CA­RO­LI­NA DE MÓ­NA­CO MA­DRE, PRIN­CE­SA, ÍCONO MUN­DIAL DE ES­TI­LO

En ho­nor a su 60 cum­plea­ños, ha­ce­mos un re­pa­so de la apa­sio­nan­te y po­lé­mi­ca vi­da de la hi­ja ma­yor de Gra­ce Kelly

Hola El Salvador - - Contenido - Tex­to: DINO STAR­CE­VIC Fo­to­gra­fías: GETTY IMAGES, GTRES

UNA nu­be ne­gra pa­re­ce ce­ñir­se so­bre las mu­je­res de la Ca­sa prin­ci­pes­ca de Mó­na­co, pro­pias y aje­nas. Trai­ción, muer­te, ex­ce­sos, es­cán­da­los, dro­gas, di­vor­cios. To­do lo que uno pue­da enu­me­rar le ha su­ce­di­do a las mu­je­res de la ca­sa rei­nan­te de Mó­na­co, y ca­si to­do lo ha vi­vi­do la hi­ja ma­yor del ya mí­ti­co ma­tri­mo­nio de Rai­nie­ro III y Gra­ce Kelly, la siem­pre be­lla Ca­ro­li­na. Pa­re­cía he­cha pa­ra rei­nar, co­mo su ma­dre, pe­ro el he­cho de que el tí­tu­lo de Su Al­te­za Se­re­ní­si­ma lo lle­ve hoy una ex na­da­do­ra su­ra­fri­ca­na y no la pri­mo­gé­ni­ta de la ado­ra­da Prin­ce­sa Gra­ce, es prue­ba más que su­fi­cien­te de ese ne­fas­to des­tino de la Ca­sa Grimaldi. La cons­ti­tu­ción de Mó­na­co, de 1962, es­ta­ble­ce que el Prín­ci­pe So­be­rano es el res­pon­sa­ble de la au­to­ri­dad, y que la su­ce­sión del trono pa­sa a los des­cen­dien­tes pri­mo­gé­ni­tos de aquel, di­rec­tos y le­gí­ti­mos, y que los des­cen­dien­tes mas­cu­li­nos tie­nen prio­ri­dad so­bre las mu­je­res del mis­mo gra­do de pa­ren­tes­co. Re­le­ga­das a se­gun­do plano an­te sus pa­rien­tes mas­cu­li­nos, la his­to­ria de las mu­je­res Grimaldi ha si­do un ca­mino de es­pi­nas a par­tir de la ma­dre de

Rai­nie­ro III, la Prin­ce­sa Car­lo­ta de Mó­na­co (1898-1977). Hi­ja úni­ca, pe­ro ile­gí­ti­ma, del en­ton­ces so­be­rano Luis II, fue prin­ce­sa he­re­de­ra has­ta que re­nun­ció a sus de­re­chos di­nás­ti­cos a fa­vor de su hi­jo, Rai­nie­ro, quien asu­mió el trono de Mó­na­co en 1949. Co­mo su­ce­dió con Ca­ro­li­na y Alberto, la his­to­ria se re­pi­tió an­tes con Rai­nie­ro y su her­ma­na, la Prin­ce­sa An­to­nie­ta Lui­sa, Con­de­sa de Po­lig­nac. Ma­yor que Rai­nie­ro, An­to­nie­ta no tu­vo op­ción de ac­ce­der al trono, pe­ro eso no le im­pi­dió tra­tar de ha­cer­lo. Ex­cén­tri­ca, til­da­da in­clu­so de lo­ca por al­gu­nos, An­to­nie­ta fue el antecedente di­rec­to de la con­flic­ti­va vi­da de las her­ma­nas del ac­tual so­be­rano de Mó­na­co. An­to­nie­ta tu­vo tres hi­jos fue­ra de ma­tri­mo­nio con un abo­ga­do mo­ne­gas­co con quien se ca­só lue­go, y cu­ya con­di­ción los de­ja fue­ra de la lí­nea de su­ce­sión. Le es­pe­ra­ban otros dos ma­tri­mo­nios, y un in­ten­to de des­tro­nar a su pro­pio her­mano Rai­nie­ro, que lle­vó ade­lan­te con su aman­te, lue­go es­po­so, Jean Char­les Rey. El plan de An­to­nie­ta era sus­ti­tuir a Rai­nie­ro (pa­ra en­ton­ces sol­te­ro) y co­lo­car­se co­mo Re­gen­te con la idea de pro­du­cir un fu­tu­ro he­re­de­ro le­gí­ti­mo pa­ra

