El mi­llo­na­rio ne­go­cio de la ex­tor­sión

So­lo en Gua­te­ma­la han si­do ex­tor­sio­na­dos en los úl­ti­mos nue­ve años más de 50.000 per­so­nas, mien­tras que en El Salvador las em­pre­sas han si­do afec­ta­das has­ta en US$ 756 mi­llo­nes.

Mercados & Tendencias El Salvador - - SUMARIO - Por Shei­la Sal­ga­do shei­la.sal­ga­do@gru­po­cer­ca.com

Co­noz­ca el im­pac­to que las ma­ras y pan­di­llas es­tán te­nien­do en la eco­no­mía em­pre­sa­rial.

La ex­tor­sión se ha con­ver­ti­do en el motor eco­nó­mi­co que sos­tie­ne a las ma­ras y pan­di­llas en los paí­ses del Trián­gu­lo Nor- te, pues la ac­ti­vi­dad obli­ga a cien­tos de trans­por­tis­tas y co­mer­cian­tes a pa­gar por­cen­ta­jes es­ti­ma­dos en­tre los US$ 61mi­llo­nes, US$ 200 y US$ 390 mi­llo­nes, se­gún la Fuer­za Na­cio­nal An­tiex­tor­sión de Hon­du­ras (FNA).

Los in­for­mes se­ña­lan que el delito con­ti­núa sien­do la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les en Hon­du­ras, Gua­te­ma­la y El Salvador, paí­ses don­de se­gún el es­tu­dio del

Ban­co Mun­dial el cri­men y la vio­len­cia con­lle­va cos­tos eco­nó­mi­cos es­ti­ma­dos en un 8% del Pro­duc­to In­terno Bru­to ( PIB) re­gio­nal, si se in­clu­ye la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos, los pro­ce­sos ju­di­cia­les y el gas­to en sa­lud.

El do­cu­men­to “Cri­men y Vio­len­cia en Cen­troa­mé­ri­ca un desafío pa­ra el desa­rro­llo” del BM es­ta­ble­ce ade­más que la vio­len­cia ju­ve­nil y las ma­ras son una preo­cu­pa­ción fun­da­men­tal pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca, ya que el nú­me­ro es­ti­ma­do es que 900 ma­ras ope­ran hoy en día en es­ta re­gión, con un apro­xi­ma­do de 70.000 miem­bros.

In­gre­sos lu­cra­ti­vos des­de pri­sión

No obs­tan­te, la in­cur­sión de las ma­ras y pan­di­llas en la eco­no­mía, se ha con­ver­ti­do en el modo de vi­da de sus miem­bros, cu­yas ca­be­zas des­de las pri­sio­nes emi­ten ór­de­nes pa­ra ame­na­zar y ase­si­nar a co­mer­cian­tes so­bre to­do, de la mi­cro, pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa, así co­mo a in­te­gran­tes del sec­tor trans­por­te tan­to ur­bano co­mo in­ter­ur­bano.

Las au­to­ri­da­des de los paí­ses afec­ta­dos han re­ve­la­do que los re­cur­sos pro­ve­nien­tes por la eje­cu­ción del delito, ayu­da a los pan­di­lle­ros a man­te­ner a sus fa­mi­lias, pa­gar apo­de­ra­dos le­ga­les, así co­mo a me­jo­rar su for­ma de vi­da en las pri­sio­nes don­de pur­gan con­de­nas, el di­ne­ro tam­bién es uti­li­za­do pa­ra el pa­go de so­bor­nos a ope­ra­do­res ju­di­cia­les y pe­ni­ten­cia­rios.

De acuer­do con el in­for­me el sa­la­rio del mie­do: ma­ras, vio­len­cia y ex­tor­sión en Cen­troa­mé­ri­ca de la ONG in­ter­na­cio­nal Cri­sis Group, “la ex­tor­sión sus­ten­ta a mi­les de miem­bros de las ma­ras, a la vez que per­pe­túa la peor vio­len­cia ejer­ci­da por es­tas, co­mo el ase­si­na­to de los tra­ba­ja­do­res del trans­por­te, el con­trol cri­mi­nal ejer­ci­do so­bre los sis­te­mas car­ce­la­rios y el des­pla­za­mien­to for­za­do de fa­mi­lias de sus ho­ga­res”.

