El “Re­fu­gio” en­tre los jar­di­nes

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Geor­gi­na Par­ti­da

El Jar­dín Bo­tá­ni­co del Bos­que de Cha­pul­te­pec ofre­ce 13 es­pa­cios con­ver­ti­dos en una ve­re­da tran­si­ta­ble, o bien un es­pa­cio de abri­go pa­ra la lec­tu­ra o sim­ple­men­te pa­ra des­can­sar, dis­fru­tar y me­di­tar. Uno de es­tos rin­co­nes co­rres­pon­de a la ins­ta­la­ción efí­me­ra de Fer­nan­da Ca­na­les y Clau­dia Ro­drí­guez

El Fes­ti­val de flo­res y jar­di­nes es un even­to que se ha ce­le­bra­do en otras ciu­da­des del mun­do co­mo Fi­la­del­fia, Sin­ga­pur y Pa­rís y por pri­me­ra vez se pre­sen­ta en el pul­món de la Ciu­dad de Mé­xi­co, por ini­cia­ti­va de Pa­tri­cia Elías Ca­lles (ac­tual di­rec­to­ra) y su equi­po co­la­bo­ra­ti­vo. Aun­que el fes­ti­val con­clu­yó sus fe­chas de ex­po­si­ción, la ce­le­bra­ción per­ma­ne­ce y el Jar­dín Bo­tá­ni­co ha si­do res­ca­ta­do y res­tau­ra­do, a tal pun­to, que aho­ra es más vi­si­ta­do y dis­fru­ta­do.

El jar­dín po­see cua­tro hec­tá­reas y la in­ter­ven­ción del fes­ti­val lo­gró un me­jo­ra­mien­to in­dis­cu­ti­ble. Ar­qui­tec­tos co­mo Al­ber­to Ka­lach y Da­niel Gó­mez-bil­bao, en­tre otros, en con­jun­to con di­ver­sas em­pre­sas, crea­ron 13 es­pa­cios con dis­tin­tas com­po­si­cio­nes di­ná­mi­cas.

Des­de ha­ce tres años ya vi­si­ta­ban es­te lu­gar, sin que na­die, mu­chas ve­ces ni Wa­ze ni los ta­xis­tas, su­pie­ran que exis­tía. Es por ello que es­te pro­yec­to fue adop­ta­do con tan­to en­tu­sias­mo por sus par­ti­ci­pan­tes. Re­pre­sen­tó res­ca­tar un lu­gar pri­vi­le­gia­do con­tra­dic­to­ria­men­te se­mi aban­do­na­do que a pe­sar del ex­ce­len­te cli­ma y su ubi­ca­ción, lle­va­ba dé­ca­das sin con­tem­plar su po­ten­cial.

Asi­mis­mo, El Re­fu­gio efí­me­ro di­se­ña­do por Fer­nan­da Ca­na­les y Clau­dia Ro­drí­guez, no fue so­la­men­te una área su­ma­da a los de­más, sino un si­tio que im­pli­có una lec­ción de pa­cien­cia, res­pe­to, co­mu­ni­ca­ción y te­na­ci­dad, es­ta­ble­cien­do un diá­lo­go con los de­más y con el pai­sa­je exis­ten­te.

Por ser un jar­dín, de­bía de in­cluir ve­ge­ta­ción co­mo el res­to; sin em­bar­go, por el es­pa­cio asig­na­do, “era muy di­fí­cil com­pe­tir con los ár­bo­les exis­ten­tes; su ve­ge­ta­ción era ad­mi­ra­ble”, así lo ex­pre­só la ar­qui­tec­ta Fer­nan­da Ca­na­les en la en­tre­vis­ta con­ce­di­da a Do­mus Amé­ri­ca Cen­tral y Ca­ri­be.

