So­mos los que vi­vi­mos

Una ca­sa no es sino quien la ha­bi­ta. Lo que fui­mos, lo que fue­ron, lo que va­mos sien­do y los que lle­ga­ron an­tes. So­mos lo que re­ci­bi­mos y tam­bién lo que cons­trui­mos

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Me­li­na Ta­liansky Psi­có­lo­ga

Así co­mo exis­ten ca­sas cu­ya de­co­ra­ción de­ja ver cla­ra­men­te a qué se de­di­can sus ha­bi­tan­tes, hay otras que, en cam­bio, evi­den­cian el ocio pre­di­lec­to de quie­nes vi­ven allí. En las pri­me­ras, es fá­cil adi­vi­nar el ofi­cio o la pro­fe­sión de sus mo­ra­do­res, tan­to sea por­que se tra­ta de per­so­nas que tra­ba­jan en su ca­sa co­mo de aque­llas cu­yo ho­gar trans­pa­ren­ta su ocu­pa­ción.

En las se­gun­das, so­le­mos des­cu­brir cier­tos ob­je­tos que, por en­con­trar­se en al­gún lu­gar cen­tral o por el es­pa­cio que ocu­pan, nos cuen­tan cuá­les son las ac­ti­vi­da­des pre­fe­ri­das “de la ca­sa” a la ho­ra del des­can­so la­bo­ral: sa­las aco­mo­da­das fren­te a un enor­me te­le­vi­sor, ro­dea­do de una gran va­rie­dad de con­tro­les re­mo­to, bi­blio­te­cas que ta­pi­zan pa­re­des com­ple­tas, co­me­do­res de in­men­sas me­sas siem­pre dis­pues­tas a re­ci­bir gran can­ti­dad de co­men­sa­les, co­ci­nas per­fec­ta­men­te equi­pa­das pa­ra el pla­cer del chef ama­teur.

Exis­ten tam­bién las ca­sas “de re­vis­ta” que lu­cen la mo­da de la épo­ca, imi­tan­do las fotos que ex­hi­ben el es­ti­lo que los ri­cos y fa­mo­sos que eli­gen pa­ra su vi­da. Hay ca­sas, en cam­bio, que son un pa­seo. Ha­bi­ta­cio­nes que nos in­vi­tan a re­co­rrer el mun­do a tra­vés de los re­cuer­dos que de­co­ran el lu­gar. Hay ca­sas-mu­seo y ca­sas-por­ta re­tra­tos, prue­ba fiel de la im­por­tan­cia que el ar­te o la fa­mi­lia tie­nen pa­ra quie­nes vi­ven en ellas.

Co­noz­co ca­sas-rin­cón, col­ma­das de co­ji­nes y lám­pa­ras de luz sua­ve a to­do su al­re­de­dor. Y tam­bién ca­sas he­chas de rin­co­nes: de lec­tu­ra, de tra­ba­jo, de jue­go, es­qui­nas lis­tas pa­ra el desa­yuno, el ca­fé o la co­pa de vino com­par­ti­da. Ca­sas pa­ra en­tre­te­ner, pa­ra des­can­sar, pa­ra con­vi­vir o pa­ra hi­ber­nar. Vi ca­sas-sa­lón de fies­tas, ca­sas ho­tel, ca­sas-jar­dín y ca­sas que pa­re­cen una ho­ja en blan­co. Hay ca­sas pa­raí­so, ca­sas san­tua­rio, ca­sas em­bru­ja­das, ca­sas mi­la­gro­sas y ca­sas que pa­re­cen co­piar al sis­te­ma car­ce­la­rio.

Es­tu­ve en ca­sas ap­tas pa­ra ni­ños y en otras li­te­ral­men­te to­ma­das por los ni­ños de la ca­sa. Ca­sas cu­yos ha­bi­tan­tes prin­ci­pa­les son las mascotas, ca­sas “de gran­des”, ca­sas se­rias (don­de pa­san cosas se­rias) y ca­sas-no­ve­dad en las que ca­da se­ma­na al­go cam­bia de co­lor o de lu­gar. Hay ca­sas de puer­tas abier­tas y de puer­tas ce­rra­das. Y otras ce­rra­das por obli­ga­ción, so­lu­ción tem­po­ral a las di­fi­cul­ta­des de que ha­yan ado­les­cen­tes en ca­sa.

