SO­BRE EL BEA­TO EN LA PREN­SA IN­TER­NA­CIO­NAL

Di­fe­ren­tes ca­de­nas in­for­ma­ti­vas en to­do el mun­do han he­cho eco de la fies­ta católica his­tó­ri­ca pa­ra to­da Amé­ri­ca La­ti­na, con re­se­ñas del obis­po már­tir y de sus en­se­ñan­zas.

La Prensa Grafica - - Tema Deldía - EVELYN MACHUCA so­cial@la­pren­sa­gra­fi­ca.com

Es un pa­so di­fí­cil com­pren­der que Mon­se­ñor Ro­me­ro es­ta­ba del la­do del Evan­ge­lio, del la­do de Dios y del la­do del pue­blo y que no es­ta­ba mo­ti­va­do por pun­tos po­lí­ti­cos, sino que él es­ta­ba bus­can­do el bien de un pue­blo su­fri­do, es­ta­ba si­guien­do su ca­mino co­mo pas­tor de la Igle­sia, ha­cien­do lo que Dios le pe­día; y lo que Dios nos pi­de es que es­te­mos al la­do de la jus­ti­cia, del bien, que bus­que­mos la ma­ne­ra de co­rres­pon­der a las ne­ce­si­da­des del mun­do y del pue­blo, pe­ro en es­pe­cial a las per­so­nas que no tie­nen mu­chas op­cio­nes, los po­bres”, de­cla­ró ayer la her­ma­na Ana Ma­ría Pi­ne­da pa­ra la ca­de­na in­ter­na­cio­nal de no­ti­cias CNN.

La her­ma­na, que ha es­cri­to so­bre la vida del bea­to Ós­car Ar­nul­fo Ro­me­ro, hi­zo én­fa­sis du­ran­te la en­tre­vis­ta que le con­ce­dió a la ca­de­na in­for­ma­ti­va so­bre lo di­fí­cil que es to­da­vía pa­ra mu­chas per­so­nas re­co­no­cer la in­fluen­cia de Mon­se­ñor Ro­me­ro en la vida po­lí­ti­ca del país des­de su sa­cer­do­cio, pe­ro no so­lo a tra­vés del re­zo, sino trans­for­man­do el mal en bien de su pue­blo, de los fe­li­gre­ses.

“No era que Mon­se­ñor Ro­me­ro es­ta­ba me­tién­do­se en la po­lí­ti­ca, sino que él es­ta­ba res­pon­dien­do a la ne­ce­si­dad del pue­blo co­mo su lí­der es­pi­ri­tual, bus­can­do el

“A Mon­se­ñor Ro­me­ro lo qui­sie­ron ol­vi­dar, ma­tar otra vez, su me­mo­ria la qui­sie­ron bo­rrar, pe­ro mu­chos se em­pe­ña­ron en que no fue­ra así y aho­ra es­ta­mos dis­fru­tan­do de que esa me­mo­ria es­tá vi­va y que el pa­pa la va a con­sa­grar con la ca­no­ni­za­ción, ¿qué más po­de­mos pe­dir?”

CAR­DE­NAL GREGORIO RO­SA CHÁVEZ,

EN UNA EN­TRE­VIS­TA QUE CON­CE­DIÓ A LA PE­RIO­DIS­TA PATRICIA YNESTROZA PA­RA EL PORTAL DE NO­TI­CIAS DEL VATICANO

evan­ge­lio, y tal­vez allí es don­de se en­cuen­tran los ma­los en­ten­di­mien­tos. Pe­ro es­te hom­bre es­ta­ba res­pon­dien­do fiel­men­te a los que Dios le pe­día co­mo lí­der es­pi­ri­tual, por eso es que ha tar­da­do tan­to el momento de la bea­ti­fi­ca­ción y es­te momento en el que se de­cla­ra san­to den­tro de la Igle­sia y den­tro del mun­do”, agre­gó Pi­ne­da.

Más allá de ca­li­fi­car al pa­pa Fran­cis­co co­mo pro­gre­sis­ta o co­mo con­ser­va­dor, a su jui­cio, lo que ha fa­ci­li­ta­do la san­ti­fi­ca­ción del ar­zo­bis­po sal­va­do­re­ño ha si­do que el Su­mo Pon­tí­fi­ce ha re­co­no­ci­do el bien que Ro­me­ro re­pre­sen­ta un hom­bre que dio la vida por los de­más.

