Las pan­di­llas aten­tan con­tra DD. HH. en el ist­mo: HRW

La ONG tam­bién cri­ti­có en la re­gión la vio­len­cia de gé­ne­ro y la per­se­cu­ción de pe­rio­dis­tas y mi­no­rías.

La Prensa Grafica - - Nación - Efe mun­[email protected]­pren­sa­gra­fi­ca.com

El di­rec­tor pa­ra las Amé­ri­cas de la ONG Hu­man Right Watch (HRW), Jo­sé Mi­guel Vi­van­co, di­bu­ja un oscuro pre­sen­te pa­ra los de­re­chos hu­ma­nos en La­ti­noa­mé­ri­ca y ad­vier­te so­bre su “em­peo­ra­mien­to” que lle­ga­rá en el fu­tu­ro cer­cano. En su con­ver­sa­ción, Vi­van­co des­gra­na los que a su jui­cio son los pro­ble­mas más gra­ves que afron­tan mu­chos de los paí­ses de la re­gión, aun­que de­ja cla­ro que exis­ten reali­da­des “muy dis­tin­tas” en La­ti­noa­mé­ri­ca.

“En­tre las cues­tio­nes que son preo­cu­pan­tes, lo pri­me­ro que me pa­re­ce ne­ce­sa­rio des­ta­car es el te­ma de la in­se­gu­ri­dad, el cri­men or­ga­ni­za­do y la cri­mi­na­li­dad”, ase­gu­ra el res­pon­sa­ble de HRW, que ha­ce hin­ca­pié en lo du­ro de su tra­ba­jo, “don­de nor­mal­men­te lo usual es per­der, no ga­nar”.

Pa­ra Vi­van­co, mu­chas ve­ces, la res­pues­ta a la in­se­gu­ri­dad que, “en dis­tin­tos gra­dos”, preo­cu­pa a to­da la zo­na, “es la mano du­ra, y con ar­gu­men­tos de­ma­go­gos de que el in­cre­men­to de pe­nas, la mi­li­ta­ri­za­ción de la po­li­cía o el des­cen­so de la edad pe­nal” con­tri­bu­yen a su me­jo­ra.

Sin em­bar­go, des­de HRW con­si­de­ran que es­tas me­di­das son “una fuen­te de abu­sos ca­si inago­ta­ble”, con un au­men­to de “la bru­ta­li­dad y prác­ti­cas co­mo la tor­tu­ra, eje­cu­cio­nes y cár­ce­les re­ple­tas de pro­ce­sa­dos sin con­de­na”.

El res­pon­sa­ble pa­ra la Amé­ri­cas de HRW ad­vier­te que es­to cons­ti­tu­ye “un pro­ble­ma muy se­rio” en paí­ses co­mo Mé­xi­co, Bra­sil o en Ve­ne­zue­la, país es­te úl­ti­mo “con las ta­sas de ho­mi­ci­dios y de de­li­tos vio­len­tos más al­ta”, así co­mo en Cen­troa­mé­ri­ca, por el pro­ble­ma de la “vio­len­cia bru­tal” de las pan­di­llas en Hon­du­ras, El Salvador y Gua­te­ma­la.

“Fren­te a es­to, muy po­cos paí­ses han en­con­tra­do una res­pues­ta pro­fe­sio­nal que ge­ne­re con­fian­za, sin que sig­ni­fi­que más vio­la­cio­nes”, sub­ra­ya.

CER­CA DE LAS DIC­TA­DU­RAS

Vi­van­co, pa­ra quien “lo que em­pu­ja (a un tra­ba­ja­dor hu­ma­ni­ta­rio) es un ele­men­tal prin­ci­pio de so­li­da­ri­dad con los más vul­ne­ra­bles”, va más allá y cree que otro gra­ve pro­ble­ma en la zo­na es el “sur­gi­mien­to de go­bier­nos ci­vi­les po­pu­lis­tas” co­mo el de Ni­co­lás Ma­du­ro, en Ve­ne­zue­la; y el de Daniel Or­te­ga, en Ni­ca­ra­gua.

“Ve­ne­zue­la y Or­te­ga ven en Cu­ba un mo­de­lo y ca­mi­nan abier­ta­men­te en esa di­rec­ción. La cla­ve es im­pe­dir que se con­so­li­den dic­ta­du­ras pro­pias de los se­ten­ta. Aún no lo han lo­gra­do, pe­ro es­tán muy cer­ca de ha­cer­lo”, di­ce, an­tes de acen­tuar que en so­lo tres me­ses de re­pre­sión en Ni­ca­ra­gua, en 2018, mu­rie­ron más del do­ble de per­so­nas que en Ve­ne­zue­la en los úl­ti­mos años.

“Se vie­ne un pe­rio­do com­ple­jo, en­tra­mos en una eta­pa com­ple­ja, di­fí­cil”, di­ce.

EL DI­REC­TI­VO CHI­LENO DE HRW SOS­TIE­NE QUE LA OPI­NIÓN PÚ­BLI­CA DE­BE EN­TEN­DER QUE EN LA LU­CHA POR LA DE­FEN­SA DE LOS DE­RE­CHOS HU­MA­NOS NO PUE­DE HA­BER UN “DO­BLE RA­SE­RO”. IN­SIS­TE EN QUE HAY QUE PER­SE­GUIR LAS VIO­LA­CIO­NES TAN­TO EN PAÍ­SES CON GO­BIER­NOS DE DE­RE­CHAS CO­MO DE IZ­QUIER­DAS.

Preo­cu­pa­ción. HRW ve con pe­na el de­bi­li­ta­mien­to de los de­re­chos hu­ma­nos en Amé­ri­ca La­ti­na.

Al­gu­nos acier­tan. HRW re­sal­ta el ca­so de Cos­ta Ri­ca, un “alia­do” de DD. HH.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.