El Re­fu­gio es un pro­yec­to que se in­te­gra a par­tir de es­ta­ble­cer co­mu­ni­ca­ción con las di­ver­sas pro­pues­tas. Am­bas ar­qui­tec­tas tu­vie­ron muy cla­ro que la de­li­mi­ta­ción es­pa­cial de­bía ser ar­mó­ni­ca e in­te­gra­do­ra. Por lo tan­to, op­ta­ron por con­ce­bir un mar­co de

pa­llets que per­mi­tie­ra dis­fru­tar del jar­dín y de la ve­ge­ta­ción exis­ten­te. Fue di­fí­cil el pro­ce­so y com­pli­ca­do de­fi­nir el pre­su­pues­to. La idea del mar­co, to­da­vía unos días an­tes de la ex­po­si­ción, cam­bia­ba de for­mas. No obs­tan­te, el re­sul­ta­do, sien­do dis­tin­to a la pri­me­ra pro­pues­ta, fue ex­tra­or­di­na­rio.

Los dos es­pi­ra­les en­tre­la­za­dos, ma­te­ria­li­za­dos con los pa­llets, son un re­fu­gio que se en­tre­la­zan en me­dio de un mu­ro ver­de. Gra­dual­men­te se abren las vi­sua­les gra­cias a los pel­da­ños que per­mi­ten es­ca­lar sus cua­tro me­tros de al­tu­ra. El Re­fu­gio tam­bién ha si­do uti­li­za­do pa­ra char­las, con­fe­ren­cias y ta­lle­res, ya que en el ex­te­rior su­po­ne ofre­cer un mi­ni fo­ro con ban­cas.

El fes­ti­val se aca­bó, em­pe­ro, la ins­ta­la­ción per­ma­ne­ce. La in­ten­ción es que se que­de otros me­ses más. En lu­gar de des­mon­tar­lo, se le per­mi­ti­rá a la mis­ma na­tu­ra­le­za ha­cer su fun­ción de trans­for­mar­la con la llu­via, el vien­to y el cli­ma en sí.

Cuan­do la mo­di­fi­ca­ción ha­ya si­do gra­dual, ca­si im­per­cep­ti­ble, lle­ga­rá el día en que se de­ci­da des­man­te­lar y los pa­llets se uti­li­za­rán pa­ra otro ob­je­ti­vo más, ya sea ahí mis­mo o en otro lu­gar. El re­ci­cla­je, la con­ti­nui­dad y la re­in­ter­pre­ta­ción es par­te de la di­ná­mi­ca de cons­truc­ción de Fer­nan­da y Clau­dia en es­te y otros de­sig­nios. Por lo mis­mo, el pro­ce­so de re­uti­li­za­ción se ce­de­rá a otro usua­rio pa­ra dar se­cuen­cia a esas ba­ses ba­jo otro con­cep­to.

Fer­nan­da con­clu­ye que El Re­fu­gio se in­ter­pre­ta ca­da día y se vi­ve con sor­pre­sa ca­da vez que se re­co­rre. Va cam­bian­do a tal gra­do que no se­rá el mis­mo cuan­do se des­man­te­le y esa es par­te de su ri­que­za. Pa­ra ella, la sen­si­bi­li­dad de res­ca­tar los es­pa­cios nu­clea­res que ge­ne­ral­men­te no se ven, es re­gre­sar­los a la vi­da. Y en­ten­der el lu­gar de for­mas dis­tin­tas ha­ce que el pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co evo­lu­cio­ne de ma­ne­ra pro­pia y na­tu­ral, re­fi­rién­do­se a es­te y la ar­qui­tec­tu­ra en ge­ne­ral.

Pá­gi­na an­te­rior y arri­ba en es­ta pá­gi­na: pa­ra la pri­me­ra edi­ción del Fes­ti­val de las flo­res y jar­di­nes en Mé­xi­co, se in­vi­tó a pai­sa­jis­tas y ex­per­tos en jar­di­ne­ría, bo­tá­ni­ca y hor­ti­cul­tu­ra. Ca­da uno de ellos fue asig­na­do a un es­pa­cio den­tro del Jar­dín...

Aba­jo y pá­gi­na si­guien­te: los dis­tin­tos es­pa­cios, in­clu­yen­do el Re­fu­gio, ex­hi­ben co­lec­cio­nes na­tu­ra­les de di­fe­ren­tes es­pe­cies. El di­se­ño de los di­ver­sos pai­sa­jes, in­vi­tan a con­tem­plar y dis­fru­tar de ca­da plan­ta, de ca­da flor y a co­no­cer más so­bre ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.