La Shang­hái

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO -

Shang­hái es un mi­to en la cons­truc­ción, el in­creí­ble mi­to de una mo­der­na ciu­dad en Chi­na y tam­bién pa­ra to­da el área del Le­jano Orien­te.

Fue a par­tir de Shang­hái que en Chi­na una ci­vi­li­za­ción agrí­co­la an­ti­gua y con­ser­va­do­ra co­men­zó su via­je ha­cia el mar y ha­cia el mun­do.

Ha­ce mil años la ma­yor par­te de su te­rri­to­rio, que aho­ra es la par­te más prós­pe­ra de la ciu­dad, es­ta­ba in­mer­sa en la in­men­si­dad del océano. De la mano de los se­di­men­tos arras­tra­dos por la co­rrien­te a lo lar­go del río Yangt­ze, acu­mu­la­dos en la desem­bo­ca­du­ra del río, el te­rri­to­rio de Shang­hái se mo­vió len­ta­men­te ha­cia el es­te.

En 1291 fue de­cla­ra­da ofi­cial­men­te ciu­dad y, en 1553 fue cons­trui­da una mu­ra­lla. Den­tro de es­ta ciu­dad de 4,5 km2, Shang­hái vol­vió a la vi­da. Los ciu­da­da­nos de­no­mi­nan a es­ta zo­na “cas­co an­ti­guo”. Aun­que la mu­ra­lla fue des­trui­da al fi­nal de los años cin­cuen­ta y con­ver­ti­da en una ca­rre­te­ra de cir­cun­va­la­ción del cen­tro de la ciu­dad, al­gu­nas de las par­tes más im­por­tan­tes de la mis­ma per­ma­ne­cie­ron in­tac­tas co­mo el fa­mo­so jar­dín es­ti­lo Jian­gnan (la par­te sur de Yangt­ze) co­no­ci­do co­mo el Jar­dín Yu, un tem­plo de Con­fu­cio, ade­más de otros mo­nu­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos y si­tios his­tó­ri­cos. Hoy, son las atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas más po­pu­la­res en­tre los vi­si­tan­tes na­cio­na­les y ex­tran­je­ros.

Shang­hái, en las cos­tas del Pa­cí­fi­co, en el es­te de Chi­na, por su po­si­ción a 31° 14’ de la­ti­tud nor­te, es­tá prác­ti­ca­men­te en la po­si­ción in­ter­me­dia en­tre el nor­te y el sur del país. Ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te se en­cuen­tra en una po­si­ción re­la­ti­va­men­te mar­gi­nal en la ju­ris­dic­ción del Go­bierno Cen­tral de Chi­na, que ha con­ver­ti­do a la ciu­dad, des­de ha­ce mu­cho tiem­po, en el me­jor pun­to de lle­ga­da des­de los paí­ses oc­ci­den­ta­les. Tras la de­rro­ta de Chi­na en la Gue­rra del Opio de 1843, Shang­hái se con­vir­tió en uno de los cin­co puer­tos co­mer­cia­les por los que en­tra­ban al país los em­pre­sa­rios bri­tá­ni­cos, que ade­más te­nían per­mi­so pa­ra re­si­dir en la ciu­dad y cons­truir sus re­si­den­cias. En 1845, los bri­tá­ni­cos fir­ma­ron con el go­bierno chino el Re­gla­men­to de Tie­rras de Shang­hái y el Tra­ta­do de Shang­hái, que fue la ba­se le­gis­la­ti­va que per­mi­tió a los paí­ses oc­ci­den­ta­les ob­te­ner las con­ce­sio­nes pa­ra asen­tar­se en Shang­hái. Des­pués de apro­bar la con­ce­sión a los bri­tá­ni­cos, el ré­gi­men fue am­plia­do con las con­ce­sio­nes a los fran­ce­ses y ame­ri­ca­nos.

Shang­hái hi­zo en­ton­ces su in­gre­so al mun­do de la mo­der­na cons­truc­ción ur­ba­na. Lue­go de no ser acep­ta­da la so­li­ci­tud bri­tá­ni­ca de cons­truir un puer­to de aguas pro­fun­das en el del­ta del Wu­song, los bri­tá­ni­cos fi­nal­men­te eli­gie­ron la zo­na del Bund co­mo pun­to de par­ti­da, des­de el cual se ex­pan­die­ron gra­dual­men­te ha­cia el nor­te y el oes­te. Así, el Bund se con­vir­tió en el ori­gen de la edi­fi­ca­ción ur­ba­na de Shang­hái.

