OEA ac­ti­va Car­ta De­mo­crá­ti­ca con­tra Ni­ca­ra­gua

En se­sión ex­tra­or­di­na­ria, la OEA fun­da­men­tó su apre­cia­ción en las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos re­por­ta­das por la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos.

La Prensa Grafica - - Nación : - Efe mun­[email protected]­pren­sa­gra­fi­ca.com

CIU­DAD

MAX/MIN/T

La Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) em­pren­dió ayer la apli­ca­ción de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca a Ni­ca­ra­gua, en me­dio de la con­de­na al go­bierno de Da­niel Or­te­ga, que con­si­de­ra “ile­gal” e “im­pro­ce­den­te” el uso de ese ins­tru­men­to que pue­de desem­bo­car en la sus­pen­sión del país de es­te or­ga­nis­mo. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, Luis Al­ma­gro, en­ca­be­zó la se­sión ex­tra­or­di­na­ria del Con­se­jo Per­ma­nen­te, pre­vis­ta en el Ar­tícu­lo 20 de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na, y en la que se reali­zó una “apre­cia­ción co­lec­ti­va” de la si­tua­ción en Ni­ca­ra­gua, su­mi­da des­de abril pa­sa­do en una cri­sis a raíz de las pro­tes­tas en con­tra del go­bierno de Or­te­ga.

Al­ma­gro de­fen­dió su de­ci­sión du­ran­te una ex­ten­sa in­ter­ven­ción, e in­di­có que “la cri­sis en Ni­ca­ra­gua jus­ti­fi­ca ple­na­men­te la in­vo­ca­ción del Ar­tícu­lo 20 de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na”.

Se­gún el se­cre­ta­rio ge­ne­ral, “en la de­mo­cra­cia no pue­de exis­tir re­pre­sión, ni vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos a opo­si­to­res, es­tu­dian­tes, po­lí­ti­cos, cam­pe­si­nos, BE­LI­CE GUA­TE­MA­LA TEGUCIGALPA 27/21 PN 24/13 PN 26/14 PN MA­NA­GUA

CIU­DAD

SAN JO­SÉ PA­NA­MÁ ci­vi­les y me­no­res de edad”, y des­ta­có el in­te­rés de la OEA en ac­tuar con “cri­te­rios cons­truc­ti­vos” y “pro­cu­ran­do al­can­zar acuer­dos”.

“Cuan­do so­li­ci­ta­mos la apli­ca­ción del Ar­tícu­lo 20 es por­que que­re­mos que Ni­ca­ra­gua y to­dos quie­nes es­ta­mos aquí to­me­mos es­ta apli­ca­ción del Ar­tícu­lo 20 co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra re­sol­ver es­ta gra­ve cri­sis po­lí­ti­ca y es­ta al­te­ra­ción del or­den cons­ti­tu­cio­nal”, aña­dió.

El can­ci­ller de Ni­ca­ra­gua, De­nis 32/21 PN

MAX/MIN/T

26/15 PN BOS­TON

CIU­DAD

HOUS­TON Mon­ca­da, pun­tua­li­zó des­de el ini­cio de las de­li­be­ra­cio­nes que su país “re­cha­za y con­de­na la con­vo­ca­to­ria de es­ta se­sión”, que se pro­lon­gó va­rias ho­ras y tu­vo lu­gar un día des­pués de que la OEA no re­co­no­ció el se­gun­do man­da­to del pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, Ni­co­lás Ma­du­ro.

Mon­ca­da acu­só a Al­ma­gro de ac­tuar y con­ti­nuar ac­tuan­do “co­mo ca­ja de re­so­nan­cia de los gru­pos pro gol­pe de Es­ta­do en con­tra del Go­bierno cons­ti­tu­cio­nal y le­gí­ti­mo” de Ni­ca­ra­gua y de ser su “agen­te po­lí­ti­co”, y di­jo que no es­ta­ba fa­cul­ta­do pa­ra con­vo­car a una reunión ex­tra­or­di­na­ria so­bre la si­tua­ción en su país.

“Se es­tán in­mis­cu­yen­do en los asun­tos in­ter­nos de Ni­ca­ra­gua, se es­tá vio­len­tan­do la Car­ta de la OEA, la Car­ta de las Na­cio­nes Uni­das, se vio­len­ta el De­re­cho In­ter­na­cio­nal, no tie­ne real­men­te asi­de­ro ni le­gal ni en el mar­co de las car­tas co­rres­pon­dien­tes las reunio­nes que es­tá con­vo­ca­do el Con­se­jo Per­ma­nen­te pa­ra tra­tar el asun­to in­terno de Ni­ca­ra­gua”, de­cla­ró Mon­ca­da a Efe.

La re­pre­sen­tan­te de Ve­ne­zue­la, As­bi­na Ma­rín, de­fen­dió la pos­tu­ra ni­ca­ra­güen­se, al sen­ten­ciar que “no exis­te rup­tu­ra o al­te­ra­ción del or­den cons­ti­tu­cio­nal” y al acu­sar a Al­ma­gro de ser una “pie­za” de Es­ta­dos Uni­dos.

Mien­tras que el se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la CIDH, Pau­lo Abro, con­si­de­ró “un pa­so ade­lan­te” es­ta se­sión, ya que cons­ti­tu­ye uno de los pel­da­ños en la apli­ca­ción de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca.

Pa­ra el di­rec­tor de Hu­man Rights Watch (HRW) pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, Jo­sé Mi­guel Vi­van­co, “el prin­ci­pal lo­gro de es­ta se­sión es que arran­ca la apli­ca­ción de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca pa­ra Ni­ca­ra­gua”.

“Es ob­via­men­te una muy ma­la no­ti­cia pa­ra la dic­ta­du­ra de Or­te­ga y (Ro­sa­rio) Mu­ri­llo (la vi­ce­pre­si­den­ta y es­po­sa del pre­sien­te), pe­ro ob­via­men­te que es una gran no­ti­cia pa­ra los ni­ca­ra­güen­ses”, sos­tu­vo.

“Es ob­via­men­te una muy ma­la no­ti­cia pa­ra la dic­ta­du­ra de Or­te­ga y (Ro­sa­rio) Mu­ri­llo (la vi­ce­pre­si­den­ta y es­po­sa del pre­si­den­te), pe­ro ob­via­men­te que es una gran no­ti­cia pa­ra los ni­ca­ra­güen­ses”. JO­SÉ MI­GUEL VI­VAN­CO, DI­REC­TOR DE HU­MAN RIGHTS WATCH (HRW) PA­RA AMÉ­RI­CA LA­TI­NA

“Es­tá cla­ro que hoy en Ni­ca­ra­gua no hay Es­ta­do de de­re­cho, el uso de la fuer­za es des­me­di­do, exis­te re­pre­sión, hay pre­sos po­lí­ti­cos, el plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co se as­fi­xió. No hay se­pa­ra­ción de po­de­res, por eso in­vo­ca­mos la Car­ta De­mo­crá­ti­ca”. LUIS AL­MA­GRO, SE­CRE­TA­RIO GE­NE­RAL DE LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN DE ES­TA­DOS AME­RI­CA­NOS (OEA)

Vio­len­cia. De­re­chos Hu­ma­nos con­ta­bi­li­za al me­nos 325 muer­tos, más de 2,000 he­ri­dos y 550 de­te­ni­dos y en­jui­cia­dos en la cri­sis que lle­va ocho me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.