Los 5 re­tos de la ban­ca pa­ra 2018

Los paí­ses en ge­ne­ral es­ta­rán su­je­to a ries­gos im­por­tan­tes re­la­cio­na­dos con los acon­te­ci­mien­tos en Es­ta­dos Uni­dos ta­les co­mo des­ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to, de­te­rio­ro en las con­di­cio­nes de mi­gra­ción y em­pleo de la po­bla­ción, en­tre otros que pue­den afec­tar

Mercados & Tendencias El Salvador - - SUMARIO - Por Armando Ro­drí­guez

Di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ban­co Azul

El desem­pe­ño eco­nó­mi­co sal­va­do­re­ño al cie­rre de 2016 re­gis­tró un cre­ci­mien­to su­pe­rior al pro­me­dio his­tó­ri­co, apun­ta­la­do por el di­na­mis­mo de la de­man­da in­ter­na, sien­do el consumo pri­va­do el prin­ci­pal motor de la eco­no­mía, im­pul­sa­do prin­ci­pal­men­te por el flu­jo de re­me­sas fa­mi­lia­res, ba­ja in­fla­ción y au­men­to del em­pleo for­mal, as­pec­tos que con­tri­bu­ye­ron a la me­jo­ra de la ca­pa­ci­dad de pa­go de los ho­ga­res y las em­pre­sas.

Las pro­yec­cio­nes eco­nó­mi­cas pa­ra 2017 arro­jan un cre­ci­mien­to si­mi­lar a 2016. El sis­te­ma fi­nan­cie­ro sal­va­do­re­ño ce­rra­rá con ade­cua­dos ni­ve­les de li­qui­dez y sol­ven­cia, bue­na ca­li­dad de ac­ti­vos pro­duc­ti­vos y un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de la ac­ti­vi­dad cre­di­ti­cia, acor­de con el di­na­mis­mo de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, se­gún lo in­for­mó la Aso­cia­ción Ban­ca­ria Sal­va­do­re­ña ( Aban­sa).

Lo an­te­rior se res­pal­da en el pri­mer se­mes­tre del 2017, re­la­cio­na­do con el cre­ci­mien­to de los prés­ta­mos bru­tos de los ban­cos, los cua­les cre­cie­ron un 5.9%. En de­pó­si­tos, lue­go de la ba­ja que se tu­vo en el mes de abril y ma­yo por el pa­go de im­pues­tos, han con­ti­nua­do con un cre­ci­mien­to del 4.4%. A ju­nio de 2017 se re­gis­tran de­pó­si­tos de US$ 11,219 mi­llo­nes.

Du­ran­te el úl­ti­mo año los ban­cos miem­bros de Aban­sa pro­ce­sa­ron más de US$ 245

mi­llo­nes de transac­cio­nes (…) El pa­tri­mo­nio to­tal de la ban­ca afi­lia­da as­cien­de a ca­si dos mil mi­llo­nes de dó­la­res; tam­bién pro­veen em­pleo a cer­ca de 14 mil per­so­nas, de las cua­les el 57% son mu­je­res.

Pa­ra el pró­xi­mo año se es­pe­ra pro­yec­cio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas po­si­ti­vas pe­ro su­je­tas a ries­gos im­por­tan­tes re­la­cio­na­das con los acon­te­ci­mien­tos en di­cho país ta­les co­mo: a) des­ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to en Es­ta­dos Uni­dos, b) de­te­rio­ro en las con­di­cio­nes de mi­gra­ción y em­pleo de la po­bla­ción sal­va­do­re­ña y c) ma­yor apre­cia­ción del dó­lar. Tam­bién per­sis­te una al­ta vul­ne­ra­bi­li­dad al cam­bio cli­má­ti­co, así co­mo a los efec­tos per­ju­di­cia­les de la vio­len­cia in­ter­na. Adi­cio­nal­men­te exis­ten otros ries­gos ta­les co­mo au­men­tos de pre­cios de pe­tró­leo.