Tam­bién re­ve­la que las ne­go­cia­cio­nes y transac­cio­nes ad hoc con las ma­ras res­pon­sa­bles de la ex­tor­sión no son ra­ras en el Trián­gu­lo Nor­te y han arro­ja­do luz so­bre có­mo se po­dría orien­tar a es­tos gru­pos ha­cia ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas for­ma­les. “Una in­ver­sión eco­nó­mi­ca fo­ca­li­za­da y sus­tan­cial en las co­mu­ni­da­des em­po­bre­ci­das con una pre­sen­cia si ni­fi­ca­ti a de las pan­di­llas”. Sin tre­gua

En el ca­so de Hon­du­ras con el fin de con­tra­rres­tar el delito se creó la Fuer­za Na­cio­nal An­tiex­tor­sión ( FNA) en el año 2013, que de esa fe­cha a la ac­tua­li­dad ha re­ci­bi­do unas 5.884 de­nun­cias, de­te­ni­do a un to­tal de 3.127 per­so­nas in­vo­lu­cra­das y ha lo­gra­do que 1852 ca­sos ha­yan si­do ju­di­cia­li­za­dos. So­lo es­te año las de­nun­cias por ex­tor­sión pro­vie­nen en un 41% de co­mer­cian­tes, 31% de trans­por­tis­tas, 13% de pro­fe­sio­na­les de di­ver­sas ca­rre­ras y un 14% de otros sec­to­res.

No obs­tan­te, Nor­ma Mo­reno, vo­ce­ra de la FNA, in­di­có que las prin­ci­pa­les es­truc­tu­ras cri­mi­na­les que afec­tan son la pan­di­lla 18 o Ba­rrio 18 y la Ma­ra Sal­va­tru­cha ( MS13), pues­to que aun­que en es­te país exis­ten al­re­de­dor de 40 or­ga­ni­za­cio­nes si­mi­la­res, mu­chas han si­do des­ar­ti­cu­la­das y de­bi­li­ta­das en un 90%.

En­tre tan­to, el Mi­nis­te­rio Pu­bli­co ha eje­cu­ta­do va­rias ope­ra­cio­nes en el país de­no­mi­na­das “Ava­lan­cha”, cu­yo fin ha si­do eje­cu­tar cien­tos de alla­na­mien­tos a miem­bros de ma­ras in­vo­lu­cra­dos en ex­tor­sión, nar­co­trá­fi­co y la­va­do de ac­ti­vos, a quie­nes les han con­ge­la­do cuen­tas ban­ca­rias y ase­gu­ra­do bie­nes.

En 2015, la Aso­cia­ción pa­ra una So­cie­dad Más Jus­ta ( ASJ), de­ta­lló que “una ma­ra o pan­di­lla ex­tor­sio­nan­do al trans­por­te pú­bli­co en Tegucigalpa pue­de te­ner ga­nan­cias ne­tas de has­ta US$ 2.5 mi­llo­nes por año”. Pe­ro da­tos más ac­tua­les pro­por­cio­na­dos por la FNA, apun­tan que el sec­tor trans­por­te pa­ga en­tre US$ 23 mi­llo­nes y US$ 26 mi­llo­nes, ya que en un 100% sus so­cios es­tán sien­do ex­tor­sio­na­dos. Mo­reno re­ve­ló que las ges­tio­nes desa­rro­lla­das por esa uni­dad evi­ta­ron en 2016 el pa­go apro­xi­ma­do de US$ 2.1 mi­llo­nes.

Pe­ro la in­cur­sión en el sis­te­ma eco­nó­mi­co que su­fre Hon­du­ras, no es ajeno a su ve­cino El Salvador, don­de la vio­len­cia es­pe­cí­fi­ca­men­te ejer­ci­da por las pan­di­llas, se man­tie­ne, con un sal­do ne­ga­ti­vo de más 16.623 per­so­nas que fue­ron ase­si­na­das en distintas cir­cuns­tan­cias des­de 2009 a la fe­cha en la que asu­mió el ac­tual Go­bierno, in­di­có el cri­mi­nó­lo­go y ana­lis­ta en te­mas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, Car­los Pon­ce.

