Edi­to­rial: La ar­qui­tec­tu­ra co­mo ge­ne­ra­do­ra de ci­vis­mo

A lo lar­go de la his­to­ria, la re­la­ción en­tre los di­fe­ren­tes ac­to­res de una ciu­dad (sus go­bier­nos y sus ha­bi­tan­tes) se plas­mó a tra­vés de las in­ter­ven­cio­nes ur­ba­nas y ar­qui­tec­tó­ni­cas. La vi­da co­ti­dia­na trans­cu­rrió en par­ques y edi­fi­cios. La ar­qui­tec­tu­ra pú

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Die­go Le­vin­son

Por mu­cho tiem­po, el ob­je­ti­vo fue cen­tra­li­zar o agru­par las edi­fi­ca­cio­nes de uso pú­bli­co en las zo­nas im­por­tan­tes de las ciu­da­des. En mu­chos ca­sos fue una in­ten­ción po­lí­ti­ca de de­mos­trar po­der, en otras el re­sul­ta­do de una pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na es­tra­té­gi­ca pa­ra uni­fi­car es­fuer­zos. Es­ta idea, un po­co “ego­cén­tri­ca” y atem­po­ral fue per­dien­do ca­li­dez con el cre­ci­mien­to abrup­to y ex­po­nen­cial de las ur­bes prin­ci­pa­les.

Re­sul­ta im­po­si­ble pre­ten­der, en la ac­tua­li­dad, que to­das las ac­ti­vi­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas, cí­vi­cas y cul­tu­ra­les de una ciu­dad se desa­rro­llen en un so­lo lu­gar. Y son di­ver­sas las ra­zo­nes, cau­sas y con­se­cuen­cias.

Sin em­bar­go, es im­por­tan­te des­ta­car que to­da gran ciu­dad es­tá en­fo­ca­da, en la ac­tua­li­dad, en pla­ni­fi­car cam­bios ro­tun­dos en su equi­pa­mien­to, ten­dien­te a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de sus ciu­da­da­nos. Es­tos cam­bios pro­vie­nen de di­ver­sos lu­ga­res, no so­lo des­de los go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les o na­cio­na­les. Mu­chos pro­fe­sio­na­les, crea­ron alian­zas con ONG´S y co­mi­sio­nes ve­ci­na­les pa­ra ge­ne­rar me­jo­ras en el es­pa­cio pú­bli­co, lle­van­do ac­ti­vi­da­des a ba­rrios apar­ta­dos o his­tó­ri­ca­men­te ol­vi­da­dos. En to­do el con­ti­nen­te sur­gie­ron gru­pos y co­lec­ti­vos de tra­ba­jo, mul­ti­dis­ci­pli­na­rios que tra­ba­jan en pro­yec­tos pú­bli­cos de gran im­pac­to so­cial.

Par­tien­do de la con­sa­bi­da fal­ta de pre­su­pues­to a la que es­ta­mos acos­tum­bra­dos en La­ti­noa­mé­ri­ca, es­tos equi­pos de pro­fe­sio­na­les, han en­con­tra­do la ma­ne­ra de desarrro­llar, con ideas sim­ples y po­ca in­ver­sión, pro­yec­tos que cam­bia­ron sus­tan­cial­men­te la vi­da de al­gu­nos ve­cin­da­rios. Los ve­ci­nos se apro­pian de di­chos es­pa­cios, cam­bian­do po­si­ti­va­men­te la di­ná­mi­ca del lu­gar. El apo­yo de la so­cie­dad es in­dis­pen­sa­ble pa­ra el éxi­to y mu­chas ve­ces los usua­rios se in­vo­lu­cran y for­man par­te del pro­ce­so de di­se­ño y cons­truc­ción. Las de­mo­cra­cias mo­der­nas de­ci­die­ron, con muy buen tino, ter­mi­nar el si­glo pa­sa­do con un ma­yor acer­ca­mien­to ha­cia sus cui­da­da­nos y ello de­vino en la ne­ce­si­dad de nue­vos edi­fi­cios pú­bli­cos. To­das las ciu­da­des im­por­tan­tes de­fi­nie­ron co­mo prio­ri­dad el di­se­ño y cons­truc­ción de equi­pa­mien­to pa­ra sa­ciar la nue­va po­lí­ti­ca de des­cen­tra­li­za­ción. Ese im­pul­so in­clu­so fue más allá de los gran­des cen­tros po­bla­dos y con­ta­gió tam­bién a ciu­da­des y pue­blos pe­que­ños que lo­gran con­so­li­dar su iden­ti­dad a tra­vés de ac­ti­vi­da­des en es­pa­cios pú­bli­cos mo­der­nos y efi­cien­tes.

