Un ochoy­me­dio pa­ra es­ca­par­se

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Die­go Le­vin­son Da­nie­la Man­fre­di y Johann Wolfs­choon

Es­con­di­do en un an­ti­guo co­le­gio de mon­jas, Ochoy­me­dio se des­ta­ca en­tre la am­plia ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca del Cas­co An­ti­guo de la Ciu­dad de Pa­na­má. De la mano de una de las ofi­ci­nas jó­ve­nes que más ha in­ter­ve­ni­do en di­cha zo­na de la ca­pi­tal, el res­tau­ran­te re­cu­pe­ró el patio de la edi­fi­ca­ción, crean­do un am­bien­te exquisito y aco­ge­dor pa­ra quie­nes lo vi­si­tan

El bu­lli­cio­so y en­can­ta­dor Cas­co An­ti­guo pa­na­me­ño re­sur­ge con la re­cu­pe­ra­ción de sus edi­fi­cios al mis­mo tiem­po que cre­cen los ras­ca­cie­los del otro la­do de la bahía. La per­sis­ten­te vo­lun­tad de per­ma­nen­cia del his­tó­ri­co ba­rrio, ha lo­gra­do que lo­ca­les y vi­si­tan­tes se enamo­ren de sus an­gos­tas ca­lles y su ar­qui­tec­tu­ra ma­ra­vi­llo­sa.

Ha­cien­do una ana­lo­gía con los ca­lle­jo­nes del ba­rrio, Ochoy­me­dio re­ci­be a sus vi­si­tan­tes a tra­vés de un pa­si­llo/ca­lle­jón ro­sa­do que re­ma­ta en una an­ti­gua puer­ta de hie­rro ne­gro y que con­du­ce al sa­lón prin­ci­pal del res­tau­ran­te. El edi­fi­cio ori­gi­nal -que po­see otros lo­ca­les co­mer­cia­les en su fa­cha­da ex­te­rior- fue mo­di­fi­ca­do pa­ra al­ber­gar es­te in­no­va­dor es­ta­ble­ci­mien­to, apro­ve­chan­do el patio y la ga­le­ría pos­te­rior. El res­pe­tuo­so di­se­ño de los ar­qui­tec­tos lo­gró re­crear el es­pí­ri­tu tro­pi­cal de la Pa­na­má del si­glo pa­sa­do, ge­ne­ran­do es­pa­cios clá­si­cos, re­fi­na­dos y cá­li­dos, don­de la aten­ción y el me­nú se con­ju­ga­ron con la ar­qui­tec­tu­ra. La at­mós­fe­ra re­la­ja­da crea un am­bien­te ín­ti­mo que se une a una ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca que jue­ga con la mez­cla de es­ti­los, don­de con­tras­tan lo nue­vo con lo an­ti­guo, re­for­zan­do la iden­ti­dad del lu­gar.

La plan­ta ba­ja se abre al tras­pa­sar una puer­ta de hie­rro en el es­ti­lo de la ar­qui­tec­tu­ra de la Zo­na del Ca­nal de Pa­na­má. El co­me­dor prin­ci­pal do­mi­na el es­pa­cio, abrién­do­se has­ta al patio, a tra­vés de una fa­cha­da de hie­rro y vi­drio que per­mi­te in­cor­po­rar la na­tu­ra­le­za tro­pi­cal al in­te­rior, plas­ma­da en la se­lec­ción de los ma­te­ria­les.

Es­pe­jos, pie­dras na­tu­ra­les, ma­de­ra, tex­ti­les de lino cru­do, ace­ro ne­gro y vi­drio com­bi­nan tex­tu­ras y co­lo­res, sin per­der de vis­ta el en­torno ori­gi­nal de la pro­pie­dad. El es­pa­cio con­ti­guo, se­pa­ra­do por un apa­ra­dor me­tá­li­co y for­man­do una “L” con el co­me­dor, es la co­ci­na, que se abre ha­cia el patio, de­jan­do a la vis­ta el pro­ce­so de pre­pa­ra­ción de la co­mi­da. Es­ta re­la­ción se con­vier­te en un as­pec­to esen­cial del am­bien­te de Ochoy­me­dio y se trans­for­ma en par­te de la iden­ti­dad del lu­gar.

La po­si­bi­li­dad de ob­ser­var su ac­ti­vi­dad re­sul­ta el pun­to fo­cal del es­pa­cio, tan­to in­terno co­mo del patio.

