¿ Cuá­les son los re­tos de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes en el fu­tu­ro? V

Ivir en una economía di­gi­ta­li­za­da y en me­dio de la vo­rá­gi­ne de una so­cie­dad hi­per­co­nec­ta­da obli­ga, ca­da día más, a la in­dus­tria de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes a ace­le­rar su pro­ce­so de trans­for­ma­ción. Una trans­for­ma­ción que, ade­más, es­tá im­pul­sa­da por las in­no­va­cio

Mercados & Tendencias El Salvador - - Opinión -

1Trans­for­ma­ción di­gi­tal

En­cie­rra una am­pli­tud de con­cep­tos y tec­no­lo­gías, de acuer­do a la in­dus­tria o al ta­ma­ño de la em­pre­sa. Pa­ra al­gu­nas sig­ni­fi­ca la adop­ción de tec­no­lo­gías exis­ten­tes, aun­que me­jo­ra­das; en otras, la in­tro­duc­ción de nue­vas. Pe­ro en to­das sig­ni­fi­ca la trans­for­ma­ción en la or­ga­ni­za­ción, en los pro­ce­sos y en el mis­mo ne­go­cio.

OPI­NIÓN

ras es­pe­cia­li­za­das co­mo McKin­sey Com­pany es­ti­man que la di­gi­ta­li­za­ción pue­de per­mi­tir a los ope­ra­do­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes mejorar sus ga­nan­cias has­ta un 35%.

Tam­bién se­rá vi­tal la ex­pe­rien­cia del clien­te. So­lo al po­ner­nos en los za­pa­tos del ci­clo de vi­da del clien­te, los ope­ra­do­res po­dre­mos com­pren­der real­men­te có­mo mejorar nues­tro ren­di­mien­to. El ob­je­ti­vo no es di­gi­ta­li­zar múl­ti­ples ele­men­tos, sino brin­dar una ex­pe­rien­cia su­pe­rior al clien­te. Se tra­ta de ex­ce­der sus ex­pec­ta­ti­vas.

Ha­cer un uso in­te­li­gen­te de las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les es im­pe­ra­ti­vo pa­ra los que desea­mos no so­lo com­ba­tir el cre­ci­mien­to de­cre­cien­te, los már­ge­nes re­du­ci­dos y la com­pe­ten­cia; sino tam­bién apro­ve­char opor­tu­ni­da­des que nos ha­gan más fuer­tes y ren­ta­bles. Pe­ro ha­brá que in­vo­lu­crar en es­te pro­ce­so a to­da la com­pa­ñía, des­de la al­ta di­rec­ción. Na­cio­nes Uni­das ( ONU) ha­bla­ba de 3,000 mi­llo­nes de per­so­nas en lí­nea.

De acuer­do a un informe de la GSMA de 2017, se pre­vé que pa­ra 2020 so­lo Amé­ri­ca Latina cre­ce­rá en 60 mi­llo­nes de sus­crip­to­res a da­tos mó­vi­les. Al 2016 ya ha­bía 451 mi­llo­nes.

Cis­co Vi­sual Net­wor­king In­dex ( VNI) de­ta­lla que:

Aun­que las co­ne­xio­nes 4G re­pre­sen­ta­ron so­lo 26% de las co­ne­xio­nes mó­vi­les, és­tas con­gre­ga­ron el 69% del trá­fi­co; mien­tras que las 3G se que­da­ron con un 33% de las co­ne­xio­nes mó­vi­les y un 24% del trá­fi­co. Es de­cir, una co­ne­xión 4G ge­ne­ró cua­tro ve­ces más trá­fi­co en pro­me­dio que una co­ne­xión 3G.

En 2016 se agre­ga­ron 429 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos y co­ne­xio­nes mó­vi­les. Los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes re­pre­sen­ta­ron la ma­yor par­te de ese cre­ci­mien­to, se­gui­dos de los mó­du­los M2M.

El trá­fi­co de vi­deo mó­vil aho­ra re­pre­sen­ta más de la mi­tad de to­do el trá­fi­co de da­tos mó­vi­les: el 60% del trá­fi­co to­tal de da­tos mó­vi­les en 2016.

