E

Mercados & Tendencias El Salvador - - TENDENCIAS - Exis­ti­rán mi­llo­nes de

l año 2018 nos anun­cia el co­mien­zo de una nue­va fa­se en la di­gi­ta­li­za­ción de las eco­no­mías. La adop­ción del te­lé­fono in­te­li­gen­te ha si­do muy rá­pi­da, de tal ma­ne­ra que en me­nos de una dé­ca­da la ma­yo­ría de la po­bla­ción ha in­te­gra­do es­te dis­po­si­ti­vo en el co­ra­zón de sus vidas. Lo que to­da­vía lla­ma­mos te­lé­fono – cuan­do en la prác­ti­ca se tra­ta de una compu­tado­ra per­so­nal y por­tá­til – ac­túa co­mo ex­ten­sión de nues­tro ce­re­bro pa­ra me­jo­rar nues­tra ca­pa­ci­dad de apren­der, co­mu­ni­car, ma­ne­jar transac­cio­nes o en­tre­te­ner­nos.

Ob­ser­va­mos co­mo la apa­rien­cia de es­tos dis­po­si­ti­vos su­fre ca­da vez me­nos cam­bios, sin em­bar­go, las no­ve­da­des por es­pe­rar­se son con­se­cuen­cia de una nue­va ma­du­rez que al­can­zó el usua­rio. Pa­sa­da la ola de la eu­fo­ria, los usua­rios em­pie­zan a cues­tio­nar el uso que ha­cen de sus smartp­ho­nes y van bus­can­do me­jo­rar su ma­ne­jo del tiem­po, así co­mo la efi­cien­cia de los ser­vi­cios brin­da­dos.

sta ac­ti­tud es mu si ni­fi­ca­ti­va de có­mo las per­so­nas han cam­bia­do con las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les: se apo­de­ran de ellas pa­ra te­ner más con­trol y más ca­pa­ci­dad de de­ci­sión. Una ma­ni­fes­ta­ción sor­pren­den­te de es­ta li­ber­tad, es ob­ser­var que la adop­ción de la tec­no­lo­gía no se ha­ce en de­tri­men­to del me­dio tra­di­cio­nal que es la te­le­vi­sión pa­ra la cual el in­te­rés per­ma­ne­ce. En efec­to, la ex­pe­rien­cia de dis­fru­tar de even­tos en vi­vo se da por ex­ce­len­cia a tra­vés del canal te­le­vi­si­vo, y es­to lo va­lo­ra el usua­rio in­de­pen­dien­te­men­te de las in­no­va­cio­nes. Sin con­tra­dic­ción, pa­ra el consumo de otros ti­pos de con­te­ni­do, co­mo mú­si­ca, se­ries o la in­for­ma­ción de ca­li­dad, la op­ción de sus­crip­ción a ser­vi­cios pre­mium se ha­rá ca­da vez más re­le­van­te, lo cual tam­bi n re­fle­ja la ten­den­cia a re­cha­zar la pu­bli­ci­dad in­va­si­va.

Na­tu­ral­men­te, es­te cam­bio cul­tu­ral im­pac­ta la for­ma que tie­nen las or­ga­ni­za­cio­nes de lle­var la re­la­ción con sus clien­tes. La co­mu­ni­ca­ción es­tan­da­ri­za­da y ge­ne­ral ya no ope­ra. Los clien­tes en mu­chos ca­sos son muy in­for­ma­dos so­bre las op­cio­nes en el mer­ca­do y tie­nen po­ca leal­tad ha­cia las em­pre­sas. Es­pe­ran una co­mu- ni­ca­ción opor­tu­na en tiem­po y per­ti­nen­te en con­te­ni­do. La res­pues­ta a dar es ní­ti­da: de­ben de es­truc­tu­rar­se pa­ra co­no­cer su clien­te con de­ta­lle, pa­ra po­der an­ti­ci­par sus ne­ce­si­da­des e in­ten­cio­nes. Es­to se lo­gra de for­ma ren­ta­ble gra­cias a la im­ple­men­ta­ción de so­lu­cio­nes de Analy­tics, en par­ti­cu­lar de ma­chi­ne­lear­ning cu­yos pre­cios van a ser más com­pe­ti­ti­vos, así co­mo una re­or­ga­ni­za­ción de la em­pre­sa que de­be ope­rar de for­ma fle ible ori­zon­tal, y así po­der adap­tar­se prác­ti­ca­men­te en tiem­po real a los mo­vi­mien­tos a menudo im­pre­de­ci­bles del mer­ca­do, te­nien­do co­mo en­fo­que prin­ci­pal la sa­tis­fac­ción de es­te nue­vo clien­te, muy cons­cien­te de su nue­vo po­der.