Se­gún ci­fras, la Fun­da­ción Sal­va­do­re­ña del Trans­por­te cuen­ta con más de 5.000 mi­cro­bu­ses en el de­par­ta­men­to de San Salvador, y se abo­nan en­tre US$ 12.000y US$ 14.00 dia­rios a los pan­di­lle­ros. Mien­tras que los da­tos pu­bli­ca­dos por la Red de In­ves­ti­ga­do­res del Ban­co Cen­tral ( Re­di­ba­cen), se­ña­lan que los cos­tos eco­nó­mi­cos di­rec­ta­men-

te aso­cia­dos a las ex­tor­sio­nes que su­frie­ron las em­pre­sas en El Salvador pa­ra el año 2014 fue­ron de US$ 756 mi­llo­nes.

La Fun­da­ción Sal­va­do­re­ña pa­ra el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial ( Fu­sa­des) apun­ta que en pro­me­dio, la ma­yo­ría de las ex­tor­sio­nes a ni­vel na­cio­nal de las em­pre­sas en el sec­tor for­mal de la eco­no­mía, tie­nen una fuer­te co­rre­la­ción con la pre­sen­cia de pan­di­llas en el en­torno don­de es­tas tra­ba­jan.

Y aun­que el delito si­gue coac­cio­nan­do víc­ti­mas, Allan Her­nán­dez, je­fe de las Uni­da­des Es­pe­cia­li­za­das de la Fis­ca­lía de ese país, in­di­có que en 2016 se eje­cu­ta­ron más de 3.431 de­ten­cio­nes por ex­tor­sión y fue­ron con­de­na­das 1.365 per­so­nas. Ade­más has­ta mar­zo de 2017 se con­ta­bi­li­zan 543 pro­ce­sos ini­cia­dos por ex­tor­sión, pa­ra una dis­mi­nu­ción de 211 ca­sos en com­pa­ra­ción con el pri­mer tri­mes­tre del año an­te­rior.

Sin em­bar­go, el in­cre­men­to de esa vio­len­cia se ve im­pul­sa­da por la in­se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca de los jó­ve­nes que ter­mi­nan in­cur­sio­nan­do en las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les por­que ca­re­cen de em­pleo y no tie­nen una fuen­te es­ta­ble de in­gre­sos, apun­ta el es­tu­dio El Fe­nó­meno de las Pan­di­llas en El Salvador, de la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de la Flo­ri­da y la Fun­da­ción Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo (FUNDE).

Otro país que ha si­do fuer­te­men­te gol­pea­do en su eco­no­mía ha si­do Gua­te­ma­la, cu­yas víc­ti­mas ex­tor­sio­na­das su­pe­ran las 50.000 per­so­nas en los úl­ti­mos nue­ve años, re­ve­lan es­ta­dís­ti­cas del Gru­po de Apo­yo Mu­tuo.

Es­ta ins­ti­tu­ción sos­tie­ne que los gru­pos más afec­ta­do son los me­dia­nos y pe­que­ños co­mer­cian­tes, los pi­lo­tos de trans­por­te co­lec­ti­vo, ta­xis­tas e in­clu­so per­so­nas que tie­nen pues­tos en el mer­ca­do. “El delito afec­ta a ca­da in­te­gran­te de las fa­mi­lias que son ex­tor­sio­na­das, quie­nes vi­ven en la zo­zo­bra y el te­mor”.

El in­for­me re­ve­la que en su ma­yo­ría los vic­ti­ma­rios son hom­bres que os­ci­lan en­tre los 20 y los 29 años den­tro de un pri­mer gru­po, en el se­gun­do gru­po de los de­te­ni­dos se en­cuen­tran jó­ve­nes en­tre 10 y los 19 años, quie­nes pue­den ser ca­ta­lo­ga­dos co­mo me­no­res de edad, los cua­les son uti­li­za­dos por las es­truc­tu­ras cri­mi­na­les pa­ra evi­tar el pa­go de con­de­na.