Los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes re­pre­sen­ta­ron 45% del to­tal de dis­po­si­ti­vos y co­ne­xio­nes mó­vi­les en 2016, pe­ro 81% del trá­fi­co to­tal de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

A ni­vel mun­dial hubo 325 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos por­tá­ti­les en 2016. De és­tos, 11 mi­llo­nes in­cor­po­ra­ron co­ne­xio­nes ce­lu­la­res. Nin­gún hu­mano pue­de di­ge­rir de for­ma rápida y pre­ci­sa, y dar sen­ti­do a to­dos es­tos da­tos. Es­te es un pro­ble­ma que pa­re­ce per­fec­ta­men­te ade­cua­do pa­ra una tecnología que pue­de ha­cer el tra­ba­jo pe­sa­do: el aná­li­sis de da­tos, las ta­reas al­ta­men­te re­pe­ti­ti­vas. Si bien el po­der de la au­to­ma­ti­za­ción es cier­ta­men­te ne­ce­sa­rio, esa no es to­da la his­to­ria. To­da­vía se ne­ce­si­ta hu­ma­nos in­vo­lu­cra­dos en el aná­li­sis co­mer­cial. ¿ Dón­de au­to­ma­ti­za­mos y dón­de ne­ce­si­ta­mos la in­ter­ven­ción hu­ma­na? Ese es otro re­to. crí­ti­ca de ser­vi­cios per­ma­nen­te­men­te ac­ti­vos es­pe­cial­men­te pa­ra las com­pa­ñías de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes que ofre­ce­mos so­lu­cio­nes ba­sa­das en la nu­be pa­ra or­ga­ni­za­cio­nes y clien­tes a tra­vés de In­ter­net.

Mu­chas em­pre­sas mun­dia­les de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes es­tán usan­do pla­ta­for­mas de pri­mer ni­vel co­mo su pri­me­ra lí­nea de de­fen­sa con­tra di­fe­ren­tes ata­ques re­la­cio­na­dos con el sec­tor de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Des­de ata­ques co­no­ci­dos de inun­da­ción en la red has­ta ata­ques com­ple­jos de al­to vo­lu­men y mul­ti-vec­tor, las so­lu­cio­nes y ser­vi­cios pro­por­cio­nan una es­ca­la com­ple­ta de pro­tec­ción con la ca­pa­ci­dad de per­so­na­li­za­ción pa­ra la tecnología, los pro­to­co­los y las ne­ce­si­da­des de la or­ga­ni­za­ción.

EDI­CIÓN 123

La em­pre­sa, que es­te año cum­ple 118 años de exis­ten­cia, se ca­rac­te­ri­za por man­te­ner su li­de­raz­go en el mer­ca­do de la cons­truc­ción, ofre­cien­do siem­pre ca­li­dad res­pal­da­da con tecnología de pun­ta, no so­la­men­te en la ma­qui­na­ria, pro­ce­sos y equi­pos; sino tam­bién en su res­pe­to al me­dio am­bien­te, el bie­nes­tar de sus tra­ba­ja­do­res y su com­pro­mi­so éti­co en sus re­la­cio­nes con to­dos los pú­bli­cos in­tere­sa­dos.

La nue­va Plan­ta San Ga­briel, en San Juan Sa­ca­te­pé­quez, re­uni­rá una se­rie de avan­ces tec­no­ló­gi­cos que nos per­mi­ti­rán se­guir tra­ba­jan­do con la me­jor tecnología dis­po­ni­ble en el mun­do pa­ra la pro­duc­ción de ce­men­to y en be­ne­fi­cio del sec­tor de la cons­truc­ción de Gua­te­ma­la. A con­ti­nua­ción men­cio­na­re­mos al­gu­nos de esos avan­ces, pa­ra que se pue­da com­pren­der su im­pac­to en la so­cie­dad gua­te­mal­te­ca, en las re­la­cio­nes con las co­mu­ni­da­des, con los tra­ba­ja­do­res y el cui­da­do res­pon­sa­ble del me­dio am­bien­te.