Los cin­co re­tos que en­fren­ta la ban­ca, se­gún Aban­sa son: uno, exis­te una ba­ja de­man­da de cré­di­to pro­duc­ti­vo, por lo que el país de­be tra­ba­jar en dis­mi­nuir la in­se­gu­ri­dad, agi­li­zar los pro­ce­sos y trá­mi­tes, e in­cen­ti­vos pa­ra me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad. Dos, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co in­clu­si­vo es ne­ce­sa­rio pa­ra con­tar con una me­jor ca­li­dad de vi­da. Tres, la li­qui­dez del sis­te­ma es de­ter­mi­nan­te pa­ra la ex­pan­sión del cré­di­to, y es ne­ce­sa­rio re­fle­xio­nar so­bre el im­pues­to a las ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras que ha afec­ta­do el ni­vel de los de­pó­si­tos. Cua­tro, las ini­cia­ti­vas pa­ra con­tro­lar los pre­cios han ocu­pa­do una par­te im­por­tan­te de nues­tra agen­da.

Y cin­co, pa­ra un ade­cua­do desa­rro­llo de la ban­ca en El Salvador son ne­ce­sa­rias la cer­ti­dum­bre y se­gu­ri­dad

EDI­CIÓN 124

ju­rí­di­ca, de­be respetarse la li­bre com­pe­ten­cia y de­ben to­mar­se las me­di­das de ti­po fis­cal que pre­ser­ven la do­la­ri­za­ción y li­qui­dez.

Es­to se lo­gra tra­ba­jan­do en con­jun­to, pri­va­do y pú­bli­co, y la dis­po­si­ción al diá­lo­go ha si­do alen­ta­do­ra por par­te del Go­bierno, se ha en­con­tra­do aper­tu­ra en sus más al­tos es­tra­tos y a ini­cia­ti­va del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y del Se­cre­ta­rio Téc­ni­co se ha es­ta­ble­ci­do una me­sa don­de se dis­cu­ten es­tos as­pec­tos re­le­van­tes.

Hay pro­ble­mas que re­sol­ver. Se ne­ce­si­ta ac­ti­var el apa­ra­to pro­duc­ti­vo del país, el cré­di­to pro­duc­ti­vo que ya ha em­pe­za­do a cre­cer. Ejem­plo de ello es la Ley de Apro­ba­ción de Fon­dos de In­ver­sión, que tie­ne co­mo pro­pó­si­to in­cen­ti­var la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, el ac­ce­so de pe­que­ños in­ver­sio­nis­tas al mer­ca­do de ca­pi­ta­les, la di­ver­si­fi­ca­ción de in­ver­sio­nes, la ca­na­li­za­ción del aho­rro; así co­mo las mo­di­fi­ca­cio­nes a las nor­mas de ac­ti­vos de ries­gos cre­di­ti­cios y a las re­ser­vas de li­qui­dez.

Así co­mo la Ley de In­clu­sión Fi­nan­cie­ra que tie­ne por ob­je­to pro­pi­ciar la in­clu­sión, fo­men­tar la com­pe­ten­cia en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, así co­mo re­du­cir cos­tos pa­ra los usua­rios y clien­tes del re­fe­ri­do sis­te­ma, es­ta­ble­cien­do las re­gu­la­cio­nes mí­ni­mas pa­ra lo si­guien­te: Re­qui­si­tos de cons­ti­tu­ción, au­to­ri­za­ción, ope­ra­ción, ca­pi­tal, ga­ran­tías y cau­sa­les de re­vo­ca­to­ria de las so­cie­da­des pro­vee­do­ras de di­ne­ro elec­tró­ni­co. Re­qui­si­tos que de­ben cum­plir los ban­cos, ban­cos coope­ra­ti­vos y so­cie­da­des de aho­rro y cré­di­to pa­ra pro­veer di­ne­ro elec­tró­ni­co y las con­se­cuen­cias le­ga­les de in­cum­plir­los, en­tre otros.