Mó­na­co. El fa­lli­do in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do se pro­fun­di­zó tras el ma­tri­mo­nio de Rai­nie­ro con Gra­ce Kelly. Con­ver­ti­da en Prin­ce­sa con­sor­te, Gra­ce se en­car­gó de ex­pul­sar de Palacio a la Con­de­sa An­to­nie­ta, quien pa­só a la som­bra el res­to de su vi­da. Lue­go, cla­ro, que­dó Gra­ce. El enamo­ra­mien­to in­cen­dia­rio de Rai­nie­ro por Gra­ce Kelly, es­ta­dou­ni­den­se y ac­triz, pro­ve­nien­te de una aco­mo­da­da fa­mi­lia de Fi­la­del­fia, cul­mi­nó con el ma­tri­mo­nio de am­bos en abril de 1956, que ini­ció no so­lo un cuen­to de ha­das en Mó­na­co, sino una épo­ca de pros­pe­ri­dad pa­ra el ma­la­ve­ni­do prin­ci­pa­do. La fa­ma de Kelly pu­so a Mó­na­co en la mi­ra de fi­nan­cis­tas y tu­ris­tas, que hi­cie­ron flo­re­cer los ne­go­cios en el prin­ci­pa­do. To­do pa­re­cía ser di­cha en el Prin­ci­pa­do, con la su­ce­sión ase­gu­ra­da por los tres hi­jos de la pa­re­ja: Ca­ro­li­na (na­ci­da en 1957), Alberto (1958) y Es­te­fa­nía (1965). Sin em­bar­go, la trá­gi­ca nu­be so­bre los Grimaldi apa­re­ció de nue­vo en se­tiem­bre de 1982, cuan­do la ado­ra­da Prin­ce­sa Gra­ce y su hi­ja me­nor su­frie­ron el ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co que co­bró la vi­da de la con­sor­te de Rai­nie­ro III. El lu­to que si­guió a la muer­te de Gra­ce no so­lo afec­tó al prin­ci­pa­do, sino se­gún mu­chos trau­mó la vi­da de sus tres hi­jos, par­ti­cu­lar­men­te la de Es­te­fa­nía y su her­ma­na Ca­ro­li­na. CA­RO­LI­NA GRIMALDI Tie­ne el nom­bre ape­nas he­cho pa­ra ha­ber si­do una de las no­bles mo­de­los de los pin­to­res re­na­cen­tis­tas. Pa­ra más señas, Ca­ro­li­na Lui­sa Mar­ga­ri­ta. Se di­ce que se pa­re­ce a su abue­la, la Prin­ce­sa Car­lo­ta Lui­sa, y na­ció en una bi­blio­te­ca. El 23 de enero de 1957, en la bi­blio­te­ca de Palacio, fo­rra­da to­tal­men­te en ver­de por de­seos de su ma­dre, pa­ra se­guir la tra­di­ción ir­lan­de­sa de los Kelly. Has­ta el na­ci­mien­to de su her­mano Alberto, fue he­re­de­ra di­nás­ti­ca del Prin­ci­pa­do, pues­to que de­bió ce­der de­bi­do a la re­gla cons­ti­tu­cio­nal vi­gen­te en Mó­na­co. Co­mo su tía An­to­nie­ta, la gol­pis­ta, ha