Igle­sia El San­tua­rio pre­pa­ra ro­me­ría

El 14 y el 30 de enero son los días cuan­do más vi­si­tas se re­ci­ben, por las tra­di­cio­na­les pro­ce­sio­nes.

La Prensa Grafica - - Departamentos : - Mir­na Ve­lás­quez de­par­ta­men­[email protected]­pren­sa­gra­fi­ca.com

La igle­sia de El San­tua­rio, en la ciu­dad de San Vi­cen­te, pre­pa­ra la ro­me­ría pa­ra ve­ne­rar la ima­gen del Cris­to Ne­gro, una de las tra­di­cio­nes po­pu­la­res re­li­gio­sas más im­por­tan­tes en el de­par­ta­men­to. Cien­tos de fe­li­gre­ses ca­tó­li­cos de to­do el país vi­si­tan el tem­plo del 14 al 30 de es­te mes en ho­nor del Se­ñor de Es­qui­pu­las. De acuer­do con el sa­cer­do­te Juan Vi­cen­te Cho­pin, las ac­ti­vi­da­des con ma­yor asis­ten­cia son las pro­ce­sio­nes con la ima­gen del Cris­to Ne­gro, que se lle­van a ca­bo el 14 y el 30, las cua­les re­co­rren las prin­ci­pa­les ca­lles de la ciu­dad vi­cen­ti­na.

En­tre los par­ti­ci­pan­tes se en­cuen­tran pe­ni­ten­tes, per­so­nas que lle­gan a cum­plir pro­me­sas, pe­dir fa­vo­res o a agra­de­cer al Cris­to Ne­gro, lla­ma­do en San Vi­cen­te “el Se­ñor de las Mi­se­ri­cor­dias”.

Co­mo par­te de las pe­ni­ten­cias, al­gu­nos ca­mi­nan des­cal­zos, otros de ro­di­llas y ven­da­dos, lle­van­do ve­las o car­gan­do la ima­gen, una de­vo­ción muy sig­ni­fi­ca­ti­va y de fe pa­ra quie­nes, por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, no pue­den ir has­ta Es­qui­pu­las, Gua­te­ma­la, se­gún el sa­cer­do­te Cho­pin.

“La ro­me­ría en nues­tra igle­sia es una de las fies­tas más po­pu­la­res de San Vi­cen­te, tie­ne mu­cha de­vo­ción, re­li­gio­si­dad po­pu­lar. Mu­chas per­so­nas vie­nen a cum­plir sus pro­me­sas al Cris­to Ne­gro”, di­jo.

Las pro­ce­sio­nes del 15 y el 30 enero se rea­li­zan de las 6 de la tar­de en ade­lan­te, pe­ro se ini­cia a las 5 con la mi­sa en la igle­sia El San­tua­rio.

Es­ta tra­di­ción re­li­gio­sa y de fe pa­ra la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca vi­cen­ti­na, en sí, se con­vier­te en un ir y ve­nir de fa­mi­lias que vi­si­tan El San­tua­rio pa­ra ha­cer una ora­ción o en­tre­gar ofren­das por mi­la­gros.

“He­mos ve­ni­do con mi ma­dre hoy (ayer) a vi­si­tar al Cris­to Ne­gro y tam­bién al San­tí­si­mo, pe­ro tam­bién ve­ni­mos a las pro­ce­sio­nes. Es un mar de gen­te agra­de­cien­do y pi­dien­do al Se­ñor de la Mi­se­ri­cor­dia”, co­men­tó Aman­da Cas­tro, quien vi­si­ta­ba la igle­sia El San­tua­rio, ubi­ca­da en el ba­rrio con el mis­mo nom­bre.

El Cris­to Ne­gro de Es­qui­pu­las es una ima­gen de Je­sús Cru­ci­fi­ca­do, ve­ne­ra­da por mi­llo­nes de fie­les en el mun­do, una ro­me­ría en su ho­nor que se con­vier­te en par­te de las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des re­li­gio­sas en enero.

An­ti­gua­men­te, el Cris­to Ne­gro de Es­qui­pu­las era lle­va­do a Apas­te­pe­que, des­de don­de re­gre­sa­ba a su tem­plo, en pro­ce­sión, pe­ro en la ac­tua­li­dad el re­co­rri­do se ha­ce úni­ca­men­te en la ciu­dad de San Vi­cen­te, ac­ti­vi­dad que tam­bién es apro­ve­cha­da por co­mer­cian­tes.

Al ob­ser­var fue­go en el in­te­rior de la ca­sa, ve­ci­nos die­ron avi­so al Cuer­po de Bom­be­ros, cu­yos miem­bros lle­ga­ron al lu­gar a so­fo­car las lla­mas.

EN MA­LE­ZA

En tan­to, desconocidos pren­die­ron fue­go a llan­tas en desuso en el ki­ló­me­tro 74 de la ca­rre­ra del Li­to­ral, en las in­me­dia­cio­nes del can­tón San­ta Cruz Po­rri­llo, en Te­co­lu­ca, San Vi­cen­te.

El fue­go se ex­pan­dió a ma­le­za en unos te­rre­nos ale­da­ños, pe­ro fue con­tro­la­do por el Cuer­po de Bom­be­ros, ya que tam­bién se veían ame­na­za­dos ne­go­cios y vi­vien­das.

Lu­ga­re­ños ma­ni­fes­ta­ron que to­dos los años en­fren­tan la mis­ma si­tua­ción en el lu­gar, sin que al­guien se ha­ga res­pon­sa­ble y re­ti­re las llan­tas in­ser­vi­bles.

Ac­to de amor y fe. Mi­les vi­si­tan du­ran­te las ro­me­rías la igle­sia El San­tua­rio, de la ciu­dad de San Vi­cen­te, pa­ra cum­plir pe­ni­ten­cias o agra­de­cer al Cris­to Ne­gro.

Des­co­no­ci­do. Arma de fue­go fue usa­da pa­ra ase­si­nar al hom­bre en el can­tón San Lorenzo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.