Pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro: la tri­lo­gía in­ter­ac­tuan­te que, aun­que no lo ad­vir­ta­mos, siem­pre es­tá en el cen­tro de nues­tras vi­das

AQUEL DIS­PA­RO, ACTIVADO RASTRERAMENTE POR EL ODIO CIE­GO, LE ABRÍA UN TRAGALUZ INFINITO AL MÁS SUBLIME DE LOS DES­TI­NOS: EL DE LA SANTIDAD QUE NO TIE­NE FRON­TE­RAS. ESAS SON LAS PA­RA­DO­JAS QUE USA LA PRO­VI­DEN­CIA PA­RA HACERNOS EN­TEN­DER ME­JOR.

La Prensa Grafica - - Opinión - Da­vid Es­co­bar Ga­lin­do de­ga­lin­do@la­pren­sa­gra­fi­ca.com

El vi­vir de cada ser hu­mano es ab­so­lu­ta­men­te irre­pe­ti­ble, por­que cada exis­ten­cia es una uni­dad de des­tino que pre­sen­ta siem­pre ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias, que no ad­mi­ten nin­gún ti­po de re­pe­ti­ción me­cá­ni­ca. Cuan­do la sa­bi­du­ría po­pu­lar afir­ma de ma­ne­ra inequí­vo­ca que “cada ca­be­za es un mun­do” es­tá ha­cien­do re­fe­ren­cia ex­plí­ci­ta a esa con­di­ción hu­ma­na que iden­ti­fi­ca nues­tra na­tu­ra­le­za: cada uno de no­so­tros, los se­res hu­ma­nos, he­mos ve­ni­do a es­ta di­men­sión a dejar tes­ti­mo­nio ori­gi­nal, in­de­pen­dien­te­men­te del jue­go de los ano­ni­ma­tos y las no­to­rie­da­des, que con fre­cuen­cia se vuel­ven ar­ti­fi­cios mal cal­cu­la­dos. Al ser así, lo que co­rres­pon­de es que cada quien se po­se­sio­ne de su vi­ven­cia en pleno, pa­ra que esa ple­ni­tud se vuel­va el me­jor tes­ti­mo­nio del res­pec­ti­vo trán­si­to en el tiem­po.

Cuan­do nos ani­ma­mos a ha­cer ese ejer­ci­cio nos po­ne­mos de in­me­dia­to en con­di­ción de re­cep­to­res de los men­sa­jes que nos lle­gan des­de to­dos los án­gu­los de nues­tra ex­pe­rien­cia vi­tal, co­mo en un au­la don­de el apren­di­za­je es cons­tan­te e inago­ta­ble. Y es­to es apli­ca­ble a los in­di­vi­duos y a las co­lec­ti­vi­da­des, co­men­zan­do por la co­lec­ti­vi­dad na­cio­nal. El pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro es­tán ahí, en su con­vi­vio clá­si­co, de­ján­do­se sen­tir co­mo lo que son: co­par­tí­ci­pes de lo hu­mano en su pleno sen­ti­do. Es cla­ro, por­que la reali­dad vi­va así lo de­mues­tra a cada ins­tan­te, que nos mo­ve­mos den­tro de los lí­mi­tes pro­pios del pre­sen­te, pe­ro en el en­ten­di­do de que las fuer­zas del pa­sa­do y las vo­ces del fu­tu­ro tam­bién es­tán ahí, re­cor­dán­do­nos ní­ti­da­men­te a cada gi­ro y a cada pa­so que so­mos se­res de trán­si­to, ha­cia aden­tro y ha­cia afue­ra.