Sos­te­ni­bi­li­dad El ce­men­to, com­po­nen­te ac­ti­vo del con­cre­to, es uno de los ma­te­ria­les más usa­dos en el glo­bo te­rrá­queo y hoy día se le con­si­de­ra co­mo un ele­men­to cla­ve en la mi­ti­ga­ción y adap­ta­ción a los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co. Es uti­li­za­do en la cons­truc­ción de obras de in­fraes­truc­tu­ra y edi­fi­ca­cio­nes con menores con­su­mos ener­gé­ti­cos du­ran­te to­da la vi­da útil. Se ha de­mos­tra­do que las ca­rre­te­ras de con­cre­to, por ser más rí­gi­das, aho­rran com­bus­ti­ble en los vehícu­los y que las edi­fi­ca­cio­nes tie­nen un me­jor ni­vel de ais­la­mien­to tér­mi­co, lo que dis­mi­nu­ye los cos­tos del ai­re acon­di­cio­na­do.

En la pro­duc­ción de ce­men­to, des­de su fun­da­ción, Ce­men­tos Pro­gre­so se ha preo­cu­pa­do por man­te­ner sus ope­ra­cio­nes de ma­ne­ra res­pon­sa­ble y sostenible. Fru­to de ello, tan­to las ope­ra­cio­nes de Plan­ta San Mi­guel, en Sa­na­ra­te, co­mo las de San Ga­briel; cuen­tan con sis­te­mas que mi­den y con­tro­lan que las emi­sio­nes al am­bien­te no so­bre­pa­sen los ni­ve­les mun­dial­men­te acep­ta­dos. Las emi­sio­nes ga­seo­sas de los pro­ce­sos son me­di­das y con­tro­la­das, las aguas ser­vi­das son tra­ta­das y el agua es re­ci­cla­da en nues­tras áreas ver­des, por lo que no hay des­car­ga a los ríos que es­tán en nues­tras ve­cin­da­des.

Los desechos só­li­dos que ge­ne­ran son pro­ce­sa­dos en los hor­nos de clín­ker, brin­dan­do tam­bién es­te servicio a la in­dus­tria y a las co­mu­ni­da­des de los al­re­de­do­res, apro­ve­chan­do ma­te­ria­les co­mo llan­tas, plás­ti­cos y otros ma­te­ria­les que, de no ser así, se acu­mu­la­rían en los ba­rran­cos, ríos y ba­su­re­ros de nues­tro país. Es­to re­pre­sen­ta más de 17,000 Tm de pro­ce­so de com­bus­ti­bles al­ter­nos ca­da año, que sus­ti­tu­ye el 7% de com­bus­ti­bles tra­di­cio­na­les co­mo car­bón, pet­co­ke o bún­ker.

La Plan­ta San Mi­guel es­tá cer­ti­fi­ca­da ba­jo los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les: ISO 9001, que ga­ran­ti­za que se cuen­ta con un Sis­te­ma de Ase­gu­ra­mien­to de Ca­li­dad; ISO 14001, que cer­ti­fi­ca el con­trol de los aspectos e im­pac­tos am­bien­ta­les a las co­mu­ni­da­des cer­ca­nas, y tam­bién OHSA 18001, que guía la for­ma de re­du­cir los pe­li­gros y ries­gos de los tra­ba­ja­do­res, clien­tes y vi­si­tan­tes den­tro de las ins­ta­la­cio­nes.

Nues­tros ce­men­tos es­tán con­si­de­ra­dos co­mo de ba­ja hue­lla de car­bono, pues fue­ron for­mu­la­dos con adi­ti­vos que per­mi­ten que su con­su­mo de ener­gía sea de los más ba­jos a ni­vel mun­dial, con gran­des ven­ta­jas en la ca­li­dad, desem­pe­ño y du­ra­bi­li­dad.

Nues­tros ce­men­tos es­tán con­si­de­ra­dos co­mo de ba­ja hue­lla de car­bono, pues fue­ron for­mu­la­dos con adi­ti­vos que per­mi­ten que su con­su­mo de ener­gía sea de los más ba­jos a ni­vel mun­dial EDI­CIÓN 123

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.