La re­fle­xión ac­tual, en­ton­ces, se en­fo­ca en la im­por­tan­cia de los edi­fi­cios pú­bli­cos en es­tos cam­bios cí­vi­cos y ur­ba­nos. La ar­qui­tec­tu­ra ter­mi­nó el si­glo pa­sa­do de­jan­do co­mo le­ga­do al­gu­nos de los edi­fi­cios icó­ni­cos más im­por­tan­tes de la his­to­ria. Y en mu­chos ca­sos, es­tas es­truc­tu­ras por sí mis­mas, su­pe­raron la im­por­tan­cia de las fun­cio­nes que al­ber­gan. En mu­chos ca­sos, los vi­si­tan­tes no acu­den in­tere­sa­dos por lo que ocu­rre den­tro del edi­fi­cio, sino que lle­gan pa­ra apre­ciar la ar­qui­tec­tu­ra.

El si­glo XXI pa­re­ce de­jar de la­do ese con­cep­to de ar­qui­tec­tu­ra icó­ni­ca, pa­ra con­cen­trar­se en el po­der de trans­for­ma­ción so­cial que acom­pa­ña la es­cé­ni­ca de la pro­fe­sión.

Por al­gu­nas de las ra­zo­nes men­cio­na­das an­te­rior­men­te, las edi­fi­ca­cio­nes pú­bli­cas de­ja­ron de ser es­pec­ta­cu­la­res pa­ra ser más reales, hu­mil­des y úti­les. Sin que es­to quie­ra de­cir que los an­ti­guos gran­des ex­po­nen­tes de es­te te­ma, no lo fue­ran.

Me­jo­res ideas, más con­cien­cia so­cial y pre­su­pues­tos más aus­te­ros, ca­rac­te­ri­zan la nue­va obra pú­bli­ca. Ba­rrios ais­la­dos, se in­cor­po­ran a la vi­da de la ciu­dad, las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y el ac­ce­so a me­jor edu­ca­ción, lle­ga a zo­nas ale­ja­das y más ne­ce­si­ta­das. El en­tre­te­ni­mien­to abar­ca to­da la ciu­dad y ya no ne­ce­si­ta edi­fi­cios; se es­par­ce por la ca­lle y los par­ques. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y trans­por­te se de­mo­cra­ti­zan y me­jo­ran la mo­vi­li­dad ur­ba­na, con el con­si­guien­te be­ne­fi­cio pa­ra la sa­lud y la vi­da so­cial.

Los nue­vos pro­fe­sio­na­les se in­cor­po­ra­ron a la cre­cien­te ten­den­cia y apor­ta­ron nue­vas ideas con in­ten­ción de me­jo­rar la vi­da de los ha­bi­tan­tes.

Con di­ver­sos re­sul­ta­dos, es­ta­mos sien­do tes­ti­gos de un re­sur­gi­mien­to de la re­la­ción ar­qui­tec­to/ciu­dad y, por en­de no so­lo la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de co­le­gas en la vi­da ur­ba­na sino tam­bién una re­va­lo­ri­za­ción de la pro­fe­sión. Los ar­qui­tec­tos es­ta­mos cam­bian­do la ciu­dad nue­va­men­te y el im­pac­to en los ha­bi­tan­tes es no­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.