Fal­ta por tra­ba­jar la par­te le­gal, por ejem­plo se bus­ca re­for­mas a la Ley del Mer­ca­do de Va­lo­res, re­for­mas al Có­di­go Tri­bu­ta­rio pa­ra es­tan­da­ri­zar el im­pues­to a los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros; va­mos a mo­di­fi­car la Ley de Im­pues­tos de Ope­ra­cio­nes Fi­nan­cie­ras pa­ra ex­cluir las ope­ra­cio­nes del mer­ca­do de va­lo­res. Esas re­for­mas las va­mos a pro­mo­ver en­tre las frac­cio­nes le­gis­la­ti­vas. Es­tas son so­lo al­gu­nas ini­cia­ti­vas, otra es la Ley de Fac­to­ra­je, por­que hay que re­gu­lar ese seg­men­to.

Re­tos in­ter­nos

Pa­ra nues­tro ban­co, por ejem­plo, uno de los re­tos se­rá man­te­ner la cer­ca­nía y ca­li­dad con la que se ha es­ta­do aten­dien­do des­de su aper­tu­ra. Otro re­to es, in­cor­po­rar a nues­tra ofer­ta de pro­duc­tos y ca­na­les la Ban­ca en Lí­nea Em­pre­sas, la cual ya es­tá lis­ta pa­ra sa­lir al pú­bli­co una vez sea au­to­ri­za­da por la Su­pe­rin­ten­den­cia del Sis­te­ma Fi­nan­cie­ro. Así tam­bién, es­ta­mos tra­ba­jan- do pa­ra so­li­ci­tar a la Su­pe­rin­ten­den­cia del Sis­te­ma Fi­nan­cie­ro au­to­ri­za­ción pa­ra el lan­za­mien­to de nues­tros pro­duc­tos tar­je­ta de cré­di­to y re­me­sas fa­mi­lia­res en el cuar­to tri­mes­tre del año 2017.

Lo más im­por­tan­te es com­ple­tar nues­tra ofer­ta de pro­duc­tos y ser­vi­cios e im­pul­sar el cre­ci­mien­to, man­te­nien­do nues­tro en­fo­que en las pequeñas y me­dia­nas em­pre­sas, per­so­nas asa­la­ria­das, pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes y sal­va­do­re­ños fue­ra de nues­tras fron­te­ras pa­trias y ser­vir­les por me­dio de ca­na­les de al­ta tec­no­lo­gía.

Cree­mos que las pequeñas y me­dia­nas em­pre­sas son el motor que im­pul­sa la di­ná­mi­ca del país y es la ma­ne­ra de cum­plir con una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial des­de nues­tros ini­cios. En se­gun­do lu­gar, por­que cree­mos que no se pue­den aten­der a las em­pre­sas si no aten­de­mos a las per­so­nas que la­bo­ran pa­ra ellas y así cum­plir con sus an­he­los y me­tas. En ter­cer lu­gar, por­que nues­tros com­pa­trio­tas en el ex­te­rior me­re­cen que se les dé to­do el apo­yo pa­ra po­der lo­grar sus sue­ños o pro­yec­cio­nes en la pa­tria que los vio na­cer.

A par­tir de los US$ 281 mi­llo­nes en ac­ti­vos que Ban­co Azul lo­gró al 30 de ju­lio de 2017, se es­ti­ma que sus ac­ti­vos lle­ga­rán al cie­rre de es­te mis­mo año a una ci­fra su­pe­rior a los US$300 mi­llo­nes. Así mis­mo, la car­te­ra de prés­ta­mos a la fe­cha fue de US$210 mi­llo­nes con una pro­yec­ción que al fi­nal del ejer­ci­cio ten­dre­mos sal­dos su­pe­rio­res a los US$250 mi­llo­nes, con una car­te­ra de de­pó­si­tos su­pe­rio­res a los US$225 mi­llo­nes y una par­ti­ci­pa­ción del mer­ca­do cer­ca­na al 2%.

