Ta­co: ar­qui­tec­tu­ra con nom­bre y ape­lli­do

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Alejandro Ace­ve­do Fotos cor­te­sía de TA­CO

Con ape­nas cin­co años, el Ta­ller de Ar­qui­tec­tu­ra Con­tex­tual (TA­CO) ya cuen­ta con 14 ga­lar­do­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Aun­que el me­jor pre­mio -a de­cir de es­te equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio- es el otor­ga­do por la sa­tis­fac­ción de sus clien­tes. He­mos se­lec­cio­na­do Pa­be­llón 3E, Loft Vi­ve­ro y Ca­sa Ga­brie­la pa­ra ilus­trar es­te ar­tícu­lo

¡Un buen día!, los hermanos Ana Pa­drón (in­terio­ris­ta) y Car­los Pa­drón (ar­qui­tec­to) en com­pa­ñía de su pri­mo Alejandro Pa­drón (in­ge­nie­ro) se die­ron cuen­ta de que po­dían com­ple­men­tar sus co­no­ci­mien­tos y crear un Ta­ller de Ar­qui­tec­tu­ra Con­tex­tual (TA­CO) que por ob­je­ti­vo tu­vie­ra la re­cu­pe­ra­ción del es­pí­ri­tu co­lec­ti­vo de la ar­qui­tec­tu­ra. El re­sul­ta­do no so­lo po­see esa in­ten­ción so­cial, tam­bién tie­ne un gran sen­ti­do ar­tís­ti­co; en­ten­di­do és­te co­mo la ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar emo­cio­nes en quie­nes ha­bi­tan sus obras.

Do­ce son las obras que TA­CO con­si­de­ra com­ple­ta­men­te su­yas. En­tre ellas se en­cuen­tran el Pa­be­llón 3E, el Loft Vi­ve­ro y la Ca­sa Ga­brie­la. En di­chas obras hay in­ter­ven­cio­nes (o adap­ta­cio­nes) en cons­truc­cio­nes ya exis­ten­tes; otras, Ca­sa Ga­brie­la (por ejem­plo) fue­ron cons­trui­das des­de ce­ro.

Téc­ni­cas y ma­te­ria­les

En el ca­so par­ti­cu­lar de Yu­ca­tán los pro­ble­mas a re­sol­ver son las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, la hu­me­dad, los fuertes hu­ra­ca­nes, el ex­ce­so de ilu­mi­na­ción na­tu­ral, los mos­qui­tos, el van­da­lis­mo y la fal­ta de es­pa­cio pú­bli­co. Por tal ra­zón, es­te ta­ller po­ne en prác­ti­ca sis­te­mas pa­si­vos de cons­truc­ción co­mo la ven­ti­la­ción cru­za­da o aper­tu­ras ce­ni­ta­les pa­ra eva­cuar el ai­re ca­lien­te. Pa­ra con­tro­lar la pro­li­fe­ra­ción de mos­cos se va­len de es­tan­ques que lle­nan de plan­tas acuá­ti­cas y pe­ces pre­da­do­res de lar­vas.

A su vez, usan ce­lo­sías co­mo ma­ti­za­do­res de luz y cor­ta­do­res de vien­to, al tiem­po que es­tos “mu­ros ca­la­dos” pro­te­gen del van­da­lis­mo a los ha­bi­tan­tes de sus cons­truc­cio­nes. En cuan­to a ma­te­ria­les, se de­can­tan por la gra­vi­lla y el eco-cre­to permea­ble. Tam­bién, uti­li­zan el es­tu­co pre­pa­ra­do con ce­men­to blan­co, pol­vo de pie­dra y re­si­na de chu­kum, plan­ta en­dé­mi­ca de la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán. Con es­te em­plas­te re­vis­ten mu­ros, y así re­cu­pe­ran una téc­ni­ca tra­di­cio­nal ma­ya. Las tres obras que nos sir­ven pa­ra ilus­trar es­ta no­ta (Pa­be­llón 3E, Loft Vi­ve­ro y Ca­sa Ga­brie­la) es­tán re­ves­ti­das de es­tu­co- chu­kum.

