CA­SA OL: con­ti­nuan­do con el en­torno na­tu­ral

ZD + A

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Tex­to Geor­gi­na Par­ti­da Bueno Fotos Jaime Navarro y Ra­fael Ga­mo

Ca­sa OL per­te­ne­ce a un nue­vo y lu­jo­so de­sa­rro­llo re­si­den­cial ubi­ca­do en el Es­ta­do de Mé­xi­co, al nor­te de la ciu­dad. Es­ta área es­tá po­co ur­ba­ni­za­da, por lo que los lo­tes co­lin­dan­tes no han si­do in­ter­ve­ni­dos por al­gu­na cons­truc­ción; la na­tu­ra­le­za se man­tie­ne in­tac­ta y eso ins­pi­ró a ZD + A a pre­ser­var esa con­di­ción en to­dos los sen­ti­dos

En el plano su­pe­rior, que­da­ron la más­ter sui­te con ves­ti­dor y ba­ño in­clui­do, y dos re­cá­ma­ras más; así lo mar­có el plan de tra­ba­jo de acuer­do a las ne­ce­si­da­des de la fa­mi­lia.

El con­tac­to con el ex­te­rior lo tie­nen a tra­vés de unas te­rra­zas ajar­di­na­das que al mis­mo tiem­po son los te­chos de la plan­ta ba­ja. Es­tas áreas de es­tar son muy be­né­fi­cas en cues­tio­nes tér­mi­cas y acús­ti­cas; son es­pa­cios lle­nos de vi­da y de ener­gía que se unen y que in­vi­tan a la con­vi­ven­cia fa­mi­liar, a con­ver­sar, a leer o sim­ple­men­te a dis­fru­trar.

La ar­qui­tec­tu­ra del pai­sa­je en es­tas áreas es muy pre­ci­sa, ya que la in­ter­ven­ción na­tu­ral im­pli­ca­rá un aho­rro en su man­te­ni­mien­to. En la plan­ta ba­ja se en­cuen­tra el área pú­bli­ca, ade­más del es­tu­dio. To­dos los es­pa­cios se co­nec­tan con el ex­te­rior a tra­vés de cris­ta­les pa­ra crear fron­te­ras bo­rro­sas que de pri­me­ra ins­tan­cia co­nec­ten a tra­vés de la mi­ra­da. Los sen­ti­dos se sin­cro­ni­zan y se vin­cu­lan a tra­vés de es­tas per­cep­cio­nes in­va­ria­ble­men­te na­tu­ra­les: la luz, las imá­ge­nes, las tex­tu­ras y los so­ni­dos sin fil­trar. Las ven­ta­nas se pue­den abrir y per­ma­ne­cer así to­do el día. En­tre más se vi­va la ex­pe­rien­cia de la in­ter­ac­ción con el ex­te­rior na­tu­ral, me­jor se cum­pli­rá el ob­je­ti­vo.

Un atrac­ti­vo más de es­ta ca­sa es el ca­rril de na­do de 25 me­tros li­bres que tam­bién se ubi­ca ha­cia el ex­te­rior. Si bien no siem­pre se­rá uti­li­za­do pa­ra la na­ta­ción, no quie­re de­cir que se ten­ga que guar­dar. Por lo mis­mo, se pen­só en que fue­ra dis­fru­ta­do en su to­ta­li­dad co­mo un es­pe­jo de agua que re­fle­je el azul del cie­lo y su fun­ción sea co­mo fuen­te de re­la­ja­ción.

La pro­por­ción y la es­ca­la tam­bién fue una idea rec­to­ra del di­se­ño. Por ejem­plo, la sa­la po­see una al­tu­ra ma­yor a los tres me­tros. Es­to ha­ce que la vi­ven­cia sea de ma­yor li­ber­tad y la luz ce­ni­tal, que se fil­tre, abra­ce y crea una at­mós­fe­ra más cá­li­da.

En ca­da rin­cón pre­do­mi­na la sen­ci­llez de los aca­ba­dos. Las ma­de­ras en dis­tin­tos es­ta­dos, los me­ta­les, pie­dras con di­ver­sas ru­go­si­da­des o már­mo­les han si­do res­pe­ta­dos al má­xi­mo. El vi­drio, el con­cre­to y el ace­ro se uti­li­za­ron pa­ra ali­ge­rar la es­truc­tu­ra y pa­ra for­ta­le­cer el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de di­se­ño y en­fa­ti­zar la gran­de­za de lo na­tu­ral. El co­mún de­no­mi­na­dor en­tre los ele­men­tos na­tu­ra­les e in­dus­tria­li­za­dos es la neu­tra­li­dad en sus co­lo­res, in­ce­san­te­men­te a fa­vor de la si­mi­li­tud con el con­tex­to.

Yu­ri Za­go­rin, fun­da­dor de ZD+A di­se­ñó es­ta ca­sa con­tem­plán­do­la de aquí a 30 años y pa­ra ser vi­vi­da ca­da día, sin ex­cep­cio­nes. El éxi­to de es­te pro­yec­to ra­di­ca en la his­to­ria que con­ten­drá y en có­mo se irá adi­cio­nan­do al en­torno. Los ma­te­ria­les con los cua­les es­tá rea­li­za­da, las tex­tu­ras y sus aca­ba­dos se­rán los tes­ti­gos dig­nos del pa­sar del tiem­po.

Aba­jo su­pe­rior: fa­cha­da prin­ci­pal cu­yo ac­ce­so se in­ser­ta al pai­sa­je exis­ten­te. Aba­jo, in­fe­rior: al in­te­rior la ex­pe­rien­cia es mul­ti­sen­so­rial por la con­vi­ven­cia con los di­ver­sos ma­te­ria­les na­tu­ra­les que re­cuer­dan a la na­tu­ra­le­za y al en­torno de la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.