Opi­nión: La cu­ra­du­ría de la vi­vien­da

Los ar­qui­tec­tos he­mos te­ni­do que li­brar una lar­ga y ex­ten­sa lu­cha, que ha ido sur­gien­do, es­pon­tá­nea­men­te, al ini­cio con pro­yec­tos de vi­vien­da de los re­cién gra­dua­dos, que fue­ron im­pre­sio­nan­do ca­da vez más a una bue­na par­te de los ciu­da­da­nos has­ta lo­grar,

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Lu­ciano Du­rón Ar­qui­tec­to

To­do ar­qui­tec­to fa­mo­so ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad, du­ran­te al­gu­na eta­pa de su vi­da, de di­se­ñar vi­vien­das, pro­yec­tos que des­cu­bri­mos lue­go en re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das, y que lue­go, du­ran­te su cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal los en­con­tra­mos a di­chos ar­qui­tec­tos rea­li­zan­do pro­yec­tos más va­ria­dos y com­ple­jos.

En nues­tros ini­cios en la ca­rre­ra no po­de­mos ol­vi­dar “los clá­si­cos” de aho­ra y mo­der­nis­tas de mi épo­ca: el mi­ni­ma­lis­mo de Mies van der Rohe -ace­ro y vi­drio-, la fa­mo­sa “ca­sa de la cas­ca­da” de Wright y otras tan­tas di­se­ña­das has­ta su úl­ti­mo com­po­nen­te en Chica­go, la “Vi­lla Sa­vo­ye” y los sin­gu­la­res con­jun­tos ha­bi­ta­cio­na­les de Le Cor­bu­sier, la glass-hou­se de Phi­llip John­son, la “Mi­lam Re­si­den­ce” de Paul Ru­dolph y el bru­ta­lis­mo, to­das de­jan­do un im­pac­to que en al­gún mo­men­to abre un camino nue­vo en nues­tra na­cien­te ilu­sión de sen­tir­nos in­vo­lu­cra­dos con lo úl­ti­mo de la pa­no­rá­mi­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca uni­ver­sal. Y aquí ca­be ex­po­ner un pun­to con­tro­ver­sial muy per­so­nal, un asun­to que siem­pre he cues­tio­na­do: el ar­qui­tec­to co­mún y co­rrien­te im­po­nien­do su par­ti­cu­lar es­ti­lo so­bre su clien­te, y és­te en­tre­gán­do­se sin cues­tio­nar mo­vi­do muy pro­ba­ble­men­te por pres­ti­gio, con­fian­do a ple­ni­tud en la fan­ta­sía de su crea­dor. Ca­be aquí una ana­lo­gía, sin tra­tar de mi­ni­mi­zar enor­me di­fe­ren­cia, igual co­mo su­ce­de con la mo­da fe­me­ni­na, pa­ra no que­dar fue­ra de la co­rrien­te del mo­men­to. Mi dis­cre­pan­cia apa­re­ce re­tra­ta­da en mis di­se­ños de vi­vien­da, ya que más han de­pen­di­do de mi per­so­nal in­ter­pre­ta­ción de mi clien­te, el lu­gar de la obra, y de­más par­ti­cu­la­ri­da­des, que en un es­ti­lo im­pues­to. Nin­gu­na obra se pa­re­ce a la si­guien­te. Pe­ro de nue­vo, sin ha­cer nin­gún pa­ran­gón, so­lo si­guien­do mi sin­gu­lar ma­ne­ra de ser. Un sim­ple ar­qui­tec­to en sus cir­cuns­tan­cias.

Re­gre­san­do a las re­vis­tas de ar­qui­tec­tu­ra, nues­tra ori­gi­nal fuen­te de ins­pi­ra­ción: lo­gra­mos, cuan­do las ob­ser­va­mos con de­te­ni­mien­to, al aden­trar­nos en ellas, por las fo­to­gra­fías y pla­nos es­que­má­ti­cos que nos ofre­cen, ha­cer un re­co­rri­do por las mis­mas has­ta sen­tir­nos co­mo vi­si­tan­tes fur­ti­vos. Tal pre­sen­cia cua­si-vir­tual nos pro­vo­ca un des­cu­brir al­go nue­vo y di­fe­ren­te, que tal vez por el im­pac­to que nos cau­sa nos ha­ce per­ci­bir un pla­cer in­te­rior, pa­re­ci­do al que sen­ti­mos lue­go de ha­ber es­ta­do en un mu­seo de ar­te en cual­quier par­te del mun­do. Ar­te, sí, pe­ro ése es otro te­ma…