pa­sa­do por tres ma­tri­mo­nios, to­dos ellos en­tre con­vul­sos y ator­men­ta­dos: con el desa­rro­lla­dor in­mo­bi­lia­rio fran­cés Phi­lip­pe Ju­not (se ca­sa­ron en 1978 y di­vor­cia­ron ape­nas dos años des­pués, en 1980), con el em­pre­sa­rio ita­liano Ste­fano Ca­si­rag­hi (ca­sa­dos en 1983 y de quien en­viu­dó en 1990), y con Er­nes­to Augusto IV, Prín­ci­pe de Han­no­ver (ca­sa­da en 1999 has­ta la fe­cha). Sus tres ma­tri­mo­nios le han he­cho ma­dre de cua­tro hi­jos: An­drea, Car­lo­ta y Pie­rre Ca­si­rag­hi y la Prin­ce­sa Ale­xan­dra de Han­no­ver. Des­pués de la muer­te de la Prin­ce­sa Gra­ce, Rai­nie­ro III con­cen­tró sus es­fuer­zos en la edu­ca­ción de su he­re­de­ro, a quien man­tu­vo as­cép­ti­ca­men­te ale­ja­do del ojo pú­bli­co y del es­cán­da­lo. No fue igual con sus dos her­ma­nas, quie­nes cre­cie­ron con ma­yor li­ber­tad, que pron­to se vio tra­du­ci­do en su per­ma­nen­te pre­sen­cia en la lla­ma­da pren­sa del co­ra­zón. Pri­me­ro Ca­ro­li­na, in­te­li­gen­te, be­lla e in­de­pen­dien­te, y lue­go Es­te­fa­nía, quien con­for­me fue cre­cien­do su­peró a su her­ma­na en una in­ten­sa vi­da en el ojo pú­bli­co. Fue una du­ra re­la­ción pa­ra Ca­ro­li­na, quien lo re­co­no­ció ha­ce unos años an­te la pren­sa fran­ce­sa. “Des­de los 14 a los 30 años, o un po­co más tar­de, es­ta­ba com­ple­ta­men­te con­ven­ci­da de que to­do el mun­do me de­tes­ta­ba, y me de­cía a mí mis­ma que si tan­to me odia­ban que me de­ja­ran en paz”. La edu­ca­ción de Ca­ro­li­na fue de­bi­da­men­te pu­li­da pa­ra lo que la es­pe­ra­ba. Sus es­tu­dios co­men­za­ron en Palacio y en el co­le­gio Da­mas de San Mau­ro, que com­par­tía con vi­si­tas cons­tan­tes a Es­ta­dos Uni­dos, con su fa­mi­lia ma­ter­na. Gra­dua­da con ho­no­res en 1974, ha es­tu­dia­do tam­bién en St.Mary`s School As­cot y en la Uni­ver­si­dad de La Sor­bo­na, don­de se di­plo­mó en fi­lo­so­fía, psi­co­lo­gía y bio­lo­gía. Ca­ro­li­na ha­bla con pro­pie­dad fran­cés, in­glés, ita­liano, ale­mán y es­pa­ñol, y es no­to­rio su in­te­rés en la equi­ta­ción, la na­ta­ción y el es­quí. Des­de la muer­te de Gra­ce, en 1982, la vi­da de los hi­jos del so­be­rano de Mó­na­co cam­bió de

