Fi­nan­cia­mien­to agro: en­tre más sostenible más ac­ce­si­ble

Mercados & Tendencias El Salvador - - Negocios -

En­ti­da­des fi­nan­cie­ras y sec­tor pro­duc­ti­vo bus­can en la sos­te­ni­bi­li­dad la cla­ve pa­ra fa­ci­li­tar cré­di­to a pro­yec­tos que ga­ran­ti­cen me­di­das de con­trol an­te cam­bio cli­má­ti­co.

Ob­te­ner cré­di­tos pa­ra man­te­ner­se a flo­te en el mer­ca­do agropecuario siem­pre ha si­do una la­bor re­ta­do­ra pa­ra sus em­pre­sa­rios. La ines­ta­bi­li­dad cli­má­ti­ca, las emer­gen­cias na­tu­ra­les, así co­mo una economía cam­bian­te, son par­te de los aspectos que po­nen en des­ven­ta­ja al pro­duc­tor fren­te a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras.

Aun­que se per­ci­be una sen­sa­ción de que la ofer­ta al cré­di­to pa­ra el sec­tor es es­ca­sa y ries­go­sa, lo cier­to es que al­gu­nas en­ti­da­des y pro­duc­to­res pue­den en­con­trar pun­tos de acuer­do siem­pre y cuan­do se ga­ran­ti­cen las con­di­cio­nes y se lle­ve un or­den en la con­ta­bi­li­dad y pla­nes de ne­go­cio de los pro­duc­to­res. Es por ello que ana­li­za­mos las opor­tu­ni­da­des de es­te sec­tor pa­ra po­der ac­ce­der a fi­nan­cia­mien­to y ex­pli­ca­re­mos cuá­les son los prin­ci­pa­les fac­to­res que ale­jan y acer­can a los pro­duc­to­res de las opciones cre­di­ti­cias.

“Ac­tual­men­te, en­tre las so­lu­cio­nes fi­nan­cie­ras a las que pue­de op­tar un pro­duc­tor es­tán el ca­pi­tal de tra­ba­jo, ad­qui­si­ción de ac­ti­vos fi­jos, re­mo­de­la­ción o ad­qui­si­ción de vi­vien­da, con­so­li­da­ción de deu­das y li­bre dis­po­ni­bi­li­dad”, co­men­tó Jo­sé Ma­nuel Calero, coor­di­na­dor de Cré­di­to Agropecuario, del Banco Pro­cre­dit de Ni­ca­ra­gua.

“He­mos iden­ti­fi­ca­do en el sec­tor agropecuario es un gre­mio de mu­cho ries­go, pues exis­ten con­di­cio­nes que no de­pen­den di­rec­ta­men­te de ellos, que ha­cen vul­ne­ra­ble el ne­go­cio. Es por ello que des­de el año 2000 el sec­tor fi­nan­cie­ro co­mo la ban­ca y las mi­cro­fi­nan­cie­ras, se han fo­ca­li­za­do más en los pro­yec­tos que tra­ba­jen con agri­cul­tu­ra cli­má­ti­ca in­te­li­gen­te”,

He­mos iden­ti­fi­ca­do en el sec­tor agropecuario es un gre­mio de mu­cho ries­go, pues exis­ten con­di­cio­nes que no de­pen­den di­rec­ta­men­te de ellos, que ha­cen vul­ne­ra­ble el ne­go­cio

co­men­tó Katt­ya Ro­jas, ex­per­ta en cré­di­to pa­ra el sec­tor agro de Fun­de­coo­pe­ra­ción.

La ex­per­ta co­men­ta que du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das el sec­tor fi­nan­cie­ro ha in­ves­ti­ga­do sobre téc­ni­cas que pue­dan con­tro­lar las va­ria­bles de ries­go co­mo ex­ce­so de llu­via o se­quías, así co­mo cual­quier con­di­ción que se im­ple­men­te de­bi­do al cam­bio cli­má­ti­co.

Ven­ta­jas al pen­sar en sos­te­ni­bi­li­dad

No to­do es­tá per­di­do si el pro­yec­to o ne­go­cio agropecuario se en­cuen­tra en zo­nas don­de es fre­cuen­te la pre­ci­pi­ta­ción de llu­via ha­cien­do di­fí­cil la la­bor de cul­ti­vo, ya que por me­dio de sis­te­mas de rie­go o am­bien­tes con­tro­la­dos el pro­duc­tor pue­de mi­ti­gar es­ta si­tua­ción. La im­ple­men­ta­ción de es­tas al­ter­na­ti­vas son muy bien vis­tas por los en­tes fi­nan­cie­ros ya que ga­ran­ti­zan la via­bi­li­dad del ne­go­cio pe­ro tam­bién con­tri­bu­ye con el am­bien­te.

Ro­jas re­cuer­da que en el 2016 cuan­do Cos­ta Ri­ca su­frió la pla­ga de la ro­ya del ca­fé, mu­chos de los agri­cul­to­res no su­frie­ron pér­di­das sig­ni­fi­ca­ti­vas ni atra­sos en sus com­pro­mi­sos cre­di­ti­cios, pues con­ta­ban con una es­tra­te­gia que im­pli­ca­ba cam­bio de se­mi­llas y nue­vas téc­ni­cas de fer­ti­li­zan­tes lo cual los pre­pa­ró pa­ra es­te ti­po de even­tos, que la­men­ta­ble­men­te en otra par­tes de Cen­troa­mé­ri­ca sí pro­vo­ca­ron im­por­tan­tes pér­di­das fi­nan­cie­ras.