EDI­CIÓN 124

Las trans­mi­sio­nes y los even­tos en vi­vo ge­ne­ra­rán más de US$545.000 mi­llo­nes en in­gre­sos di­rec­tos en 2018. A pe­sar de la ca­pa­ci­dad de los con­su­mi­do­res de con­su­mir con­te­ni­do por de­man­da o de aten­der even­tos de for­ma re­mo­ta, el consumo en vi­vo es prós­pe­ro. En mu­chos ca­sos, el desem­pe­ño de es­te ti­po de con­te­ni­do ha si­do más pro­duc­ti­vo y ren­ta­ble gra­cias a la tec­no­lo­gía di­gi­tal. In­di­can­do un cre­cien­te de­seo de los con­su­mi­do­res de pa­gar por con­te­ni­do di­gi­tal, se es­ti­ma pa­ra fi­na­les de 2018, el 50% de los adul­tos en paí­ses en desa­rro­llo ten­drán al me­nos dos sus­crip­cio­nes a me­dios ex­clu­si­va­men­te en lí­nea y pa­ra fi­na­les de 2020 el pro­me­dio se ha­brá du­pli­ca­do a cua­tro. La adop­ción de los ce­lu­la­res in­te­li­gen­tes si­gue cre­cien­do. Pa­ra fi­na­les de 2023, se es­pe­ra que más de 90% de los adul­tos en paí­ses en desa­rro­llo ten­gan un te­lé­fono in­te­li­gen­te, con un 85% de pro­pie­ta­rios con eda­des en­tre los 55 y los 75 años de edad. Los pro­pie­ta­rios in­ter­ac­tua­rán con sus te­lé­fo­nos un pro­me­dio de 65 ve­ces al día en 2023, un au­men­to de 20% con res­pe­to al 2018.

Más de 580 mi­llo­nes de sus­crip­cio­nes di­gi­ta­les ha­brá en 2020. Los con­su­mi­do­res es­ta­rán ca­da vez más in­tere­sa­dos en pa­gar por con­te­ni­dos.

Re­mon­té­mo­nos al año 1973, en los ini­cios del fa­mo­so “la­dri­llo”, el cual fue sus­ti­tui­do por los ce­lu­la­res con ta­pa has­ta lle­gar a los smartp­ho­nes, dis­po­si­ti­vos que ade­más de cum­plir con la fun­ción de fa­ci­li­tar la co­mu­ni­ca­ción, ha evo­lu­cio­na­do has­ta con­ver­tir­se en nues­tro “ami­go in­se­pa­ra­ble”. Sí, ese que cuan­do no lo te­ne­mos, pa­re­ce im­po­si­ble se­guir con nues­tro día con nor­ma­li­dad, ya que es el me­dio pa­ra ac­ce­der a re­des so­cia­les, co­rreo, apps y en­tre­te­ni­mien­to.

Ade­más, ¿ima­gi­na­ba po­der rea­li­zar sus com­pras sin te­ner que ir a la tien­da o su­per­mer­ca­do? Hoy lo que desee ad­qui­rir es­tá a so­lo un clic gra­cias al ecom­mer­ce. Es­to, sin de­jar de la­do a nues­tros nue­vos com­pa­ñe­ros de tra­ba- jo, los ro­bots, los que gra­cias a la in­te­li en­cia ar­ti­fi­cial an asu­mi­do distintas fun­cio­nes, re­em­pla­zan­do in­clu­so las la­bo­res hu­ma­nas den­tro de las com­pa­ñías.