Por su­pues­to, las obras que nos mues­tran han si­do es­co­gi­das con su­mo cui­da­do, una es­pe­cie de cu­ra­du­ría es­pe­cia­li­za­da, pre­ci­sa­men­te pa­ra po­ner­nos al tan­to de lo úl­ti­mo en di­se­ño y des­de lue­go ex­po­ner­nos an­te nue­vos es­ti­los crea­ti­vos que van de­jan­do es­cue­la. Al­gu­nas ter­mi­nan co­mo arri­ba lo men­cio­ná­ba­mos, con­vir­tién­do­se en mo­vi­mien­tos in­ter­na­cio­na­les ca­da vez más sor­pren­den­tes pa­ra aque­llos que co­mo yo vi­vi­mos en un país don­de to­da­vía no nos al­can­za el avan­ce cul­tu­ral ni el pre­su­pues­to pa­ra po­der rea­li­zar­las. Es im­por­tan­te tam­bién en­ten­der que no po­de­mos de­jar por fue­ra re­vis­tas con di­se­ños de ca­sas ho­ga­re­ñas, con di­se­ños ca­si ar­te­sa­na­les pe­ro muy re­fi­na­dos y có­mo­dos: mos­tran­do mue­bles, lám­pa­ras, cló­sets y de­co­ra­cio­nes muy ori­gi­na­les y sen­ci­llas, orien­ta­das al co­mún de las per­so­nas.

En es­tos la­res, en nues­tra re­gión, nos li­mi­ta­mos a in­ter­pre­tar, por su­pues­to, la ten­den­cia que nos atrae, por­que nos atra­pa lo que otros, en mun­dos di­fe­ren­tes, han en­con­tra­do a la mano, por una crea­ti­vi­dad de un en­torno col­ma­do de una pro­duc­ción inaca­ba­ble de ideas, pro­duc­tos re­cién des­em­pa­ca­dos, avan­ces tec­no­ló­gi­cos, y por su­pues­to el ge­nio de aque­llos que los crean. In­ten­to en­ton­ces se­pa­rar ex­tre­mos, vi­vien­das en sec­to­res de éli­te de las gran­des ciu­da­des -fren­te a pla­yas, en al­tu­ras fren­te a es­pec­ta­cu­la­res vis­tas- con aque­llas in­me­dia­tas a mi en­torno; re­co­no­cien­do las siem­pre cer­ca­nas -Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Mé­xi­co y otros paí­ses al sur- que nos ofre­cen a ca­da ra­to pro­yec­tos ori­gi­na­les y des­ta­ca­dos, que de nue­vo van apa­re­ja­das a un gra­do de de­sa­rro­llo cul­tu­ral y eco­nó­mi­co por en­ci­ma de nues­tra re­gión.

Y aquí ten­go que re­sal­tar: la crea­ti­vi­dad de nues­tros ar­qui­tec­tos, que lo­gran, pe­se a li­mi­ta­cio­nes que se dan en nues­tros paí­ses, ofre­cer am­bien­tes de ho­gar y lu­ga­res de ex­pan­sión emo­cio­nal, que al vi­si­tar­los in si­tu lle­gan a con­ven­cer que la ori­gi­na­li­dad y el gus­to se pue­de en­con­trar en cual­quier la­do mien­tras exis­ta esa ge­nia­li­dad de aque­llos que des­de la es­cue­la -he ser­vi­do de exa­mi­na­dor de te­sis en va­ria­das oca­sio­nes- ya van des­ta­cán­do­se con pro­pues­tas que vis­lum­bran un futuro pro­me­te­dor.

