Edi­to­rial: Pa­la­bras lo­ca­les, len­gua­je in­ter­na­cio­nal

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Die­go Le­vin­son

Via­jar no es so­la­men­te co­no­cer un lu­gar sino vi­vir di­cho des­tino y des­cu­brir su esen­cia. Sea cual fue­ra el mo­ti­vo del via­je, la ex­pe­rien­cia es de­fi­ni­ti­va, in­ter­ac­tuar y apren­der un po­co más so­bre otras cos­tum­bre, es­ti­los de vi­da y en­con­trar coin­ci­den­cias con los lo­ca­les. La ar­qui­tec­tu­ra cons­ti­tu­ye un ac­tor in­dis­pen­sa­ble en el pla­cer de ca­da via­je­ro In­de­pen­dien­te­men­te del país, el pre­su­pues­to o las ra­zo­nes por las que nos des­pla­za­mos por el mun­do, nues­tro pe­ri­plo es­ta­rá mar­ca­do por lo ati­na­do o no que re­sul­ten los di­fe­ren­tes edi­fi­cios y es­pa­cios crea­dos por el hom­bre a lo lar­go del ca­mino. Ae­ro­puer­tos, ho­te­les, res­tau­ran­tes, ofi­ci­nas de tu­ris­mo o de sa­lud, tea­tros, cen­tros cul­tu­ra­les, ca­lles y sen­de­ros, con­for­man un to­do que en­ri­que­ce la ex­pe­rien­cia tu­rís­ti­ca.

La be­lle­za de la na­tu­ra­le­za cen­troa­me­ri­ca­na ha tras­cen­di­do las fron­te­ras del sub con­ti­nen­te en las úl­ti­mas dé­ca­das y de su mano ate­rri­za­ron mi­llo­nes de tu­ris­tas de­seo­sos de pa­sar unas va­ca­cio­nes in­creí­bles en el pa­raí­so. La pu­jan­za que es­to sig­ni­fi­ca, ayu­da­do por pa­cí­fi­cas y es­ta­bles de­mo­cra­cias, de­ri­vó en la atrac­ción de otro gru­po de tu­ris­tas, igual de exi­gen­tes, pe­ro de­man­dan­tes de otro ti­po de equi­pa­mien­to e in­fra­es­truc­tu­ra: los via­je­ros de ne­go­cios.

En to­das las ca­pi­ta­les de Amé­ri­ca Cen­tral, se vi­ve, des­de ha­ce va­rios años, una trans­for­ma­ción fas­ci­nan­te, mo­ti­va­da por la gran can­ti­dad de vi­si­tan­tes. No so­lo se han edi­fi­ca­dos ho­te­les y alo­ja­mien­tos de to­do ti­po y pre­su­pues­to, sino que ha me­jo­ra­do la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y cul­tu­ral ur­ba­na. La mis­ma ten­den­cia se ob­ser­va en pla­yas, sel­vas, vol­ca­nes y si­tios ar­queo­ló­gi­cos.

Por lo tan­to, re­sul­ta in­tere­san­te re­vi­sar el pa­pel que jue­gan los di­se­ña­do­res en es­te con­tex­to y la im­por­tan­cia de con­tar con pro­fe­sio­na­les al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­dos pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des más exi­gen­tes.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, los nue­vos pro­fe­sio­na­les cen­troa­me­ri­ca­nos, lo­gra­ron re­vi­vir al di­se­ño lo­cal, to­man­do las ca­lles por sor­pre­sa. La ju­ven­tud re­cu­pe­ró el gus­to por los ob­je­tos y es­pa­cios di­se­ña­dos, con crea­ti­vi­dad, buen gus­to, re­cur­sos in­no­va­do­res y, por so­bre to­das las co­sas con gran con­cien­cia eco­ló­gi­ca.

Es­te im­pul­so crea­ti­vo se re­fle­ja en los nue­vos ho­te­les bou­ti­que y en la ma­yo­ría de los res­tau­ran­tes. Mien­tras que las gran­des ca­de­nas, re­nue­van su ima­gen con las me­jo­res ten­den­cias mun­dia­les.