Dig­nos de men­ción son los aca­ba­dos de los mu­ros en los que mez­clan pig­men­tos al es­tu­co; y tra­tán­do­se de óxi­dos, TA­CO los apli­ca al fi­nal del pro­ce­so, es de­cir, cuan­do se ha ob­te­ni­do en las pa­re­des la tex­tu­ra desea­da. Am­bos (pig­men­tos y óxi­dos) dan a los aca­ba­dos de TA­CO un tono per­ma­nen­te que no re­quie­re del man­te­ni­mien­to cons­tan­te que exi­ge la pin­tu­ra.

Na­tu­ra­le­za con­sen­ti­da

El agua y la luz son los ele­men­tos na­tu­ra­les que más apre­cian. Si se pien­sa en el es­tan­que de la Ca­sa Ga­brie­la que fue un acier­to de­co­ra­ti­vo y fun­cio­nal, o en la luz que se cue­la por la ce­lo­sía del Pa­be­llón 3E. Y aun­que Ana es la de­co­ra­do­ra ti­tu­lar de los in­te­rio­res, el mo­bi­lia­rio se en­cuen­tra en tan ar­mo­nio­so diá­lo­go con los ex­te­rio­res (mu­ros in­te­rio­res, pa­tios y fa­cha­das) que po­de­mos ima­gi­nar a Car­los y Alejandro par­ti­ci­pan­do con Ana en las va­lio­sas de­ci­sio­nes.

El ta­ller ha en­ten­di­do el in­terio­ris­mo co­mo una ex­ten­sión de la ar­qui­tec­tu­ra y siem­pre en res­pe­tuo­sa con­ver­sa­ción con los clien­tes. So­brie­dad y sen­ci­llez... las at­mós­fe­ras crea­das por es­te ta­ller ave­ci­na­do en Mé­ri­da les pro­por­cio­nan gran co­mo­di­dad a los ha­bi­tan­tes.

Ho­no­res me­re­ci­dos

A pro­pó­si­to de Ca­sa Ga­brie­la, TA­CO aca­ba de re­ci­bir una Me­da­lla de Pla­ta en la Pri­me­ra Bie­nal Na­cio­nal de Jó­ve­nes Ar­qui­tec­tos. Pe­ro, no es el úni­co pre­mio. Es­te ta­ller de ar­qui­tec­tu­ra ha re­ci­bi­do 14 re­co­no­ci­mien­tos re­gio­na­les, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, otor­ga­dos por ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les. Sin em­bar­go, y a de­cir por los miem­bros del Ta­ller de Ar­qui­tec­tu­ra Con­tex­tual: “el ma­yor pre­mio nos lo da un clien­te que nos di­ce “gra­cias por ha­ber me­jo­ra­do nues­tra ca­li­dad de vi­da””. Del or­gu­llo y el ca­ri­ño que es­te ta­ller mul­ti­dis­ci­pli­na­rio les guar­da a sus obras nos ha­bla el tra­to fa­mi­liar que a ellas les da, bau­ti­zán­do­las con nom­bre y ape­lli­do: Pa­be­llón 3E (2012), Loft Vi­ve­ro (2014), Ca­sa Ga­brie­la (2015) y, afor­tu­na­da­men­te, un lar­go et­cé­te­ra.

Pá­gi­na an­te­rior: el con­tras­te de tex­tu­ras es evi­den­te en es­ta ca­sa. In­clu­so los am­bien­tes van cam­bian­do de­pen­dien­do de la tem­pe­ra­tu­ra que se mo­du­la por las al­tu­ras y va­nos. En es­ta pá­gi­na a la iz­quier­da: el ma­ne­jo de luz en los es­pa­cios es muy...

De­re­cha: el cli­ma de la re­gión es cá­li­do, por lo mis­mo, se rea­li­za­ron al­gu­nos va­nos pa­ra pro­vo­car una ven­ti­la­ción na­tu­ral cons­tan­te. Cen­tro: las do­bles al­tu­ras cuen­tan con aper­tu­ras ce­ni­ta­les que per­mi­ten la sa­li­da del ai­re ca­lien­te, de es­ta ma­ne­ra,...

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.