Hon­du­ras po­see una prós­pe­ra eco­no­mía in­dus­trial, que co­men­zó a ex­pe­ri­men­tar cam­bios drás­ti­cos en las úl­ti­mas tres dé­ca­das pa­san­do de la agroin­dus­tria a la in­dus­tria tec­ni­fi­ca­da, prin­ci­pal­men­te tex­til. El atrac­ti­vo y es­tra­té­gi­co co­rre­dor lo­gís­ti­co del nor­te del país, que con­tie­ne un puer­to cer­ti­fi­ca­do por la Adua­na de Es­ta­dos Uni­dos, atra­jo un cre­cien­te cau­dal de ca­pi­tal e in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras, que brin­da­ron so­lu­cio­nes y opor­tu­ni­da­des de em­pleo.

Pa­ra res­pal­dar es­ta nue­va es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, Hon­du­ras creó un mar­co nor­ma­ti­vo que pro­mue­ve la in­ver­sión ex­tran­je­ra a tra­vés de le es fis­ca­les es­pe­cia­les le es que fa­vo­re­cen las ex­por­ta­cio­nes, co­mo la Ley de Zo­na Li­bre, la Ley de Ré­gi­men de Im­por­ta­ción Tem­po­ral, la Ley de Zo­nas Es­pe­cia­les de Desa­rro­llo; y des­de 2005, se su­mó el Tra­ta­do de Li­bre omer­cio fir­ma­do con sta­dos Uni­dos, co­no­ci­do co­mo DR-CAFTA por sus si­glas en in­glés, que per­mi­te las ex­por­ta­cio­nes li­bres de im­pues­tos ha­cia ese país.

Sin em­bar­go, tan­to es­fuer­zo le­gis­la­ti­vo-eco­nó­mi­co de- mos­tró ser in­su­fi­cien­te pa­ra atraer la to­ta­li­dad de la in­ver­sión ex­tran­je­ra pro­yec­ta­da, pues las de­nun­cias que en el pa­sa­do se han he­cho con­tra Hon­du­ras por te­mas de co­rrup­ción, de­tu­vo la que se ori­gi­na en paí­ses que re­gu­lan es­tric­ta­men­te te­mas co­mo im­pues­tos y trans­pa­ren­cia.

Es por ello que ade­más de las le­yes eco­nó­mi­cas y tri­bu­ta­rias, se apro­ba­ron Le­yes so­bre Trans­pa­ren­cia y Ac­ce­so a la In­for­ma­ción Pú­bli­ca, y de for­ma pa­ra­le­la se ini­ció un pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción del sis­te­ma pro­ce­sal ci­vil, con tri­bu­na­les es­pe­cia­li­za­dos pa­ra ha­cer fren­te a los ac­tos de co­rrup­ción. Adi­cio­nal­men­te se pu­so en vi­gen­cia le­yes so­bre con­ci­lia­ción y ar­bi­tra­je, pa­ra otor­gar a las par­tes un mé­to­do ex­pe­di­to de solución de con­flic­tos.

Si bien es­tos es­fuer­zos legislativos y ad­mi­nis­tra­ti­vos tu­vie­ron un im­pac­to en la co­mu­ni­dad eco­nó­mi­ca lo­cal e in­ter­na­cio­nal, que ha em­pe­za­do a ver a Hon­du­ras co­mo una pla­za ape­te­ci­ble pa­ra in­ver­tir, los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos han si­do in­su­fi­cien­tes. Por tal ra­zón, re­cien­te­men­te tam­bién se in­cor­po­ró una nue­va ca­pa le­gis­la­ti­va, co­mo la Ley de Ge­ne­ra­ción de Em­pleo y la Ley de Pro­mo­ción y Pro­tec­ción de In­ver­sio­nes, que pre­ten­de ac­tua­li­zar prin­ci­pios, nor­mas y cri­te­rios in­ter­na­cio­na­les en es­ta ma­te­ria de in­ver­sión, pro­tec­ción de los in­ver­sio­nis­tas, trans­pa­ren­cia y ar­bi­tra­je.