Mien­tras que, los bri­tá­ni­cos ob­te­nían sus be­ne­fi­cios en la cons­truc­ción y en las nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des ban­ca­rias y fi­nan­cie­ras, los fran­ce­ses dis­fru­ta­ban la vi­da en los apar­ta­men­tos y las ca­sas que fue­ron cons­trui­das. En unas po­cas dé­ca­das, Shang­hái se con­vir­tió pa­ra los aven­tu­re­ros oc­ci­den­ta­les en el “País de las ma­ra­vi­llas”, la “Pa­rís de orien­te”, que flo­re­ció du­ran­te un tiem­po.

A fi­na­les de los años trein­ta, cuan­do en ella se desa­rro­lla­ba la mi­tad de la ac­ti­vi­dad in­dus­trial chi­na, la cuar­ta par­te de las ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les y un sex­to de ac­ti­vi­da­des fi­nan­cie­ras; Shang­hái fue de las ciu­da­des más ri­cas y más co­di­cia­das de to­do el ex­tre­mo orien­te.

La ciu­dad ex­pe­ri­men­tó el ce­nit de su ex­pan­sión ur­ba­na des­de los fi­na­les de los años vein­te a los años trein­ta. Los prin­ci­pa­les es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos fue­ron el his­to­ri­cis­mo del si­glo XIX re­pre­sen­ta­do por el in­glés y el ame­ri­cano; el me­di­te­rrá­neo re­pre­sen­ta­do por los es­pa­ño­les y la de­co­ra­ción, ba­sa­da en las co­rrien­tes po­pu­la­res en Eu­ro­pa. De­bi­do a la fal­ta de un sus­tra­to his­tó­ri­co de la cul­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca oc­ci­den­tal, los lí­mi­tes ma­te­ria­les y las téc­ni­cas de cons­truc­ción, es­tos es­ti­los oc­ci­den­ta­les a su lle­ga­da a Shang­hái su­frie­ron la in­fluen­cia lo­cal.

Por ello, en sen­ti­do es­tric­to, el es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co de la ciu­dad en ese pe­río­do fue el fru­to de una am­plia hi­bri­da­ción mul­ti­cul­tu­ral y es­te plu­ra­lis­mo es­ti­lís­ti­co dio for­ma al es­ti­lo en­can­ta­dor y muy per­so­nal de los mo­der­nos edi­fi­cios de la ciu­dad; que per­te­ne­ce al mun­do pe­ro más a Shang­hái. Más im­por­tan­te aún, los es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos de es­te pe­rio­do ejer­cie­ron una fuer­te in­fluen­cia en los es­ti­los y la cul­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca de la mo­der­ni­dad en otras ciu­da­des chi­nas.

El Shi­ku­men es otro sím­bo­lo ar­qui­tec­tó­ni­co de Shang­hái. Su na­ci­mien­to y su de­sa­rro­llo van ca­si a la par con los de las con­ce­sio­nes. Ori­gi­nal­men­te no era más que una re­si­den­cia tem­po­ral, cons­trui­da rá­pi­da­men­te de­bi­do al au­men­to de la po­bla­ción ur­ba­na, pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los em­pre­sa­rios y las per­so­nas que lle­ga­ron a Shang­hái en bus­ca de ne­go­cios o pa­ra es­ca­par de la gue­rra.

Es­te ti­po de ar­qui­tec­tu­ra, que com­bi­na el es­ti­lo tra­di­cio­nal chino de Sihe­yuan con las fun­cio­nes re­si­den­cia­les y los es­ti­los de­co­ra­ti­vos oc­ci­den­ta­les, lue­go se con­vir­tió en la ar­qui­tec­tu­ra re­si­den­cial más dis­tin­ti­va de la ciu­dad. Shang­hái es el lu­gar de na­ci­mien­to de la in­dus­tria Chi­na mo­der­na. Las dos ori­llas del río Suz­hou, que atra­vie­sa su cen­tro, se con­vir­tió en la ubi­ca­ción pre­fe­ri­da de una can­ti­dad de fá­bri­cas y al­ma­ce­nes gra­cias a la fa­ci­li­dad y el ba­jo cos­to del trans­por­te.

