La trans­pa­ren­cia y el ho­ri­zon­te co­mún

La Prensa Grafica - - Nación -

Así es mi pai­si­to, el que tan­to amo y quie­ro cam­biar; na­ci­do en San Mi­guel, en una fa­mi­lia que siem­pre me en­se­ñó que la pa­la­bra y los va­lo­res son esen­cia­les y te re­pre­sen­tan an­te el mun­do; eso y más me en­se­ña­ron mis pa­dres que agra­dez­co, por­que por to­do ello me con­ver­tí en el jo­ven que soy aho­ra.

To­do lo an­te­rior me ayu­dó a crear ca­rác­ter, a de­fen­der en lo que creo y a es­tar siem­pre a fa­vor de lo jus­to y lo bueno; soy fun­da­dor de un mo­vi­mien­to lla­ma­do TRACODA (Trans­pa­ren­cia, Con­tra­lo­ría So­cial y Da­tos Abier­to) ha si­do una mon­ta­ña ru­sa, una muy di­ver­ti­da, a la vez frus­tran­te, des­de res­pues­tas de ofi­ci­nas de Ac­ce­so a la In­for­ma­ción Pú­bli­ca que ro­zan la es­tu­pi­dez y ofen­den, has­ta ver el re­sul­ta­do fi­nal y ob­te­ner la reac­ción de mu­chos jó­ve­nes, ver có­mo se em­po­de­ran, eso es al fi­nal del día lo que me ha­ce le­van­tar­me y se­guir cons­tru­yen­do país.

Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal dio a co­no­cer los re­sul­ta­dos del Ín­di­ce de Per­cep­ción de la Co­rrup­ción pa­ra 2017, don­de El Sal­va­dor, nue­va­men­te y na­da sor­pre­si­vo, es con­si­de­ra­do más co­rrup­to que en años an­te­rio­res; pa­ra que se den una idea, so­la­men­te es­ta­mos 3 pun­tos arri­ba de Sie­rra Leo­na, un país del con­ti­nen­te afri­cano que en to­da su his­to­ria rea­li­za los pri­me­ros de­ba­tes elec­to­ra­les, don­de Na­cio­nes Uni­das es­tá co­mo ob­ser­va­dor, de­bi­do a los al­tos ín­di­ces de co­rrup­ción.

En­ton­ces, así es co­mo es­ta­mos, par­te de la cul­pa es de no­so­tros. He­mos de­ja­do ya por mu­cho tiem­po que la cla­se po­lí­ti­ca ha­ga lo que quie­ra, si nos acor­da­mos bueno, si no, pues da igual. Es ne­ce­sa­rio crear, re­for­mar, cam­biar, mo­di­fi­car (y to­dos los si­nó­ni­mos que se ven­ga a la men­te) la Ley de Fun­ción Pú­bli­ca, la Ley de Ac­ce­so a la In­for­ma­ción Pú­bli­ca (LAIP), la Ley de Éti­ca Gu­ber­na­men­tal (LEG), la elec­ción de fun­cio­na­rios de se­gun­do gra­do, si no lo ha­ce­mos se­re­mos cul­pa­bles de per­pe­tuar un sis­te­ma que se ha ca­rac­te­ri­za­do por la po­la­ri­za­ción que al fi­nal del día con­lle­va a la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad.

La si­tua­ción en el país en te­mas de trans­pa­ren­cia va ca­mi­nan­do a pa­so len­to pe­ro se­gu­ro, co­mo par­te de TRACODA, soy tes­ti­go de los es­fuer­zos que se han rea­li­za­do y que he­mos rea­li­za­do; sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio que más jó­ve­nes se in­cor­po­ren y así cons­truir un El Sal­va­dor con ins­ti­tu­cio­nes en las que po­da­mos con­fiar. Fi­nal­men­te ha­go un lla­ma­do a la ju­ven­tud a que cons­tru­ya­mos, pe­ro una cons­truc­ción real y no que­jar­se por re­des so­cia­les, sino a rea­li­zar un im­pac­to, des­de tu área de tra­ba­jo, por muy po­co que sea, va a con­tar y la su­ma de to­das esas ac­cio­nes van a sig­ni­fi­car al­go.

La trans­pa­ren­cia es des­de don­de yo es­toy apor­tan­do ese gra­ni­to, que qui­zá por si so­lo no sea un gran im­pac­to, pe­ro es­toy se­gu­ro de que sig­ni­fi­ca al­go, por al­go de­be­mos de co­men­zar y si nun­ca lo ha­ce­mos la si­tua­ción no cam­bia­rá.

Co­mo Luis Vi­lla­to­ro Vi­llahe­rre­ra, es­toy dis­pues­to a dar­lo to­do por mi El Sal­va­dor, sé que hay mu­chos jó­ve­nes que es­tán in­te­re­sa­dos en cam­biar la si­tua­ción, en te­ner ins­ti­tu­cio­nes con­fia­bles, en fun­cio­na­rios cohe­ren­tes, esas son las me­tas pa­ra cons­truir un go­bierno trans­pa­ren­te, cohe­ren­te y res­pe­tuo­so de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad mis­ma. Ha­ga­mos esa cons­truc­ción jun­tos, cons­tru­ya­mos pa­ra co­rre­gir, des­apren­da­mos pa­ra cam­biar y uná­mo­nos pa­ra exi­gir, exi­gir lo que es jus­to, co­rrec­to y ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.