Ca­sa Dal­ton

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Tex­to Al­ber­to Cam­po Baeza Fotos Ja­vier Ca­lle­jas

En el muy na­tu­ral en­torno afri­cano, Al­ber­to Mo­rell in­ser­tó en la ar­qui­tec­tu­ra una geo­me­tría que en pri­mer lu­gar se re­la­cio­na con la ori­lla del Océano Ín­di­co y lue­go con el cie­lo, gra­cias a una am­plia es­ca­le­ra, el pun­to de apo­yo de to­do el pro­yec­to, ca­paz de ge­ne­rar un or­den es­pa­cial ad­mi­ra­ble y de gran al­can­ce

Pa­re­ce­ría que el es­pí­ri­tu del cie­lo afri­cano, tan bien des­cri­to por Paul Bow­les en su más fa­mo­sa no­ve­la The Shel­te­ri­ng Sky (El Cie­lo Pro­tec­tor), se cier­ne so­bre la Ca­sa Dal­ton que el ar­qui­tec­to español Al­ber­to Mo­rell cons­tru­yó en Ke­nia: un edi­fi­cio que nos lle­va di­rec­ta­men­te al cie­lo. ¿Se­ría po­si­ble ima­gi­nar una ca­sa que tie­ne una es­ca­le­ra que lle­ga has­ta los cie­los? ¿Se­ría po­si­ble ima­gi­nar una ca­sa que tie­ne una es­ca­le­ra que des­cien­de a las pro­fun­di­da­des del mar? En Áfri­ca, Mo­rell cons­tru­yó una ca­sa cu­yo te­ma cen­tral es un es­pa­cio de es­ca­le­ra si­tua­do en­tre el mar y el cie­lo. En la plan­ta su­pe­rior, el edi­fi­cio abre sus gran­des ojos ha­cia el mar que tie­ne fren­te a él. En la plan­ta ba­ja se abre a un gran pa­tio que sir­ve de ac­ce­so.

En es­te pa­tio hay una pis­ci­na y en el agua emer­gien­do de ella, una gran es­ca­le­ra as­cien­de al ho­ri­zon­te pa­ra su­bir al cie­lo, des­pués de abrir la vis­ta al mar, ya que su­bien­do por es­ta es­ca­le­ra se lle­ga al cie­lo, pe­ro que tam­bién al des­cen­der se lle­ga al cie­lo, re­fle­ja­do en el agua. El pro­ta­go­nis­ta es­pa­cial es es­ta es­ca­le­ra, que pre­si­de el prin­ci­pal es­pa­cio ex­te­rior de la ca­sa abra­za­da por el bos­que y el mar. Me re­cuer­da al­go del es­pí­ri­tu de Adolp­he Ap­pia: la es­ca­le­ra, por la so­brie­dad y el ra­di­ca­lis­mo. La plan­ta ba­ja se abre al gran pa­tio ce­rra­do que pro­te­ge al edi­fi­cio de los bos­ques; en el cen­tro la pis­ci­na de cu­yo fon­do par­te la es­ca­le­ra.

La es­tra­te­gia del ar­qui­tec­to, no­ta­ble­men­te efi­caz, fue ha­cer lo con­tra­rio a lo que cual­quie­ra hu­bie­ra he­cho con un mo­do más sen­sa­to. ¿Una es­ca­le­ra que en lu­gar de co­men­zar en el pi­so, co­mien­za en el fon­do del agua? ¿una es­ca­le­ra en lu­gar de ser­vir de ac­ce­so a la ca­sa, per­mi­te ale­jar­se de ella y al­can­zar el cie­lo?

Pa­re­ce­ría que, al igual que la que Ja­cob des­cri­be en el ca­pí­tu­lo 28 del Gé­ne­sis, es “una es­ca­le­ra que lle­ga has­ta el cie­lo”. La ca­sa es una ca­ja, un po­de­ro­so pa­ra­le­le­pípe­do, que alo­ja un es­pa­cio do­més­ti­co con una gran li­ber­tad pa­ra rea­li­zar to­das las ac­ti­vi­da­des. Ubi­ca­da en el bos­que, fi­nal­men­te la va a in­va­dir y ha­cer­la aún más her­mo­sa.

El edi­fi­cio fue cons­trui­do con es­tu­cos lo­ca­les he­chos con pol­vo de co­ral, las puer­tas y las ven­ta­nas son de cao­ba afri­ca­na con un gran es­pe­sor y las per­sia­nas fue­ron ta­lla­das a mano. Es un ho­gar ce­les­tial, pa­ra ver­lo y vi­vir­lo. Su gen­te es tan fe­liz co­mo si hu­bie­ra es­ta­do ahí to­do el tiem­po, des­de el prin­ci­pio del mun­do. Le pe­dí a Al­ber­to Mo­rell que, cuan­do va­ya a Ke­nia pa­ra ver la ca­sa, me de­je vi­vir en ella. Y no dor­mi­ré tran­qui­lo, pa­ra mi­rar las es­tre­llas que se re­fle­jan en el agua y vie­nen a vi­si­tar la ca­sa to­das las no­ches, su­bien­do y ba­jan­do por esa ma­ra­vi­llo­sa es­ca­le­ra.

PLANO DEL TE­CHO Los man­gla­res. Es­ca­le­ra que con­du­ce a la azo­tea. Pis­ci­na de agua dul­ce. Tra­mo de la es­ca­le­ra. Pla­ta­for­ma-mirador. Área de pa­rri­lla. Es­ca­le­ra de ac­ce­so al mar. Ac­ce­so al agua des­de el acan­ti­la­do de co­ral.

Pá­gi­nas de aper­tu­ra, arri­ba: bos­que­jos de es­tu­dio. Aba­jo: vis­ta de la gran es­ca­le­ra que con­du­ce des­de el pa­tio has­ta la terraza, con vis­tas al Océano Ín­di­co, en con­ti­nui­dad con el acan­ti­la­do. En es­ta pá­gi­na y en la opues­ta: imá­ge­nes de las pá­gi­nas...

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.