En es­tos pre­ci­sos días, los sal­va­do­re­ños es­ta­mos re­ci­bien­do una ex­tra­or­di­na­ria en­se­ñan­za al res­pec­to: la ofi­cia­li­za­ción de la santidad de Mon­se­ñor Ós­car Ar­nul­fo Ro­me­ro, que ten­drá lu­gar en el Vaticano ma­ña­na 14 de oc­tu­bre de 2018. La vida y la muer­te de Mon­se­ñor Ro­me­ro son una es­pe­cie de ca­tá­lo­go en­tra­ña­ble­men­te ilus­tra­ti­vo de la alian­za pro­fun­da en­tre el des­tino de un ser hu­mano y el des­tino de su co­mu­ni­dad na­tu­ral. A Mon­se­ñor, que ha­bía na­ci­do en 1917, le to­có cru­zar exis­ten­cial­men­te una épo­ca en la que las con­flic­ti­vi­da­des mun­dia­les y na­cio­na­les eran el pan de cada día. El pa­sa­do, en­ton­ces, se ha­lla­ba atra­pa­do den­tro de sí mis­mo; el pre­sen­te ar­día co­mo un ex­pan­si­vo in­cen­dio; y el fu­tu­ro ve­nía arras­trán­do­se en­tre lu­ces con­fu­sas. Un mun­do desafian­te al má­xi­mo, en el que las pro­me­sas con­vi­vían con los enig­mas. En El Sal­va­dor, allá a fi­nes de los años 70 del pa­sa­do si­glo, los re­lám­pa­gos que anun­cia­ban la con­fla­gra­ción fra­tri­ci­da iban en au­men­to. Mon­se­ñor Ro­me­ro es­gri­mía un men­sa­je de pro­tec­ción a los in­de­fen­sos, y eso lo po­nía en el cen­tro de la con­flic­ti­vi­dad cre­pi­tan­te, por­que las fu­rias ideo­ló­gi­cas an­da­ban en bus­ca de cul­pa­bles. Y un dis­pa­ro di­ri­gi­do al al­tar se­lló el des­tino de Mon­se­ñor. En ese jus­to momento, cuan­do la vida te­rre­nal del már­tir se ex­tin­guía en el lu­gar sa­gra­do, un so­plo de la Pro­vi­den­cia inau­gu­ra­ba el nue­vo momento en el que pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro se en­la­za­ban en el abra­zo tras­cen­den­tal. Aquel dis­pa­ro, activado rastreramente por el odio cie­go, le abría un tragaluz infinito al más sublime de los des­ti­nos: el de la santidad que no tie­ne fron­te­ras. Esas son las pa­ra­do­jas que usa la Pro­vi­den­cia pa­ra hacernos en­ten­der me­jor.

Nues­tro país vie­ne sien­do, des­de siem­pre pe­ro con más in­ten­si­dad en los de­ce­nios re­cien­tes, una es­cue­la de ejer­ci­cios pro­fun­da­men­te ha­bi­li­tan­tes. Y los en­la­ces de los tiem­pos nos per­mi­ten ilus­trar­lo sin vuel­ta de ho­ja. Así, por ejem­plo, en 1980 el ase­si­na­to de Mon­se­ñor Ro­me­ro fue una es­pe­cie de se­ñal ur­gen­te de que la gue­rra es­ta­ba a las puer­tas, y en ver­dad se desató unas po­cas se­ma­nas des­pués; y en 1991, cuan­do la so­lu­ción ne­go­cia­da de la gue­rra se ha­lla­ba lis­ta, en los mis­mos días se di­sol­vía pa­ra siem­pre, con un sus­pi­ro inau­di­ble, la bi­po­la­ri­dad mun­dial que ha­bía im­pe­ra­do des­de el fi­nal de la Se­gun­da Gran Gue­rra. Re­co­ja­mos se­ña­les, pues, pa­ra en­ten­der, en cada momento pre­ci­so, la fun­ción co­le­gia­da pa­sa­do-pre­sen­te-fu­tu­ro. Hoy, la ele­va­ción de Mon­se­ñor Ro­me­ro a los al­ta­res tie­ne men­sa­je, so­bre to­do pa­ra los sal­va­do­re­ños. Des­cu­brá­mos­lo ya.

Una re­fle­xión es­pon­tá­nea lue­go de ha­cer con­si­de­ra­cio­nes co­mo las an­te­rio­res es la que sur­ge de re­vi­sar des­pre­jui­cia­da­men­te lo que he­mos si­do, lo que so­mos y lo que ca­si se­gu­ra­men­te va­ya­mos a ser. Hay que vi­vir el día a día en dos di­men­sio­nes: la de los afa­nes que se ago­tan en un día y la de las pers­pec­ti­vas que tie­nen vo­ca­ción cir­cu­lar ha­cia atrás y ha­cia ade­lan­te. Y con to­do es­to bien se pue­de con­cluir que la vida, en cual­quier ca­so y cir­cuns­tan­cia, es mu­cho más ri­ca y tras­cen­den­te de lo que pue­da creer­se. Re­co­no­cer­lo sig­ni­fi­ca de­ci­dir­se a vi­vir de ve­ras.

ILUSTRACIÓNDELAPRENSA/SA­LO­MÓN

CO­LUM­NIS­TA DE LA PREN­SA GRÁ­FI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.