ma­ne­ra com­ple­ta. Rai­nie­ro III re­par­tió las res­pon­sa­bi­li­da­des de Gra­ce, por De­cre­to So­be­rano, en­tre sus tres hi­jos. A los 25 años, Ca­ro­li­na se con­vir­tió en pre­si­den­ta del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ar­tes y de la Fun­da­ción Prin­ce­sa Gra­ce; más aún a par­tir de en­ton­ces ac­tuó co­mo Pri­me­ra Da­ma de fac­to en Mó­na­co, has­ta el ma­tri­mo­nio de Alberto con Char­lè­ne en 2011. Du­ran­te 20 años, en los 60 y 70, Ca­ro­li­na se con­vir­tió prác­ti­ca­men­te en el em­ble­ma de la so­cie­dad aris­to­crá­ti­ca eu­ro­pea y de la pren­sa rosa. Lo

te­nía to­do: era be­lla, in­de­pen­dien­te, he­re­de­ra del en­can­to de su ma­dre, una de las mu­je­res me­jor ves­ti­das del mun­do e ícono in­ter­na­cio­nal de la mo­da des­de jo­ven. Los ojos del mun­do so­cial es­ta­ban en­ci­ma de la jo­ven Ca­ro­li­na. Por esos años, y los si­guien­tes, se la vin­cu­ló ro­mán­ti­ca­men­te a una lar­ga lis­ta de per­so­na­li­da­des, en­tre las que fi­gu­ra­ban Mark Shand, el her­mano me­nor de la ac­tual Du­que­sa de Corn­wall, el te­nis­ta Gui­ller­mo Vi­las, el hi­jo del di­rec­tor Ro­ber­to Ros­se­lli­ni e In­grid Berg­man, Ro­ber­tino, y el hi­jo del ex Pre­si­den­te de Fran­cia, Hen­ri Gis­card d`Es­taing. Fue en ju­nio de 1978 cuan­do la her­mo­sa Ca­ro­li­na fi­nal­men­te pa­re­ció sen­tar ca­be­za, al ca­sar­se con el ban­que­ro pa­ri­sino Phi­lip­pe Ju­not, en una ce­re­mo­nia prin­ci­pes­ca a la que asis­tie­ron ca­si un cen­te­nar de in­vi­ta­dos, in­clu­yen­do es­tre­llas co­mo Ava Gard­ner y Frank Si­na­tra. El ma­tri­mo­nio, sin em­bar­go, no pros­pe­ró, y dos años des­pués se di­vor­cia­ron, sin te­ner hi­jos jun­tos. Des­pués de va­rios ro­man­ces, Ca­ro­li­na pa­re­ció en­con­trar fi­nal­men­te al hom­bre de su vi­da en el in­dus­trial y de­por­tis­ta ita­liano Ste­fano Ca­si­rag­hi, tres años me­nor que ella y con quien con­tra­jo ma­tri­mo­nio ci­vil en di­ciem­bre de 1983.

La di­cha ma­tri­mo­nial de Ca­ro­li­na pa­re­cía ga­ran­ti­za­da, pe­ro la tra­ge­dia in­ter­vino de nue­vo. Afi­cio­na­do a las ca­rre­ras de lan­chas de al­ta ve­lo­ci­dad, Ste­fano Ca­si­rag­hi fa­lle­ció en un ac­ci­den­te na­val a los 30 años, en 1990. Una lar­ga dispu­ta le­gal en Ro­ma fa­vo­re­ció fi­nal­men­te a los Grimaldi, y la San­ta Se­de con­ce­dió en 1992 la anu­la­ción ca­nó­ni­ga de su ma­tri­mo­nio con Ju­not, y otor­gó le­gi­ti­mi­dad a los hi­jos de Ca­ro­li­na con Ca­si­rag­hi. La muer­te de Ste­fano fue un gol­pe que Ca­ro­li­na tar­dó ca­si una dé­ca­da en su­pe­rar, has­ta que la cor­te de Mó­na­co anun­ció el ma­tri­mo­nio de la prin­ce­sa con el ter­ce­ro de los hom­bres en su vi­da, el Prín­ci­pe Er­nes­to Augusto, Du­que de Bruns­wick, je­fe de la Ca­sa de Ha­no­ver cu­yas nup­cias tu­vie­ron lu­gar en Mó­na­co el 23 de enero de 1999, pre­ci­sa­men­te el día del cum­plea­ños de ella. Con­si­de­ran­do el li­na­je de Er­nes­to Augusto y el de Ca­ro­li­na, el ma­tri­mo­nio de am­bos de­bió re­ci­bir el con­sen­ti­mien­to del go­bierno de Fran­cia y has­ta de la Rei­na Isa­bel II de In­gla­te­rra: co­mo des­cen­dien­te le­gí­ti­mo de Jor­ge III, Er­nes­to de Ha­no­ver fi­gu­ra­ba en la lis­ta de po­si­bles su­ce­so­res al trono bri­tá­ni­co,