Es­ta nue­va olea­da de le­yes ya tu­vo un efec­to po­si­ti­vo en el desa­rro­llo de los pro­ce­sos ju­di­cia­les al re­du­cir el tiem­po y el cos­to de un pro­ce­di­mien­to de cin­co años a ca­tor­ce me­ses, al trans­for­mar el sis­te­ma pro­ce­sal es­cri­to a un sis­te­ma de au­dien­cias sim­pli­fi­ca­das, acer­can­do al Juez al jui­cio, y for­zán­do­lo a es­tar pre­sen­te en el mo­men­to de la eva­cua­ción de las prue­bas y ale­ga­cio­nes. Ade­más, se ha in­cor­po­ra­do al pro­ce­di­mien­to ju­di­cial y ar­bi­tral, va­rias po­si­bi­li­da­des intermedias de con­ci­lia­ción di­rec­ta, fa­ci­li­tan­do me­ca­nis­mos de denuncia con­tra jue­ces y/ o fun­cio­na­rios pú­bli­cos que ha­yan co­me­ti­do ac­tos de co­rrup­ción.

La­men­ta­ble­men­te, es­tos es­fuer­zos pa­ra acer­car el sis­te­ma ju­rí­di­co hondureño a pa­rá­me­tros in­ter­na­cio­na­les han si­do fuer­te­men­te cri­ti­ca­do por di­ver­sos sec­to­res de la so­cie­dad, ale­gan­do que es­tas le­yes con­tra­di­cen prin­ci­pios y pre­cep­tos arrai­ga­dos en la cul­tu­ra ju­rí­di­ca hon­du­re­ña, co­men­zan­do con la so­be­ra­nía na­cio­nal y el con­trol es­ta­tal so­bre las prác­ti­cas co­mer­cia­les, apre­cia­cio­nes que de­ri­van de la aún pre­sen­te in­fluen­cia eu­ro­pea en la le­gis­la­ción lo­cal.

Es­to no sig­ni­fi­ca que el ob­je­ti­vo ha­ya si­do al­can­za­do y le­jos de ser ca­paz de lla­mar la ta­rea com­ple­ta­da, el país si­gue avan­zan­do ha­cia un or­den in­ter­na­cio­nal, pla­nean­do re­for­mar el pro­ce­di­mien­to ju­di­cial en jui­cios elec­tró­ni­cos, re­du­cir el re­tra­so ju­di­cial en un 100% y au­to­ri­zar a los in­ver­sio­nis­tas ar­bi­tra­je "pri­va­do" es­ta­ble­ci­do en la re­gla de ar­bi­tra­je AAPL/ Sri Lan­ka y en la Con­ven­ción so­bre Arre­glo de Di­fe­ren­cias Re­la­ti­vas a In­ver­sio­nes en­tre Es­ta­dos y Na­cio­na­les de otros Es­ta­dos.

Es­to nos de­ja con un ex­ci­tan­te ca­mino por re­co­rrer y un in­tere­san­te en­fo­que pa­ra es­tan­da­ri­zar nues­tra le­gis­la­ción a los re­que­ri­mien­tos in­ter­na­cio­na­les, otor­gan­do a los in­ver­so­res lo­ca­les y ex­tran­je­ros to­das las ga­ran­tías ne­ce­sa­rias pa­ra ase­gu­rar un co­mer­cio trans­pa­ren­te y jus­to, sin te­mor a ser for­za­do a un ac­to co­rrup­to.

EDI­CIÓN 124

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.