EX­PRE­SIO­NES PO­PU­LIS­TAS PUE­DEN LLE­VAR EL PAÍS AL CAOS”

La Prensa Grafica - - Elecciones 2018 - Y tam­bién es­tá el de­sen­can­to que tu­vo el vo­tan­te del Fren­te, que se re­fle­jó en mar­zo. El te­ma del po­pu­lis­mo es al­go que preo­cu­pa a mu­cha gen­te. El for­ta­le­ci­mien­to de los par­ti­dos no es al­go tan fá­cil.

can­di­da­tu­ra de Hu­go Mar­tí­nez. Por su­pues­to que ese ga­ne que tu­ve en las elec­cio­nes in­ter­nas tie­ne que ver con ele­men­tos pro­gra­má­ti­cos que plan­teé. Una de­man­da per­sis­ten­te era que de­bía man­te­ner el víncu­lo con la po­bla­ción por­que, a jui­cio de mu­chas per­so­nas, se ha­bía de­bi­li­ta­do. Yo tra­ba­jé en las pri­ma­rias, y es­toy tra­ba­jan­do muy du­ro aho­ri­ta, en for­ta­le­cer el víncu­lo con la gen­te. He­mos re­co­rri­do con Ka­ri­na más de 200 mu­ni­ci­pios a ni­vel na­cio­nal pre­ci­sa­men­te re­cu­pe­ran­do y es­ta­ble­cien­do ese víncu­lo con la gen­te. Sí, hay una cri­sis de los sis­te­mas po­lí­ti­cos y los par­ti­dos po­lí­ti­cos en to­do el mun­do. Tam­bién el prin­ci­pal par­ti­do de opo­si­ción, aun­que no en la mis­ma pro­por­ción que el FMLN, sa­có me­nos vo­tos. Es con­tra­dic­to­rio que sa­ca­ra me­nos vo­tos, pe­ro más dipu­tados, por có­mo se reaco­mo­dó la vo­ta­ción. Yo lo que he plan­tea­do, co­mo per­so­na que cree en las ins­ti­tu­cio­nes, es que es un im­pe­ra­ti­vo de los par­ti­dos po­lí­ti­cos adap­tar­se a los nue­vos tiem­pos y res­pon­der a ese des­con­ten­to, ese har­taz­go de la po­bla­ción con los sis­te­mas de par­ti­dos y los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Pe­ro, res­pon­der de la me­jor ma­ne­ra. Las otras so­lu­cio­nes que he vis­to en el mun­do la me­di­ci­na ha si­do peor que la en­fer­me­dad. Pon­ga­mos el ca­so de Egip­to. La gen­te es­ta­ba har­ta de Mu­ba­rak y se dio la Pri­ma­ve­ra Ára­be. Tum­ba­ron a Mu­ba­rak y lue­go no su­pie­ron qué ha­cer. Lle­ga­ron los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes al go­bierno, que era la ex­pre­sión más ra­di­cal del Is­lam, y Egip­to ca­yó en una si­tua­ción de, prác­ti­ca­men­te, de Es­ta­do fa­lli­do. Lo que quie­ro aler­tar tam­bién es que aquí se tie­ne que te­ner cui­da­do que en el mar­co de ese des­con­ten­to pue­dan sa­lir ex­pre­sio­nes ex­tre­mis­tas y po­pu­lis­tas que no ten­gan nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad en el tiem­po y lle­ven al país al caos. Por eso es que siem­pre di­go que una de las ra­zo­nes que tu­ve pa­ra en­trar a las elec­cio­nes in­ter­nas y la elec­ción na­cio­nal es que quie­ro evi­tar que ese des­con­ten­to se ca­na­li­ce ha­cia una des­truc­ción del sis­te­ma po­lí­ti­co y que la me­di­ci­na sea peor que la en­fer­me­dad. Soy cons­cien­te de que los par­ti­dos de­ben cam­biar, de­ben re­vi­ta­li­zar­se. Yo soy el aban­de­ra­do del tra­ba­jo de cam­bio que de­be ha­cer el go­bierno del FMLN y el FMLN co­mo par­ti­do po­lí­ti­co. Ni es au­to­má­ti­co. Pe­ro los par­ti­dos pue­den en­viar se­ña­les. La po­bla­ción ha es­ta­do di­cien­do ‘que­re­mos a un FMLN más cer­ca de no­so­tros’. Y yo he de­di­ca­do la ma­yor par­te del tiem­po, des­de que ga­né las in­ter­nas, a acer­car­me con la gen­te en los te­rri­to­rios,

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.