a lo que de­bió re­nun­ciar de­bi­do a su ma­tri­mo­nio. Las nup­cias de Ca­ro­li­na y Er­nes­to hi­cie­ron que ella su­ma­ra a su tí­tu­lo de Prin­ce­sa el tra­ta­mien­to de Su Al­te­za Real, y el tí­tu­lo de Du­que­sa Bruns­wick y Lu­ne­bur­go. Los ru­mo­res de la ma­la re­la­ción en­tre Ca­ro­li­na y Er­nes­to pa­re­cen ha­ber­se con­fir­ma­do por el he­cho de, pe­se a se­guir le­gal­men­te ca­sa­dos, lle­van vi­das se­pa­ra­das des­de 2009; Ca­ro­li­na re­si­de en la Vi­lla Clos St Pie­rre con su hi­ja me­nor, la Prin­ce­sa Ale­xan­dra Char­lot­te Ul­ri­ke Mar­yan Vir­gi­na de Ha­no­ver. A sus 60 años, es ya abue­la de tres pe­que­ños: Ale­xan­dre e In­dia Ju­lia Ca­si­rag­hi San­to Do­min­go y Rap­häel El­ma­leh Ca­si­rag­hi.

Du­ran­te más de tres dé­ca­das, la la­bor so­cial de Ca­ro­li­na ha si­do in­ten­sa, den­tro y fue­ra de Mó­na­co. Ade­más de su la­bor con la Fun­da­ción Prin­ce­sa Gra­ce, ha par­ti­ci­pa­do en nu­me­ro­sas or­ga­ni­za­cio­nes fi­lan­tró­pi­cas, y en 1981 creó la su­ya pro­pia, Jeu­ne J`écou­te. En 1979 pre­si­dió el Co­mi­té Mo­ne­gas­co pa­ra el Año In­ter­na­cio­nal del Ni­ño, y fue nom­bra­da en 2003 co­mo Em­ba­ja­do­ra de Bue­na Vo­lun­tad por UNESCO, que en 2006 la hon­ró con el Premio Cam­peo­na de la In­fan­cia. Ca­ro­li­na fue fun­da­do­ra del Ba­llet de Mon­te­car­lo y en­ca­be­za­do las jun­tas di­rec­ti­vas de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Mon­te­car­lo, la Ope­ra y el Mon­te­car­lo Gar­den Club, en­tre otros. Por su la­bor, el Prín­ci­pe Alberto II con­de­co­ró a su her­ma­na, en 2005, co­mo Co­men­da­do­ra de la Or­den del Mé­ri­to Cul­tu­ral por su apor­te a las ar­tes. Es, ade­más, Da­ma Gran Cruz de la Or­den de San Car­los, y nom­bra­da por Fran­cia co­mo Co­men­da­do­ra de la Or­den del Mé­ri­to Agrí­co­la y de la Or­den de las Ar­tes y las Le­tras. El go­bierno sue­co la hon­ró con la Me­da­lla Con­me­mo­ra­ti­va del 50 Aniver­sa­rio

del Rey Car­los XVI Gus­ta­vo. Ca­ro­li­na pa­re­ce, fi­nal­men­te, ha­ber lle­ga­do a puer­to se­gu­ro.