Es­tos asen­ta­mien­tos in­dus­tria­les han pro­ta­go­ni­za­do ca­si la mi­tad de la his­to­ria de Shang­hái y el de­sa­rro­llo in­dus­trial de la Chi­na mo­der­na. A pe­sar de ello, es­tos im­por­tan­tes mo­nu­men­tos in­dus­tria­les y mu­ni­ci­pa­les han si­do de­mo­li­dos en gran par­te por una idea erró­nea del de­sa­rro­llo ur­bano. Afor­tu­na­da­men­te, la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y la so­cie­dad han co­men­za­do a com­pren­der la im­por­tan­cia de es­te pa­tri­mo­nio cul­tu­ral pa­ra la me­mo­ria de la ciu­dad.

Es­te nue­vo en­fo­que per­mi­tió que al­gu­nos mo­nu­men­tos im­por­tan­tes de la ar­qui­tec­tu­ra in­dus­trial en las ori­llas del Suz­hou y otros dis­tri­tos de Shang­hái sean con­ser­va­dos y res­tau­ra­dos co­mo par­ques re­crea­ti­vos y mu­seos de va­rios ti­pos, lo que les per­mi­te in­te­grar­se en la ex­pan­sión ur­ba­na y el pro­ce­so de me­jo­ra fun­cio­nal. Su mo­der­ni­za­ción su­frió un re­vés de­bi­do a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

La ciu­dad, a cau­sa de los con­flic­tos, los cam­bios po­lí­ti­cos y otras ra­zo­nes; se man­tu­vo ca­si en si­len­cio du­ran­te me­dio si­glo pa­ra des­per­tar a fi­na­les de los años no­ven­ta en una ex­plo­sión re­pen­ti­na, co­mo de la no­che a la ma­ña­na. En me­nos de 20 años cam­bió to­tal­men­te. En­tre el Bund y Pu­dong na­ció, con la cons­truc­ción de la zo­na fi­nan­cie­ra de Lu­jia­zui, una nue­va ciu­dad. El cen­tro his­tó­ri­co de Pu­xi vio una trans­for­ma­ción aún más pro­fun­da, con ca­lles más an­chas y más edi­fi­cios al­tos.

La ciu­dad y los nue­vos edi­fi­cios fue­ron cons­trui­dos a una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa. Shang­hái era co­mo un ni­ño que, tras una in­fan­cia en la que su­frió re­tra­sos en su cre­ci­mien­to, de pron­to, en el es­pa­cio de una no­che, en­tró en la ma­du­rez. Sin du­da, una es­tra­te­gia de de­sa­rro­llo de es­ta na­tu­ra­le­za ha cau­sa­do pro­ble­mas, co­mo la fal­ta de una tran­si­ción e in­te­gra­ción or­de­na­da en­tre lo vie­jo y lo nue­vo que pro­du­jo la frag­men­ta­ción del te­ji­do ur­bano, la rá­pi­da des­apa­ri­ción de la me­mo­ria de la ciu­dad y un ca­rác­ter in­de­fi­ni­do con el as­pec­to y el es­ti­lo de la ciu­dad y su ar­qui­tec­tu­ra. Hoy, te­ne­mos ra­zo­nes pa­ra es­tar or­gu­llo­sos de los re­sul­ta­dos de cons­truc­ción pe­ro, ¿no te­ne­mos mu­chas más ra­zo­nes pa­ra pen­sar en so­bre lo que sig­ni­fi­ca la ciu­dad pa­ra los que en ella vi­ven allí y se mue­ven?

Es el mo­men­to de re­fle­xio­nar y cues­tio­nar lo que he­mos he­cho. Hoy Shang­hái no es una ciu­dad rí­gi­da­men­te pla­ni­fi­ca­da y di­se­ña­da, sino que tu­vo un cre­ci­mien­to na­tu­ral. Lo que de­ter­mi­na su de­sa­rro­llo son su es­pí­ri­tu y su no­ta­ble he­ren­cia ge­né­ti­ca: la li­ber­tad, la aper­tu­ra, la to­le­ran­cia, la bús­que­da de un es­ti­lo de vi­da re­fi­na­do y aten­to a las mo­das. Shang­hái es una ac­ti­tud ha­cia la vi­da, el gus­to y el tem­pe­ra­men­to pa­ra dar for­ma a es­ta ciu­dad sin igual.

Pá­gi­na de aper­tu­ra: ma­pa de Shang­hái en 1927. Pá­gi­na opues­ta arri­ba: el Bund (a la de­re­cha) y el dis­tri­to de Pu­dong (iz­quier­da), al es­te del río Huang­pu que atra­vie­sa la ciu­dad. Pá­gi­na opues­ta, aba­jo: vis­ta del Bund en 1930. En es­ta pá­gi­na: vis­ta del...

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.