FGR acu­sa de fe­mi­ni­ci­dio a ex­pa­re­ja de Jo­celyn Abar­ca

Ur­bi­na y un ami­go tam­bién fue­ron pro­ce­sa­dos, en un ca­so dis­tin­to, por vi­gi­lar los mo­vi­mien­tos de los fa­mi­lia­res de Jo­celyn.

La Prensa Grafica - - Nación - Eze­quiel Barrera ju­di­cial@la­pren­sa­gra­fi­ca.com

“La ma­dru­ga­da del vier­nes lle­gué (a ca­sa) tar­de de tra­ba­jar. Hay com­pa­ñe­ros que pue­den de­cir eso”. RÓNALD UR­BI­NA, ACU­SA­DO DE FE­MI­NI­CI­DIO

Rónald Ati­lio Ur­bi­na, de 33 años, fue acu­sa­do ayer en el Juz­ga­do Un­dé­ci­mo de Paz de San Sal­va­dor por el de­li­to de fe­mi­ni­ci­dio agra­va­do en con­tra de su pa­re­ja Jo­celyn Abar­ca Juá­rez. La Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (FGR) tam­bién so­li­ci­tó que el ca­so sea tras­la­da­do al Juz­ga­do Es­pe­cia­li­za­do pa­ra una Vi­da Li­bre de Violencia con­tra las Mu­je­res.

“He­mos pe­di­do que el ca­so pa­se al juz­ga­do es­pe­cia­li­za­do y tam­bién he­mos pe­di­do la re­ser­va to­tal del ca­so, por eso en es­ta oca­sión ya no po­de­mos dar de­ta­lles”, di­jo una de las fis­ca­les, quien ade­más anun­ció que la au­dien­cia ini­cial se­rá el pró­xi­mo lu­nes a las 8:30 de la ma­ña­na.

De acuer­do con la fis­cal, las evi­den­cias que res­pal­dan la acu­sa­ción son de ti­po tec­no­ló­gi­cas, fo­ren­ses y tes­ti­mo­nia­les.

En­tre las tec­no­ló­gi­cas, se­gún la fis­cal, hay gra­ba­cio­nes de cá­ma­ras de vi­deo­vi­gi­lan­cia que ubi­can a Ur­bi­na a la ho­ra y el lu­gar don­de los res­tos de Jo­celyn fue­ron lan­za­dos al río Acel­hua­te y don­de fue­ron ha­lla­dos.

En la vi­vien­da de am­bos tam­bién fue­ron en­con­tra­dos res­tos de san­gre. Asi­mis­mo fa­mi­lia­res y co­no­ci­dos de Jo­celyn afir­ma­ron que Ur­bi­na ya la ha­bía agre­di­do pre­via­men­te.

So­bre el ras­tro de san­gre, que in­ves­ti­ga­do­res de la Po­li­cía en­con­tra­ron en la vi­vien­da, Ur­bi­na no qui­so de­cir na­da ayer, mien­tras es­ta­ba sen­ta­do fren­te al juz­ga­do, es­pe­ran­do que le le­ye­ran la acu­sa­ción. “Pues le di­ría a la fis­ca­lía que in­ves­ti­gue bien”, fue lo úni­co que di­jo, con la mi­ra­da ha­cia el sue­lo y las ma­nos es­po­sa­das so­bre la es­pal­da.

Lue­go agre­gó que tie­ne una coar­ta­da. Ase­gu­ró que el vier­nes en la ma­dru­ga­da, cuan­do las cá­ma­ras lo gra­ba­ron lan­zan­do el ca­dá­ver, se en­con­tra­ba tra­ba­jan­do y que hay com­pa­ñe­ros que lo pue­den con­fir­mar. Des­pués de su tra­ba­jo se fue a su vi­vien­da.

La fis­ca­lía tam­bién ha di­cho que por el mo­men­to hay evi­den­cia que in­di­ca que Ur­bi­na ac­tuó so­lo, pe­ro el sá­ba­do por la tar­de, es de­cir, un día des­pués del hallazgo de par­te de los res­tos de Jo­celyn, fue cap­tu­ra­do fren­te al Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal (IML) jun­to a un ami­go de nom­bre Car­los Raúl Ce­di­llos.

La Po­li­cía Na­cio­nal Civil (PNC) di­jo que lo cap­tu­ró por el de­li­to de re­sis­ten­cia, ya que Ur­bi­na y su ami­go se ne­ga­ron a un re­gis­tro y a res­pon­der qué ha­cían en ese lu­gar, mien­tras fa­mi­lia­res de Jo­celyn lle­ga­ban pa­ra ve­ri­fi­car si su cuer­po es­ta­ba ahí.

Los agen­tes se en­te­ra­ron de que Ur­bi­na es­ta­ba en el lu­gar ob­ser­van­do, en el in­te­rior de un vehícu­lo ti­po se­dán, por­que los fa­mi­lia­res de Jo­celyn lo vie­ron y lo de­nun­cia­ron.

So­bre ese ca­so, el Juz­ga­do Oc­ta­vo de Paz de­cre­tó que am­bos te­nían que se­guir pro­ce­sa­dos, pe­ro les otor­gó la li­ber­tad. Ur­bi­na, sin em­bar­go, se­gui­rá en bar­to­li­nas es­pe­ran­do la au­dien­cia ini­cial por el fe­mi­ni­ci­dio de Jo­celyn.

LA PREN­SA GRÁ­FI­CA pla­ti­có ayer con ve­ci­nos de Jo­celyn y Ur­bi­na, en la co­lo­nia Al­tos del Ce­rro, y to­dos di­je­ron que no es­cu­cha­ron na­da la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do ocu­rrió el fe­mi­ni­ci­dio.

Tam­po­co vie­ron cuan­do Ur­bi­na sa­có y ca­mi­nó por al me­nos 10 me­tros con los dos pa­que­tes y una cu­be­ta en los que lle­va­ba el ca­dá­ver de Jo­celyn, des­de el apar­ta­men­to has­ta el par­queo co­mún de los con­do­mi­nios don­de te­nía el vehícu­lo.

ACU­SA­DO. RÓNALD UR­BI­NA IN­SIS­TIÓ AYER EN QUE ES INOCENTE, A PE­SAR DE QUE HAY GRA­BA­CIO­NES QUE LO UBI­CAN EN LA ES­CE­NA DEL CRI­MEN.

Víc­ti­ma. Los res­tos de Jo­celyn Abar­ca fue­ron li­be­ra­dos en dos lu­ga­res: en San Sal­va­dor y en An­ti­guo Cus­catlán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.