El cré­di­to adap­ta­do al cul­ti­vo

Si bien es un sec­tor muy am­plio en cuan­to a la ofer­ta de pro­duc­tos, quie­nes otor­gan cré­di­tos de­ben to­mar en cuen­ta que los ci­clos de pro­duc­ción y flu­jos de ca­ja son muy dis­tin­tos en­tre los co­se­chas. Por ejem­plo, no se pue­de usar un mis­mo sis­te­ma pa­ra el ca­fé que tie­ne un ci­clo de co­se­cha es­ta­ble­ci­do anual­men­te, con res­pec­to al sec­tor cár­ni­co don­de la pro­duc­ción es más cons­tan­te.

De ahí que los pla­zos y las con­di­cio­nes de­ben adap­tar­se pa­ra que el pro­duc­tor cuen­te con opciones via­bles y rea­lis­tas de pa­go y que de esa for­ma no se afec­te el pa­go de la deuda.

En el ca­so de Pro­cre­dit, las fa­ci­li­da­des de fi­nan­cia­mien­to se pue­den ob­te­ner a tra­vés de una lí­nea de cré­di­to agro­pe­cua­ria re­vol­ven­te, que per­mi­te rea­li­zar múl­ti­ples des­em­bol­sos pa­ra múl­ti­ples des­ti­nos. Las cuo­tas en ca­da des­em­bol­so se ade­cuan al flu­jo de ca­ja del pro­duc­tor y al ci­clo del cul­ti­vo, lo que, per­mi­te te­ner cuo­tas irre­gu­la­res o al vencimiento.

“Ge­ne­ral­men­te se ha aso­cia­do al cré­di­to agropecuario so­la­men­te al sec­tor agrí­co­la, sin em­bar­go, abar­ca el sec­tor agrí­co­la, pe­cua­rio y pes­ca. La di­fe­ren­cia en­tre los sec­to­res se ve re­fle­ja­da en los ci­clos pro­duc­ti­vos, pe­ro la tecnología de aná­li­sis es la mis­ma. Es­ta tecnología per­mi­te fo­ca­li­zar­se en el aná­li­sis con­ser­va­dor de ren­di­mien­tos, pro­yec­ción de pre­cios, cos­tos de pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción”, ex­pli­có Jo­sè Calero, Coor­di­na­dor de Cré­di­to Agropecuario de Pro­cre­dit.

Re­tos y obs­tácu­los

A pe­sar de las opciones a ni­vel re­gio­nal pa­ra ac­ce­der a cré­di­tos en el sec­tor agro, exis­ten obs­tácu­los que to­da­vía de­ben ser erra­di­ca­dos por par­te de quie­nes as­pi­ran a los re­cur­sos, pues to­da­vía las en­ti­da­des ex­pre­san los mis­mos pro­ble­mas re­cu­rren­tes por los que re­cha­zan las so­li­ci­tu­des.

Uno de los re­tos es la in­for­ma­li­dad con la que ma­yor­men­te los pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res se desen­vuel­ven en el mer­ca­do. Pa­ra Fun­de­coo­pe­ra­ción, es­ta in­for­ma­li­dad se re­fle­ja en la au­sen­cia de es­ta­dos fi­nan­cie­ros de tri­bu­ta­ción, ni­vel de ven­tas, car­te­ra de clien­tes, con­tra­tos, etc.

.“Mu­chas ve­ces los pro­duc­to­res so­la­men­te sa­can el in­gre­so y cos­to por hec­tá­rea pe­ro no lo tie­nen en un do­cu­men­to o bien no han pre­sen­ta­do ni si­quie­ra un do­cu­men­to a tri­bu­ta­ción”, ex­pli­có Ro­jas.

No obs­tan­te an­te es­ta si­tua­ción al­gu­nos sec­to­res se han fle­xi­bi­li­za­do, por ejem­plo Banco Pro­cre­dit ha ade­cua­do su tecnología pa­ra dar ac­ce­so a cré­di­to de clien­tes que no cuen­ta con una con­ta­bi­li­dad bien es­truc­tu­ra­da. Es­ta en­ti­dad ase­gu­ra que to­dos los ase­so­res de clien­tes agro­pe­cua­rios cuen- tan con un per­fil agropecuario, lo que per­mi­te te­ner un me­jor co­no­ci­mien­to de la reali­dad y la ne­ce­si­dad de los clien­tes, ade­cuán­do­se rá­pi­da­men­te a sus ne­ce­si­da­des y la bús­que­da de so­lu­cio­nes.

Otro de los aspectos que re­tan a los pro­duc­to­res cuan­do op­tan por un cré­di­to es la ne­ce­si­dad de un plan de co­mer­cia­li­za­ción de sus co­se­chas, pues aun­que do­mi­nen el ar­te de sem­brar y co­se­char con ca­li­dad, a la ho­ra de ne­go­ciar y ven­der sus fru­tos tie­nen pro­ble­mas con los pre­cios ines­ta­bles, o bien no se hi­zo una ne­go­cia­ción opor­tu­na que ga­ran­ti­ce la ven­ta es­pe­ra­da de la pro­duc­ción.

EDI­CIÓN 123

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.