­dio­lo­gía, tra­ta­mien­to de aguas y equi­pa­mien­to o sis­te­mas mé­di­cos vi­ta­les, en­tre otros. En el ca­so de la ope­ra­ción ha­bi­tual, si hu­bie­ra una fa­lla, el cor­te no de­be ser ma­yor a 60 se­gun­dos y pa­ra car­gas crí­ti­cas, la fal­ta de ener­gía no pue­de su­pe­rar los 10 se­gun­dos, es de­cir el res­pal­do ac­túa de in­me­dia­to cuan­do se tra­ta de sal­var la vi­da de una per­so­na.

Pa­ra abas­te­cer­se de elec­tri­ci­dad, los hos­pi­ta­les de­ben con­tar con dos fuen­tes de ener­gía que pro­ven­gan de sub­es­ta­cio­nes eléc­tri­cas di­fe­ren­tes y así, ga­ran­ti­zar la co­ber­tu­ra de ali­men­ta­ción en ca­so de que al­gu­na de es­tas fuen­tes fa­lle.

Des­pués, se de­be con­tar con sis­te­mas de res­pal­do por ge­ne­ra­do­res eléc­tri­cos que en­tran en fun­cio­na­mien­to si, por al­gu­na ra­zón, las dos fuen­tes ex­ter­nas de ali­men­ta­ción de ener­gía fa­lla­ran; tal es el ca­so de un apa­gón eléc­tri­co en to­do el país. Se ins­ta­lan dos ge­ne­ra­do­res, uno pa­ra ca­da fuen­te de ali­men­ta­ción, y un ter­ce­ro de res­pal­do.

A lo in­terno del hos­pi­tal, las car­gas de se­gu­ri­dad crí­ti­ca se res­pal­dan con UPS o sis­te­mas inin­te­rrum­pi­dos de po­ten­cia. Un hos­pi­tal pue­de con­tar con una UPS pa­ra ca­da sa­la de cui­da­dos in­ten­si­vos y sa­la de ope­ra­cio­nes, o agru­par to­da es­ta car­ga ba­jo una úni­ca UPS; la elec­ción va a de­pen­der de la po­ten­cia y la ubi­ca­ción fí­si­ca que ten­gan es­tas sa­las en el hos­pi­tal. Las UPS tam­bién se usan pa­ra res­pal­dar equi­pos mé­di­cos cos­to­sos y crí­ti­cos, pa­ra que ten­gan un flujo de ener­gía de bue­na ca­li­dad y evi­tar que se da­ñen por pi­cos o ba­jo­na­zos de po­ten­cias (sags y swells, se­gún tér­mi­nos téc­ni­cos).

La dis­tri­bu­ción ade­cua­da de re­dun­dan­cia a la ins­ta­la­ción

eléc­tri­ca, pro­te­gien­do así los equi­pos mé­di­cos que son cos­to­sos y ga­ran­ti­zan­do el buen fun­cio­na­mien­to de los mis­mos y, por en­de, la vi­da de las per­so­nas que de ellos de­pen­den. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), pa­ra 2050, la po­bla­ción ma­yor de 60 años se ha­brá du­pli­ca­do, y es de es­pe­rar que el re­que­ri­mien­to de ser­vi­cios mé­di­cos se in­cre­men­te. Los hos­pi­ta­les es­tán ca­ta­lo­ga­dos co­mo los de­man­dan ener­gía, por lo que tes y sos­te­ni­bles, que per­mi­tan ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad, es una ne­ce­si­dad.

Tec­no­lo­gía a fa­vor de la sa­lud

cien­te que ha­ga de la ener­gía, co­mo vi­mos, se tra­du­ce en el per­so­nal y los equi­pos mé­di­cos.

ma­yor re­torno de in­ver­sión do un cen­tro mé­di­co. Las em­pre­sas que in­vier­ten en una ga­ran­ti­zan un flujo es­ta­ble que les per­mi­te in­ver­tir me­nos en man­te­ni­mien­to y re­pa­ra­ción de equi­pos que se ven afec­ta­dos por pi­cos o ba­jas de vol­ta­je, a la vez que re­du­ce el uso de ai­res acon­di­cio­na­dos en pro­por­cio­nes in­ne­ce­sa­rias. el In­ter­net de las Co­sas (IoT, por sus si­glas en in­glés) se plan­tea co­mo un alia­do es­tra­té­gi­co, que per­mi­te a los ser­vi­cios de sa­lud lle­var es­te má­xi­mo apro­ve­cha­mien­to. Ar­qui­tec­tu­ras de IoT, co­mo nues­tra so­lu­ción EcoS­tru­xu­re pa­ra

Hos­pi­ta­les, se desa­rro­llan pa­ra ofre­cer so­lu­cio­nes com­ple­tas que per­mi­tan te­ner dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos pa­ra re­co­ger da­tos, ges­tio­nar la ener­gía a tra­vés de un soft­wa­re que au­to­ma­ti­za y su­per­vi­sa to­da la in­fra­es­truc­tu­ra del hos­pi­tal y ana­li­zar los da­tos que se re­co­gen pa­ra ge­ne­rar in­for­ma­ción va­lio­sa pa­ra la to­ma es­tra­té­gi­ca de de­ci­sio­nes.

La in­for­ma­ción que se re­co­ge a tra­vés de los apa­ra­tos co­nec­ta­dos es va­ria­da: pue­den ge­ne­rar­se da­tos del es­ta­do de sa­lud del pa­cien­te, del es­ta­do de un equi­po pa­ra sa­ber el mo­men­to co­rrec­to de man­te­ni­mien­to e in­clu­so no uti­li­zar la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial pa­ra pre­de­cir dis­tin­tos es­ce­na­rios. En el sec­tor hos­pi­ta­la­rio, los equi­pos e in­fra­es­truc­tu­ra se de­ben man­te­ner en bue­nas con­di­cio­nes pa­ra lo­grar un ser­vi­cio de ca­li­dad y con­ti­nuo al pa­cien­te, ade­más de con­tri­buir pa­ra pro­lon­gar la vi­da útil de los equi­pos mé­di­cos, eléc­tri­cos y me­cá­ni­cos de la in­fra­es­truc­tu­ra. Por es­te mo­ti­vo, es de gran im­por­tan­cia con­tar con pro­gra­mas de man­te­ni­mien­to pre­dic­ti­vos y pre­ven­ti­vos.

Con la in­for­ma­ción pre­ci­sa, pre­sen­ta­da a la per­so­na co­rrec­ta en el mo­men­to ade­cua­do, las ins­ta­la­cio­nes pue­den ope­rar sin pro­ble­mas, re­du­cir cos­tes, au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad y me­jo­rar la se­gu­ri­dad y sa­tis­fac­ción del per­so­nal y del pa­cien­te. El apro­ve­cha­mien­to de es­ta tec­no­lo­gía nos per­mi­ti­rá al­can­zar una ope­ra­ción más pa­ra op­ti­mar la ex­pe­rien­cia de los pa­cien­tes y sal­va­guar­dar su sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.