Ha­cia el ex­tre­mo opues­to se en­cuen­tra el sec­tor de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios, di­si­mu­la­do de­trás de dos ele­men­tos fi­na­men­te di­se­ña­dos: el mue­ble de apo­yo pa­ra los me­se­ros, es tam­bién una me­sa re­ser­va­da pa­ra gru­pos, que es­tá den­tro de una es­truc­tu­ra de ma­de­ra que en­mar­ca el es­pa­cio y brin­da pri­va­ci­dad; y al la­do de es­ta, un her­mo­so li­bre­ro de ma­de­ra.

La plan­ta al­ta cuen­ta con un sa­lón pri­va­do, con­ti­nui­dad es­té­ti­ca del ni­vel in­fe­rior, de­di­ca­do a even­tos y gru­pos es­pe­cia­les. Se ac­ce­de a él des­de una te­rra­za que do­mi­na so­bre el patio, re­cor­dan­do las an­ti­guas ca­so­nas co­lo­nia­les. El patio bri­lla al­re­de­dor de un gran ár­bol que se adue­ña del es­pa­cio, sien­do el pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­to del res­tau­ran­te, crean­do un am­bien­te se­reno y re­la­ja­do, con me­sas y si­llas que pa­san des­aper­ci­bi­das, sin per­ju­di­car la sen­sa­ción de jar­dín tro­pi­cal, de pi­so de ar­ci­lla ro­ja. Sen­ta­dos en el cen­tro del patio, los co­men­sa­les se en­cuen­tran in­mer­sos en una her­mo­sa ex­pe­rien­cia es­pa­cial. Una ima­gen de la

Vir­gen Ma­ría (ori­gi­nal del co­le­gio ca­tó­li­co que al­ber­ga­ba el edi­fi­co) y un jar­dín de plan­tas tro­pi­ca­les al fon­do, la co­ci­na a un cos­ta­do, el co­me­dor al fren­te y al otro cos­ta­do el bar (ubi­ca­do de­trás de una pa­red me­tá­li­ca pin­ta­da de blan­co y ama­ri­llo), le da un to­que mo­derno al lu­gar, sin de­jar de re­cor­dar las vie­jas es­truc­tu­ras de an­ta­ño. La ac­ti­vi­dad del bar com­ple­ta el show gas­tro­nó­mi­co del res­tau­ran­te, dan­do vi­da a es­te es­pa­cio.

El in­te­rior y el ex­te­rior in­ter­ac­túan per­fec­ta­men­te a tra­vés de los ven­ta­na­les y se dis­tin­guen, no so­lo por sus ma­te­ria­les y aca­ba­dos (más fi­nos y ele­gan­tes en el co­me­dor, mien­tras que li­via­nos y du­ra­de­ros en el patio) sino tam­bién por la ilu­mi­na­ción. El patio cuen­ta con más luz que el in­te­rior, ya sea por el sol o por los bom­bi­llos col­gan­tes uti­li­za­dos a la no­che. Las lu­mi­na­rias del co­me­dor son sua­ves y cá­li­das, crean­do una at­mós­fe­ra ideal pa­ra dis­fru­tar del am­bien­te y la co­mi­da.

Los di­se­ña­do­res se es­me­ra­ron en la se­lec­ción de to­dos los de­ta­lles pa­ra que el pro­yec­to pon­ga en al­to el va­lor de la ar­qui­tec­tu­ra del Cas­co An­ti­guo. Di­fe­ren­tes com­bi­na­cio­nes de már­mo­les, ma­de­ra, me­tal y la se­lec­ción de si­llas de di­se­ño clá­si­co se com­ple­men­tan con ele­men­tos de­co­ra­ti­vos acor­des a su épo­ca, in­ten­tan­do re­crear un am­bien­te do­més­ti­co ca­sual y ele­gan­te.

Pá­gi­na an­te­rior: el al­ma de Ochoy­me­dio vi­ve al­re­de­dor de es­te patio y su ár­bol. El bar y la co­ci­na par­ti­ci­pan de la con­ver­sa­ción de los co­men­sa­les, in­te­gran­do a to­dos los ac­to­res del res­tau­ran­te. Aba­jo: el co­me­dor prin­ci­pal com­bi­na ele­gan­te­men­te el...

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.