Ca­sa Có­di­go de ba­rras

Ale­jan­dro Es­tra­da y Pie­gat­to

Domus en Español El Salvador - - SU­MA­RIO - Tex­to Ale­jan­dro Es­tra­da Fo­tos Char­lie Que­za­da

Es­ta vi­vien­da crea dis­tin­tos tra­ta­mien­tos que de­fi­nen la pri­va­ci­dad y la co­ne­xión con el ex­te­rior, ya que es­tá si­tua­da den­tro del cam­po de golf San Isi­dro en Gua­te­ma­la

Cuan­do una per­so­na se abre, to­do cam­bia. Es­tar cons­cien­te de nues­tro gra­do de aper­tu­ra ha­cia dis­tin­tas si­tua­cio­nes de­fi­ne có­mo nos re­la­cio­na­mos con el es­pa­cio y con las de­más per­so­nas. Siem­pre he pen­sa­do que los es­pa­cios es­tán de­fi­ni­dos por su gra­do de in­ti­mi­dad. Sen­tir­se se­gu­ro, a gus­to, có­mo­do y; sin em­bar­go, es­tar com­ple­ta­men­te abier­to, ex­pues­to y en con­tac­to con el en­torno, son as­pec­tos que de­fi­nen el ti­po de ar­qui­tec­tu­ra que se bus­ca ge­ne­rar, con so­lu­cio­nes y es­tra­te­gias pun­tua­les que con­tri­bu­yen a la pri­va­ci­dad a tra­vés de una ar­qui­tec­tu­ra que dia­lo­ga con su en­torno. Co­mo la in­ti­mi­dad se pue­de vol­ver un te­ma un tan­to sub­je­ti­vo de­be­mos bus­car nue­vas for­mas de in­ter­pre­tar­la, y a la vez, bus­car que las per­so­nas que ha­bi­tan un es­pa­cio se sien­tan bien aun y cuan­do la ca­sa es­tá com­ple­ta o par­cial­men­te abier­ta al ex­te­rior. Pa­ra com­pren­der por qué la in­ti­mi­dad es un te­ma tan im­por­tan­te pa­ra el di­se­ño de es­ta ca­sa se de­be en­ten­der su ubi­ca­ción: ya que es­tá si­tua­da den­tro del Club de Golf San Isi­dro en Gua­te­ma­la, en la par­te ba­ja de una vía bas­tan­te tran­si­ta­da den­tro del Club, lo que la ha­ce vul­ne­ra­ble al pa­so de to­dos los vehícu­los que vie­nen ba­jan­do y que en cier­to pun­to pue­den ver den­tro de la ca­sa. Des­de el prin­ci­pio, no que­ría­mos per­der nues­tro de­re­cho a ver ha­cia el cam­po de Golf, que se en­cuen­tra cru­zan­do la ca­lle, y es por es­ta ra­zón que bus­ca­mos otras for­mas de dar­le tra­ta­mien­to a es­ta fa­cha­da a tra­vés de una pla­ta­for­ma que nos co­lo­ca so­bre el ni­vel de la ca­lle, vi­drios os­cu­ros que brin­dan pri­va­ci­dad en las áreas so­cia­les y un screen he­cho de ma­de­ra só­li­da Cu­ma­rú con un pa­trón de ba­rras in­ter­ca­la­das que crea un afec­to úni­co y de­fi­ne la ar­qui­tec­tu­ra de es­ta fa­cha­da pa­ra el área so­cial que es la que se en­cuen­tra en el se­gun­do ni­vel des­de la ca­lle. Al ubi­car­se en el pri­mer plano di­cha pan­ta­lla de ma­de­ra ha­ce que nues­tra vis­ta se cen­tre en el ex­te­rior de la ca­sa y no en el 50% res­tan­te, que son los es­pa­cios va­cíos de es­te pa­trón.

Am­pli­tud

Es­ta es una ca­sa de 1.234 m2 in­clu­yen­do el techo ver­de de 300 m2 pa­ra una fa­mi­lia nu­me­ro­sa en un te­rreno pe­que­ño (730 m2). Es­to nos lle­vó a bus­car es­tra­te­gias de di­se­ño que apro­ve­chen al má­xi­mo el po­co es­pa­cio con el que se con­ta­ba en re­la­ción al pro­gra­ma y a la pro­por­ción de la ca­sa. Di­vi­di­da en cua­tro ni­ve­les, la ca­sa se­pa­ra sus ser­vi­cios y es­ta­cio­na­mien­tos en un pri­mer ni­vel que no se apre­cia des­de la ca­lle, y al que se ac­ce­de por un pe­que­ño ca­lle­jón en la par­te ba­ja del te­rreno, lo que nos im­pi­de ver los ca­rros des­de la ca­lle. Que­ría­mos es­con­der el au­to­mó­vil a to­da cos­ta y que no pa­sa­ra a for­mar par­te de la ar­qui­tec­tu­ra. Es­te pri­mer ni­vel, que des­de la ca­lle se apre­cia co­mo un mu­ro ver­de, nos sir­vió de pla­ta­for­ma pa­ra co­lo­car el área so­cial a par­tir del pun­to más al­to de la to­po­gra­fía en una área uti­li­za­ble de 730 m2 que igua­la­ba al área ori­gi­nal del te­rreno. El área so­cial es­tá com­pues­ta de cua­tro cua­dran­tes. El de in­gre­so, que es una zo­na ver­de que de­fi­ne nues­tra re­la­ción con la ca­lle, el del ves­tí­bu­lo, que nos co­nec­ta con las otras tres plan­tas me­dian­te un es­pa­cio de tri­ple al­tu­ra, un jue­go de gra­das li­nea­les y un ele­va­dor pa­no­rá­mi­co.