Es­to sin con­tar los re­cien­tes cri­te­rios ur­ba­nos de vi­vien­da so­cial, que más que un ne­go­cio ren­ta­ble de ex­plo­ta­ción del te­rreno al má­xi­mo, de­di­can es­pe­cial aten­ción a la in­te­gra­ción de es­pa­cios co­mu­ni­ta­rios, ubi­can­do in­ten­cio­nal­men­te lu­ga­res de en­tre­te­ni­mien­to y de­por­ti­vos, in­vo­lu­cran­do ár­bo­les y ve­ge­ta­ción co­mo ele­men­tos esen­cia­les del di­se­ño, en­ten­dien­do con con­cien­cia y con­ven­ci­mien­to que el pea­tón, más bien, el usua­rio y las nue­vas re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les crea­das, con­for­man en­tor­nos pa­ra fa­mi­lias y en es­pe­cial pa­ra los ni­ños, don­de quie­nes an­tes de pa­sar­se de sus ba­rria­das no te­nían ac­ce­so.

Y por su­pues­to, me que­da por men­cio­nar el in­gre­dien­te ele­men­tal de una bue­na ar­qui­tec­tu­ra: el clien­te, que en mis ini­cios en es­ta mi pe­que­ña ciu­dad de en­ton­ces, ha­rá unos 50 años, no te­nían ni idea de nues­tra exis­ten­cia, pa­ra no de­cir im­por­tan­cia. Los ar­qui­tec­tos he­mos te­ni­do que li­brar una lar­ga y ex­ten­sa lu­cha, de don­de ha ido sur­gien­do es­pon­tá­nea­men­te, al ini­cio con pro­yec­tos de vi­vien­da de los re­cién gra­dua­dos, que fue­ron im­pre­sio­nan­do ca­da vez más a una bue­na par­te de ciu­da­da­nos has­ta lo­grar ge­ne­rar­se con el tiem­po una bue­na y me­jor ex­pre­sión ar­qui­tec­tó­ni­ca, que si­gi­lo­sa­men­te y aho­ra con fuer­te pre­sen­cia, han lle­ga­do a con­ver­tir­se en un si­ne-qua-non, la pre­sen­cia de un pro­fe­sio­nal de la ar­qui­tec­tu­ra en la ma­yo­ría de las obras que aho­ra los ciu­da­da­nos co­mien­zan apre­ciar co­mo in­dis­pen­sa­ble.

Pues bien, el clien­te es una pie­za fun­da­men­tal en el bi­no­mio pro­yec­toar­qui­tec­to, ya que sin su en­tu­sias­mo y en­tre­ga ha­cia una ex­pre­sión es­té­ti­ca que exal­te los va­lo­res de su exis­ten­cia, se­ría im­po­si­ble que la obra (vi­vien­da, con­jun­to ha­bi­ta­cio­nal o edi­fi­cio), lle­gue a ob­te­ner la esen­cia y el con­te­ni­do de una obra que en úl­ti­mo tér­mino lo­gre cons­ti­tuir un le­ga­do per­ma­nen­te a su pro­pia ciu­dad, tal y co­mo lo ve­mos ex­pre­sa­do ca­da vez que vi­si­ta­mos un país di­fe­ren­te, ciu­da­des y pue­blos que pa­san col­ma­dos de vi­si­tan­tes que lle­gan a dis­fru­tar­la por su só­li­do con­te­ni­do y pre­sen­cia fí­si­ca, que ter­mi­na de­fi­nien­do su cul­tu­ra, cos­tum­bres y for­ma de vi­da.

La ar­qui­tec­tu­ra de nues­tras ca­sas don­de re­gre­sa­mos al fi­nal de nues­tro día de tra­ba­jo, ter­mi­na sien­do el lu­gar don­de col­ma­mos las es­pe­ran­zas de nues­tra exis­ten­cia, fa­mi­lia y ho­gar, ya sea és­ta la an­ti­gua ca­sa de los pa­dres, ya re­no­va­da co­mo en mi ca­so; o bien, cuan­do nos tras­la­da­mos a nues­tra nue­va ca­sa, co­mo una ex­pe­rien­cia ines­pe­ra­da en una nue­va eta­pa de nues­tro re­co­rri­do por la vi­da, que siem­pre ter­mi­na­rá for­man­do par­te esen­cial de lo que so­mos co­mo per­so­nas, com­ple­tan­do las as­pi­ra­cio­nes que to­do ser hu­mano co­mún es­tá des­ti­na­do a lo­grar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.