En en­tre­vis­ta con­ce­di­da por el car­de­nal sal­va­do­re­ño, Gregorio Ro­sa Chávez, pa­ra el portal de no­ti­cias del Vaticano, va­ti­can­news.va, y que tam­bién fue pu­bli­ca­da ayer, el lí­der re­li­gio­so le di­ce a la pe­rio­dis­ta Patricia Ynestroza que las co­sas que pa­re­cen im­po­si­bles el bea­to las ha­ce po­si­bles gra­cias a su ejem­plo, a su com­pro­mi­so y a su in­ter­ce­sión.

“El pa­pa lo ve co­mo un ícono del pas­tor que quie­re él pa­ra la Igle­sia, una Igle­sia po­bre pa­ra los po­bres. Es una co­sa tan in­creí­ble esa se­me­jan­za tan gran­de en­tre el pa­pa y Ro­me­ro, pe­ro él (pa­pa Fran­cis­co) se sien­te tan a gus­to con él (Mon­se­ñor Ro­me­ro); ya ve­re­mos el do­min­go lo que va a de­cir, va a de­cir co­sas im­pre­sio­nan­tes”, ma­ni­fes­tó el car­de­nal.

Co­mo en oca­sio­nes an­te­rio­res, Ro­sa Chávez vol­vió a ha­cer la ana­lo­gía en­tre el ape­lli­do del pró­xi­mo san­to y la plan­ta que lle­va por nom­bre ese ape­lli­do: la plan­ta tie­ne un buen olor, es me­di­ci­nal y es bue­na pa­ra la co­ci­na; “en­ton­ces, Ro­me­ro lo que nos per­mi­te es el aro­ma de Cris­to en el mun­do, pu­ri­fi­ca la at­mós­fe­ra tan con­ta­mi­na­da de mal­dad, de pe­ca­do y de co­rrup­ción; lue­go cu­ra he­ri­das; y, por úl­ti­mo, ha­ce la vida agra­da­ble”.

En­ton­ces, ve­mos en él una es­pe­cie de pa­rá­bo­la lo que so­ña­mos co­mo país y con él ade­lan­te lo te­ne­mos que con­se­guir”, ex­pre­só pa­ra Va­ti­can News.

Fi­nal­men­te, la pres­ti­gio­sa ca­de­na bri­tá­ni­ca BBC Mun­do, cues­tio­na en uno de sus ti­tu­la­res de ayer “¿Por qué El Sal­va­dor no ha juz­ga­do en ca­si 40 años a los ase­si­nos del ‘San­to de Amé­ri­ca’?”, a po­cas ho­ras de que el bea­to sal­va­do­re­ño Ós­car Ar­nul­fo Ro­me­ro se con­vier­ta en san­to.

El pe­rio­dis­ta Lio­man Li­man re­co­ge en la pu­bli­ca­ción los lla­ma­dos a los tri­bu­na­les de jus­ti­cia pa­ra que agi­li­cen la in­ves­ti­ga­ción que fue reabier­ta ha­ce más de un año, a pe­sar de que des­de el año 2000 la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos con­de­nó al Go­bierno de El Sal­va­dor por la fal­ta de ac­cio­nes pa­ra acla­re­cer el cri­men.

“Ca­si dos dé­ca­das des­pués, un os­cu­ro le­tar­go en­vuel­ve el me­ca­nis­mo le­gal pa­ra iden­ti­fi­car a los au­to­res de la muer­te del ar­zo­bis­po”, es­cri­be el pe­rio­dis­ta en su pu­bli­ca­ción pa­ra la BBC.

La ca­de­na in­ter­na­cio­nal ade­más ha­ce eco del In­for­me de la Co­mi­sión de la Ver­dad de Na­cio­nes Uni­das, que da­ta de 1993, que res­pon­sa­bi­li­za del mag­ni­ci­dio a in­te­gran­tes de un es­cua­drón de la muer­te.

AN­TE­SA­LA. AFUE­RA DE LA CA­TE­DRAL HAN SI­DO COLOCADAS PAN­CAR­TAS PRE­VIO AL MAGNO EVEN­TO.

Re­cuer­dos del bea­to Ós­car Ar­nul­fo Ro­me­ro Galdámez per­ma­ne­cen en un mu­seo don­de el bea­to te­nía una mo­ra­da en el hos­pi­ta­li­to de la Di­vi­na Pro­vi­den­cia. FE­LI­GRE­SES. NO SON PO­COS LOS QUE VI­SI­TAN EX­PO­SI­CIO­NES SO­BRE RE­CUER­DOS DEL BEA­TO. Sá­ba­do 13 de oc­tu­bre de 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.