Con­tra­rres­tar el delito

Pa­ra Jo­sé Mi­guel Gó­mez ex­per­to y psi­quia­tra do­mi­ni­cano, es­tos jó­ve­nes que des­de ni­ños y ado­les­cen­tes son re­clu­ta­dos o se in­ser­tan a gru­pos vio­len­tos con­for­ma­dos u or­ga­ni­za­dos pa­ra ha­cer da­ño, tie­nen un per­fil con con­duc­tas

En Hon­du­ras el sec­tor trans­por­te pa­ga en­tre US$23 a US$26 mi­llo­nes a dis­tin­tos gru­pos de­lic­ti­vos por ex­tor­sión y se pre­su­me que el 100% de los pro­pie­ta­rios son afec­ta­dos

La in­se­gu­ri­dad so­cial, la po­bre­za ex­tre­ma, des­em­pleo y ge­ne­ra­ción de Ni­nis ( jó­ve­nes ni es­tu­dian ni tra­ba­jan), son fac­to­res que fa­vo­re­cen el na­ci­mien­to de gru­pos de­lic­ti­vos

so­ció­pa­tas que se ali­men­tan a tra­vés de la or­ga­ni­za­ción y la de­lin­cuen­cia, que es­tu­dian y ana­li­zan a sus víc­ti­mas.

Pe­ro el fe­nó­meno no es­tá sien­do tra­ta­do, sos­tie­ne, ya que los paí­ses ca­re­cen de po­lí­ti­cas pú­bli­cas efi­cien­tes y efi­ca­ces que den res­pues­tas a di­cha si­tua­ción y no hay por tan­to una po­lí­ti­ca sos­te­ni­ble que va a mo­di­fi­car el es­ta­do de vul­ne­ra­bi­li­dad, ries­go o in­se­gu­ri­dad so­cial de los ciu­da­da­nos.

Ase­gu­ró que pa­ra lo­grar con­tra­rres­tar el fla­ge­lo el Es­ta­do de­be tra­ba­jar por erra­di­car la in­se­gu­ri­dad so­cial, la po­bre­za ex­tre­ma, ge­ne­ra­ción de ni­nis ( jó­ve­nes que ni es­tu­dian ni tra­ba­jan), des­em­pleo, en­tre otros fac­to­res que em­pa­ñan la sos­te­ni­bi­li­dad so­cial.

Se re­co­mien­da que se tra­ba­je ar­dua­men­te des­de las ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les pa­ra lo­grar un ma­yor con­trol, ade­más de iden­ti­fi­car un ra­dio de ac­ción que pre­ven­ga los nue­vos fe­nó­me­nos de la de­lin­cuen­cia re­gio­nal que se vi­ve en es­tos tiem­pos.

Tie­rra li­bre

Sin em­bar­go, en Cen­troa­mé­ri­ca paí­ses co­mo Ni­ca­ra­gua y Cos­ta Ri­ca han lo­gra­do es­qui­var la pe­ne­tra­ción de las ma­ras y pan­di­llas, tan­to en el as­pec­to so­cial co­mo eco­nó­mi­co. La res­pues­ta ra­di­ca en las opor­tu­ni­da­des que ofre­cen es­tos paí­ses a la juventud y las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad y fron­te­ri­zas que desa­rro­llan sus go­bier­nos, sos­tie­nen ex­per­tos.

En ese sen­ti­do, pa­ra Fran­cis­co Bau- tis­ta La­ra, ex­co­mi­sio­na­do de la Po­li­cía Na­cio­nal de Ni­ca­ra­gua, es­te país ha de­sa­rro­lla­do ope­ra­cio­nes pa­ra for­ta­le­cer la se­gu­ri­dad de la po­bla­ción que re­si­de en las fron­te­ras. De igual for­ma el go­bierno tie­ne vi­gi­la­dos to­dos sus pues­tos fron­te­ri­zos tan­to aé­reos, te­rres­tres y ma­rí­ti­mos con la fi­na­li­dad de pre enir ec os de­lic­ti­vos re­la­cio­na­dos con pan­di­llas.

