GA­BRIEL Y RO­DRI­GO QUE­SA­DA

Hola El Salvador - - 30 Minutos con... - Texto: ES­TE­FA­NÍA FLO­RES Y AMAN­DA RODAS Fo­tó­gra­fo: HÉCTOR PANAMEÑO

Dos her­ma­nos que com­bi­nan es­fuer­zos pa­ra ofre­cer la me­jor me­di­ci­na of­tal­mo­ló­gi­ca en el país

Co­mo si de un ho­tel to­do in­clui­do se tra­ta­ra, los her­ma­nos Ga­briel y Ro­dri­go se han es­for­za­do por crear una op­ción di­fe­ren­te en el país pa­ra las per­so­nas con pro­ble­mas vi­sua­les, pa­ra re­sol­ver des­de una nue­va gra­dua­ción de len­tes, has­ta ope­ra­cio­nes pa­ra sal­var la vis­ta de los pa­cien­tes. Ba­sa­dos en la ca­li­dad, con la vi­sión de ofre­cer la me­jor tec­no­lo­gía, crea­ron la clí­ni­ca Que­sa­da.

Es­ta vez, nos con­ta­ron un po­co de sus vi­das pa­ra co­no­cer a los per­so­na­jes de­trás de la ga­ba­cha, y nos ha­bla­ron de lo im­por­tan­te que es pa­ra ellos ayu­dar al pró­ji­mo en lo que pue­dan, des­de su ho­gar has­ta en lo pro­fe­sio­nal.

—Ga­briel: So­mos hom­bres que aman ayu­dar al pró­ji­mo, prin­ci­pal­men­te. Tam­bién, y en lo per­so­nal, me gus­tan los ca­rros, las co­sas or­de­na­das, me fas­ci­na es­tar con la fa­mi­lia y tra­to de ser per­fec­cio­nis­ta en el tra­ba­jo. —Ro­dri­go: Tam­bién soy una per­so­na de fa­mi­lia. Si vol­vie­ra a na­cer, se­ría exac­ta­men­te lo mis­mo, of­tal­mó­lo­go. Me gus­ta te­ner los re­sul­ta­dos más cer­ca­nos a la per­fec­ción en los post­ope­ra­to­rios y tam­bién en el tra­to con el pa­cien­te. Sue­lo ser más re­la­ja­do, en al­gu­nas oca­sio­nes has­ta bro­mis­ta, pe­ro se­rio cuan­do hay que ser­lo. Mi es­po­sa, hi­jos y Dios son mi prio­ri­dad.

—Ro­dri­go: Mi abue­lo fue mé­di­co, nues­tro padre fue mé­di­co of­tal­mó­lo­go, ve­ni­mos ya con el gen; de al­gu­na ma­ne­ra, es par­te de nues­tra vi­da des­de chi­cos, cuan­do acom­pa­ñá­ba­mos en al­gu­na oca­sión a mi padre si se le pre­sen­ta­ba al­gu­na emer­gen­cia que aten­der. Igual nos pa­sa aho­ra con nues­tros hi­jos.

—Ga­briel: La of­tal­mo­lo­gía es una de las ra­mas más lin­das de la me­di­ci­na. Te per­mi­te ver des­de ni­ños has­ta adul­tos ma­yo­res, y tie­ne la me­di­ci­na in­ter­na y la par­te qui­rúr­gi­ca. Lo que más me mar­có fue el ejem­plo de mi padre, ver­lo con tan­ta pa­sión en su tra­ba­jo, la for­ma en la que tra­ta­ba a los pa­cien­tes, la en­tre­ga.

—Ga­briel: La in­cor­po­ra­ción co­mo mé­di­co of­tal­mó­lo­go ya en el país por­que al que vie­ne de (es­tu­diar) afue­ra lo ven co­mo un enemi­go. —Ro­dri­go: Com­bi­nar la for­ma­ción aca­dé­mi­ca, el apo­yo tec­no­ló­gi­co, pe­ro, so­bre to­do, la par­te hu­ma­na, la re­la­ción mé­di­co-pa­cien­te, el tra­tar de brin­dar un po­qui­to de con­sue­lo. A ve­ces no po­de­mos cu­rar, pe­ro po­de­mos con­so­lar, dar es­pe­ran­za. Ade­más, a ve­ces ve­mos las co­sas que tie­nen ex­pli­ca­ción cien­tí­fi­ca, pe­ro tam­bién, tal vez no a dia­rio, ve­mos mi­la­gros.

Ro­dri­go: Hoy es­ta­mos, ma­ña­na no sa­be­mos. Te­ne­mos que ha­cer bien a quien po­da­mos, de­cir­le a quien que­re­mos, que lo que­re­mos, y ha­cer lo que nos gus­ta hoy, con te­mor a Dios, res­pe­to a la fa­mi­lia, y dis­fru­tar de las co­sas pe­que­ñas de la vi­da.

—Ga­briel: Soy ro­ta­rio des­de ha­ce 20 años, y es dar sin pen­sar en uno mis­mo, es la me­jor for­ma de vi­vir la vi­da, ayu­dan­do a los de­más, dan­do un buen ejem­plo y ayu­dán­do­le a tus hi­jos a que sean per­so­nas de bien. —Ga­briel: De mu­chí­si­mas ben­di­cio­nes, par­ti­ci­pa­mos de in­ves­ti­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, ha ha­bi­do tra­ba­jo to­do el año, y la fa­mi­lia cre­cien­do. —Ro­dri­go: Po­der am­pliar la can­ti­dad de em­plea­dos, en un mo­men­to en que la eco­no­mía del país es­tá con­trac­tu­ra­da, es al­go muy gra­ti­fi­can­te. Siem­pre he­mos in­ten­tan­do ayu­dar a las per­so­nas en la me­di­da de lo po­si­ble. En la clí­ni­ca hay mu­chas per­so­nas tra­ba­jan­do que han si­do muy cer­ca­nas a la fa­mi­lia. Por ejem­plo, la hi­ja de una per­so­na que nos ayu­da­ba en la ca­sa lo­gró es­tu­diar, se gra­duó de en­fer­me­ra, y aho­ra tra­ba­ja con no­so­tros. Igual una ad­mi­nis­tra­do­ra. Un se­ñor que ha­ce tra­ba­jos va­rios pa­ra no­so­tros, aho­ra su hi­jo tam­bién nos ayu­da con el par­queo y otras cues­tio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas.

—Ro­dri­go: Po­ner más en al­to el nom­bre del país. He­mos es­ta­do en di­fe­ren­tes par­tes del mundo pre­sen­tan­do avan­ces, tec­no­lo­gía que he­mos desa­rro­lla­do acá.

—Ga­briel: Lo­grar man­te­ner es­te ni­vel tec­no­ló­gi­co. Con lo rá­pi­do de los avan­ces, los equi­pos tam­bién se desa­rro­llan muy rá­pi­do, y con los cos­tos que tie­ne, no es tan fá­cil, pe­ro es una gran me­ta man­te­ner o su­pe­rar ese ni­vel, con pre­cios de ter­cer mundo pe­ro tec­no­lo­gía de pri­me­ro.

—De­trás de la ga­ba­cha, ¿quié­nes son Ga­briel y Ro­dri­go? —¿Por qué of­tal­mo­lo­gía? —Me ima­gino que es una ca­rre­ra con re­tos… —¿Có­mo vi­ven us­te­des, en ba­se a qué fi­lo­so­fía? —¿Có­mo fue su 2016? —Y pa­ra 2017, ¿cuá­les son sus pro­yec­tos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.