Se­rá aca­so tam­bién que la ac­tual par­si­mo­nia y tran­qui­li­dad de la Prin­ce­sa Ca­ro­li­na se de­ba a que la ne­gra nu­be de la Ca­sa Grimaldi se ha po­sa­do en la su­ra­fri­ca­na Char­le­ne Wit­ts­tock, a sa­ber hoy Su Al­te­za Se­re­ní­si­ma Char­lè­ne de Mó­na­co, es­po­sa de Alberto II. Tras la bo­da de su her­mano Alberto con Char­lè­ne, Ca­ro­li­na re­du­jo al mí­ni­mo sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas, con ex­cep­ción de aque­llas en las que de­be sus­ti­tuir a la Prin­ce­sa, que al­gu­nos me­dios han se­ña­la­do co­mo “alér­gi­ca” a los com­pro­mi­sos ofi­cia­les. Du­ro es de­cir­lo, pe­ro es di­fí­cil en­con­trar una fo­to­gra­fía en la que la Prin­ce­sa Char­lè­ne son­ría, re­la­ja­da y fe­liz. Obli­ga­da a con­ver­tir­se al ca­to­li­cis­mo y adap­tar­se a las

La fa­ta­li­dad se ha to­pa­do en más de una oca­sión con una Prin­ce­sa que mi­ra de fren­te y es­pe­ra que la ma­la for­tu­na se apar­te, de­fi­ni­ti­va­men­te, de su vi­da.

cos­tum­bres y pro­to­co­lo de la Ca­sa Prin­ci­pes­ca, la re­la­ción en­tre Char­lè­ne y Alberto es­tu­vo en la mi­ra des­de sus ini­cios, y to­dos re­cor­da­mos aún có­mo se re­por­tó que am­bos dor­mían en ho­te­les se­pa­ra­dos du­ran­te su lu­na de miel en Su­dá­fri­ca y có­mo qui­so fu­gar­se no una sino tres ve­ces an­tes de la bo­da, obli­gan­do a la po­li­cía de Mó­na­co a re­te­ner­le el pasaporte. Hoy, ma­dre de los dos gemelos prin­ci­pes­cos, Su Al­te­za Se­re­ní­si­ma pa­re­ce ha­ber­se re­sig­na­do no so­lo a ser la pri­sio­ne­ra de palacio, sino so­por­tar la som­bra de su fa­mo­sí­si­ma cu­ña­da, la ver­da­de­ra ma­tro­na de Mó­na­co. Aca­so por eso la vi­da de Ca­ro­li­na pa­re­ce trans­cu­rrir con cal­ma y se­re­ni­dad. Los años fi­nal­men­te la han tra­ta­do bien y le han da­do la se­re­ni­dad de una ma­tro­na res­pe­ta­da y aún lo su­fi­cien­te­men­te jo­ven pa­ra em­be­le­sar a los me­dios cuan­do apa­re­ce en pú­bli­co. En al­gu­na en­tre­vis­ta con me­dios fran­ce­ses,

ella mis­ma pa­re­ce ha­ber da­do con la re­ce­ta de la tran­qui­li­dad: “La cla­ve es no leer nun­ca una re­vis­ta don­de se ha­ble de tí. Aun­que se es­té pre­pa­ra­do pa­ra li­diar con ello, nun­ca re­sul­ta agra­da­ble. Ya hay su­fi­cien­tes per­so­nas que ha­blan de más, que nun­ca se ca­llan, así que es agra­da­ble que otros op­te­mos por guar­dar si­len­cio, ¿ver­dad?”.