Re­co­no­ció que las es­truc­tu­ras de obs­ta­cu­li­za­ción de la vio­len­cia que fun­cio­nan bien, se ba­san en la com­bi­na­ción de un al­to ni­vel de desem­pe­ño de la po­li­cía co­mo com­po­nen­te de­ci­si­vo del sec­tor es­ta­tal de la se­gu­ri­dad y un com­pro­mi­so de la so­cie­dad ci­vil.

Pa­ra Bautista re­sul­tó fun­da­men­tal la es­tra­te­gia Proac­ti­va- Pre­ven­ti­va- Co­mu­ni­ta­ria apli­ca­da des­de el año 2000 por par­te de la po­li­cía ni­ca­ra­güen­se. “La po­li­cía tie­ne tan­to éxi­to en los ba­rrios úni­ca­men­te gra­cias a su co­la­bo­ra­ción con la so­cie­dad ci­vil, que es una im­pres­cin­di­ble co­pro­duc­to­ra de se­gu­ri­dad. En es­te sen­ti­do, el mo­de­lo de se­gu­ri­dad de Ni­ca­ra­gua es com­pen­sa­to­rio”, aña­dió.

Otro pa­so tras­cen­den­tal que se re­co­no­ce ra­di­ca en los cam­bios so­cia­les e ins­ti­tu­cio­na­les ge­ne­ra­dos en es­ta na­ción des­pués de la re­vo­lu­ción de 1979. Ya que se crea­ron ins­ti­tu­cio­nes distintas a las que con­ti­nua­ron exis­tien­do en los paí­ses ve­ci­nos.

Una suer­te si­mi­lar ha te­ni­do Cos­ta Ri­ca, don­de el fe­nó­meno no lo­gró ins­tau­rar­se y pe­se a que va­rios jó­ve­nes pro­ve­nien­tes de los paí­ses del nor­te han mi- gra­do a esa na­ción, pe­ro rá­pi­da­men­te son cap­tu­ra­dos y de­por­ta­dos con el fin de evi­tar cual­quier si­tua­ción que ame­na­ce la se­gu­ri­dad de sus ciu­da­da­nos o el re­clu­ta­mien­to de ado­les­cen­tes.

Raúl Ri­ve­ra, di­rec­tor de la Di­rec­ción de Uni­da­des Es­pe­cia­li­za­das ( DUE) per­te­ne­cien­te a la Fuer­za Pú­bli­ca del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, ase­gu­ra que los pan­di­lle­ros o ma­re­ros lle­gan a Ni­ca­ra­gua y a Cos­ta Ri­ca con el fin de re­in­te­grar­se a la so­cie­dad, ya que en sus paí­ses de ori­gen no tie­nen opor­tu­ni­dad pa­ra ello.

Ri­ve­ra sos­tie­ne, que ade­más mu­chos hu­yen y ha­cen alian­zas con otras or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la ma­fia me­xi­ca­na, con el ob­je­ti­vo de con­ti­nuar co­me­tien­do de­li­tos. “El ries­go au­men­ta­ría si ellos tu­vie­ran la in­ten­ción de asen­tar­se en nues­tros paí­ses con el fin de re­in­ser­tar­se en la so­cie­dad, el ries­go en­ton­ces se po­dría de­cir que es mí­ni­mo pa­ra paí­ses co­mo Cos­ta Ri­ca y Ni­ca­ra­gua que cuen­tan con po­li­cía muy or­ga­ni­za­da que es­tán en cons­tan­te con­tac­to con la po­li­cía de los paí­ses afec­ta­dos, por eso, con­si­de­ro que se­ría su­ma­men­te di­fí­cil que una pan­di­lla pue­da per­mear a la so­cie­dad cos­ta­rri­cen­se”, agre­gó.

Ba­jo ese mar­co, un pun­to sig­ni­fi­ca­ti­vo que ha con­tri­bui­do ha si­do la ca­pa­ci­ta­ción cons­tan­te que se ha da­do a los miem­bros de la fuer­za pú­bli­ca, pa­ra que co­noz­can la es­truc­tu­ra de las ma­ras y có­mo po­drían ser iden­ti­fi­ca­das las per­so­nas que las in­te­gren.

EDI­CIÓN 124

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.