Es­te es­pa­cio pú­bli­co cul­mi­na con una área de es­tu­dio y una área fa­mi­liar des­ti­na­da pa­ra el uso dia­rio que se in­te­gra con la co­ci­na y el res­to de las áreas so­cia­les que se in­ter­co­nec­tan en­tre sí por puer­tas co­rre­di­zas y que se abren por com­ple­to con el jar­dín y el bos­que, que co­rres­pon­den al cuar­to cua­dran­te.

La si­guien­te plan­ta co­rres­pon­de al área de los dor­mi­to­rios y una sa­la fa­mi­liar que co­nec­ta con el es­pa­cio de tri­ple al­tu­ra y con el techo ver­de, un sec­tor de la ca­sa des­ti­na­do pa­ra com­par­tir en fa­mi­lia, con una vis­ta es­pec­ta­cu­lar de 360 gra­dos.

Es­truc­tu­ra fle­xi­ble

La es­truc­tu­ra de la ca­sa de­ri­vó de la ne­ce­si­dad de crear una co­ne­xión com­ple­ta con el ex­te­rior, sin in­te­rrup­ción de co­lum­nas que abrie­ra la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar dis­tin­tas dis­tri­bu­cio­nes pa­ra los pro­gra­mas de ca­da ni­vel. La to­ta­li­dad de la ca­sa es­tá apo­ya­da en cua­tro mu­ros que so­por­tan dos vi­gas de 18 me­tros de luz, lo que da la po­si­bi­li­dad de te­ner una ven­ta­ne­ría que se abre com­ple­ta­men­te de­jan­do un vano de la mis­ma dis­tan­cia abier­to ha­cia el jar­dín. Am­bas plan­tas es­tán li­bres, cuan­do se desee mo­di­fi­car la ca­sa o ven­der­la. La orien­ta­ción nor­te-sur de las aper­tu­ras de la ca­sa y el techo ver­de con­tri­bu­ye­ron a re­du­cir sus­tan­cial­men­te la car­ga tér­mi­ca de la ca­sa, lo­gran­do es­pa­cios muy agra­da­bles en to­do el año. Su­ma­do a es­to, se di­se­ñó un sis­te­ma de ven­ti­la­ción for­za­da de ai­re na­tu­ral y uno de au­to­ges­tión in­te­li­gen­te del agua.

Efec­to ines­pe­ra­do

Una de las sor­pre­sas más agra­da­bles del desa­rro­llo de es­te di­se­ño fue la in­te­gra­ción ab­so­lu­ta que se tu­vo en­tre la ca­sa y el bos­que tra­se­ro que es­tá bor­dea­do por un bos­que de pi­nos y ci­pre­ses. Al as­cen­der en la ca­sa se tie­nen tres vi­sua­les del bos­que: en el jar­dín se ven los tron­cos, en los dor­mi­to­rios la par­te me­dia de los ár­bo­les y las co­pas, y en el techo se ven las co­pas, el ho­ri­zon­te y el cie­lo. Es­to lle­va a una con­clu­sión: nues­tra cer­ca­nía o le­ja­nía a un pai­sa­je de­fi­nen por com­ple­to el sen­ti­mien­to que se pue­da ge­ne­rar en los am­bien­tes in­ter­nos de una ca­sa, ha­cien­do que el bos­que se vuel­va par­te fun­da­men­tal de nues­tros am­bien­tes, com­ple­men­tán­do­los. El 50% de la ar­qui­tec­tu­ra de una ca­sa es­tá de­fi­ni­do por la ar­qui­tec­tu­ra y el lu­gar, el otro 50% res­tan­te lo ha­cen las per­so­nas al dis­fru­tar, al reír, al llo­rar, al com­par­tir y lle­nar los es­pa­cios con to­dos los sen­ti­mien­tos que nos ha­cen hu­ma­nos. Una obra so­lo pue­de ser per­fec­ta cuan­do es ha­bi­ta­da y cuan­do el ar­qui­tec­to co­mo crea­dor ha com­pren­di­do las pe­que­ñas fi­bras que com­po­nen y se en­tre­la­zan en las re­la­cio­nes de sus ha­bi­tan­tes, en sus im­per­fec­cio­nes y en sus an­he­los.

Pá­gi­nas de aper­tu­ra: la fo­to­gra­fía des­ta­ca la fa­cha­da de la Ca­sa Có­di­go de Ba­rras con sus ele­men­tos na­tu­ra­les. En es­ta pá­gi­na, arri­ba: es­te es el ves­tí­bu­lo de in­gre­so, que se ca­rac­te­ri­za por te­ner gran ilu­mi­na­ción na­tu­ral y una ven­ti­la­ción cru­za­da. Aba­jo: es­ta es la sa­la fa­mi­liar, de­co­ra­da con la si­lla Pipo ela­bo­ra­da por Pie­gat­to.Pá­gi­na si­guien­te: es el de­ta­lle de la aper­tu­ra del jar­dín y las áreas so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.