Me gus­tan las ca­sas es­pa­cio­sas y cla­ras, pe­ro las hay tam­bién os­cu­ras y ais­la­das. Ca­sas te­ne­bro­sas, lle­ní­si­mas o hue­cas, im­pe­ca­ble­men­te lim­pias o por com­ple­to des­cui­da­das. Hay ca­sas que son co­mo ca­jas de za­pa­tos y au­to­mó­vi­les que pa­re­cen ré­pli­cas de ho­gar. Ca­sas frías y “ca­sas del ár­bol”. Ca­sas de ju­gue­te, ca­sas de en­sue­ño y ca­sas que son de otros en la que nos sen­ti­mos “co­mo en ca­sa”…

To­das las ca­sas re­ve­lan la edad y el es­ta­tus de quie­nes las ha­bi­tan: ca­sas de jó­ve­nes, abue­los y ca­sas de abue­li­tas que te­jen y co­ci­nan. Apar­ta­men­tos de sol­te­ros, de pa­re­jas cu­ya cons­ti­tu­ción in­tri­ga al ba­rrio en­te­ro, de es­tu­dian­tes que lle­gan so­lo a dor­mir, de re­cién ca­sa­dos es­tre­nan­do vi­da, de se­gun­dos o ter­ce­ros in­ten­tos, o a me­dio amue­blar tras la di­vi­sión de bie­nes que al­gu­na vez fue­ron com­par­ti­dos.

Es­ta lis­ta si­gue, cre­ce, se dis­per­sa y vuel­ve al fi­nal siem­pre al mis­mo lu­gar: la ca­sa no es sino quien la ha­bi­ta.

¿Soy mi ca­sa?

So­mos lo que vi­vi­mos.

Lo que fui­mos, lo que fue­ron los que lle­ga­ron an­tes, los que va­mos sien­do. So­mos los que re­ci­bi­mos y tam­bién los que cons­trui­mos. So­mos lo que es­pe­ra­ban de no­so­tros, lo que qui­si­mos ser, lo que ele­gi­mos y lo que desea­mos. Co­mo las ca­sas, con­ta­mos con una ba­se (an­ces­tral, cul­tu­ral, fa­mi­liar), desa­rro­lla­mos una es­truc­tu­ra (cons­ti­tui­da por es­te o aquel ma­te­rial), nos pre­ce­de un di­se­ño más o me­nos acor­de a las po­si­bi­li­da­des de la épo­ca y la ge­ne­ra­ción de nues­tros pa­dres al mo­men­to de ser pa­dres. En el trans­cur­so de nues­tro de­sa­rro­llo le­van­ta­mos pa­re­des, abri­mos ven­ta­nas, ins­ta­la­mos te­chos, es­co­ge­mos aca­ba­dos y de­co­ra­dos que siem­pre se pue­den re­no­var. In­clu­so, mu­chas ve­ces, con el pa­so de los años, re­vi­sa­mos el di­se­ño, trans­for­ma­mos nues­tros pla­nes y vol­ve­mos a em­pe­zar sin to­car la ba­se es­truc­tu­ral.

Las ex­pe­rien­cias pro­pias nos lle­van a mo­di­fi­car nues­tro en­torno, ese que ar­ma­mos so­bre lo que he­re­da­mos de las vivencias de aque­llos que nos pre­ce­die­ron. Co­mo cuan­do re­ci­bi­mos una ca­sa vie­ja y la ade­cua­mos a nues­tro gus­to, apro­ve­chan­do ade­más las nue­vas po­si­bi­li­da­des que ofre­ce la tec­no­lo­gía y el mer­ca­do.

Co­mo cuan­do pla­nea­mos una ca­sa nue­va y al vi­vir­la ad­ver­ti­mos que to­da­vía ne­ce­si­ta adap­tar­se me­jor a nues­tras ne­ce­si­da­des rea­les y con­cre­tas del día a día.

Al fi­nal de cuen­tas, sin im­por­tar dón­de, cuán­do, có­mo ni con quién se vi­va, co­mo de­cía­mos, la ca­sa es quien la ha­bi­ta, la vi­da es co­mo ca­da quien la vi­va.

“Es­ta lis­ta si­gue, cre­ce, se dis­per­sa y vuel­ve al fi­nal siem­pre al mis­mo lu­gar: la ca­sa no es sino quien la ha­bi­ta”…

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.