Los eje­cu­ti­vos bus­can aco­mo­dar­se lo más pa­re­ci­do po­si­ble a sus ca­sas, el tu­ris­mo en ge­ne­ral bus­ca la na­tu­ra­le­za, co­mo el prin­ci­pal atrac­ti­vo de la re­gión. Es por ello que el cui­da­do del me­dioam­bien­te re­sul­ta una obli­ga­ción en el seg­men­to Ho­re­ca (ho­te­les, res­tau­ran­tes, ca­fe­te­rías).

El di­se­ño sos­te­ni­ble se ha con­ver­ti­do en una cons­tan­te en la nue­va ar­qui­tec­tu­ra tu­rís­ti­ca y las ins­ta­la­cio­nes exis­ten­tes, po­co a po­co van adap­tán­do­se a es­ta ne­ce­si­dad, pa­ra acom­pa­ñar los de­seos de los usua­rios.

El desafío re­cae en en­con­trar la ma­ne­ra de acom­pa­ñar el cre­ci­mien­to, con pen­sa­mien­to sos­te­ni­ble, pe­ro a la vez evi­tar ge­ne­rar un im­pac­to gra­ve en el me­dioam­bien­te. De na­da sir­ve ven­der el des­tino tu­rís­ti­co sos­te­ni­ble si en la prác­ti­ca, el equi­pa­mien­to y la ac­ti­vi­dad dia­ria no res­pe­tan y con­tro­lan el con­su­mo y los desechos. Tam­bién es im­por­tan­te que los me­ca­nis­mos de con­trol del es­ta­do, vi­gi­len que los nue­vos desa­rro­llos sean de ba­jo im­pac­to y cum­plan con las nor­ma­ti­vas vi­gen­tes, ten­dien­tes a pre­ser­var la na­tu­ra­le­za. La cul­tu­ra tam­bién es­tá pre­sen­te en ca­da rin­cón de los paí­ses y, a pe­sar de las di­fe­ren­cias, en mu­chos as­pec­tos coin­ci­den pa­ra ge­ne­rar una iden­ti­dad re­gio­nal que po­ten­cia el desa­rro­llo de la in­dus­tria tu­rís­ti­ca. En las ciu­da­des, tea­tros y es­pec­tácu­los tí­pi­cos, en las pla­yas, ar­te­sa­nías, mú­si­ca y bai­les. La ri­que­za ét­ni­ca se en­cuen­tra en ca­da rin­cón y la ar­qui­tec­tu­ra su­po in­cor­po­rar de­ta­lles en los edi­fi­cios, que de­jan cla­ro la im­por­tan­cia de la iden­ti­dad cen­troa­me­ri­ca­na.

Las gran­des ca­de­nas de ho­te­les in­ter­na­cio­na­les no de­jan de la­do ese as­pec­to e in­cor­po­ran en su di­se­ño y en la se­lec­ción del per­so­nal, la idio­sin­cra­sia de ca­da país, in­cor­po­ran­do los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les, pe­ro sin per­der de vis­ta el sen­tir tro­pi­cal de los lu­ga­res y la gen­te.

La his­to­ria y cul­tu­ra lo­cal se mez­clan per­fec­ta­men­te con los vi­si­tan­tes y con los es­ti­los in­ter­na­cio­na­les, por lo que es muy fá­cil en­con­trar es­ta­ble­ci­mien­tos que, a sim­ple vis­ta, po­drían es­tar en cual­quier lu­gar del mun­do. Sin em­bar­go, si ob­ser­va­mos de­te­ni­da­men­te, des­cu­bri­mos que el di­se­ña­dor in­cor­po­ró al len­gua­je mun­dial, pa­la­bras de es­te idio­ma. Sin es­ta cua­li­dad, se­ría di­fí­cil des­per­tar que los vi­si­tan­tes va­lo­ren Cen­troa­mé­ri­ca co­mo un des­tino tu­rís­ti­co im­por­tan­te, al que se­gu­ra­men­te vol­ve­rán en un fu­tu­ro cer­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.