Sin du­da, es­tos son so­lo al­gu­nos ejem­plos de có­mo la tec­no­lo­gía ha irrum­pi­do el mun­do de los ne­go­cios, el cual se ca­rac­te­ri­za por la in­cer­ti­dum­bre y el cam­bio cons­tan­te, in­fluen­cia­do en gran me­di­da por la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que atra­vie­san las in­dus­trias, el com­por­ta­mien­to de las eco­no­mías glo­ba­les y el im­pac­to del am­bien­te geo­po­lí­ti­co.

De acuer­do con Jai­me Gar­cía, in­ves­ti­ga­dor se­nior del CLACDS/INCAE, la ac­tual era de la in­for­ma­ción, tam­bién co­no­ci­da co­mo la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial, se ca­rac­te­ri­za por mo- ver­se a una ve­lo­ci­dad sin precedentes en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, en don­de se bo­rran las ba­rre­ras en­tre lo fí­si­co y lo di­gi­tal; abrien­do la po­si­bi­li­dad pa­ra el desa­rro­llo de nue­vos ne­go­cios y opor­tu­ni­da­des pro­duc­ti­vas.

Por en­de, Gar­cía vis­lum­bra gran­des opor­tu­ni­da­des en el aná­li­sis y pro­ce­sa­mien­to de da­tos no es­truc­tu­ra­dos o “Big Da­ta”, pa­ra po­ten­ciar las es­tra­te­gias de mar­ke­ting y ven­tas al me­nu­deo de las em­pre­sas; así co­mo la im­ple­men­ta­ción de sis­te­mas de in­te­li en­cia ar­ti­fi­cial pa­ra la op­ti­mi­za­ción de pro­ce­sos fi­nan­cie­ros, lo ís­ti­cos, ad­mi­nis­tra­ti­vos, y pro­duc­ti­vos.

Asi­mis­mo, des­ta­ca la ope­ra­ción de sis­te­mas ro­bó­ti­cos o au­tó­no­mos pa­ra ha­cer más efi­cien­tes los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos o lo­gís­ti­cos, ya que se­gún es­ti­ma­cio­nes del Ban­co Mun­dial (BM), has­ta dos ter­ce­ras par­tes de los em­pleos del mun­do en desa­rro­llo pue­den ya au­to­ma­ti­zar­se.

An­te es­te pa­no­ra­ma, Dahia­na Arias, Ge­ren­te de País de Man­po­wer­group Cos­ta Ri­ca, re­sal­ta que las or­ga­ni­za­cio­nes de­ben ser más ági­les en es­te en­torno de ma­yor ries­go, por lo que la mi­gra­ción ha­cia pla­ta­for­mas di­gi­ta­les que no re­quie­ran de mu­chos ac­ti­vos y que ga­ran­ti­cen el ac­ce­so, el al­can­ce y la crea­ción de alor, de­fi­ni­rán el éxi­to.

El jue­go ha cam­bia­do y los sec­to­res pro­duc­ti­vos tam­bién

La trans­for­ma­ción di­gi­tal ha im­pac­ta­do de ma­ne­ra im­por­tan­te las in­dus­trias en ge­ne­ral. La me­jo­ra en los pro-

EDI­CIÓN 124

76%

El de los mi­llen­nials con­si­de­ra que la in­no­va­ción es la ca­rac­te­rís­ti­ca más va­lio­sa de una em­pre­sa. Pa­ra el

2018,

la AI se in­te­gra­rá en to­das las apli­ca­cio­nes desa­rro­lla­das.

4 100

de ca­da

em­pre­sas han de­sa­rro­lla­do nue­vas es­tra­te­gias con­jun­tas de co­mer­cia­li­za­ción.

40

tra­ba­ja­do­res al­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos en to­do el mun­do pa­ra

2020.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.