FGR: ex­com­pa­ñe­ro de cla­ses ma­tó a en­fer­me­ra Ruth Rivas

Víc­tor Vi­des fue no­ti­fi­ca­do ayer de la or­den de cap­tu­ra en su con­tra por el de­li­to de fe­mi­ni­ci­dio agra­va­do, tras dos me­ses de in­ves­ti­ga­cio­nes, con­fir­mó el fis­cal ge­ne­ral.

La Prensa Grafica - - Nación - Fran­cis­co Her­nán­dez ju­di­[email protected]­pren­sa­gra­fi­ca.com

“Gra­cias a la ac­ti­va­ción de an­te­nas, se lo­gró es­ta­ble­cer la ubi­ca­ción don­de Víc­tor Al­fon­so Vi­des Va­lle y la víc­ti­ma per­ma­ne­cie­ron jun­tos”. DOU­GLAS ME­LÉN­DEZ, FIS­CAL GE­NE­RAL

“Se lo­gra­ron ob­te­ner, en un pri­mer mo­men­to, to­mas de dis­tin­tos ne­go­cios par­ti­cu­la­res de Me­ta­pán don­de nos dan có­mo su­ce­de el he­cho, que es in­ter­cep­ta­da por una mo­to­ci­cle­ta”. FIS­CAL DEL CA­SO

La Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (FGR), lue­go de dos me­ses de in­ves­ti­ga­cio­nes, con­fir­mó ayer que Víc­tor Al­fon­so Vi­des gol­peó, agre­dió se­xual­men­te y ase­si­nó a Ruth Es­ter Rivas Mo­ji­ca, de 27 años, quien tra­ba­ja­ba co­mo en­fer­me­ra en el Hos­pi­tal Na­cio­nal de Me­ta­pán, en el de­par­ta­men­to de San­ta Ana. Los he­chos ocu­rrie­ron el 27 de sep­tiem­bre pa­sa­do, en el can­tón Mal­pa­so, de Me­ta­pán, a la al­tu­ra del ki­ló­me­tro 117 de la ca­rre­te­ra que con­du­ce a la fron­te­ra de An­guia­tú, la cual co­nec­ta a El Salvador con Gua­te­ma­la. La víc­ti­ma fa­lle­ció tres días des­pués en el hos­pi­tal de San­ta Ana, a cau­sa de la gra­ve­dad de las le­sio­nes, di­jo ayer el fis­cal ge­ne­ral, Dou­glas Me­lén­dez.

La fis­ca­lía no­ti­fi­có ayer a Vi­des, en el cen­tro ju­di­cial de Me­ta­pán, so­bre la or­den de cap­tu­ra en su con­tra por el de­li­to de fe­mi­ni­ci­dio agra­va­do con­tra Ruth. El impu­tado, que tie­ne an­te­ce­den­tes pe­na­les por vio­la­ción en 2012, es­ta­ba en con­trol de la Po­li­cía Na­cio­nal Ci­vil (PNC) por­que fue de­te­ni­do por re­sis­ten­cia al arres­to, en otro ca­so, de­ta­lla­ron.

La res­pon­sa­bi­li­dad de Vi­des en el cri­men fue com­pro­ba­da, se­gún un téc­ni­co de la Fis­ca­lía, lue­go de ana­li­zar la ex­trac­ción de te­lé­fo­nos de la víc­ti­ma, in­for­mes de fo­ren­ses, vi­deos de la zo­na don­de ocu­rrió el he­cho y tes­ti­mo­nios.

DÍA DEL CRI­MEN

El fis­cal Dou­glas Me­lén­dez ex­pli­có que, se­gún los re­gis­tros de las cá­ma­ras de vi­deo­vi­gi­lan­cia, Ruth acu­dió el 27 de sep­tiem­bre a de­jar a su no­vio en­fer­mo al hos­pi­tal de Me­ta­pán. Cuan­do sa­lió del cen­tro asis­ten­cial, la mu­jer en­con­tró a Víc­tor Vi­des, con quien sos­tu­vo una bre­ve char­la, y la con­ven­ció de que se subie­ra a su mo­to­ci­cle­ta. Se­gún la FGR, Ruth ac­ce­dió por­que fue­ron com­pa­ñe­ros de ba­chi­lle­ra­to.

Las ac­ti­va­cio­nes de las an­te­nas de los ce­lu­la­res de am­bos de­mos­tra­ron que Víc­tor Vi­des lle­vó a la en­fer­me­ra en su mo­to­ci­cle­ta al lu­gar don­de la gol­peó. “La víc­ti­ma fue agre­di­da de ma­ne­ra des­co­mu­nal por el impu­tado. Te­ne­mos prue­ba téc­ni­ca”, di­jo Me­lén­dez.

El hom­bre aban­do­nó a la víc­ti­ma mien­tras ago­ni­za­ba, en una zo­na bos­co­sa al la­do de la ca­rre­te­ra, y re­gre­só a su ca­sa. Dos ho­ras des­pués, Vi­des vol­vió al lu­gar del cri­men, acom­pa­ña­do de otra per­so­na, y al com­pro­bar que Ruth se­guía con vi­da, la sa­có a la ca­rre­te­ra pa­ra que al­guien la au­xi­lia­ra, ahon­dó el fis­cal.

Por la ma­dru­ga­da, Vi­des lla­mó a su ma­dre, Ma­ría Va­lle, pa­ra co­men­tar­le que ha­bía una mu­jer ti­ra­da en la ca­rre­te­ra. La se­ño­ra dio avi­so a la Po­li­cía, y la en­fer­me­ra fue au­xi­lia­da; sin em­bar­go, la ma­dre de Vi­des no es con­si­de­ra­da cóm­pli­ce. Ruth fa­lle­ció des­pués en el hos­pi­tal.

Vio­len­cia. Se­gún Me­di­ci­na Le­gal, Ruth mu­rió por un “trau­ma cra­neo­en­ce­fá­li­co se­ve­ro pro­vo­ca­do por ob­je­to con­tun­den­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.