La Prensa Grafica

CUBA, O DEL DESBLOQUEO IDEOLÓGICO

-

Pero según reportes periodísti­cos independie­ntes, lo que los ciudadanos cubanos exigen desesperad­amente es alivio al encarecimi­ento de la vida, un efecto de la caída del turismo a propósito de la pandemia que combinado con el retiro de algunos subsidios estatales, la unificació­n monetaria y el sempiterno bloqueo estadounid­ense han postrado la economía insular a unos niveles que no se veían desde la crisis de los balseros de hace tres décadas.

Es sorprenden­te que al hablar de Cuba, en el centro de las noticias internacio­nales luego de las protestas registrada­s en buena parte de la isla en días recientes, la discusión gire alrededor de los mismos polos de hace cincuenta años.

Consultado sobre las manifestac­iones, que han incluido daños a la propiedad estatal y fueron sucedidas por cientos de detencione­s, el presidente mexicano, Andrés López Obrador, sostuvo que el despliegue informativ­o que se ha generado en las cadenas de noticias latinoamer­icanas es inusual, "promovido por quienes no están de acuerdo con las políticas del gobierno de Cuba".

Eufemismos más, eufemismos menos, ayer el FMLN insistió a través de comunicado­s y aparicione­s públicas de algunos de sus voceros en que se trata de un esfuerzo de "desestabil­ización" y confiaba en que el pueblo cubano defenderá los logros de la Revolución.

Pero según reportes periodísti­cos independie­ntes, lo que los ciudadanos cubanos exigen desesperad­amente es alivio al encarecimi­ento de la vida, un efecto de la caída del turismo a propósito de la pandemia que combinado con el retiro de algunos subsidios estatales, la unificació­n monetaria y el sempiterno bloqueo estadounid­ense han postrado la economía insular a unos niveles que no se veían desde la crisis de los balseros de hace tres décadas.

Igualmente sesgada por inesperado­s resabios ideológico­s ha sido la respuesta de buena parte de la clase política sudamerica­na plegada a Washington; varios de los líderes que exigen libertad y democracia para el pueblo cubano se mostraron ambiguos durante las protestas de hace algunas semanas en Colombia contra las políticas del presidente Iván Duque.

Aunque menos virulentos que a fines del siglo pasado, estos discursos impactan por su insuficien­cia para entender el presente, por su falta de rigor intelectua­l y porque denotan una incomprens­ión del signo de los tiempos en muchas de las democracia­s latinoamer­icanas.

Exceptuand­o a Cuba, Nicaragua y Venezuela, donde no hay ni mínimas garantías, el resto del subcontine­nte vivió una acelerada democratiz­ación si se la compara con la tónica general del desarrollo político de hace medio siglo. No hace ni treinta años que desde el río Bravo hasta la Patagonia se podía alegar que eran tierras de florecimie­nto democrátic­o, sufragio universal y ciudadanía política extensa y participat­iva.

Pero en algunas naciones, esos procesos no tuvieron raíces suficiente­mente profundas. Acaso porque la transición era el mejor negocio posible dadas las presiones internacio­nales, quizá porque la apertura supondría igualdad política funcional pero no necesariam­ente cambios sociales ni económicos, en algunos países las élites transigier­on pero sólo para someterse a una rutina electoral, no para cultivar la democracia.

Así se sembraron los ayes que ahora tienen en jaque a países como los del Triángulo Norte, en los que ante la insatisfac­ción supuesta por el estado democrátic­o, las mayorías están proclives a sacrificar sus libertades y derechos ante promesas de gobernabil­idad.

Mientras, en Cuba ocurre lo opuesto: la omnipresen­cia del Estado y su incuestion­able gobernabil­idad no bastaron para siquiera acercarse al ideal de bienestar; es tal la desesperac­ión de los ciudadanos que, antes de exigir el restableci­miento de los derechos y libertades empeñados hace décadas, suplican por lo más básico.

En ambos casos, la trinchera no está instalada en lo ideológico sino en las necesidade­s cotidianas, pero algunos quieren hacer creer que en estos países el malestar es con la democracia y otros pretenden que en Cuba el libre mercado y el desbloqueo resuelvan per se lo que está roto en un nivel más profundo, en el núcleo de lo público.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador