Bal­krish­na Vit­hal­das Dos­hi

En Ah­me­da­bad, San­gath, el es­tu­dio del Pre­mio Pritz­ker 2018 es un lu­gar abier­to, co­nec­ta­do per­ma­nen­te­men­te con el mun­do, el me­dio am­bien­te y las per­so­nas

Domus en Español El Salvador - - SUMARIO - Edi­ta­do por: An­drea Capu­to

La idea de San­gath va mu­cho más allá del mo­de­lo de un lu­gar de tra­ba­jo tra­di­cio­nal. Es­ta­mos en un en­torno que iden­ti­fi­ca un mo­do de vi­da y una vi­sión se­cu­lar y so­lem­ne de có­mo de­be­mos vi­vir y cam­biar nues­tras ideas.

Bal­krish­na V. Dos­hi: Abrí mi ofi­ci­na en 1956. Ve­nía del es­tu­dio pa­ri­sino de Le Cor­bu­sier y re­cuer­do muy bien el car­tel en la puer­ta: una lí­nea que de­cía “Le Cor­bu­sier”. Na­da más. Lo mis­mo hi­zo Louis Kahn. Pe­ro yo pro­ven­go de una cul­tu­ra don­de el ano­ni­ma­to es muy im­por­tan­te, pues ser un po­co anó­ni­mo te da la opor­tu­ni­dad de co­men­zar a tra­ba­jar, ya que na­die ha­ce pre­gun­tas. El se­gun­do as­pec­to fue pre­gun­tar­me: ¿soy un ar­qui­tec­to o una per­so­na en re­la­ción con el mun­do, el me­dio am­bien­te y a las per­so­nas?

En la In­dia hay una cien­cia del me­dio am­bien­te, lla­ma­da Vas­tu Shas­tra, que he pa­ra­fra­sea­do en shil­pa vas­tu: di­se­ñar pa­ra el me­dio am­bien­te. Por­que cuan­do uno se pre­sen­ta co­mo una per­so­na que ha­bla del am­bien­te, no tie­ne fron­te­ras. No es­ta­mos ca­te­go­ri­za­dos. No me en­ca­deno a la mi­cro­es­ca­la de di­se­ño, sino que es­toy más in­vo­lu­cra­do en un aná­li­sis más am­plio de lo que nos ro­dea. El he­cho de que nun­ca tu­ve una edu­ca­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca es­tán­dar fue una ven­ta­ja. No te­nía ideas pre­con­ce­bi­das o li­mi­ta­cio­nes pa­ra mi en­fo­que.

Es­to es San­gath: un lu­gar abier­to don­de se rea­li­za una in­ves­ti­ga­ción con­ti­nua y el in­ter­cam­bio con la gen­te y con la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.