Ce­lu­lar ¿el ter­ce­ro en la ca­ma?

La Prensa Grafica - - Economía : -

Pa­ra los “mi­llen­nials” pa­re­ce de pe­lí­cu­la la for­ma en có­mo an­tes nues­tros pa­dres o abue­los te­nían que con­quis­tar a su me­dia na­ran­ja. Se di­ce que el no­vio de­bía lle­var a su pa­pá a ca­sa de los po­ten­cia­les sue­gros pa­ra pe­dir la mano de la hi­ja. ¡Qué mie­do! Otra cos­tum­bre era que el no­vio lle­va­ra un ter­cio de le­ña y lo de­ja­ra en las afue­ras de la puer­ta de la ca­sa de la no­via y si es­te ter­cio de le­ña, al día si­guien­te ya no es­ta­ba, en­ton­ces sig­ni­fi­ca­ba que él ha­bía si­do acep­ta­do. A 2019, en la era di­gi­tal, ¿có­mo ha cam­bia­do el mun­do del amor? Amor a “pri­me­ra vis­ta” o amor al pri­mer “me gus­ta”, sea cual sea la téc­ni­ca de con­quis­ta, las es­ta­dís­ti­cas de­mues­tran que aho­ra hay más opor­tu­ni­da­des pa­ra en­con­trar a tu me­dia na­ran­ja, pe­ro tam­bién pa­ra per­der­la.

El ce­lu­lar pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en el peor sa­bo­tea­dor de la vi­da en pa­re­ja, pues tie­ne ca­bi­da has­ta en la ca­ma.

Fá­cil­men­te se pue­de ob­ser­var en el día a día, pa­re­jas que en vez de es­tar con­ver­san­do, mi­rán­do­se a los ojos, to­mán­do­se de las ma­nos, pre­fie­ren pu­bli­car fo­tos in­di­vi­dua­les, cha­tear, res­pon­der What­sapps. ¡En fin! Pa­re­ce que to­dos los de­más son más im­por­tan­tes que la per­so­na que tie­nen a su la­do.

Una re­cien­te en­cues­ta se­gún Match.com, ase­gu­ra que las re­des so­cia­les pue­den arrui­nar una re­la­ción de pa­re­ja. Y lo creen así más los hom­bres (65 %) que las mu­je­res (35 %).

Pe­ro las re­des so­cia­les por sí solas no son las que oca­sio­nan las pe­leas y rup­tu­ras sen­ti­men­ta­les, so­mos no­so­tros los usua­rios que ge­ne­ra­mos es­tas si­tua­cio­nes. Así que no hay que sa­ta­ni­zar la tec­no­lo­gía. ¿Por qué es más in­tere­san­te re­vi­sar Ins­ta­gram que dia­lo­gar con la pa­re­ja? ¿Por qué la ne­ce­si­dad de re­ci­bir pi­ro­pos de gen­te des­co­no­ci­da y no dar im­por­tan­cia a los que se re­ci­ben en ca­sa? ¿Por qué se pre­fie­re en­viar una ca­ri­ta tris­te que de­cir ca­ra a ca­ra “es­toy tris­te”?

Al pa­sar más tiem­po mi­ran­do el Fa­ce­book de los de­más, se co­rre el pe­li­gro de idea­li­zar la vi­da de otros y se me­nos­pre­cia la pro­pia e in­clu­so se ve de me­nos la re­la­ción de pa­re­ja.

A con­ti­nua­ción seis ac­cio­nes man­te­ner tu re­la­ción sa­lu­da­ble.

mo­der­nas

que

de­bes

evi­tar

pa­ra

1. Que el pro­ta­go­nis­ta en la ca­ma sea tu ce­lu­lar y no la pa­re­ja: o peor aún, es­tar es­con­dien­do siem­pre el ce­lu­lar, co­mo si en es­te hu­bie­ran secretos. 2. Te­ner y usar apli­ca­cio­nes que pro­mue­van ci­tas o más allá de una amis­tad: ¿pa­ra qué al­guien com­pro­me­ti­do o ca­sa­do tie­ne una app de sol­te­ros? 3. De­jar en “vis­to” a tu pa­re­ja: ¡¡sí!! Pa­ra al­gu­nos es­to pue­de pa­re­cer ri­dícu­lo, sin em­bar­go, ha ha­bi­do di­vor­cios co­mo con­se­cuen­cia de es­ta ac­ción. ¿Re­cuer­dan al juez de un tri­bu­nal tai­wa­nés que con­ce­dió el di­vor­cio a una mu­jer por­que su es­po­so la de­jó “en vis­to”? 4. Pu­bli­car fo­tos o vi­deos que so­bre­pa­sen el lí­mi­te de res­pe­to con tu pa­re­ja: las his­to­rias de Ins­ta­gram pa­ra al­gu­nos usua­rios pa­re­cie­ra que son si­nó­ni­mo de mos­trar cuer­po o ha­cer en­cues­tas don­de la pre­gun­ta pro­mue­ve la bús­que­da de pi­ro­pos o cum­pli­dos. 5. Des­pe­dir­te de tu pa­re­ja y ase­gu­rar que irás a dor­mir y que te vea en lí­nea: se­gún es­ta­dís­ti­cas, el ma­yor pro­ble­ma se da en he­rra­mien­tas de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea, pues na­tu­ral­men­te se po­dría creer que se es­tá cha­tean­do con al­guien más. 6. Li­kear: na­die di­jo que dar “li­ke” sea ma­lo, pe­ro tam­bién exis­te aque­lla fra­se: “No ha­gas co­sas bue­nas que pa­rez­can ma­las, ni ma­las que pa­rez­can bue­nas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.