Así pa­re­ce ser la hoy tran­qui­la ma­triar­ca de una ex­ten­sa fa­mi­lia, cu­yos ros­tros y nom­bres ocu­pan ti­tu­la­res de la pren­sa del co­ra­zón sin desatar las pa­sio­nes que en­cen­dían ella y su her­ma­na Es­te­fa­nía. Más aún, es la go­ber­nan­te sen­ti­men­tal del Prin­ci­pa­do, la que car­ga la lla­ma de Gra­ce, la ado­ra­da y eter­na prin­ce­sa del cuen­to de ha­das. Des­pués del de su ma­dre, el nom­bre de Ca­ro­li­na es si­nó­ni­mo de Mó­na­co, pe­se a los devaneos del tiem­po. Pa­re­ce ser la rei­na que de­bió rei­nar. La que de­bía lle­var el tí­tu­lo y la co­ro­na de Al­te­za Se­re­ní­si­ma, mu­cho más que su opa­co her­mano Alberto y su es­po­sa, la eter­na­men­te tris­te Char­lè­ne. Pe­ro el Des­tino no se lo per­mi­tió. Di­ría­mos, sin em­bar­go, que no tie­ne ne­ce­si­dad de ha­cer­lo. Com­pli­ca­da y sim­ple, es sen­ci­lla­men­te Ca­ro­li­na.

Arri­ba, Ca­ro­li­na jun­to a su ter­cer es­po­so, el prín­ci­pe Er­nes­to de Han­no­ver, con quien con­tra­jo nup­cias en 1999. De­re­cha, la hi­ja de am­bos, la prin­ce­sa Ale­jan­dra. Aun­que Ca­ro­li­na y el prín­ci­pe ale­mán se se­pa­ra­ron en 2008, aún si­guen ca­sa­dos.

Po­dría­mos de­cir que Ca­ro­li­na es una de las ro­yals más so­fis­ti­ca­das y chic del pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal. Po­cas aris­tó­cra­tas tie­nen esa ele­gan­cia he­re­da­da de su ma­dre, la icó­ni­ca ac­triz Gra­ce Kelly.

Arri­ba de­re­cha, el do­lor de la fa­mi­lia Grimaldi tras la par­ti­da de la prin­ce­sa Gra­cia, quien mu­rió en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co mien­tras con­du­cía por las ca­lles del prin­ci­pa­do. Arri­ba, el gran amor de Ca­ro­li­na, su se­gun­do es­po­so, el ita­liano Ste­fano...

Ca­ro­li­na na­ció en la bi­blio­te­ca del Palacio de Mó­na­co ro­dea­da de te­las ver­des, por ex­pre­so de­seo de su ma­dre. Su in­fan­cia y ado­les­cen­cia trans­cu­rrie­ron en Mó­na­co y cuan­do cum­plió los 18 años se fue a es­tu­diar Fi­lo­so­fía a Pa­rís. Fue allí don­de des­per­tó...

Na­ció pa­ra ser be­lla... y un po­co tris­te. Por­que la vi­da le ha da­do cal y are­na, lu­ces y som­bras que han per­fi­la­do su ros­tro. Un ros­tro ama­do por mi­les de mo­ne­gas­cos y de­más ha­bi­tan­tes de un pla­ne­ta que ama la be­lle­za. Ca­ro­li­na de Mó­na­co, con ese ai­re...

Iz­quier­da, con tan so­lo 40 días de na­ci­da, Ca­ro­li­na ya pro­ta­go­ni­za­ba su pri­me­ra por­ta­da en ¡HO­LA! Aba­jo, el día de su bau­ti­zo. De­re­cha, un re­tra­to de la fa­mi­lia al com­ple­to. Rai­nie­ro, Gra­ce, Ca­ro­li­na, Es­te­fa­nía y Alberto.

So­bre es­tas lí­neas, Ca­ro­li­na se aso­ma des­de el bal­cón de palacio jun­to a su hi­jo ma­yor, An­drea, su pe­que­ño nie­to Sas­ha y su hi­ja Ale­xan­da. Iz­quier­da, una re­cien­te fo­to­gra­fía de Ca­ro­li­na jun­to a su nie­ta me­nor, In­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.